Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

viernes, 4 de noviembre de 2016

Al final del túnel


Cuando llegó  la ambulancia, lo encontraron arrodillado junto a la joven sin sentido,  llorando desconsoladamente mientras agarraba con fuerza su mano llevándosela a los labios, como si así fuese a insuflarle vida.
Al menos había tenido la prudencia de no quitarle el casco. Él, también lo llevaba puesto aun y los sanitarios del servicio de urgencias decidieron no despojarlos de ellos, hasta llegar al hospital.
Un agente de la unidad de tráfico de la Guardia Civil, reflejó en su informe que el accidente se produjo al invadir el  conductor de la moto el carril contrario para realizar un adelantamiento, pero que  no calculó bien la distancia y viendo que iba a colisionar frontalmente contra un turismo, optó por salirse de la calzada, perdiendo el control del vehículo e impactando contra la cuneta hormigonada. La pasajera de la motocicleta salió despedida del vehículo y fue embestida por un turismo que aunque había clavado los frenos, no pudo hacer nada por esquivarla.
Camino del hospital, el personal médico de la UVI móvil,  intentó reanimar a la joven con el desfibrilador y unidades de adrenalina y, procedió a suministrar  una fuerte dosis de calmante por vía intravenosa al varón, que  presentaba politraumatismos faciales y una herida abierta en la extremidad superior derecha pero que acusaba una fuerte crisis de ansiedad con enajenación y delirios. Repetía constantemente que había matado al amor de su vida y trataba de autolesionarse, golpeándose la cabeza contra el extintor que colgaba en el habitáculo junto a él.
La paciente entró a quirófano en parada cardio respiratoria y tras extraerle el casco, se confirmó un severo traumatismo craneoencefálico. A él se le intervino de diversas fisuras en el rostro y se le suturó, tras una intensa desinfección , la herida del brazo.
Avisaron a sus familiares por la información encontrada en los teléfonos móviles de ambos y, la pareja fue trasladada a la unidad de cuidados intensivos. El conductor de la motocicleta recuperó la conciencia a las doce horas de las distintas intervenciones y al comprobar que estaba fuera de peligro, se le reubicó en planta. Ella, dado que continuaba en estado comatoso y el pronóstico era de extrema gravedad, continuó en la UCI.
En cuanto él pudo caminar por su propio pie, a las setenta y dos horas, insistió en verla y el personal sanitario temiendo que al no permitírselo volviese a experimentar episodios de alteración y confusión psicológica que podían derivar en un brote psicótico o en una crisis esquizofrénica, le concedieron una visita de cuatro minutos acompañado por un médico residente.
El doctor que acompañó al muchacho, necesitó un café y un cigarrillo junto otro MIR, al que le contó que aquel chico al que supervisó en la visita, le había hecho  llorar. Los médicos residentes, solían ser jóvenes que acaban de terminar la carrera y aún no estaban preparados para enfrentarse al factor humano. Según le contó a su compañero; el muchacho se arrodilló junto a la cama donde yacía ella sondada y entubada. Tras pedir permiso al personal de la UCI, le tomo delicadamente la mano y comenzó a cantar. Aunque por respeto al lugar donde se encontraba , cantó en voz muy queda, el chico tenía buena voz, o al menos eso le pareció a él y con un tono muy  nostálgico y perfectamente afinado, cantó "Adoro", el famoso bolero de Antonio Machín. 
Debía de ser "su canción" porque al poco de comenzar a cantar, los gráficos de los monitores, registraron actividad cerebral en la paciente. Saltaron las alarmas. Parecía que iba a despertar. El oscilómetro cardiovascular también empezó a reflejar alteraciones.
Al cantar "y hasta cuando suspiras, yo te adoro vida mía", la paciente abrió los ojos. 
El muchacho se incorporó muy despacio y acercó sus labios a los de ella, ignorando la sonda nasogástrica y el resto de tubos. La besó con una dulzura, que el joven residente no había visto en la vida pero, lo que más impresionó al doctor no fue eso. La paciente clavó la mirada en los ojos de su novio y reunió las energías suficientes para pronunciar: "Sabía que te encontraría al final del túnel", dicho lo cual volvió a caer en un sueño profundo, pero con una enorme sonrisa en los labios.
El romántico piloto de la moto accidentada. también sonrió, aunque entre lágrimas y con una de esas sonrisas capaces de iluminar un estadio de fútbol.
Por la noche, ya en su casa, el médico residente escribió en su diario: "Hoy he comprobado clínicamente que el amor lo puede todo. Una paciente ha despertado de un coma severo para tranquilizar a su novio, quien presa de un espantoso sentimiento de culpa y del más horrible miedo por lo que pudiese sucederle a ella, parecía haber comenzado a perder el juicio. Esto no se enseña en la facultad"
Y aunque a veces no lo creamos, esto es cierto, el amor es milagroso y todos tenemos derecho a conocer a la persona que nos devolverá con su sincero cariño, la vida y la ilusión. Debería recetarse por prescripción facultativa.



No hay comentarios: