Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

sábado, 28 de noviembre de 2009

Alemania.




Este texto lo escribí hace algunos años, al descubrir que me había enamorado de una muchacha que iba a partir muy lejos de mi.
La vida, nos llegó a juntar y nos amamos durante años, hasta que el amor, caprichoso como de costumbre, se disfrazó de desconfianza y de rencillas estúpidas y consiguió separarnos.
Hoy, ella está mucho más lejos de lo que ha estado nadie de mi, y sinceramente, lo siento.
Pero si no se hubiera marchado mi corazón seguiría engañado y no estaría alegre y pleno, como lo está ahora.
Sin embargo, ahí va este pequeño homenaje a lo que pudo ser y no fue.



Alemania no está tan lejos, bueno, digamos que ahora esta mucho más cerca en el tiempo que en el espacio. Alemania está ahí al lado, se presenta oscura y temible, por todo aquello que simboliza, porque te irás y no podré verte en mucho tiempo, porque es una barrera insalvable, porque me quedaré esperando ver tu reflejo en los cristales, y no volveré a caminar de tu mano.
No, no me gusta Alemania.
Se puede viajar muy deprisa con una botella de alcohol barato, pero no podré adelantar tu regreso, ni encontrar tus labios, ni tan siquiera respirar la fragancia de tu cuerpo entre las sábanas.
Las aceras se tiñen de recuerdos y todavía no te has ido, pero sin darme cuenta, te pierdo.
Las palomas no comen de mi pan, como si supiesen que mi corazón se desmenuza y esperasen las migajas de un bocado más sabroso.
Todo en el parque es sombrío, los niños, con su indiferencia y sus juegos, lo son también. La fuente no mana, y ahora más que nunca, comprendo a ese anciano que camina siempre en círculos y regurgita el pasado.
Sientate conmigo, compañero y busquemos en el mapa la causa de nuestro llanto, la llaga que nos destroza, la herida que no se cierra.
Pienso en volver a casa y pedirte que no te vayas, que no me abandones ahora.
Juego a imaginar que te convenzo, que me abrazas y me dices que me quieres y que nunca te irás.
Pero se que no está pasando. No está pasando.
Tu risa.
Tu risa era el aliento de vida que me daba fuerzas para seguir adelante, no me quedará más que un eco difuso, oculto entre las sombras del dormitorio.
No me atreveré a encender las luces, no quiero ver las maletas sobre la cama. Tanto amor para sufrir, me parece un despilfarro absurdo de hermosas palabras y buenos momentos.
Temo tu reacción si me encuentras así, por eso doy mil rodeos antes de enfrentarme a tus ojos, a tu boca, a las curvas de tu cuerpo que siempre acaricie temblando, como un niño asustado, como una virgen al descubrir lo profundo, lo anhelado.
Soy un cobarde, tengo miedo de abrazarte.
Temo el contacto, porque ha de romperse en algún momento de la noche y puede que tu tampoco duermas. Puede que de espaldas a mi, con los ojos abiertos en la tétrica calma del alba, adivines que no has de volver y con una lágrima espesa y cálida, me rompas el alma.
Soy incapaz de atinar con la llave.
La puerta que giraba siempre danzarina sobre sus goznes, se resiste hoy a franquearme el paso, como si con un susurro de madera y carcoma me dijera "no entres, ya ha decidido".
Puerta que no puedes impedir que siga mi camino, no eres madre ni amiga, no eres nada para mi, solo otro montón de sueños comidos por la termita y la humedad.
Me presta su ayuda solícita el deseo de acabar con todo cuanto antes, de precipitar el desenlace de unos acontecimientos cruelmente trazados por el fatum.
Se que estás en casa, aunque todo está en silencio y no hay una sola luz, siento tu presencia, que me cautiva y me transporta a días más felices, en los que no existía más lugar que el que habitábamos juntos o el que soñábamos con descubrir.
Duermes sobre la cama sin deshacer apenas, tan hermosa en tu desnudez que me atenazan las lágrimas la garganta y no acierto casi a pronunciar tu nombre.
Sobre la mesilla de noche, junto al reloj que te regalé en tu último cumpleaños, un billete de avión, solo de ida.
Me desvisto en silencio, procurando no romper la armonía de tu respiración y quisiera conservar siempre esta imagen.
Con muchísimo cuidado te beso en la nuca y me acuesto junto a ti.
Es tanto el dolor que no puedo contener el llanto, cuando su mano se traslada suavemente hasta mis labios y en voz muy queda, oigo unas palabras rompiendo el sonido de mi angustia, exclamadas casi en un suspiro, "donde tu estés, yo siempre estaré contigo".
Solo puedo intentar pronunciar un te quiero, que se pierde poco a poco en la ilusión de una noche que se muere.




Hoy has terminado de partir de mi vida, y espero que seas al menos tan feliz como lo soy yo.
Te deseo lo mejor...pese a todo.
Suerte, "paleo".

jueves, 26 de noviembre de 2009

Hasta los tobillos



Zapatero ha comentado esta mañana al periódico "El mundo" que ante el ataque coordinado contra el tribunal constitucional que han realizado doce editoriales catalanes, el siente "respeto".
Y esa es la táctica continua de este blandi-blug que tenemos por presidente del gobierno español, la bajada de pantalones.
Menos talante y menos querer quedar bien con todo el mundo, que luego pasa lo que pasa, que al bajarte tanto los pantalones, la gente termina por metértela continuamente.
Y yo no pretendo que seas un borde de declaraciones incendiarias y payasiles (rollo Berlusconi o Aznar), solo me gustaría que dejes de ir de Bambi por el mundo, que esto es como con las chicas, te explico:
está el típico tío, sensible y buenecin que siempre tiene un si en la boca, y que como mucho, se hartará de pagar fantas y de ser "el mejor amigo" de bastantes aprovechadas, y luego, el malote de aspecto(que después puede ser una bellísima persona) pero que a simple vista resulta más interesante y menos complaciente, y que se harta de follar.
Hazme caso, que durante una temporada de mi vida, el prsidente de fanta le estuvo poniendo mi nombre a todos sus sobrinos.
De vez en cuando mola estar del otro lado, presidente, que es mejor dar que recibir.
A esta pandilla de sinvergüenzas, que solo reivindican su españolidad para mamar de la teta de la madre patria, hay que tratarlos como se merecen, educada y correctamente, pero colocándote a su espalda y bajándoles con ternura los pantalones, preparado para clavar una hermosa pica en "Flandes" o en Barcelona, o en donde haga falta,vive Dios, que no vale con parecer un presidente(o un hombre) también hay que serlo.
Ten claro, que entre otros, me estás representando a mi, y me da Vergüenza.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

La del pirata es la vida mejor.



"La del pirata es la vida mejor,
no tiene comparación,
vivimos borrachos,
y somos muy machos,
y no nos importa la vida"

Así cantaban los piratas bajo el mando del "Capitán Garfio" en la versión animada de Peter Pan, que rodó Walt Disney.
Eran unos piratas tontolones y semi buenos, de cuerpos orangutanados y dientes impolutos, que pasaban el día persiguiendo al niño eterno de un lado a otro de "nunca jamás".
Supongo que "Garfio", no tenía un bufete de abogados en Londres gestionando el pago del rescate por el secuestro de la princesa india, pero claro, Disney tampoco quiso meterse demasiado con el tema (como cuando se rueda en España una película sobre ETA), no fuera que luego alguien tomase represalias.
Personalmente, me quedo con "El temible burlón", aquella fabulosa peli de piratas, donde Burt Lancaster despliega todas sus habilidades en el trapecio camuflado a base de trinquetes y mayores y donde los piratas son unos caballeros valientes y románticos, que debido a su rebeldía frente al sistema (opresor e injusto) se ven abocados a una vida al margen de una ley absolutamente despótica y cruel y empujados a una serie de aventuras que todos hubiesemos querido vivir en nuestras propias carnes, para al final, besar a la chica (o al mono tití, que cada uno tiene sus gustos y ahí yo no me meto).
Desde luego nada que ver, con esa pandilla de adolescentes empapados en heroína y provistos de Kalashnikov, que bajo las órdenes de elegantes empresarios y mercenarios con amplia experiencia en todo tipo de conflictos, se dedican a poner proa en sus barcazas contra cualquier embarcación que aún tenga cojones a faenar en sus costas.
Y otra cosa no, pero a los españoles (y lo siento amiguitos, pero si, los vascos sois españoles)lo que nos sobra a falta de otras muchas cosas son cojones.
Y ahí están los atuneros vascos, jugandose el pellejo a sabiendas de que en cualquier momento, un quinceañero con lanzagranadas y sable de abordaje, puede trepar por el mascarón de proa, con el cuchillo entre los dientes y un deseo incontrolado por tener aire acondicionado y comprarle a su madre un lavaplatos, y lo que es mucho peor, deseando también, el poderse costear por lo menos tres esposas( insensato, eso son por lo menos tres suegras...aunque bien mirado también son, por lo menos tres polvetes al mes).
Y luego todo son carreras por cubierta y "hostias Patxi...que se va a liar".
A partir de ahí demosle un fuerte aplauso a los miembros de gobierno y oposición, a los primeros por una nefasta gestión de la situación, que ha desembocado en el consabido pago del millonario rescate, y que encima lo han presentado como un triunfo diplomático y de negociación del simpático y talantoso Zapatero.
a los segundos, por aprovechar cualquier situación de crisis para en lugar de arrimar el hombro, sembrar más crispación y nerviosismo, entre la ciudadania, los piratas y el espíritu de Arana.
Al final, los pescadores vuelven a casa, sus mujeres, las verdaderas heroínas de esta historia, que en ningún momento se han dejado mangonear por esta caterva de politicuchos de mierda, se están probando los vestidos más ajustados y la lencería más mínima que han encontrado en los comercios de Bermeo, dispuestas a resarcir a sus hombres de los cuarenta días de infierno.
Y casi todos contentos.
A partir de ahora, en vez de ofrecer a la armada Española, como garante de la seguridad de la flota pesquera, estos meapilas se dedican a despilfarrar dinero en formación de seguratas de abordo, que tendrán que costearse los armadores que quieran mandar sus naves tras los bancos de atunes.
Luego esos sí,los barcos de guerra españoles, se oxidarán en los puertos, y nuestros infantes de marina matarán las horas muertas jugando a rescatar rehenes en la "play station".
Que mundo este.
Yo por si acaso, este año me estoy replanteando lo del descenso del Sella.

viernes, 13 de noviembre de 2009

En un lugar de La mancha.



Hay que ver que mal van las cosas, cuando ya hasta los chavales necesitan que la administración imparta cursos formativos, para hacerse pajas.
Joder...mu malita debe estar la cosa.
Puede que la humanidad esté en pleno proceso involutivo.
Vamos a ver, una cosa es lo que me decían a mi los curas en el cole, que me iba a quedar ciego (coño!! es verdad que me pusieron gafas a los trece) que me iba a llenar de granos (esa es explicación de base más científica que un jesuita podía aportar sobre el acné juvenil) aunque bien mirado, supongo que la revolución hormonal, el embutido y el chocolate aportaron su "granito" (véase cuanto ingenio...que bien traído) al respecto.
Otra cosa es que ahora, solo falta que llegué un técnico cualificado de la conserjería de salud, o de paridad, o de alguna otra mamarrachada y le saque la colita a los alumnos de 4ºa, (eso sí, en orden alfabético sin hacer distingos de clase, credo o tamaño) y les zumbe la campanilla hasta que los muchachos aprueben todas.
Y yo repitiendo cursos en la intimidad de mi cuarto de baño.
Si es algo, aparte de absurdo, es terriblemente injusto y que sepáis que escribo estas lineas desde la más horrorosa de las envidias.
A mi me amenazaban con el infierno, y ahora a los críos les explican como sacarle un mayor partido a sus "mangueritas de la alegría".
Me pregunto si se podrá ir de oyente.
También me pregunto si no podrían emplear los 14000 eurazos que se han gastado en los folletos( hay que risa: folle-tos) en algo del estilo "ayudemos a unas pocas familias que ya no tienen ni la prestación por desempleo".
Señores políticos, les recomiendo el "penhouse", encierrense en sus cuartos de baño, unos cuantos añitos y dejen ya de hacer el gilipollas.

Emocionado y agradecido!!!!



Ah no...estresado y deprimmido.
Así es como declara encontrarse este fulanazo, y eso es lo que alega para eludir la extradición.
Estresado y deprimido.
Al final va a resultar que es un cachondo mental.
Aunque yo lo que realmente pienso, es que es un auténtico hijo de puta sin escrúpulos y sin conciencia, que se agarra con uñas y dientes a los absurdos recovecos de una justicia que se muestra incomprensiblemente permisiva con él.
Estresado y deprimido...pero que huevazos.
Vamos a ver si hay una justicia divina, o poética o cósmica, o cualquier otro tipo de justicia más eficaz y con un poco de suerte, pisa una piel de plátano, resbala y cae, y se desnuca.
Entonces yo estaría, emocionado y agradecido.