Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 25 de octubre de 2010

Uno, dos, tres


Un dos tres.

Cuatro cinco seis, salto a la derecha y trato de no pisar la raya que divide la calzada.
Las nubes son muy negras hoy, eso es que va a llover.
Siete ocho nueve, seguro que llueve.
Entonces me mojare, y puede que resbale, y caiga al suelo.
Tengo que tener mucho cuidado porque me puedo hacer daño.
Diez once doce, la desgracia te escoge.
Se que si no quiero pasarlo mal, tengo que apartarme de los posibles charcos que se originen.
Trece catorce quince, la niña bonita no me quiere y no contesta a mis llamadas, seguro que ya está con otro.
Ese es otro charco que no puedo pisar, porque resbalaría y volvería a caerme.
Y ya estoy muy dolorido.
Dieciséis diecisiete dieciocho, doy dos pasos hacia atrás y me siento en el suelo.
No se porque sigo andando.
Se ha marchado, y estoy convencido de que ya no va a volver.
Diecinueve veinte veintiuno, estará durmiendo con alguno.
Cae la primera gota, moja mi frente y resbala hacia el suelo.
Se detiene en el zapato, veintidós veintitrés veinticuatro.
Ya no quiero contar mas, mejor me tumbo aquí, y espero a ver que pasa, quien pasa, porque pasa.

No hay comentarios: