Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

sábado, 19 de agosto de 2017

Pecho blasonado.

Fueron tiempos de noches bandoleras, tiempos en los que tu y yo encontramos la forma de ir siempre al compás. Pero aquellos tiempos pasaron y ahora, son otras las palmas que te ponen a bailar.
Pero me da igual, porque era algo que siempre tuvimos muy claro los dos, yo no era el elegido para hacerte feliz y no sabes cuanto me alegro de tu buen ojo y tu acierto para encontrar al afortunado.
Y cada vez que te veo me regalas una sonrisa, un abrazo y, un recuerdo de aquellos tiempos donde "Los delincuentes" acompañaban nuestras andanzas y nuestras ganas de comernos la vida sin necesidad de protector gástrico alguno; en todo caso de un gin tonic digestivo y refrescante.
Siempre nos quedará Valladolid y siempre recordaré aquella semana del Teatro y las artes de calle en la que descubrimos que seríamos amigos el resto de nuestras vidas.
Tu eras preciosa, casi tan bonita como en la actualidad y yo era joven, casi tan joven como quisiera ser hoy. Recorrímos la ciudad de un lado a otro disfrutando de cuanto espectáculo encontramos a nuestro paso y participamos de ellos en la medida de lo posible.
Cientos de artistas llenaban las calles de esta ciudad condenada a vivir el eterno tópico de la frialdad y los extremos pero la nota de color más hermosa, la ponían las decenas de miles de personas que durante esa semana olvidaron que Valladolid era en realidad una ciudad de provincias en Castilla la vieja y, la convirtieron en la mezcla perfecta entre Granada y Barcelona, haciendo de la miscelánea y la fusión, un estandarte bajo el que desafiar a las huestes enemigas que siempre señalan con el dedo.
Yo tocaba el djembe, el cajón flamenco y la darbuka, sobre cualquier barra donde hacernos con una caña fresquita e incluso con un "cachi" de cerveza, con el que apagar el fuego del cansancio y engañar a las secuelas de más de una noche sin dormir.
Nos divertíamos de forma amable e inocente, haciendo de la música una seña de identidad y de la ilusión, la prenda con la que protegernos del sol de mayo que en esa ocasión, llegó más florido y hermoso que ningún otro año. Fuiste, eres y serás, la rosa más bonita y delicada que aromatiza los días grises con su fragancia.
Bailamos, reímos y bebimos hasta que el estómago nos advirtió de que debíamos arrojar algo al depósito, sino queríamos quedarnos tirados en medio del trayecto. Y entonces tuve la lucidez para generar sinergias entre tu y la mujer de los ojos más verdes que me han mirado nunca. Y nos invitó a comer con ella. Y durante unos minutos maravillosos, compartí mesa, delicias y cariño con dos de las almas que sé que siempre me enriqecerán, aportando cariño y fortaleza a la mía.
Con el café de media tarde tuve que decirte hasta luego, porque jamás te diré adiós. Me abrazaste y me besaste y en tus preciosos ojos azules pude descifrar el secreto para estar siempre juntos aunque nos separasen cientos de kilómetros, de circunstancias insalvables y de promesas de amor  eterno  entregadas a terceras personas.Era algo tan obvio que por unos segundos me maldije por no haberlo sabido ver a tiempo. Me querías y te quería, me quieres y te quiero pero de esa forma que nada tiene que ver con lo que abarrota salas de cine o páginas de novelas rosas. El nuestro es un amor que bebe de la fuente de la amistad más sincera. Han pasado más de quince años desde aquel T.A.C, muchas mujeres y demasiadas mentiras y decepciones pero tu y el afortunado hombre al que entregaste la porción más grande de tu corazón, habéis permanecido junto a mi en el interior de mi alma y, en esa especie de cajón de sastre en el que se ha convertido mi dañado cerebro. Os ganasteis vuestro lugar allí por derecho y cada vez que volvemos a cruzar las miradas, me obsequias con un recuerdo de aquellos divinos tiempos pasados.
Por eso tengo cada vez más claro que hay imágenes que no se pierden nunca, porque se graban a fuego con el hierro del sentimiento más profundo.
Dentro de mi pecho, llevo el escudo con vuestras iniciales blasonado con un sol en esmalte dorado sobre banda  verde esperanza.

viernes, 18 de agosto de 2017

A las cinco en punto de la tarde

Esta entrada se la dedico con todo el cariño y con el abrazo más grande y cálido posible desde la distancia a Elena, Zeroide, Olga, Isaac y todos las personas que me leen desde Barcelona.
Fuerza y honor.

El agosto en Barcelona es mucho más soportable que en otros lugares donde Khaled ha vivido. Aquí corre una brisa mediterranea que atenúa las temperaturas estivales y que hacen que su trabajo en el puerto resulte incluso agradable.
Khaled lleva menos de un año viviendo en la ciudad condal y llegó a ella como otros tantos, huyendo de la barbarie de los que dicen actuar en nombre de un Dios y una religión que nada tienen que ver con sus atroces acciones.
Llegar no fue fácil en absoluto y Khaled perdió demasiado por el camino, incluso a su hija de tres años, que no pudo agarrarse bien a sus hermano mayor, cuando una ola sacudió con fuerza la patera en alta mar. El Mediterráno se ha convertido en una inmensa y poblada fosa común donde de vez en cuando algún apesadumbrado refugiado se acerca a arrojar flores y lágrimas en memoria de los suyos.
Cuando consiguió llegar a Barcelona, los miembros de una ONG le ayudaron a instalarse junto a su mujer y su hijo Yusuf, de siete años. También le consiguieron un trabajo temporal en el puerto de la ciudad, colaborando en las tareas de limpieza de los pantalanes donde atracan las embarcaciones de recreo. Lo que iba a ser un contrato de pocas semanas, se ha convertido en un contrato indefinido, dada la satisfacción de los jefes con su esfuerzo diario y al fin ha conseguido alquilar un pequeño piso destartalado en un barrio de la ciudad y ha instalado a su familia en él. Yusuf ha sido escolarizado por los servicios sociales de la Generalitat y este mismo septiembre comenzará el curso en un colegio público cerca del nuevo hogar.
La vida parece sonreirlos al fin, después de tanta angustia y tanta muerte.
Abandonaron Siria al ver que cada día aumentaba la locura y la sinrazón y que se comenzaba a ajusticiar a pacíficos ciudadanos acusados por los radicales de las estupideces más injustificables.
Khaled dejó allí la casa que heredó de sus padres y su profesión como profesor de formación profesional en la rama de electricidad. También dejó sus amigos, sus recuerdos y sus ilusiones de un futuro feliz junto a su amada esposa y sus hijos. Pero en Barcelona había recibido una segunda oportunidad y pensaba aprovecharla.
A as cinco en punto de la tarde, sonó la sirena que anunciaba el fin de la jornada laboral y se apresuró a salir en busca del bus urbano que lo dejaría en la rambla de Cataluña, donde habría quedado con Ruth y con Yusuf para dar un paseo y tomar un helado.
Eran las cinco y veinte cuando divisó entre la multitud de turistas a su mujer que llevaba a Yusuf cogido de la mano para evitar que se extraviase entre el gentío que pululaba por las ramblas como cada tarde de verano.
Khaled se encaminó hacía a ellos sonriendo y pensando en lo bonita que está Ruth vestida de blanco. En el instante en el que se detuvo frente a un semáforo, vio venir una furgoneta blanca a velocidad excesiva que hizo caso omiso de las señales. Entonces comenzó la pesadilla.

lunes, 14 de agosto de 2017

Una yegua para el último viaje.

Cuando Megara extrajo el acero del vientre del legionario romano a quien acababa de atravesar de parte a parte, defendiendo a su pueblo del asedio de las tropas que envió Pompeyo, no pudo esquivar  la jabalina que arrojó con fuerza y excelente puntería un decurión de sangre cartaginesa,  alcanzándolo en el pecho y  traspasando su delgada coraza de cuero para terminar taladrándole el corazón.
El caudillo numantino cayó de espaldas sobre los centenares de cuerpos que se apilaban en los nevados campos que rodeaban la hasta ahora inexpugnable ciudad.
Al término de la refriega, cuatro guerreros  recogieron su cadaver del suelo y lo transportaron sobre un escudo hasta la orilla del Tera, donde se celebraría la ceremonia de despedida y todos entonarían cánticos sobre sus azañas.
Pero aún no había llegado su hora. Una vez lo hubieron depositado en el suelo, junto a la pila funeraria, Megara se percató de la presencia de una hermosa yegua que pastaba junto a él y antes de que nadie se diese cuenta, abandonó el lecho mortuorio y agarrándose a las crines del noble animal lo montó de un salto y lo puso al galope.  
La yegua lo sacó de su propio funeral y lo llevó hasta un lugar donde todo parecía en paz. Era un valle de verde vegetación situado entre un río y un macizo montañoso. Al llegar junto al frondoso sauce que se levantaba en medio de la era central de aquel bucólico paraje, la yegua se arrodilló para que desmontase con comodidad.
Megara se percató de que en el musculoso cuello de la yegua, alguien había marcado un nombre a fuego, Epona.
Megara lo entendió en el acto. Como rezaba la creencia de su pueblo,la yegua Epona lo había trasladado hasta el paraíso que le tenían reservado los dioses para que viviese para siempre.
El congelado aire íbero hizo que recordase que tan solo lo cubría una túnica blanca y sintió frío. Entonces se percató del humo de lo que debía de ser una hoguera y en efecto, tras andar unos cuantos pasos y adentrarse en aquel paraje, descubrió a un grupo de hombres y de mujeres que se calentaban junto al fuego y que estaban asando tiras de carne sobre las brasas reservadas de la hoguera para tal fin. Aquellos que antes que él, se habían ganado el paraíso, lo recibieron con cariño y respeto y en el acto se sintió uno más de aquella pequeña y selecta comunidad. La bella y simpática mujer que hacia las veces de líder, le presentó rápidamente a todos, comenzando por su propio esposo,un amable numantino que se esmeraba en que la carne para la cena estuviese en su punto. Megara saludo cortesmente, llevándose la mano al lugar donde otrora latiese su corazón e inclinando al cabeza en señal de obediencia y respeto a los designios de la diosa Ataecina y de Vaelico y el resto de los dioses.
Aquella comunidad, estaba compuesta por miembros de diferentes núcleos familiares entre los que pudo apreciar que los hombres debían de haber sido guerreros de gran valentía y, las mujeres hermosas doncellas de corazón resuelto y caracter fuerte. Había también un bardo vikingo que debió llegar hasta el río que delimitaba el lado norte del paraje, equivocando la travesía hasta su walhala y recayó allí permitiéndosele  vivir junto a los demás, en el interior del castro construido por los bravos numantinos. Estos  respetaron una hegemonía constructiva, en la que la piedra y la madera, eran los únicos materiales con los que levantaron las viviendas.
Sin duda un lugar tan especial, tan hermoso y tan bien provisto de todo lo que un hombre necesitaba para ser feliz, era el paraíso prometido por los sacerdotes y las sacerdotisas antes de entrar en combate.
Tres  amables y acogedoras hermanas, tan hermosas como distintas entres si, que habían llegado allí junto a su madre siguiendo  la senda que marcó su padre, le explicaron que todos consideraban ese castro como un espejo de sus vidas pasadas. Este nuevo hogar era un espejo limpio y bruñido, carente de desgracia y de tristeza, de envidia y de odio,  por lo que la comunidad había decidido llamar al castro, Specchio Tero. 
Megara supo que sería eternamente feliz y aceptando el cuerno con vino de su propia cosecha, que le ofreció un numantino de larga y poblada barba, bebió un trago que le calentó y le alegró el espíritu y el alma.


miércoles, 9 de agosto de 2017

Pirómano practicante

Necesito un pecho ignífugo para albergar este condenado músculo  incandescente, que no cesa de acumular grados centígrados y de quemar lo que me queda de alma. Estoy harto de vivir abrasando el entorno con la lava de mis lágrimas y cubriendo de cenizas los recuerdos de viejas historias de amor, de mujeres que me juré no olvidar nunca y de noches de pasión que se convirtieron en una noche más.
Siento algo dentro que me quema y me da miedo pero no es ninguna amante de fuego; es este puto corazón defectuoso, que experimenta la más salvaje combustión espontánea, cada vez que una mujer me susurra al oído que me quiere, mientras me acaricia la nuca o el pecho.
Y lo peor de todo es cuando siento que ya no hace calor dentro de mi. Cuando ni tan siquiera necesito quitarme la chupa de cuero al reconocer su rostro entre la muchedumbre, cuando todas las sonrisas con las que me cruzo me dejan helado. Está claro que de alguna manera, necesito que el volcán de mis sentimientos entre en erupción y sufrir lo indecible y sonreir al ver como la piel se va llenando de ampollas y de quemaduras de amor de tercer grado.
Igual es que soy algo más que un apasionado de lo vivido contigo. Igual soy algún tipo de enfermo o de monstruo que necesita, disfruta y se alimenta de las llamas.
En cualquier caso no lo entiendo, no me entiendo, no  lo entienden, no me entienden.
¿Y ahora qué? Ahora volveré a llenar folios con versos y textos altamente inflamables y  potencialmente peligrosos.
No sé porqué coño tuviste que mostrarme lo que era esto. Porqué tuviste que descubrirme lo que se experimenta al amar de verdad y al sentirse amado. No sé porqué al tomarte por primera vez, sentí que besaba a Dios en los labios, convirtiéndome en un adepto a tu doctrina y a tus enseñanzas, en un devoto de tu cuerpo desnudo, en un convencido creyente de la única verdad que le daba sentido a mi vida.  No sé porqué coño me bautizaste en tus húmedos recovecos, para luego marcharte y hacerme renegar de ti.
Pero te me apareces una y otra vez en el cuerpo y en la boca de otras mujeres, devolviéndome la fe.
Te amo y te odio. Te echo de menos y no quiero volver a verte nunca. 
Añoro tu magma. Añoro alcanzar el punto de ebullición y convertirme en vapor de ti mientras te desnudo.
Por favor, no dejes que se me congele el pecho.

sábado, 5 de agosto de 2017

Señales

La agente Muñóz puso un folio con membrete oficial en la máquina de escribir y se dispuso a tomar declaración a la denunciante. Nunca le gustaron los ordenadores  aunque sabe que la suerte de su vieja Olivetti es la crónica de una muerte anunciada.
Para quitarle frialdad y dureza al momento, extrajo un smint de menta del envase y se lo ofreció a la nerviosa mujer que se sentaba frente a ella tratando de contener las lágrimas. La agente Muñoz no tenía aún demasiado claro si ese llanto inminente se debía a la situación, o al dolor que le producían las heridas que seguramente le dejarían señales de por vida en el rostro. Y en el alma.
-Cuando usted quiera, señora Brontecha. No tenemos ninguna prisa. Tómese su tiempo y procure no olvidar ningún detalle, por nimio que le parezca. Tenga en cuenta que está será su declaración oficial a efectos legales. Pero no se preocupe. Estad usted a salvo y entre amigos y a partir de ahora, nadie volverá a hacerle daño. Empiece por el principio.-
La señora Brontecha pidió permiso para fumar y al serle concedido, encendió un cigarrillo, evidenciando aun más su estado de nervios con el temblor de las manos y del pitillo entre los labios,
-No es la primera vez que me pega pero nunca se le había ido tanto la mano y además siempre se había disculpado en el acto, rompiendo a llorar de inmediato y jurándome que no lo volvería a hacer, que no sabía lo que le había pasado para llegar a golpearme y todo eso.-
-Claro, claro. Típico- dijo la agente Muñóz.
-Mi marido nunca fue de los malos, simplemente la vida no se portó bien con él.-
- La vida no es fácil para nadie, señora Brontecha. Eso no es excusa para hacer daño a la persona que supuestamente se ama. Si todos los hombres que pierden el empleo, que no consiguen sus aspiraciones, que fracasan en los negocios o que tienen que despedirse de seres queridos pegasen a sus parejas, no habría espacio en las cárceles para tantos presos.-
-Ya, eso es verdad- balbuceó la demandante- pero mi César siempre me quiso, de eso no me cabe duda. Lo que pasa es que tiene un problema con los canutos y a veces fuma tantos que pierde el control. Unas veces le da por reírse de todo y por ver la vida de color de rosa y otras, cada vez más, se pone como un histérico y le encuentra lo malo a todo.-
-¿Habia fumado cannabis o bebido alcohol esta mañana antes de los hechos?-
-Si, como todas las mañanas. Cuando se despierta y mientras sale el café, se prepara su primer porro.-
-Haremos constar que estaba bajo los efectos del cannabis y que es consumidor habitual. Lo que me preocupa es que si encuentra un buen abogado, intentarán utilizar esto como eximente. Pero cuando el juez o la jueza que lleve el caso, vea los informes médicos, no creo que vaya a ser demasiado clemente con él. Los puñetazos y bofetones son una cosa despreciable de por si pero el haberle pateado la tripa en su estado y jugando con la vida del feto, lo presenta como el monstruo que es. Gracias a Dios los vecinos nos llamaron a tiempo y el doctor que le ha realizado las exploraciones y las pruebas de todo tipo en urgencias, ha descartado ningún mal en el niño. Es usted una mujer muy valiente y muy dura. Esa fractura de las dos primeras falanges del dedo meñique en la mano derecha, es el resultado de haber tratado de proteger a su hijo intentando detener las patadas.- La agente Muñóz, con disimulo,  se fijó un poco mejor en la señora Brontecha. Era una mujer realmente atractiva y de apariencia frágil pero con los redaños suficientes para haber hecho frente a su maltratador y para no dudar en interponer la denuncia. Esto último por desgracia no es muy habitual y al final, tanto va el cántaro a la fuente... Cada día aparece una nueva víctima de violencia de género en España y el maltrato se ha convertido en la pandemia del sigo XXI.
-Cuando le dije que mis padres querían que el pequeño naciese allí, en León, casi le da un ataque. Comenzó a insultarme y a insultar a mi familia,que siempre lo ha tratado como a uno más y arremetió con todos, uno por uno. Cuando le tocó el turno a mi hermana gemela y comenzó a decir que era una puta, lo mandé callar y entonces me pegó el primer puñetazo. Mi error fue devolvérselo con tanta rabia que le hice perder el equilibrio durante un segundo y eso fue la gota que colmó el vaso.-
-Entre usted y yo, señora Brontecha, ojala le hubiese roto el tabique y le hubiese marcado de por vida también a él.- La agente Muñóz se dió cuenta en el acto de que debía guardarse esas opiniones para si misma pero se justificó interiormente pensando que era nueva en este destino y que ella provenía de una unidad operativa en el barrio más chungo de su Sevilla natal, donde las mujeres han tenido que aprender a pelear con las manos, con objetos contundentes y con armas blancas para que sus maridos, sus chulos o sus camellos y clientes, no terminen rajándolas a la primera de cambio.
-En cuanto recobró el equilibrio los gritos, los insultos y los golpes subieron de intensidad y al caer del cabezazo que me dió en la ceja, tuve que hacerme una bola en el suelo para que no me reventase la tripa a patadas. Estuvo golpeándome hasta que sus compañeros llamaron a la puerta y por lo histérico de mis gritos y mis lloros, sé que sino llega a abrirlos, hubiesen echado la puerta abajo.-
-No lo dude, señora Brontecha. Ni una más. Basta ya. En el cuerpo tenemos muy claro que se van a acabar las contemplaciones y que a todos esos que matan a sus parejas y luego se suicidan, les ofreceremos la posibilidad de que se suiciden antes de asesinar a nadie. Vamos a ver si entre todos, policías, jueces, políticos, periodistas y demás, conseguimos de una vez que esta barbarie comience a remitir.-
La agente Muñóz fechó , selló y firmó la declaración de la señora Brontecha, le pidió que estampase su rúbrica bajo a su nombre competo y su número  de D.N.I y tras comprobar que todo estaba correcto, hizo tres copias y le entrego una.
Al despedirse de la señora Brontecha, tuvo que afinar a la hora de darle los dos besos de rigor en las mejillas, pues entre vendajes y puntos de sutura en cejas, nariz, labios y pómulos, la pobre parecía el Ecce Homo de Borja, después de la famosa y tan bien intencionada como desafortunada restauración.
Al poner la denuncia, la mujer que prestaba declaración se había ido envalentonando y había tomado conciencia real de los hechos y de su derecho a ser feliz y a no soportar los golpes de nadie. Un día más, la agente Muñóz se fue a casa con la satisfacción del deber cumplido.

miércoles, 2 de agosto de 2017

La entrada a tu historia

La rubia y elegante mujer que llegó a la taberna del puerto de Barcelona acompañada de un hombre de mirada huidiza y esquiva, se acercó a la barra y pidió una botella de vino del Penedés y dos vasos. Cuando la tabernera sirvió lo que le había pedido, pagó con una moneda de plata que sacó del minúsculo bolso que llevaba colgado del brazo y, con un gesto de elegancia, encendió un  cigarrillo americano con filtro y aspiró con delicadeza y clase una primera calada tan profunda e intensa como su mirada.
El hombre que había entrado con ella se encargó de servir el vino en los vasos y cuando ella exhaló el humo, le entregó uno de ellos y alzó el que había tomado él, en un brindis silencioso al aire. Ella imitó su gesto manteniendo su mirada y antes de llevarse el vaso a los labios, le dedicó la más tierna y cariñosa sonrisa.
-Sabes que te quiero más que a mi vida, Elena. Y mi corazón no soporta escucharte llorar por las noches, cuando la nostalgia te atrapa y te transporta hasta la mansión de tu familia en Cantabría.-
-Mi casa estará siempre donde estés tu y  aunque a veces al caer la noche, la memoria me traiga el olor de la hiedra de la fachada del caserón  y del salitre del cercano Cantábrico, esos olores ya no me evocan los años felices y despreocupados de mi infancia,sino el día en el que mi padre decidió que no podía  amarte por haber nacido en un hogar humilde. Ese humilde hogar tuyo distaba mucho del mio, con cuadras, enormes salones con chimeneas y con amplios escalones hasta una puerta de entrada, que lejos de hacerte entrar en mi familia, se convirtieron en mi huida del hogar y en la entrada a tu historia. El único sentido de mi vida eres tu y lo mejor que he hecho a lo largo de mi existencia, ha sido renunciar a que mi felicidad y mi amor, se midan en posesiones terrenales y en nobles apellidos.-
El hasta ese momento hombre de tímido y reservado aspecto, pareció experimentar una transformación motivada por el arrebato de sinceridad de su pareja y tomándola de la mano, se arrodilló frente a ella y clavando en el bello rostro femenino, sus azules pupilas, le dijo entre suspiros,
-Elena. Aunque tu familia termine dando con nosotros y llevándome ante la justicia con cualquier pretexto, no me arredraré ante el apellido Busquets y si quieres hacerme el hombre más feliz de esta España convulsa y peligrosa,  cásate conmigo y comparte para siempre mi suerte, mi ilusión y mi corazón, que es tuyo desde el primer momento en el que cruce la mirada contigo.-
La rubia belleza de noble origen, se arrodilló frente a él y lo besó apasionadamente, entregando de esta forma su consentimiento y consiguiendo al hacerlo, que el corazón del otrora tímido enamorado, latiese desaforadamente.
En ese momento, el puerto se llenó de alboroto y ruidos de trifulca, pues una vez más, las dos Españas ocultas bajo nuevas siglas, volvían a medir fuerzas junto al Mediterraneo.