Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

miércoles, 8 de febrero de 2017

Visto para sentencia

Antes de entrar en la sala, la letrada Elena Parranda, desconectó la luz del frontal de espeleólogo que se había ajustado sobre la frente e introdujo una batería extra en el bolsillo de la toga. Dada la naturaleza de "no muerto" de su cliente, el juicio debía celebrarse en ausencia de luz solar y aunque los juzgados de Plaza Castilla disponían de buena iluminación, salir a fumar un cigarrillo al exterior durante los recesos era de lo más peligroso e incomodo. Dentro de la prevención de riesgos laborales, el defender a personajes de ultratumba exigía cumplir con ciertos requisitos.
Atravesó la sala hasta ocupar su lugar en el estrado, despertando las miradas de los presentes y el interés de los medios de comunicación. La letrada Parranda, de hermosa e irresistible presencia física, se había ganado una bien merecida fama como abogada, al haber representado a otros escalofriantes personajes como  Jason (de viernes 13. El primer caso de "mooving" llevado al  cine) Alien (donde consiguió una gran victoria contra la aplicación injustificada de la ley de extranjería y la mala gestión del derecho de asilo) la niña del exorcista (claro ejemplo de discriminación por motivo de sexo) y Bárcenas ( acusado de la desaparición mágica de libros de contabilidad y millones de euros de la caja B de un partido político).
- Con la venia- comenzó la letrada- Hoy 8 de febrero de dos mil diecisiete, expongo ante la sala, los motivos que han llevado a mi cliente, Blad Tepes, más conocido como Blad Dracull alias "el empalador", o Drácula, a presentar demanda contra el señor Van Helsing por acoso, lesiones, homicidio en grado de tentativa, allanamiento de morada y lucro cesante.
Del mismo modo, solicito de su señoria la inmediata orden de alejamiento del demandado contra el demandante, pues entendemos que hay grave riesgo de que el demandado persista en su actitud.-
El letrado del Van Helsing, se levantó en el acto al escuchar la slicitud de la atractiva letrada pero el juez del tribunal, al intuir la protesta de la defensa del demandado, dijo sin levantar la vista de los documentos que tenía sobre la mesa:
-Desestimada la protesta. Protesta no a lugar. Ruego al letrado del señor Van Helsig, permita a la señorita Parranda terminar su exposición. El tiempo juega en contra del cliete de la letrado Parranda y si no he dictado sentencia antes de que salga el primer rayo de sol, habrá que interumpir la vista hasta mañana por la noche a primera hora tras el ocaso.-
-Gracias, señoría.- dijo la letrado Parranda- En el listado de pruebas acusatorias presentadas ante este tribunal, su señoría podrá ver, además de las grabaciones de las cámaras de seguridad del Castillo en Cuellar de mi cliente, la estaca con la que se atacó al señor Tepes, incautada por los agentes de la benemérita que acudieron a la llamada al 112; la cruz de hierro que el señor Van Helsing instaló frente a la puerta del garaje de mi cliente, impidiéndole el acceso o la salida del castillo por el mismo y, la ristra de cabezas de ajo con las que se vejaba y humillaba a mi cliente en cuanto el señor Van Helsing tenía oportunidad, al conocer la intolerancia al ajo de mi cliente, que le lleva a sufrir crisis alérgicas severas, con necesidad de antiestamínicos por vía intravenosa.
Mi cliente es además hemo dependiente, como acreditan los informes médicos que aportamos al tribunal. Con la venía, llamo al estrado al Doctor Minguez, cirujano cardiovascular de la clínica de la Princesa de Madrid, y experto en enfermedades de la sangre y sus afecciones y secuelas, que impiden a mi cliente llevar una vida normal,-
La vista se desarrolló durante toda la noche y pese a los continuos intentos de la defensa por desacreditar a los testigos de la acusación antes de que saliese el sol, el magistrado al frente del tribunal de lo contencioso administrativo, dictó sentencia a favor de Blad Tepes. c Van helsing fue condenado a indemnizar al demandante con la sangre de cien vírgenes (habría que buscarlas fuera de Madrid, dada la escasez de género en la capital) doscientos cincuenta mil euros en concepto de sanción y estableciendo una orden de alejamiento del demandante de quinientos metros. Así mismo el señor Van Helsing fue condenado en costas.
Esta ha sido otra victoria más de la letrada Parranda, quien se postula como candidata a asumir la demanda de la comunidad internacional, contra el señor Donald Trump, presidente de los Estados unidos de América, por megalomanía violenta y peligrosa ideocia.
Pero eso, es otra historia.


No hay comentarios: