Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

domingo, 26 de junio de 2016

Lea con moderación, es su responsabilidad.

                                                                                                                                                     
Puede que este texto que escribo hoy os resulte algo chocante al no reconocer en él  a la primera, las temáticas sobre las que acostumbro explayarme, pero si  volvéis a leerlo, os daréis cuenta de que una vez más escribo sobre el amor, pero no ese amor de folletín al que os tengo acostumbrados. Esta vez escribo sobre el amor a mis raíces y a mi tierra. 
He vivido temporadas en Italia y en Inglaterra y siempre, siempre, me he sentido tremendamente orgulloso de mi país de origen. Puede que a alguno le resulte de lo más presuntuoso o incluso algo absurdo, pero me encanta España y no solo por lo bien y variado que se come y se bebe aquí,o por lo bonito y completo de su geografía, sino más bien por lo impresionante de la calidad humana de mis conciudadanos, que durante miles de años han sido capaces de lo mejor y más heroico y de lo peor y de lo más horroroso también. Si eso no se corresponde con la definición del ser humano como especie animal, que vengan Dios o Supergato y me lo expliquen.
Ahora me jode reconocerme en los versos de Machado, como ese "españolito que a vivir empieza" y perdonadme pero estoy más que harto de que por diferentes frentes, traten de convencerme de que "una de las dos Españas" ha de helarme el corazón.
A ver si nos dejamos ya de remover el dedo en la llaga. Esta llaga tenía que estar mas que cerrada desde hace tanto tiempo que incluso la cicatriz debería haber desaparecido. Que no me toquen más los cojones con "rojos" y con "fachas". Lo siento, pero yo no me considero ni una cosa ni otra Si ser rojo es luchar por la justicia social, por los derechos del trabajador y por las libertades, soy un rojo de la hostia. Si ser "facha" es amar a mi país, a mi bandera y a mis tradiciones y respetar y aplaudir a mi ejército y a los cuerpos de seguridad del estado, soy el mayor fascita de la historia de la humanidad.
No nos engañemos señores y por supuesto, no nos dejemos engañar. 
Aquí nadie tiene la menor intención de quemar iglesias,colgar curas y violar monjitas; ni muchísimo menos, de fusilar poetas para enterrar sus cuerpos en las famosas cunetas o de declararle la guerra a nadie. Hoy por hoy, todas, absolutamente todas las banderas, se inclinan al paso del capital.
Si "la pasionaria" y Francisco Franco siguiesen vivos, se estarían llevando las manos a la cabeza al ver como se utiliza su memoria en pos de la manipulación de unos y otros para conseguir a base de inyectar el terror adecuado, los votos que puedan aupar a determinados partidos, lo más cerca posible de los intereses económicos.
Beatifiquemos al "Padre Ibex 35" y encarguemos una estatua ecuestre del "General IVA".
Por encima de todo y de todos (si es necesario), dejemos ya de pelearnos por aquellos espantosos sucesos de hace más de ochenta años(que repartieron miseria y dolor en todas las tricheras, el dolor no es monopolio exclusivo de ningún bando) y levantemos la cabeza para arrimar el hombro todos a un tiempo y hacer de este país un lugar digno y agradable, que reciba con los brazos abiertos a quienes necesiten ayuda y que no pierda más jóvenes por tener que irse a buscar las habichuelas allí donde lo consientan los intereses financieros que controlan y han controlado desde ya hace mucho, el planeta.
Dice el refrán que si uno no quiere, dos no se pelean, así que vamos a ver si en vez de perder tiempo y dinero, nuestros queridos representantes llegan de una puta vez al acuerdo que permita a esta nación recuperarse de las heridas infringidas por el "Mariscal crisis".
Y nunca, en ningún caso, van a conseguir que odie a nadie por sus ideas políticas, sean cuales sean.




No hay comentarios: