Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

sábado, 28 de enero de 2017

Cuentos.

Lucas, haciendo gala de los buenos modales que le caracterizaban, levantó la lona de la enorme tienda de campaña para que Re pudiese entrar sin tener que agacharse. Lucas había cogido la costumbre de llamar  Re a su compañera de proyecto. Re era la abreviatura pefecta de su nombre y además era la palabra italiana para Rey y Lucas pensó desde que conoció a su compañera que era una reina.
La pareja de voluntarios se encontraba en un campo de refugiados en la isla griega de Lesbos. En el último año había aumentado hasta lo indecible, el número de refugiados que se enfrentaban al Mediterraneo tratando de escapar de la guerra en Siria. Muchos morían por el camino y los que conseguían pisar tierra sin minar, eran recluidos en campos de refugiados en lo que las autoridades europeas decidían de que manera podrían rentabilizar políticamente su miedo y su desesperación. Ya eran cientos de miles las personas que habían llegado a territorio europeo suplicando la oportunidad de construirse un futuro a salvo de los bombardeos pero la humanidad como valor, era un bien a la baja en detrimento de la rentabilidad económica de las circunstancias personales de aquellos ojos llenos de lágrimas y terror.
Por eso Lucas y Re se habían unido a Amnistía Internacional para tratar de aportar su granito de arena. No podían derribar las alambradas, no podían desarmar a los soldados de las fronteras, no podían diseñar caminos rectos y seguros hasta las nuevas oportunidades pero lo que si que podían hacer, era compartir con aquella gente sus corazones. Y allá que se fueron sonriendo. Re tenía una sonrisa preciosa que le iluminaba el rostro y conseguía iluminar todo a su alrededor y Lucas tenía una capacidad especial para transmitir los sentimientos más hermosos y reconfortar a los que sufrían más que  él, que había sufrido mucho. Quizás por eso había desarrollado la habilidad de convertir el dolor y la desesperación en cuentos con final feliz.
Dentro de la tienda les esperaba otra compañera de la ONG. Ele. Ele había gestionado todos los visados y había preparado aquella actividad con la ayuda de su amiga Nika, una profesora de secundaria completamente enamorada de su trabajo y de sus alumnos que se había propuesto llevar su alegría hasta los pequeños más necesitados.
Junto a Ele, sentados en el suelo, aguardaba un centenar de pequeños sirios con los ojos llenos de curiosidad y de agradecimiento ante aquella pareja tan blanca, tan rubia y tan rara, que acababa de entrar en la tienda. Ele les había dicho que vendrían a contarles un cuento muy bonito que les haría sonreír y olvidar el sufrimiento durante un rato largo. Realmente lo necesitaban. Y lo agradecían.
Lucas se instaló en una mesa de camping frente a los pequeños y sacó bolígrafo y folios para comenzar a escribir un cuento  a medida de las necesidades de esas víctimas de la sinrazón humana. Según fuese llenando los folios con palabras llenas de ayuda, se los pasaría a Re, quien los iría leyendo con su voz aterciopelada, cálida y suave, como el ronroneo de un gatito. Una traductora de Amnistia internacional traduciría simultaneamente sus palabras y entre los tres crearían un clima de paz y armonía tal, que los pequeños podrían distanciarse por un tiempo de explosiones, carreras, cuerpos mutilados y naufragios en alta mar.
Lucas comenzó a escribir rápidamente un cuentos sobre un ángel ingeniero, que Dios había enviado desde el cielo para que tendiese puentes de esperanza entre las costas de África y Europa. La esperanza la transportaban en sacos pesados, la cuadrilla de ángeles de la construcción que había acompañando al habilidoso ángel ingeniero y cuando se moldeaba para que tomase la forma adecuada y fuese ensamblada, desprendía un polvo de música celestial que llegaba a cubrir el estruendo de las explosiones.
Re fue leyendo el cuento con el abrigadito toque de su voz y Ele contempló la imagen de la felicidad, con sus verdes y acogedores ojos de musgo. Nika sonreía emocionada desde la tercera fila, con una pequeña dormida en su regazo. Horas después, Nika les contaría que aquella niña, no había podido dormir desde que bajó de la embarcación que la había trasladado hasta Lesbos, pues tenía trastornos del sueño tras haber visto morir a su madre y a su hermano. Si había conciliado el sueño, era porque se sentía a salvo y segura, mientras escuchaba aquel cuento del ángel que tendía puentes de esperanza.
La esperanza, es una materia prima especialmente dificil de encontrar en el mundo, por eso la habían tenido que traer desde el cielo.

No hay comentarios: