Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y tras abandonar el dormitorio, encendió un pitillo con el Zippo. Se deleitó con la primera calada, disf...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

domingo, 18 de agosto de 2019

Letras a Matteo Salvini

Caro Matteo,
...aspetta un attimo, forze debo scribire spagnolo, la mia lingua.


Estimado señor Salvini,
seguramente cuando vuelva a escribirle, arranque la misiva con un "Denostado señor Salvini".
Acompaño estas letras con el vídeo de uno de los pasajes corales más hermosos de la lírica, compuesto por su compatriota Giuseppe Verdi para la ópera Nabucco. En este coro, los esclavos judíos, cautivos y humillados, lloran el recuerdo de Israel.
Soy español, señor Salvini. Hace poco más de un par de miles de años, mi patria se vio invadida y ocupada por las legiones de sus ancestros, que se adueñaron de mi Hispania con la sana intención de romanizarnos. Y de paso expoliar cuantos recursos naturales de mi patria pudiesen. Vamos...lo mismo que los pocos cientos de migrantes a los que usted se ha empeñado en abandonar a su suerte impidiendoles el desembarco en esa Italia que ya no es la dueña de mundo conocido, sino tan solo un país más de la Unión Europea. Estoy convencido de que a usted le gustaría que las legiones romanas volviesen  a adueñarse de La Galia, Hispania, Britania, Cartago y todo lo demás, pero va a ser que no. Y eso le jode. También le jode mucho no poder levantar el brazo con la mano extendida y realizar el saludo romano ante los centuriones y decuriones que cumpliendo sus órdenes impiden el desembarco en suelo italiano de los migrantes que abarrotan el Open arms.
Lamento comunicarle que el mundo ha cambiado y que los desgraciados que son rescatados en el Mediterranéo por aquellos a los que usted acusa de "tráfico de personas", no son más que seres humanos que se han visto obligados a abandonar sus patrias por las guerras, los abusos y el hambre. Le aseguro que en absoluto pretenden imponerle sus lenguas, sus culturas ni sus sistemas organizativos. Ni tan siquiera cambiar los nombres de sus pueblos. Ni levantar acueductos, teatros, circos y coliseos. Ni instalar alcantarillado. Ellos firmarían sin dudarlo el retorno a sus hogares para poder vivir en paz y sin miedo a que violen o asesinen a sus hijas o que hagan de los niños pequeños soldados para morir y matar en nombre de intereses ajenos.
Pese a aquellos años de romanización a la fuerza,agradezco la visita de sus antepasados, a los que los mios consiguieron convencer ( a golpe de falcata)de que se fueran a tomar por el culo un rato. 
España es un crisol de culturas y hemos sido visitados por romanos, griegos, cartagineses, fenicios, celtas, godos, árabes, franceses... y pese a que todos nos han aportado mucho, la cosa dejaba de tener su gracia cuando pretendían ser los amos y esclavizar a mi pueblo.
Los españoles también  visitamos otras tierras. Yo mismo llevo el apellido de uno de aquellos que se fueron a conquistar el nuevo mundo.
No obstante , no se preocupe. Le insisto en que aquellos que están llamando a su puerta, enfermos, desesperados y tristes, no pretenden arrebatarle nada. Solo quieren la oportunidad de vivir y de alimentar a sus hijos. La oportunidad de trabajar y de contribuir a su economía. De llenar las arcas de la Seguridad Social y un día pagar su pensión.
Y no me voy a poner en plan demagogo populista, para eso están otros. Sé que junto a las personas necesitadas y de buen corazón, entrará alguna de alma corrompida que cometerá crímenes y causará problemas. Y le ruego que actúe en consecuencia y persiga y castigue el delito. pero por favor, no lo haga por adelantado.
Se me encoje el corazón al ver como hacinados en la cubierta de un barco, mujeres y niños que estuvieron a punto de morir en el mar, lloran al no saber porqué siguen siendo náufragos que no alcanzan la orilla.
No pretendo darle lecciones de moral ni de nada. Yo no soy quien ha de hacerlo. Pero tenga mucho cuidado. la historia le juzgará y es un juez implacable.
Deseo de corazón que no se vea usted en la necesidad de lanzarse al mar en busca de una oportunidad.
Atentamente

Juan Pizarro Nogués
Afortunado habitante del primer mundo

jueves, 8 de agosto de 2019

Querido Juan

Hace mucho que no te escribo, aunque hablo contigo en silencio todas y cada una de mis noches.
Sé que te tengo que olvidar. Y ya no sé si tu recuerdo me hace bien. O me hace mal.
Esta mañana mientras tomaba el primer café del día y planificaba mi sesión de ejercicios para recuperar tu cuerpo previo a la mutación, he escuchado este tema en la radio y cuando he querido darme cuenta estaba llorando como el niño que fuiste, que fui y que creo que seré siempre.
Aunque alguien piense que esta canción me pueda recordar a alguno de esos amores del pasado que tanto me marcaron y tanto daño me hicieron, nada más lejos. He tenido la suerte de llegar a la mujer que quería alcanzar y este tema solo me recuerda al Juan que fui hasta hace poco más de cinco años y al que a pesar de su falta de sensatez y de sus muchos defectos no puedo evitar echar de menos. Si no, no entiendo porque se me empañan los ojos al recordar su presencia. 
Pero se fue. Ya no está. Se mató en un accidente de moto y le cedió el lugar al Juan que ahora ocupa su cuerpo, viste su ropa, besa a su madre, acaricia a su gato y firma textos con su nombre.
El que hasta que lo perdiste fue tu mejor amigo y al que también extraño a diario,me dijo no hace mucho que ahora soy la versión mejorada, la versión 2.0. Y el no estar seguro de ello me mata.
He aprendido mucho a raíz de esta serie de catastróficas desdichas. Y aun tengo mucho que aprender, porque me empeño en repetir errores y lo que está más que claro es que la vida no concede terceras oportunidades. A veces te da una segunda oportunidad con la esperanza de que recapacites y aprendas de lo errado. No para que lo eches de menos.
Cada día, cada minuto, cada segundo que respiramos es aprendizaje y tenemos la obligación moral de sacarle el mejor partido a las lecciones que se nos dan con cada acto y con cada consecuencia de estos actos.
Aquel Juan y yo nos hemos hartado de escribir sobre las mujeres hasta aburrir al lector y llegar a aburrirnos a nosotros mismos. Pero cada cicatriz en el corazón, cada puñalada en la espalda, cada noche de pasión y cada promesa rota, me han servido para entender que la que ha de llegar para completar tu alma y compartir tu futuro, termina llegando cuando dejas de buscarla.
Todo lo que hacemos, decimos y callamos deja su impronta en el ser que un día de repente abandona la crisálida y extiende unas nuevas alas. Aunque joda reconocerlo es cierto que mas allá de refuerzos positivos y demás lindezas de la pedagogía moderna, la letra con sangre entra.
El Juan que soy ahora no puede subirse a una moto ni creo que vaya a volver a hacerlo, pero lo que tiene muy claro es que al ponerse al volante del coche, lo hará siempre con el cuerpo limpio de cualquier cosa que pueda llevarle de nuevo al hospital y la mente clara y alerta, concentrada en la conducción. Este "Juan 2.0" ha aprendido lo acertado de la canción de Drexler y ha experimentado que cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da. Y no va a volver a fallar a un amigo. Ni quiere volver a fallarse a si mismo. Y esto último es lo más difícil, pero se está apoyando en la gente que le quiere y que le ayuda para tratar de mejorar como persona, como escritor, como hijo, como hermano,como pareja y como amigo. No sabéis lo duro que resulta esforzarse y ponerle ganas y voluntad y ver como aún se escapan algunas cosas y ves la bandera de llegada a la persona que te gustaría ser muy lejos aún.
Juan, tu recuerdo quema y moja por igual y ya no sé lo que pensar. Que tu te fuiste, eso es pasado, sé que te tengo que olvidar.
He decidido no dedicarte más tiempo de nostalgia ni invocar tu recuerdo, pudiendo rescatar del adiós a quienes se fueron en silencio, como Belén y mi padre. Al menos a ti te sigo viendo en alguna ocasión, pero a ellos ya no volveré a verlos. O al menos aun no.
Y con esto termino la misiva, Juan. No te lo tomes a mal, pero despertar de aquel sueño perdido en no sé donde, creo que tuvo sentido para construirme y reinventarme una vez más. Y esta vez lo siento, pero sobras. Ya no pintas nada en mi vida.
Cuídate mucho allá donde estés y acéptame un consejo: no te fíes de las palabras bonitas, de las caderas seductoras ni de las promesas vanas. Quiere a tus amigos y déjate querer por ellos. Los amigos son la familia que nosotros elegimos y que completan la que te regala la sangre.Creeme, desde que María me enseñó a sacar la basura existencial y a elegir a quienes merecen estar en mi nueva vida, he encontrado amigas con las que he compartido un montón de reencarnaciones y una vez tras otra, vuelven a mi lado para acompañarme en las noches más oscuras e iluminar con su brillo los días más felices.
Hala...te dejo,que te he dado una turra que no te esperabas y seguro que lo estás flipando.
Siempre tuyo. O mio. O yo qué sé.


PD: A veces, como en el pasado, me pongo ojitos y me meto mano, pero es que aunque nunca fuiste Brad Pitt, siempre tuviste tu aquél. Prometo devolverte tu físico previo al impacto.


martes, 6 de agosto de 2019

Listo para revista

Le gustaba cantar esta canción mientras se afeitaba y su mujer preparaba el café. Le gustaba esta canción. Le gustaba su mujer.
La vida y la milicia los llevaron por diferentes lugares y ella siempre estuvo a su lado, como una camarada en la que se podía  confiar y con la que durante todo el tiempo que compartieron, se sintió seguro porque sabía que cerraría filas junto a él sin problemas para defender todo por lo que habían luchado y todo lo que habían construido juntos.
Un día gris de no hace muchos años la reclamaron desde el Cielo y él descubrió que vivir echando de menos cada segundo a la persona amada, era lo mas duro a lo que se puede enfrentar un hombre.
Al menos podía reconocer en las dos hijas con las que el destino los bendijo, la bondad, el carácter afable y la generosidad con las que su madre le había robado el corazón. Y pudo contar con ellas hasta que tocaron bandera por última vez y  tras romper filas, graduó la espoleta a cero y partió en busca de su muñequita linda de cabellos de oro.
Dado que ella no estaría para coser su mortaja ni para subirle los bajos del sudario, pidió ser incinerado y que depositaran en el nicho en el que un día habrían de descansar juntos, la urna con lo que no hubiese terminado el fuego del crematorio.
Hoy al fin han vuelto a reunirse. El aire de la montaña donde fueron felices y vieron correr y jugar a sus nietos, los mece juntos, sonrientes y felices, por saber que tienen por delante toda una eternidad para abrazarse y decirse con cada amanecer que se quieren más que ayer, pero menos que mañana.
Al ver a sus hijas preparar los trámites de la despedida y reunir a la familia en la casa donde se sentaban a estudiar al regresar de los baños en el río y de las caminatas  hasta los picos mas altos, solo pudo sentirse orgulloso de ellas. Puede que alguna vez hubiese sido duro con sus pequeñas, pero el haber mandado tropas le había enseñado que solo los fuertes pueden enfrentarse al más duro enemigo y en la batalla diaria que es vivir no se hacen prisioneros.
Las quiso, las quiere, las querrá siempre porque además de ser carne de su carne y sangre de su sangre, estas bellezas que le regaló su mujer han parido dos nietos magníficos que han sabido crecer con fuerza y  honor, recogiendo el testigo del sueño de la familia que su esposa y él mismo diseñaron siendo novios.
Comienza una nueva etapa en un nuevo destino. 
Volverán a reunirse los cuatro. Pero aun no. Aun no.
Abrazado a ella disfrutarán viendo que cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da. Todo se transforma.
Misión cumplida. 
Tras dar novedades al jefe de todos los ejércitos y deleitarse con la satisfacción del deber cumplido, se tumba junto a ella, le acaricia el cabello y muy dulcemente comienza a cantarle al oído su canción.

lunes, 5 de agosto de 2019

Secundarías al cielo.

Durante el concierto de Diego Garcia (El Twanguero)en el veinte aniversario del festival de blues Músicas de Espejo de la localidad soriana de Espejo de Tera, este virtuoso de la guitarra propuso al público que cerrase los ojos e imaginase que estaba realizando un viaje en coche por unas carreteras secundarias con poco tráfico y con dirección al destino que cada uno eligiese. Y así lo hice. 
En mi necesidad de viajar y hacer kilómetros a lo largo de mi alma incluso fui más allá y, el melódico sonido que Diego le saca a su guitarra, me transportó a un viaje mucho más largo. Un viaje en el que tras salir de un peligroso y oscuro túnel donde entré sin haberlo elegido, me llevo un año más hasta ese remanso de paz en la tierra habitado por una gente increíblemente hospitalaria y maravillosa que es Espejo de Tera. 
A lo largo del viaje fui tomando carreteras que antes de concluir en Espejo, me llevaron hasta unas nuevas y necesarias amistades, una hasta ahora deconocida forma de entender mi vida, a nuevas ilusiones y sueños. Y en la etapa de montaña, me llevaron hasta ella.
Y no tuve miedo, no equivoqué el camino y no volví a perder el control del vehículo.
Este viaje de más de cinco años reducido a unos minutos de guitarra ha estado lleno de sorpresas. No voy a negar que no ha habido tramos harto dífíciles y peligrosos y que no me equivoqué al montar autoestopistas, que más allá de avanzar en su camino, quisieron adueñarse del mio; y de todo lo mio. 
Por fortuna también encontré unos compañeros de viaje ideales que sin pedir nada a cambio llenaron el depósito de mi alma y ayudaron a solucionar todas mis averías, que han sido muchas.
Con mucho cuidado, estos mecánicos emocionales cambiaron los neumáticos sustituyendo aquellos que habían pinchado al circular sobre traumas, pérdidas y fobias, por otros en perfecto estado y reforzados por las  llantas de aleación de sus sonrisas.
He tardado mucho en volver a querer sin miedo. Y a creer en mi. Me he desviado tratando de tomar atajos innecesarios por los que si te descuidas no llegas a ninguna parte y, ahora sé que me ha costado demasiado ponerme al volante y arrancar. Pero por fin lo hice.
En Espejo encontré el mejor área de descanso, repuse fuerzas y disfruté al comer los platos más exquisitos y naturales nacidos en la huerta de Adela y la parrilla de Jose Luis, y al saborear un tinto en el que el enólogo de La quinta vendimia ha sabido incorporar el cariño a las notas de cata.
Chus me preparó el lecho para dormir tranquilo y sin miedo y todos los "privilegiados usuarios del área de descanso" me regalaron abrazos y besos y supieron devolverme la sonrisa que perdí al entrar en aquel túnel oscuro y triste del que no quiero acordarme. 
Mis compañeros de viaje y yo hemos compartido un trayecto muy especial y solo puedo estar agradecido por tenerlos a mi lado.
Suena la última nota, el público estalla en aplausos y al abrir los ojos aún puedo ver el cartel de Bienvenido a una vida mejor.


lunes, 29 de julio de 2019

El cordón eterno

En un principio esta entrada se iba a titular Vínculos 2, en honor al texto Vínculos que nació en este blog y remastericé y publiqué junto a otros en mi primer libro, Historias para según qué días, pero no he querido pecar de poco original y he optado por este otro título.
Seguramente os sorprenda el vídeo que encabeza esta entrada, pero tiene su porqué, como casi todo lo que hago.En él, podréis ver a mi querido amigo Javier Carballo (el tipo muy alto vestido de negro y coprotagonista del texto La canción más bonita del mundo) en pleno concierto junto a sus Pichas rondilleros.
Javi es un gran tipo y no solo por su metro noventa, sino por un corazón acorde a su envidiable estatura. Además de ponernos a bailar y hacer que la gente disfrute horrores con sus conciertos, Javi es ante todo un gran actor que junto a Teloncillo, la compañía con la que actúa, recibió de manos de otro tipo muy alto con corona,el premio nacional de teatro. Mi amigo Javi lleva muchos años haciendo reír a los peques y empatizando con ellos. Por eso no me sorprende su gesto para con Dario, el hijo de una vallisoletana llamada Susana, que aunque no pertenece al mundo de la farándula, está muy ligada a ella por lazos familiares y de amistad. Susana es ese miembro de incógnito de mis admirados Kul D´Sak que podremos encontrar en la mayoría de los espectáculos de estos artistazos.
Pero por encima de todo, Susana es una madre abnegada y entregada a la felicidad de Adrían y Dario, los hijos que educa con la ayuda de Miguel.
Para Susana el gesto de Javi con Dario, le supuso un refuerzo en la estructura de ese cordón umbilical invisible y eterno con el que muchas madres siguen alimentando y ayudando a respirar y a vivir a sus hijos.
Susana siempre agradecerá la inyección de autoestima que Javi suministró a Dario y esa relación tan especial que ha surgido entre la banda rondillera y su hijo.
He de decir, que Javi me hizo llorar en un concierto y creo que yo también estuve a punto de hacerle llorar a él, puesto que al verme con mi bastón entre el público, volvió a cantar la canción más bonita del mundo, que retiró del repertorio al conocer mi brutal accidente y prometió no volverla a interpretar hasta que pudiese localizar de nuevo mi careto entre los de la gente que abarrota sus conciertos.
Susana...Javi es así, es una gran persona y un gran amigo y sé que entre vosotros, siendo tu de su misma envergadura moral y además contando con el valor añadido de ser una madre estupenda, también ha nacido un nuevo vínculo casi tan hermoso como el que hay entre una madre y sus hijos.
Y ya...que me estoy poniendo muy ñoño, pero no quería renunciar a escribir este texto porque es de todos conocido mi adoración por las madres en general y por la mía en particular y , mi cariño y mi amistad con Javi.
Si leéis este texto esta escrito para vosotros y gracias a vosotros. Repartíos unos besos castos, puros y respetuosos.

lunes, 15 de julio de 2019

Turismo

Laertes decidió quitarse del medio un par de semanas. Sería mejor que la policía pensara que como todo españolito que ha conseguido salir de la crisis a fuerza de partirse el lomo aceptando trabajos de mierda, se había ido de vacaciones. Gracias al bendito turismo su escapada a Holanda no resultaría sospechosa.
Había elegido Amstedam porque fue la capital europea a la que se desplazaron sus compañeros de facultad como viaje de fin de carrera. No pudo ir a ese viaje puesto que tenía asuntos mucho más importantes que resolver en España y siempre le quedó la espinita. Esta era una buena ocasión para sacársela.
Escogió un hotel céntrico pero acorde a las posibilidades de un profesional de clase media española y se acomodó en una espaciosa y moderna habitación con el mueble bar mejor surtido que había encontrado nunca. Tras dar buena cuenta de tres botellitas de diferentes whiskys y rellenarlas con un poco del te que pidió al servicio de habitaciones, se pegó una buena  ducha, se arregló por si la noche le concedía un final apoteósico, acomodó en el interior de su bota izquierda la pequeña navaja automática que había ocultado en el equipaje que facturó antes de subir al avión y salió a cenar en un buen restaurante.
Su instinto no le falló. Escogió un establecimiento de nombre impronunciable pero de acogedor aspecto, extensa carta de vinos y excelentes platos de pescado.
En la mesa de su derecha se acomodaron un matrimonio tan elegante como rubio y sus dos hijas pequeñas.
 Laertes no hablaba flamenco pero acertó a identificar algunas palabras y se hizo una idea aproximada de porqué la esposa se retiró después de los postres tras besas a sus hijas en la frente y obsequiar a su marido con un furtivo beso en los labios. Uno de esos besos que maridan a la perfección rutina, desidia y absoluta ausencia de amor.
Al parecer ella tenía que ir a una importante reunión de negocios con ciertos clientes orientales que iban a invertir en la empresa de la que debía ser directiva o en la que tenía un puesto de reponsabilidad. A Laertes le sonó a excusa barata. Aquella zorra apenas se había molestado en disimular lo más mínimo y, al cornudo de su marido parecía no importarle o simplemente haberse resignado a lo evidente. Pobre hombre. No parecía mala persona. La forma con la que miraba a la más pequeña de las niñas mientras le daba cucharadas de la porción de Strudle que había pedido al camarero, le despertó cierta ternura.
Laertes pidió la cuenta, pagó en efectivo y abandonó el local.
Cómo se había imaginado no tardó demasiado en localizar a aquella pijaza rubia e infiel, besuqueando a un fornido mulato con aspecto de estibador. 
La suerte estaba echada.
Con discreción y sigilo, siguió a los amantes hasta un cercano hotel donde debían tener reservada habitación donde disfrutar de momentos gloriosos. El justiciero español calculó que la guardia no duraría más de tres horas y en efecto, tras poco más de dos horas y media apurando gintonics y flirteando con una italiana madurita en el local de la acera de enfrente, vio a través de la cristalera junto a la que estableció su puesto de guardia, a la traidora rubia salir arreglándose el cabello.
-Ciao, bella. Ci vediamo tra un po-dijo Laertes a la morena napolitana con la que gozaría más tarde. La besó apasionadamente fingiendo impaciencia y deseo al mismo tiempo y salió del garito tras los pasos de aquella ejecutiva de moral inexistente.
No tardó mucho en encontrar el lugar adecuado para salvar su alma inmortal. Al doblar un par de esquinas, llegaron hasta las inmediaciones de un hermoso parque del estilo del Retiro madrileño o el Campo Grande vallisoletano. No había nadie cerca por lo que apenas le costó obligarla a entrar en el parque con la navaja presionando la garganta de la asustada mujer.
Una vez dentro todo sucedió muy deprisa. 
Laertes la degolló con la mano derecha mientras que con la mano izquierda tapaba sus labios y ahogaba el grito que acompañó a los estertores de la rápida muerte de la casquivana mujer.
Al penetrar con delicadeza a la complaciente italiana en la cama de la habitación de aquel hotel donde nadie apreció esxtrañarse de que aquel amable y simpático  español de bigote bicolor no fuese a dormir solo, dedicó el orgasmo que seguramete alcanzaría en aproximadamene uno cuarenta minutos al pese a todo afligido viudito y sus dos hijas.

viernes, 12 de julio de 2019

Bailar

Me avisaron de que no ibas a venir y aquella llamada destrozó los muros de la presa que contenía mis lágrimas, inundando por completo mi corazón y mi alma. 
Llevaba seis meses esperando a que despertases de aquel sueño conectado a máquinas, goteos y respiradores y creeme cuando te aseguro que estaba convencido de que me llamarían para decirme que al igual que yo, un día despertarías del coma y descubrirías que la vida aún te reservaba muchos momentos felices. Pero no.  No lo hiciste.
Nunca podré olvidar que en un bar de tapas de la zona de El Realejo, en Granada, tomando cañas con la escritora pelirroja que entonces me robó el corazón  o más bien me lo cambió por un saco de falsas esperanzas, unos días maravillosos y unas noches más que placenteras; de repente y entre el barullo de aquel bar granadino  reconocí el sonido de mi teléfono y al identificar en la pantalla el número de una buena amiga común, lejos de asustarme me vine arriba al creer que llamaba para decirme que mis oraciones habían sido escuchadas, mis promesas aceptadas y mi deseo concedido. Pero el banco del destino ya no me concedía crédito alguno, mi saldo estaba agotado y aunque gustoso hubiese compartido contigo esa hipoteca sobre mi nueva vida en forma de segunda oportunidad a amortizar en unos cuantos años, no permitieron que hubiese dos titulares, Y moriste.
Hoy sería tu cumpleaños. Bueno...¡qué coño! hoy es tu cumpleaños y aunque con esta medicación que aun me acompaña cada mañana no debería abusar del alcohol, hoy me tomaré un vino en tu memoria y acudiré a escuchar música en directo, porque me da más miedo no festejar el haberte conocido que todos los peligros que me asustan al salir de casa. Amabas la música en directo, bailar y disfrutar de guitarras y buenas voces. 
Te encantaría conocer a la montañesa que ahora enriquece mi vida y acompaña muchas de mis noches. Es una gran mujer. Buena, amable, sincera, honesta, leal, hermosa y muy artista. Estoy seguro de que os habríais llevado genial y la habrías aplaudido tanto en sus conciertos como en su forma de ser.
La vida sigue, Blancanieves. Creo que el mejor homenaje que puedo haceros a todos los que os habéis ido a coger sitio, es tratar de ser feliz. Así lo querríais y por eso luchasteis en vida. Me aportasteis tanto, que lo menos que puedo hacer es agradecer seguir vivo, pase lo que pase y le pese a quien le pese. Que como bien sabes porque me acompañaste mucho y me apoyaste mucho hasta el final, hay a quien le pesa verme vivo y saber que sonrío.
Te quiero. Te voy a querer el resto de mis vidas y no te voy a olvidar jamás.
Sé que algún día volveremos a bailar juntos. Lo que no sé es cuando ni donde. Hazte amiga del DJ celestial para que nos ponga uno de esos temas que tanto te gustaban. Uno como el que encabeza esta entrada, por ejemplo.
Cierta montañesa rubia y adorable me está enseñando a bailar. 
Espérame en el cielo, Blancanieves.
El más grande, cariñoso y respetuoso de los besos.
 
 

domingo, 7 de julio de 2019

Cruce de caminos

Al principio no le dieron importancia y de forma amable pero distante compartieron encuentros ocasionales en los que el destino, juguetón y caprichoso se empeñó en hacerlos coincidir una y otra vez. Pero hay ocasiones en las que los amantes se niegan a ver los luminosos que adornan los momentos especiales.
La vida siguió llevándolos por caminos paralelos, haciéndolos navegar por afluentes que desembocaban en el mismo océano e iluminando sus noches con las estrellas  que amablemente las constelaciones cedieron para el perfecto decorado que acompañaría su historia de amor. Pero aún amparados por los dioses más generosos con los seres humanos, ellos achacaban al azar los encuentros recurrentes.
Hasta que una noche consiguieron identificar la luz de lo que no se podía ignorar. A pesar de sus increíbles diferencias, de todo lo que no tenían en común y a pesar de que habían depositado sus corazones a un desolador plazo fijo, en las cajas de otros bancos, comprendieron que no podrían vivir el uno sin el otro.
Coincidir no era algo casual, sino el magistral movimiento de causalidad que provocaría en ellos el efecto esperado. Porque el creador no es imbécil y aunque sus designios son inescrutables y acostumbra a escribir con renglones torcidos; el resultado es siempre el deseado por él. El camino más corto entre dos puntos es la linea recta, pero el que deben recorrer los corazones diseñados para crear algo tan hermoso esta plagado de curvas y vericuetos que adornan con peligros y dificultades cada beso definitivo.
Al alcanzar la meta que coronaron en la cama de un hotel de carretera, ambos supieron que aquella noche sería la primera de todas, porque ya no habría noches por separado, porque ya nada tendría sentido si no amanecían juntos.
Aprendieron a amar sus diferencias y a reconocer las coincidencias como neones con los que el destino había querido ayudarles a lo largo de un camino que terminaría uniéndolos para siempre. Y para siempre fue para siempre porque hasta el fin de los tiempos, los rapsodas cantaron la historia de aquel cruce de caminos.

domingo, 16 de junio de 2019

Por ser y estar

Mi norte va con ella.
Decir que es exquisita se queda corto, aunque ese es un término que la define bastante bien y describe a la perfección su generosidad, su carácter y su saber estar.
Mujer de lengua curiosa, de mente más curiosa aún y de alma intrépida que se resiste a la mediocridad de una sociedad que etiqueta y cataloga según los éxitos conseguidos, aunque hayan sido obtenidos a consta de otros. Ella lucha sus propias batallas y conquista baluartes y posiciones a fuerza de sacrificio, de inteligencia de esfuerzo y de un corazón noble y unos valores auténticos.
Siempre he dicho que en una relación, sea del tipo que sea hay tres factores sin los que todo quedará en nada, a saber, respeto, confianza y buena comunicación. Y con ella estos tres elementos se combinan como los extraídos de una emocional tabla periódica con la fórmula más antigua y más eficaz del universo: el amor.
Llevo toda la vida buscando mi particular  Santo Grial, el calid del que al beber siempre sentiré que renazco. Y lo he encontrado en sus labios.
Ya puedo guardar en el trastero el revolver, el sombrero y el látigo y centrarme en la arqueologia especializada en rescatar los besos y caricias que permanecen bajo toneladas de desilusiones, de ruinas y de vestigios de civilizaciones invasoras y ladronas que trataron de esquilmar las riquezas de lo que en su momento fue mi imperio.  Un imperio en el que no se ponía el sol.
Ella es por derecho la emperadora, la faraona, la reina y la única heredera de todos los cofres repletos de cuantas palabras hermosas haya escrito nunca, para aportar al tesoro que no pudieron robarme.
Gracias por haberte cruzado en mi camino. Por ser y estar.
Eres exquisita

jueves, 6 de junio de 2019

Asilo

Parece que siempre seré el eterno derrotado en busca de unos brazos donde pueda refugiarme de mi guerra interior, de los bombardeos de este corazón con la espoleta graduada a cero y de las oleadas de ataques del ejército de la decepción. 
Escapo de las incursiones de los comandos de operaciones especiales integrados únicamente por lágrimas y de los acertados movimientos sobre plano de ese cruel y sanguinario general en jefe conocido como desilusión.
Pero resisto.
Tendrán que arrancarme la esperanza de mis frías manos muertas. Tendrán que arrojar mi alma a una fosa común junto a las de otros eternos enamorados y cubrirla con cal.
He pasado muchos años sometido a un entrenamiento duro, casi inhumano, donde las más duras y atractivas instructoras me sometieron a todo tipo de pruebas, de vejaciones y de prácticas para debilitar mi cuerpo, minar mi moral y adormecer mis emociones.
Pero resistí.
Gané mis galones al mantener la sonrisa en todo momento, al convertir el agotamiento y el dolor en textos y poemas, al conseguir levantarme como un resorte con cada toque de diana que sonaba dentro de mi pecho con la salida del sol que brillaba en los "te quiero" adormecidos. 
Rendirse nunca fue una opción, no lo es y jamás lo será.
Lucho y lucharé por lo que me importa y a fecha de hoy, lo que más me importa es que me concedas asilo entre tus brazos.
Quiero habituarme a tu cuerpo desnudo, con la ilusión y la sorpresa de la primera vez que lo disfruté y volver a sentir esa emoción cada vez que se te caiga la ropa.
Quiero escribir siempre textos como este, pase lo que pase y le pese a quien le pese, me digan lo que me digan y me tilden de lo que me tilden. Porque soy así, siento así y así se lo hemos contado.
Volverme a cuadrarme y a llevarme la mano a la sien en un respetuoso saludo, cuando se ice la bandera de tus ojos.