Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

sábado, 30 de mayo de 2015

Si Meucci y Bell levantasen la cabeza

Seguro que estos dos ingenieros que terminaron tirándose los trastos a la cabeza y empantanados en mil batallas legales por la autoría y patente del teléfono nunca se dieron cuenta de lo estrechamente relacionado que terminaría estando su aparatito con el amor.
Hoy en día es sorprendente lo bien que funciona el teléfono y las ofertas de las distintas compañías, si  utilizamos esto como metáfora para hablar de amor aunque claro,las compañías ya solo buscan ser las mejores y forrase el lomo con este invento .
Sin ir más lejos mi vida sentimental daría para un nuevo anuncio de mi idolatrado Macaco que casualmente utiliza su tema Love is the only way para promocionar a Orange.
Recuerdo que cuando empecé con esto del amor era como tener un teléfono de tarjeta.
Con cada relacion adquirías un saldo determinado y a veces se te acababa el saldo sin darte cuenta, intentabas hacer una recarga que te duraba X tiempo, o directamente cambiabas de tarjeta buscando la que mejor te saliera para hacer llamadas o escribir mensajes.
Ya más mayorcito comenzaron los contratos y aunque todas las compañías te prometían el oro y el moro, al final terminabas cambiándote de una a otra con la penalización correspondiente en el alma al hacer la portabilidad.
Lo peor era que en algunos cambios llegabas incluso a perder el número, que es la metáfora perfecta de tu idiosincrasia personal y tu identidad y de repente los amigos o la familia no acaban de reconocerte por mucho que llamaras.
También era duro vivir que de pronto la propia compañía te había instalado un servicio de multiconferencia o llamada a tres, por lo que aparecía otra voz que se metía en tus conversaciones, ocupaba la linea de tu pareja y terminaba por contratar un "dúo" con ella dejándote fuera pero os aseguro que a veces es mucho mejor estar incomunicado que mal conectado.
Uno se pone como un "Simio" y se pone "Orange" a base de temer la aparición de cualquier "PepePhone" o termina harto de la "tarifa León" cuando debería haber sido más "Ardilla" y haber sabido guardar para el futuro. No todas las noches cubren mis cielos de estrellas por lo que terminé renunciando a "Movistar" enamorado por costumbre.
A lo largo de la vida, buscas aquella con la que aunque no firmes una "permanencia" eterna crees que la comunicación será perfecta y nunca tendrás problemas de cobertura por mucho que peligre tu integridad emocional si te caes de su red.
No he necesitado nunca tener el terminal más moderno ni el más bonito, soy consciente de mis limitaciones y sé que como terminal soy  más clásico que funcional pero sirvo para hacer llamadas que es lo importante y no se me acaba enseguida la batería,  como a estos espectaculares armatostes de última generación.
Además que coño, de pequeño era feliz jugando con una amiguita a comunicarnos con dos envases de yogurt vacíos unidos por un hilo muy largo y nos decíamos bobadas de un yogurt al otro.
Lo de los terminales son modas y como todas las modas, van pasando muy deprisa y hay que tener en cuenta que la belleza está en el interior.
Nunca he terminado de entender eso de las ondas pero creo que son la expresión física de los latidos del corazón y mientras no se pare habrá posibilidad del establecimiento de llamada.
De momento y en un tiempo me parece que tengo un verdadero problema de conexión y tendré que enchufarme al cargador para recuperar toda la carga, así que estaré apagado o fuera de cobertura hasta que de con la interlocutora adecuada.
No pienso firmar con una nueva compañía porque aun me están reclamando facturas de compañias anteriores que ya estaban más que saldadas pero que si no termino de solucionar el problema, amenazan con incluirme en una lista pública de morosos.
El amor, como la energía, ni se crea ni se destruye, se transforma.
Os dejo que tanta metáfora me ha sobrecargado el sistema y tengo que actualizar la aplicación o me borrará todos los datos.

viernes, 22 de mayo de 2015

Oculto entre las sombras.



Limpió cuidadosamente con un pañuelo la hoja del cuchillo  antes de introducirlo en la vaina que llevaba en el interior de su bota izquierda.
Antes de salir de ese callejón de forma sigilosa echó un vistazo al cuerpo de la  mujer que yacía en el suelo.
Lo cierto es que era preciosa. El largo cabello oscuro, alborotado tras el forcejeo ocultaba la herida del cuello, un tajo certero en la carótida pero su vestido agujereado y lleno de sangre a la altura del pecho no podía disimular la puñalada en el corazón.
El corazón.
Igual por estar convencido de que el suyo fue maltratado hasta la saciedad en el pasado, el asesino disfrutaba atravesando el corazón de sus víctimas mientras las miraba fijamente a los ojos.
En esta ocasión algo grave sucedió dentro de él, pues al apuñalar a la joven sintió que aquello no estaba bien y por primera vez tuvo miedo.
Apenas la conocía. Habían coincidido entre el público de una representación teatral y tras cruzar comentarios sobre lo insulso de aquella obra y lo desacertado de la puesta en escena, decidieron salir de la sala y tomar unos vinos en la taberna más cercana.
Hoy no tenía previsto asesinar a nadie aunque siempre llevaba su afilado cuchillo oculto en la bota por si acaso.
Podría decirse que todo fue un cúmulo de catastróficas desdichas.
La cosa comenzó a torcerse cuando tras el segundo vino, ella comenzó a hablarle del asco que sentía hacia los caballeros que la pretendían por arrogantes y vanidosos, cuando con sus gestos evidenciaba una vanidad que demostraba sin lugar a dudas su estrategía en aquel juego de seducción.
Era hermosa y eso la aportaba cierto sentimiento de triunfo pues fue ella misma la que le invitó a acompañarla hasta su casa " por seguridad" dijo sin saber que  estaba poniendo al zorro a cuidar del gallinero.
Durante el trayecto continuó con su discurso de rechazo hacía la condición masculina y al hablar de las rupturas terminó por sacar al joven criminal de sus casillas.
La mujer presumió de haber roto corazones durante toda su vida, rechazando enamorados que la asediaban con cartas patéticas y ramos de flores y él no pudo evitar recordarse a si mismo sentado en el escritorio a la luz del candil, buscando las palabras apropiadas para demostrar su amor por aquella diablesa que le destrozó el alma.
Cuando la hizo entrar con engaños en aquel oscuro callejón, aún sentía que aquella mujer merecía morir, pero al clavar la hoja en su pecho algo le hizo experimentar un vértigo desconocido hasta el momento y de pronto se arrepintió de no haberla dado la opción de salvar su vida cambiando de tema de conversación y alejándose de aquel peligroso discurso.
Antes de morir ella lo miró con una expresión muy diferente al terror o a la sorpresa.
Más bien aquella mirada fue de completa desilusión, como si hubiera esperado que aquel encuentro ocasional fuera el inicio de algo muy especial y lo peor era tener la certeza de que él habría querido amar y sentirse amado por esa mujer pese a tan irritante inicio.
Oculto entre las sombras del Madrid mal iluminado al caer la noche, el asesino llego hasta su casa, se desvistió con sumo cuidado dejando la ropa debidamente estirada en el galán de noche y extrajo el cuchillo de la vaina.
Se sentó en la cama y sin pensarlo dos veces apoyó la punta contra su pecho y de un fuerte empujón la hundió en su corazón.
El servicio encontró su cadáver a la mañana siguiente y lo que soprendió al policía que acudió a la casa, fue ver aquella sonrisa en su rostro.
Aquella cara evidenciaba claramente felicidad en la muerte, felicidad por haber decidido terminar de una vez por todas con esa espiral de sangre y locura.
En su ilógico razonamiento interior, él joven suicida culpó de su muerte y de las muertes de aquellas seis mujeres que cayeron bajo la hoja de su cuchillo a aquella cruel persona que le arruinó la vida y le mató la ilusión apenas seis meses antes.

 

viernes, 15 de mayo de 2015

"Agua" o un relato dedicado a la pérdida de lo más querido.



 Este relato lo presenté a un certamen literario que tenía como tema este año el agua y esa palabra debería aparecer en el título de lo que se presentara a concurso.
Al ver que no figura entre los finalistas he decidido compartirlo con todos vosotros puesto que a mi me gustó cuando lo escribí, aunque no es muy ameno y sé que no tenía demasiadas posibilidades por lo negativo del texto.




                               Agua (líquida desesperación)

Maldigo su composición química, su odioso H2O tan presente en todo y en todos, maldigo el que sea incolora, inodora e insípida, además no es del todo cierto, tiene sabor y cuando es fresca y pura ese sabor me recuerda demasiado a ti.

Maldigo las canalizaciones, las griferías y la necesidad de empaparme la cara con ella todas las mañanas para poder despertar de cada sueño, incluso de aquellos en los que sigues viva y junto a mí.

El agua es necesaria y fundamental para que pueda haber vida, lo que no te dicen los libros de texto es que el agua es también una trampa mortal, que el ser humano está compuesto de ella en un alto porcentaje, pero que eso como todo tiene un límite.

Que una vez que se encharcan los pulmones puede derivar todo en un fallo multiorgánico, como aquel que sufriste tú, tú que no cometías nunca fallo alguno.

Fue precisamente esa adoración tuya por el agua lo que te hizo sumergirte en aquella poza de montaña y nadar y bucear como un pececillo, pero no lo eras, carecías de branquias y del instinto necesario para reconocer bajo qué grieta no debías bucear.

Ahogada, esa maldita palabra lleva implícita la palabra agua. Siempre el agua.

Tu fantasma se me presenta cada vez que abro el grifo de la bañera, tu imagen se adueña de todo, tan hermosa con tu bañador azul, el pelo recogido en una coleta con una gomita negra y la piel llena de pecas.

Si pudiera vivir sin necesidad de agua sería feliz, si pudiera vaciar mi organismo de ese asqueroso líquido que me arrebató lo único que he amado en esta vida, si pudiera extirparme cada gota para hacer con ellas una fuente en tu memoria.

Yo la maldigo, pero la única maldición real es la que sufro yo, que por fuerza tengo que estar sujeto a la necesidad de ella, de ese líquido que por avatares se conjuga en femenino y es un monstruo sin alma, género o corazón.

Dicen que fue un accidente, que no calculaste la profundidad de aquella oquedad de la montaña que se llenaba con cada deshielo y al no conocerla quedaste atrapada en las irregularidades de su orografía y moriste ahogada.

Yo se que de alguna manera fue el agua la que no te permitió que salieras de allí, te envidiaba por ser más fresca, más pura y más necesaria para mí que ella.

Quisiera estar compuesto de ti en un porcentaje más alto de lo que ella vive en mí, pero claro, eso sería imposible, tus fluidos no podrían ser útiles al organismo de la misma manera.

Ahora sufro al saber que las verduras que llenan mi plato han brotado gracias a ese líquido espantoso que me hizo infeliz y que mire donde mire y haga lo que haga siempre estará presente: el agua.

Odio que llueva, algunos dicen que la lluvia es un regalo del cielo, pero yo preferiría que las nubes descargasen acero fundido.

Abriría la boca para que me abrasara las entrañas y terminara con todo.

Han pasado tan solo un par de meses desde aquella funesta mañana de vacaciones en la que decidimos aventurarnos por esa maldita sierra y hacer un poco de vida sana.

¿Vida sana? En realidad al calzarnos las chirucas y preparar las mochilas nunca debimos haber cogido los bañadores porque aunque era agosto y hacía calor, ni imaginábamos lo frío que estaría tu cuerpo, tan bonito incluso inerte y rígido, al terminar la mañana.

Quiero morir deshidratado y acudir a buscarte, sé que me esperarás en la orilla, por eso trato de no beber pero  la vida me hace trampas y siempre termino recibiendo líquido de una manera o de otra y mi cuerpo aún no ha alcanzado la cota de escasez necesaria para irme de aquí.

Tu por exceso y yo por defecto, la cosa es que volvamos a estar juntos.

Te echo tanto de menos que he aprendido a llorar sin lágrimas  por no mancillar tu recuerdo.

No creo que falte mucho ya, te veré pronto cariño.




domingo, 10 de mayo de 2015

Condenados

Para los que ayer no viéseis o escuchaseis lo sucedido,paso ahora a relatarlo, dado que las estadísticas de Blogger reflejan que este blog tiene visitas diarias desde diferentes países del mundo y creo que ya no es momento para cuentos ni para mis reflexiones personales.
.Ayer tarde a eso de las ocho en punto,de repente y a nivel mundial todas las emisoras de radio y todos los canales de televisión del planeta emitieron el mismo mensaje durante unos minutos para luego desaparecer la señal y volver a quedar disponible para que los canales y frecuencias emitieran su programación habitual.
Tras una serie de zumbidos intensos las radios emitieron el discurso de un ser de voz intensa y grave cuyas palabras asombraron y preocuparon de igual manera a toda la humanidad. En las televisiones tras un fundido en negro, en la pantallas apareció una imagen de nuestro planeta visto desde algún punto del espacio cuyas coordenadas aún están tratando de identificar exactamente los astrónomos y se emitió ese mismo discurso que paso ahora a transcribiros:
"Hola habitantes de Cerúleo o como vosotros os autodenominaís: Terrícolas.
Desde hace unos cuantos periodos. estamos recibiendo sondas espaciales en las que habéis introducido información sobre vuestro planeta para que cualquier civilización que las pudiera encontrar se hiciera una idea falsa sobre vuestra raza a partir de la música, el arte o los textos allí contenidos, pero lo que no debéis saber aún es que llevamos observando milenios y os conocemos a la perfección.
Hace exactamente 2015 años terrícolas enviamos a uno de nuestros mejores diplomáticos para que tratará de haceros ver vuestros errores y para daros las pautas necesarias para evitar el fin de vuestra raza.
No contentos con humillarlo y asesinarlo clavándolo en una cruz, os permitisteis el lujo de erigir una religión sobre sus despojos y además habéis seguido asesinando en su nombre y permitiendo auténticas barbaridades durante todo este tiempo.
En una cosa teníais razón, aquel hijo de un rey volvió a los cielos, a su hogar. Aún tratamos de que supere aquellos años tan espantosos en los que fue tratado como un loco e incluso como un delincuente.
Estáis acabando con vuestro planeta y eso que muchos de nosotros hemos envidiado la riqueza de vuestros ecosistemas y hemos tratado de ayudaros a evitar tanta destrucción, pero cualquier intento ha sido en vano, ya que las herramientas que os hemos facilitado a través de algunos de los científicos que acudieron en vuestra ayuda, las terminasteis convirtiendo en armas de destrucción masiva.
A diario vemos como vuestra avaricia está subyugando a millones de especímenes que dejáis morir de hambre o de enfermedades que hace ya tiempo deberían haberse erradicado si así lo hubieseis querido, pero no. Unos pocos atesoran los recursos naturales que deberían ser distribuidos en igualdad y esa injusticia en el reparto está haciendo que algunos traten de trasladarse hacia zonas mejor abastecidas y observamos con horror como permitís que mueran por el camino en ese intento de alcanzar una vida más digna.
El gran tribunal intergaláctico del que soy presidente, os ha juzgado por escarnio sistemático, intento de fraude interplanetario y vandalismo, así como por exterminio de especies animales y vegetales y por conspiración contra la naturaleza.
El departamento de control de plagas había propuesto erradicaros al ver como estáis buscando otros planetas en los que comenzar a instalaros para seguir esquilmando recursos, pero este tribunal ha decidido abandonaros a vuestra suerte y no intervenir más, ni siquiera en ayuda de aquellos que están sufriendo todos los agravios de la condición humana.
Vuestros satélites seguirán ciegos y sordos y vuestras exploraciones interestelares serán infructuosas.
En vuestras manos está recuperar la dignidad como raza e impedir la destrucción del planeta y  vuestra propia auto destrucción.
Suerte Cerúleos."
Hoy se han reunido de urgencia los representantes de las naciones unidas y de todos los organismos susceptibles de analizar en profundidad y con esperanza este mensaje.
Desde aquí solo os puedo desear suerte y pediros que aportéis vuestro granito de arena para frenar el desenlace que llegará en unos años si no hacemos caso de la advertencia.
Personalmente me pondré manos a la obra y haré lo que pueda.

jueves, 7 de mayo de 2015

Tomando decisiones

En esas se encuentra Peter desde hace unos cuantos días.
Peter se ha dado cuenta de que hay que terminar creciendo tarde o temprano y que no se puede luchar contra el destino y mucho menos contra la vida.
Sus últimos vuelos junto a Lia le han enseñado que el amor tan solo cambia de nombre y formato pero el sentimiento sigue siendo el mismo y sobrevive a todas las historias rotas y a todos los fracasos.
Nunca olvidará a Campanilla ni dejará de amarla pero  Peter ha decidido tratar de madurar al menos en ese terreno y dejar de aferrarse al pasado.
Todos llevamos un niño dentro y esa inocencia y esa pureza del alma de un niño es lo único a lo que no le gustaría renunciar.
No hace mucho una preciosa sirena le dijo que tenía que tener bien claro quien era realmente y luchar por lo que quería hasta el final pero que para poder optar a la victoria primero debería saber bien quien es y quien quisiera ser el resto de su vida.
Peter sabe que ha sido un niño demasiado tiempo y aunque eso le encanta, ha llegado el momento de asumir responsabilidades.
Volverá a "Nunca Jamás" a visitar a los suyos y echará muchísimo de menos a los niños perdidos, a los indios, las sirenas, las hadas e incluso a Garfio y sus piratas.
Ha decidido buscar la estrella de "Siempre por siempre" y ver que se cuece allí.
Sus últimas vivencias le han abierto los ojos y a veces sale volando muy deprisa y termina cacareando en la cima de una montaña como queriendo asustar a la madurez y alejarla de él pero sabe que eso no le servirá de mucho.
Desde aquella vez que cayó de la nube y se hirió gravemente, ha cambiado su visión de la vida y ahora prefiere correr los riesgos que corren todos los humanos y aunque detesté poder llegar a convertirse en un tipo odioso, ha decidido vivir.
Una vez después de aquel accidente, cuando estaba sumido en un océano de miedos y terrores absurdos Campanilla le dijo que volviera a volar y así lo hizo.
Ahora para terminar de crecer Peter debe renunciar a los polvos de hada y entrenarse a diario para conseguir elevarse por sus propios medios.
De todas formas no para de darle vueltas, es un crío muy majete pero bastante indeciso.
A mi me tiene preocupado pero sé que hará lo mejor para él y desde luego siempre estará ahí para ayudar a los niños perdidos si le necesitasen.
To be continued.


lunes, 4 de mayo de 2015

Uno más

Muchas veces he tenido la conversación en la que yo afirmaba ante alguna persona que se lo tomaba casi a risa, que los animales que comparten espacio y día a día conmigo terminan convirtiéndose en uno más de la familia.
Es cierto, no llevamos la misma sangre ni nos parecemos lo más mínimo físicamente (ya quisiera yo esos ojazos) y lo más diferenciador aún: ni tan siquiera somos de la misma especie animal.
Creo que si se estudia desde el cariño, la clasificación de los seres vivos en especies, grupos y razas sufriría una importante alteración.
No creo que el afirmar que las denominadas "mascotas" son un miembro más de cada familia me convierta en un taradito ni en un gilipollas integral.
He crecido con perros en casa y guardo recuerdos maravillosos de cada uno de aquellos animalitos que se prestaron a convivir con nosotros.
La revolución emocional llegó con los gatos, una especie con la que nunca había convivido hasta que apareció "Bankia" un gatito al que rescaté del abandono y le di aquel nombre absolutamente metafórico y acertado, ya que apenas un mes después de haberlo llevado a casa el pobre murió, pues según el veterinario arrastraba una infección bacteriana de la que no pudo recuperarse y que le había dejado sin nada, sin defensas, sin energías y sin fuerzas.
Igualito que aquella institución financiera homónima.
Al poco me regalaron a este caballerete que hace ya tres años vive conmigo y sinceramente más que pensar que él sea mi gato, creo que yo soy su humano.
La dignidad de los felinos en cada uno de sus gestos y movimientos no deja de sorprenderme.
El mundo felino es de lo más curioso e interesante. Hay un refrán árabe que dice que Dios inventó al gato para que el hombre pudiera acariciar al león.
Lo que tengo muy claro es que cuando gatete muestra cariño es un gesto absolutamente sincero, no hay ningún tipo de impostura ni falsedad en él, incluso sé que alguien podría decirme que es cariñoso cuando quiere comida o algún capricho o juego pero hay muchos gestos de cariño absolutamente desinteresados y que no van asociados a ninguna recompensa.
Muchas veces encuentro en redes sociales  mensajes de amigos que han perdido a sus mascotas bien por avanzada edad, enfermedad o  accidente y son realmente tristes ya que hablan de esas pérdidas desde el corazón y eso se nota.
La ternura que transmiten los animales es muy especial, completamente limpia y ausente de cualquier otra cosa que no sea cariño, placidez y agradecimiento por estar a tu lado.
Ojalá los humanos supiéramos demostrar así de facilmente los mismos sentimientos y perdiésemos la vergüenza a expresar las emociones.
Vale que en ocasiones te encuentras con perros que te muerden, gatos que te arañan y demás pero pasa como en todo, no siempre vas a caer bien ni te van a caer todos bien.
Muchas veces esos arrebatos se deben al instinto y en alguna ocasión a la pésima educación o al trato que reciben en sus hogares.
Está claro que nadie va a querer a un animal extraño como al que vive con él, pero al menos seguro que lo respetará y lo tratará bien si se da el caso.
Os aseguro que no me he convertido en un rarito ni en un chalado que afirma querer más a su gato que a las personas pero desde luego he aprendido a quererlo al menos tanto como quiero a mucha de la gente que forma mi entorno.
Es nuestra obligación educar a los más pequeños en el respeto hacia los animales al igual que deberíamos educar en el respeto hacia todas las personas cualquiera que sea su sexo, raza, religión y condición social.
Otro gallo nos cantaría.
Y este texto lo he escrito yo, os prometo que no  dejado el blog abierto y cierto pequeño cuadrúpedo bigotudo y sigiloso ha aprovechado la ocasión.

sábado, 2 de mayo de 2015

La "meta entrada"

Pues eso, que esta entrada va a hablar sobre el porqué de cada una de las entradas o lo que es lo mismo, servirá de pequeño resumen personal sobre el pasado encuentro de blogueros de la Feria del Libro de Valladolid en el que participé junto a estos dos figuras.
Mi blog nació de forma casual. Cuando viví en Italia me dedicaba a enviar correos a los amigos donde contaba mis avatares por allí pero claro, a mi estilo, dando a las diferentes aventuras diversos toquecitos de humor, fantasía  y romanticismo.
De aquellos correos nació por cortesía de mis amigos Campu y Noe una edición muy particular donde recogieron todos aquellos relatos y les dieron forma impresa, con un prólogo tan lleno de cariño que aún lo leo de vez en cuando y me baila el corazón.
Mi amiga Bego fue quien me habló por primera vez de los blogs y me invitó a crear uno, cosa que hice ya instalado en España de nuevo.
Al principio las entradas hablaban de practicamente todo lo que sucedía a mi alrededor o me llamaba en exceso la atención.
Poco a poco fui aprovechando el blog para compartir mis pequeñas creaciones literarias, siempre sujetas a mi día a día, excepto cuando me abstraía de mis experiencias personales y escribía algún relato inspirado en las noticias del periódico, una película que me había dado la vuelta al alma o alguno de esos libros que siempre he devorado incansablemente.
Comencé también a compartir algunos relatos de los que presenté a concurso, ganase o no y la verdad es que tan solo me habré presentado a una decena como muchísimo a lo largo de mi vida.
Luego el blog se convirtió en mi diván de psiquiatra particular y dejé que fluyesen todas las cosas que me atormentaban siendo muy beneficioso el mero hecho de escribirlas y compartirlas.
No voy a mentir, he llorado mucho escribiendo alguna de las entradas. También he amado mucho escribiendo porque poseo una muy absurda timidez que me impide en ocasiones expresarme oralmente con el corazón abierto y sin embargo si me siento y lo escribo, he reflejado alguno de los sentimientos más hermosos que he experimentado a lo largo de mi vida, eso si, utilizando identidades ficticias, alter egos y demás por respeto a la intimidad de las mujeres sobre las que escribía y eso es algo que no dejare de hacer nunca, como escribir. 
Ya os comenté en una ocasión que mi padre me escribió en una dedicatoria  "escribir es una forma de fijar el pensamiento". Lo que no os conté es que antes de rubricar la dedicatoria añadió "No lo dejes nunca" y en eso desde luego que no voy a fallarle y mientras mi mente y mis manos funcionen seguiré escribiendo.
Dice el titular de este artículo con el que encabezo la entrada "Jóvenes novelistas por diversión" y en primer lugar quisiera decirle a la redactora que me halaga lo de joven, yo que ya creía haberme convertido en un madurito (atractivo o no, pero madurito por desgracia) en  segundo lugar he de decir que tanto David como Carlos y yo mismo, en efecto escribimos por diversión en muchas ocasiones, pero también como necesidad vital y esa necesidad de trasladar todo lo vivido a un texto es algo que quizá compartamos con todo tipo de artistas que necesitan bailar, cantar, pintar, componer, tocar, modelar, escribir y en definitiva, darle salida  a sus pulsiones existenciales.
El encuentro de blogueros del otro día fue más que nada una charla muy animada entre colegas, donde nos desnudamos (no literalmente por supuesto) delante del público asistente y tratamos de transmitir todo eso que sentimos al enfrentarnos al teclado del ordenador.
Hubo un punto del guión del encuentro muy acertado en el que nos preguntábamos si se era escritor por escribir un blog. Sinceramente no sabría que contestar, pero los tres hemos publicado o estamos en proceso de publicar nuestras obras y creo que escritor es aquel que escribe, sea donde sea y como sea. Luego ya vendrá la crítica a tirar por tierra las ilusiones pero considero muy respetable el hecho de que alguien ponga por escrito lo que quiere transmitir.