Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 2 de mayo de 2011

IDIOTAS




Pues ya vuelvo a ser el de siempre...o peor.
Vivo rodeado de idiotas.
No se que está pasando en esta sociedad de mierda, pero mucha gente está perdiendo el norte.
Antaño ( y no hace tanto, leñe, que tengo treinta y seis años)había algo de honestidad en las personas y una especie de vergüenza torera, un no querer cagarla en exceso o algo de prudencia, no se.
Hoy en día cualquier mindundi se siente con pleno derecho para abrir la bocaza y ciscarse en la educación, los modales y el protocolo.
Por educación y por autoestima, uno piensa lo que va a decir antes de calentarse, sobre todo si lo que tiene que decir es algo hiriente o desagradable.
Desde hace un tiempo para acá, vengo escuchando que a "fulanito" hay que consentirle su falta de tacto porque "es muy sincero" o a menganito se le debe querer como es, porque siendo desagradable se protege del mundo.
¡¡Señores por Dios!!
Es muy fácil rebuznar y espantar moscas con la cola.
Lo verdadermente difícil es aguantarse las ganas de destrozar a una persona con dos frases bien hiladas o si me apuran, romperle el espinazo al "señor" que te falta al respeto de manera gratuita.
Nos guste o no, vivimos en sociedad y hay ciertas normas según las cuales evitamos el volver a portar faca a la cintura, o espada, sable, montante, pistola de perrillos o el Tan afamado AK47.
Es tarea muy ardua sujetarse y apretar los nudillos, pero los ejercicios de contención dignifican al ser humano.
No sirve de nada ampararse en traumas o supuestas virtudes para hacer daño a las personas con las que te vas cruzando en la vida, ya que todo, todo, vuelve.
Uno empieza a plantearse si esta educación que nos han trasmitido otras sociedades supuestamente mas avanzadas y basadas en la competitividad y la agresividad como método de ascenso social, no será el verdadero germen que destruirá a la raza humana.
A mi me enseñaron que si uno no quiere, dos no se pelean y que a enemigo que huye puente de plata y no se que de la otra mejilla y que el que se retrata perdura.
Empiezo a cansarme de la desfachatez de mis conciudadanos, que se aprovechan de las buenas personas y de las personas pacientes y de los que huyen de enfrentamientos banales.
La calle está llena de adoquines.
No se si lo habréis notado...pero se me están empezando a cargar los electrodos.
No quisiera tener que batirme, como los españoles de antaño, a los que bastaba un "vuestra merced" para tirar de toledana y desjarrete.
Eso se lo dejo a Alatriste.
Yo quiero que me traten como yo trato y que me respeten como yo respeto, porque en cada hombre y en cada mujer de este planeta vive un demonio con la boca enorme y llena de dientes afilados, que está en continua pugna y al que por el bien común, hay que reprimir.
Sino...nos convertiremos en lo que se espera de nosotros y eso terminará con todo.
Sinceramente y perdonadme la vulgaridad, hoy estoy hasta la picha de idiotas.

3 comentarios:

mirinda dijo...

Pues me alegro de que vuelvas a ser el mismo, no molaba nada el tono depre de los últimos textos...
Creo que la vida no consiste sino en ir esquivando, como buenamente se pueda, a los idiotas que te vas encontrando, y cuando el idiota eres tú, en intentar redimir lo dicho o hecho para evitar posibles represalias kármicas (lo cual me hace pensar que en mis otras reencarnaciones debí ser una hija de p...)
Por cierto, dile a tu amigo el suicida, que se deje de gilipolleces,que quitarse la vida es de cobardicas, que hay que agarrar el toro por los cuernos, y echarle un par de narices (aunque a veces no encuentres motivos) y que en caso de que finalmente decida hacerlo (y no quiero parecer insensible con lo que voy a escribir)no lo haga tirándose a la vía metro/tren, ya que a los que hemos decidido tirar hacia delante no nos gusta llegar tarde a trabajar y poner la excusa de que alguien se ha tirado a la vía...es que luego no se lo cree nadie.
En fin, que mejor se vaya a tomar unas cañas o a dar un paseo por el campo, que está precioso y eso cura todos los males.
Vaya...ya me he vuelto a extender con el comentario...

lacantudo dijo...

Estar depre es un coñazo...pero es como el paludismo, uno no lo tiene por gusto.
De todas formas tranqui, porque me ha venido muy bien para darme cuenta de una cosa: estoy hasta el ´"mismísimo" de la gente que se ha aprovechado de mi y que se sigue aprovechando, asi que mira, he salido con bastantante seguridad y maa leche.
Espero que eso sea algo positivo.
Mi colega el suicida se ha comprdo una sierra mec´nica y un máscara de hokey.

mirinda dijo...

Si consigues salir de una depre por ti mismo y sin ayudarte demasiado por pastillitas siempre se sale reforzado, incluso,si sabes aprovechar la situación, ya que tienes que pasar por ella, hasta aprendes cosas de ti mismo que desconocías y miras la vida de otra forma...o eso dice una amiga mía que hace algo más de 10 añitos perdió casi un año de su vida "disfrutando" de una depresión.
Dile a tu amigo que le puedo conseguir unas entradas para el próximo festival de Cine Fantástico de Sitges, yo antes iba bastante y te aseguro que no se encontraría, en absoluto, con su juguetitos fuera de lugar...