Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 7 de julio de 2014

Vuelo rasante

Un vuelo rasante es bien chulo, aunque también algo peligroso.
Me había espolvoreado un buen puñado de polvo de hadas de Campanilla y me lancé a a la aventura, aunque la velocidad y yo nunca hemos sido buenos compañeros.
Si bien es cierto que en un picado puedes apreciar matices que en un vuelo normal no aprecias, si no tienes cuidado y se te cruza un pirata o un niño perdido lo llevas de colores.
En pleno vuelo retomando altura me la di contra el mástil del barco de mi querido Garfio, hay que ver, con la de años que llevamos jugando a pillar y al final ha tenido que ser así.
De todas formas estoy en pleno proceso de recomponerme el traje e iniciar de nuevo el cacareo, que hay cosas que no se pierden por una mala caída.
Cierto es que he estado algo pachucho a raíz del golpe, pero mis queridas sirenas y mis princesas indias no se han librado de mi tan facilmente, tampoco esa hadita que me hace tan feliz, aunque ser intrépido y rápido no es sinónimo de ser el más listo o el mas querido.
A veces me digo,"Peter, eres un niño, grande, pero un niño" y aunque me río yo solo al decírmelo luego me doy cuenta de que es una reflexión interesante, ya que el no crecer, ha sido una opción personal como la de pasearme cada noche por los tejados de Londres.
Puede que me deje una temporadita de tejados y me centre más en aprender de las experiencias vividas, porque las ha habido de todo tipo y las experiencias son las que te hacen madurar.
Aprender de la vida es tan importante como necesario.
Supongo que puedo ir desarrollando mi personaje y dotarlo de alguna peculiaridad más, aparte de la plumita en el gorro, que mola pero no va mucho más allá.
Alguien dijo una vez que la inmadurez a partir de cierta edad es un síntoma de egoísmo y yo no me considero egoísta, tan solo he vivido experimentado la vida al máximo.
Ha llegado el momento de echar un poco el freno y disfrutar de otras cosas también muy importantes, lo cual no quiere decir que no me vaya a seguir dando por rescatar princesas o ayudar a los niños perdidos.
Eso también es parte de mi esencia y todo junto hace de mi quien soy.
A lo que no voy a renunciar nunca es a transmitiros mis emociones y mis vivencias a través de este blog, contad con ello, aquí seguiré, que uno puede ponerse más reflexivo o más lúcido, pero no traicionar sus principios.
Me queda mucho por hacer y por amar. Pienso seguir aprendiendo a hacer las cosas lo mejor posible y a querer en condiciones. He tenido estupendas maestras de las que he aprendido un montón.