Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explica...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

martes, 12 de septiembre de 2017

On guard

Lo había intentado evitar por todos los medios, Dios lo sabe pero las cosas se torcieron y al final no hubo más remedio que cruzar los aceros.
Prudente y sabedor de que una mala estocada podría llevarlo al hoyo, Dumas se esmeró al vestirse para el duelo. Procuró eso si, llevar ropa que le permitiese cierta soltura de movimientos, pues no todo en este mundo es vivir rápido, morir joven y tener un hermoso cadáver. Nunca fue un esclavo de las modas pero lo que si que tenía muy claro es que en la pequeña ciudad en la que residía, los mentideros públicos se harían eco de todos y cada uno de los detalles del duelo y del aspecto de los contendientes y, las lenguas viperinas que todo lo adornan y exageran, harían astillas y no solo leña, del árbol caído.
El azul y el negro siempre fueron colores con los que se sintió muy cómodo por lo que eligió unas calzas y un jubón tan negros como el alma de su contrincante. Ató sobre la nuca su largo cabello rubio, con un lazo de idéntico color e introdujo un afilado cuchillo en su bota derecha y el sable que heredó de su padre en la vaina que colgaba del cinturón, en el que también portaba una pistola francesa de perrillos, cargada y lista por si las cosas se complicaban en exceso.
El sable de su padre era de un formidable acero toledano, con guarda española y una piedra preciosa incrustada en el pomo. Cuantas veces siendo un niño, le había ayudado a afilarlo a la perfección con una piedra comprada al maestro herrero, con el que ya habiéndose ganado Dumas el que lo llamasen hombre, había luchado espalda con espalda en tierras italianas.
Aquel herrero había servido en el mismo regimiento que su padre hasta que ambos fueron licenciados con honores. Al crecer, su padre accedió a llevarse a Dumas con él a la campaña de Nápoles y allí lo enseñaron a curtirse en la batalla y en los burdeles de la ciudad. 
Dumas, a fuerza de necesitarlo por supervivencia, se convirtió en un maestro en el arte de la esgrima pero no esa esgrima de salón que practican los franceses, sino esa lucha a muerte en la que todo vale y, en la que los dos metros de acero toledano se convierten en en indicador de la distancia que nadie debiera rebasar, so pena de llevarse los veinticinco centímetros de la hoja de su ligero y afilado cuchillo, clavados en el pecho o en el cráneo.
Este duelo sería un duelo tabernario, muy español. Sin necesidad de testigos ni padrinos, solo de agallas y de la suficiente arrogancia como para no permitir traicionar la palabra empeñada y el honor de caballero.
Cuando llegó al Campo Grande, campo de Marte de su ciudad, desmontó el caballo, lo ató al torco de un árbol y se encaminó hacia la Fuente de la fama, lugar elegido para el encuentro. Como había previsto le tocó esperar unos minutos hasta que vio aparecer la silueta altiva y pomposa del hombre que lo había retado. También como había previsto, su oponente no llegó solo. La  enfermiza megalomanía que este sufría, el ansia desmesurada de gloria y la necesidad de impresionar a cuantos le rodearan, hombres o mujeres, habían hecho de aquello prácticamente una merienda campestre. Mejor. Así habría testigos de que el valiente solo es valiente, hasta que el cobarde ha querido.
Cuando de forma teatral e incluso ridícula, el otro duelista, el popular y populista Satiem, gritó "On guard" y flexionó las rodillas desenvainando su acero (seguramente virgen, por que este era el típico personajillo petulante y traicionero acostumbrado a que otros matasen en su nombre), Dumas decidió terminar lo más rápido posible con aquella farsa y adelantó la pierna derecha, cargando contra aquel fantoche con una estocada de tal vigor que al no esperarlo su contrincante pues lo tenía por un débil y sensiblero galán, lo desarmó en el acto. 
Por caridad cristiana no le permitió demasiado tiempo implorar piedad y humillarse, clavándole en la cabeza el cuchillo que extrajo de la bota, según Satiem se arrodilló ante él y se agarró a sus piernas con el rostro bañado en inútiles lágrimas. 
Una de las damas que se  habían personado allí, al  haberla convencido el presuntuoso finado de que Dumas no reuniría el valor suficiente y no osaría acudir a la cita, se desvaneció  yendo a caer de espaldas al agua del vecino estanque al ver a Dumas despegar trocitos de masa encefálica de la hoja de su cuchillo.
Dumas no disimuló la carcajada al ver aquel desmayo de folletín, cosa que le costó críticas a su galantería en los mentideros públicos vallisoletanos.
La historia del duelo entre aquel soldadito de aspecto dulce y de honrado apellido y el afamado personaje provinciano, cuyo única habilidad había sido la de saber siempre a que árbol arrimarse; pasó de boca en boca aumentando en cada nueva versión, el número de segundos del lance hasta llegar a convertirlo en un combate a muerte de varios asaltos, en el que Dumas había aprovechado un traspiés de Satiem y le había ajusticiado cobardemente.
Pasa siempre: Así se escribe la historia.

No hay comentarios: