Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y tras abandonar el dormitorio, encendió un pitillo con el Zippo. Se deleitó con la primera calada, disf...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

sábado, 21 de julio de 2018

Momentos

De repente, un día te descubres sonriendo y disfrutando de momentos que creías que no volverías a vivir. Y los vives. Y sonríes y te sientes tan feliz que te asusta pensar como se lo cobrará el destino. Entonces respiras hondo y te concentras en llevar el ritmo desde el pecho hasta los pies y en las miradas de los amigos que te acompañan y que han decidido unir sus corazones al tuyo para hacer fuerza contra lo que tenga que venir. Y lo que viene es otra canción maravillosa que te recorre la espina dorsal con cada nota y te reafirma en que hay tanto bonito esperándote, que no vas a renunciar a ello por temor a lo malo con lo que te puedas cruzar. Desgraciadamente es inevitable encontrarte con situaciones y personas desagradables acechando en las sombras, pero por fortuna habrá sonrisas iluminando los rincones más oscuros para que pases sin miedo y no vuelvas a tropezar.
Y desde unos enormes ojos verdes te dicen que la noche es preciosa y la compañía inmejorable y desearías que ese momento no terminase nunca. Y te das cuenta de que compartes un concierto más, un vino más y un abrazo más, con un amigo que lo es desde que apenas sabías lo que significaba realmente ese término. Por muchas vueltas que de la vida, aquellos por los que morirías y por los que matarías siguen cerrando filas junto a ti y eso te reconforta y te enorgullece, porque quiere decir que algo estás haciendo bien.
Cuando piensas en lo asustado y escondido que has estado y en lo genial que es aplaudir tras un concierto que te ha sacudido el alma por completo, invocas a quien sea el que maneja los hilos y le agradeces haberte permitido conocer a quien ha puesto en tus manos una taza de café cargada de simbolismo y de buenos deseos y a quien le ha acompañado hasta ti. Y al ver que a tu lado, alguien con quien compartes algo más que el apellido ha encontrado el amor junto a una mujer maravillosa, deduces que efectivamente todo termina llegando, incluso lo bueno. Solo hay que buscarlo, por muy bien oculto que esté en la montaña más alta y más lejana. Pero el premio merece la escalada y lo he encontrado y me aguarda en la cima con una mirada cómplice.
La vida son momentos. Los hay espantosos, pero momentos como estos de los que hoy hablo compensan con creces todo y te hacen seguir levantándote cada mañana. 
Tenemos el mismo derecho a tropezar, que a levantarnos y seguir en la carrera.  El mismo derecho a temer que a desear y el mismo derecho a perder que a ganar. Pero ganemos.
 La victoria es mucho más dulce y recoger el premio y dedicarlo a las personas amadas, es el sueño de todos los que apostamos por la vida. 

No hay comentarios: