Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y tras abandonar el dormitorio, encendió un pitillo con el Zippo. Se deleitó con la primera calada, disf...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

jueves, 9 de noviembre de 2017

Entre ceros y unos

Resulta que te escondías ahí, en Matrix. Y yo buscándote por las calles de mi ciudad.
Resulta que ni tan siquiera te escondías, solamente se trataba de mi incapacidad para verte con los ojos apropiados y distinguirte entre ceros y unos,unos y ceros.
Al igual que Neo o Morfeo, tienes un nombre virtual, al que respondes cuando se te pregunta si no eres más que una ilusión o si realmente existes. Y si que existes, de lo que me alegro una barbaridad. Aunque aún pertenezcas a esa matríz global que es la red donde todos nos conectamos.
En uno de tus primeros mensajes te dirigiste a mi, irónicamente como "hombre sin nombre" y lo tengo, claro que lo tengo. Tengo muchos y adoptaré sin problema aquel que te resulte más cómodo de pronunciar. A ser posible, aquel que vaya ligado a lo que siempre he sido aunque haya tratado de reiventarme una y otra vez y hacer de mi lo que todos querían que fuese, dejándome el alma por el camino. Pero desde hace muy poco, una brillante y cálida luz me guia y me hace ver que soy el que soy y seré siempre el que soy, aunque me cueste acostumbrarme a dejar de ser el que otros quieren que sea. Esa luz me ha mostrado que existe un equilibrio entre el alma y el cerebro y que el corazón es el músculo que nivela esa diferencia de alturas para que el perfecto engranaje produzca segundos, minutos y horas de simbiosis entre la vida y lo que espero de ella.
Mi corazón es mio y jamás volveré a entregárselo a nadie para que lo pisotee o lo reviente contra la pared de la mentira. Si me desprendo de mi corazón, ya no sentiré, no amaré y no seré capaz siquiera de añorar el pasado que se fue y anhelar el futuro que vendrá. Pero lo que si que estoy dispuesto, es a compartirlo con la persona adecuada y a dejar que lo disfrute a voluntad. Porque compartir es amar. y partir, morir un poco. Y no volveré a partir. No volveré a alejarme de mi mismo porque ya sé a lo que lleva ese camino. Y no volveré a recorrerlo. Ahora me espera un especial y metafísco camino, el buen camino, el camino que debo recorrer solo, aunque estoy deseando que me acompañes durante algunas de las etapas
Ha sido un verdadero lujo encontrarte y no ha sido casual, ha sido causual. Todo en este universo tiene una causa y su posterior efecto Todo.
Bienvenida a mi mundo. Pasa y ponte cómoda.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas noches :-)* Por aquí, dando una vueltita.
Zeroide

lacantudo dijo...

Buenos días, Zeroide. Me alegra que sigas pasándote por aqui de vez en cuando. Ya te echaba de menos. Espero que vaya todo bien por allí, aunque desde luego ahora tenemos más información que nunca sobre Cataluña.
A ver si sabemos hacerlo entre todos y erradicamos esas absurdas dferencias y esos incomprensibles enfrentamientos. En cualquier caso, la república dependiente (aunque sea de mi estado de ánimo) de Laespinillacuandobesa, no repudia a nadie por haber nacido en un sitio o en otro y además se siente parte de esa realidad que es España, único país del mundo donde podía nacer la novela picaresca. Es inconcebible un Buscón de Pablos finlandés o n Lazarillo de Tormes en Luxemburgo.
Creoq ue al leer esta entrada, estarás de acuerdo conmigo en lo extraño pero a la vez en lo hermoso de estrechar lazos con alguien a quien solo conoces de forma virtual, entre ceros y unos. No hay nada casual,todo es causual.
Un beso.