Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 3 de julio de 2017

Tócala otra vez

Amigo, estoy más que convencido de que si la interpretases tu al piano, está canción ganaría mucho. Pero esa es otra de nuestras "Canciones para una noche en vela", que algún día llevaremos a escena. Juntos otra vez tu piano y mis textos.
Siempre nos quedará París. ¡Ah, no! Siempre nos quedará pucela.
Mientras paseamos por la pista de aterrizaje del aeropuerto de Villanubla con las manos en los bolsillos de las gabardinas, no podemos evitar hablar de la de billetes de avión que hemos pagado a multitud de señoritas que decidieron marcharse con otros héroes. Víctor Lazslo se ha materializado en demasiados hombres, en demasiadas circunstancias absurdas y en un buen número de fracasos. Pero nosotros seguiremos sacrificando los recuerdos hermosos y las noches de pasión grabadas a fuego en la piel, por conseguir los salvoconductos para ellas. Hasta que demos con la mujer adecuada de la que no queramos separarnos y que no quiera tomar ningún avión sin nosotros. Ahora con tanta compañía de vuelos baratos se nos han complicado demasiado las cosas. Ya no resulta difícil romper una relación y si antes les suponía muy poco esfuerzo, de un tiempo a esta parte, parece que lo hacen hasta por diversión.
Nosotros tendremos siempre la barra de Labienpagá para sacudirnos un pelotazo mirándonos a los ojos y tratando de explicarnos el uno al otro, que coño estamos haciendo mal. Creo que nuestro problema es el de ser practicantes del amor empírico y andar siempre con la mierda esa del ensayo-error. De momento son todo errores pero seguimos ensayando y lo haremos hasta que por fin, demos con lo que buscamos.
Hace más de veinticinco años que supimos que era el comienzo de una hermosa amistad y desde entonces ¿Cuantos nombres de mujer han monopolizado nuestras conversaciones, empañado nuestros ojos y dañado nuestros hígados?. Demasiados.
Por el camino, tu te has convertido en uno de los mejores pianistas de España, apuntabas maneras y, yo sigo siendo el eterno aspirante a premio Nobel. En cualquier caso ambos hemos encontrado la forma de dar salida a nuestros sentimientos y de hacer del arte, un medio de vida.
Creo que necesitamos apurar un par de whiskies juntos y fumar un cigarrillo hasta el filtro, sonriendo de medio lado y contándonos las cicatrices del alma.
Ahora soy yo el que te pide que no te vuelvas a enamorar,que no creas sus palabras, por  hermosas que sean (las palabras y las mujeres que las pronuncien  susurrándolas en tu oído).
Ahora, soy yo el que después de echar a los soldados alemanes a la puta calle tras cantar la marsellesa o el himno del Atlético, se acercará hasta tu piano y con los ojos cargados de alcohol y lágrimas, el pecho cubierto de heridas y  la automática en la sobaquera, te pedirá sin dudarlo: TOCALA OTRA VEZ, OSCAR.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me acabo de enamorar... de tus palabras, de tu forma de expresarte. Se nota que sientes muy profundamente.
Espero que algún día alguien muy especial se cruce en tu camino, que brote y se aprecie que estáis hechos el uno al otro, para toda la vida.
Soy una romántica empedernida... (siempre lo pienso, así siento...)
Zeroide

lacantudo dijo...

El romaticismo pese a esta mierda de sociedad que lo ha convertido en un artículo de tocador obsoleto, es una virtd y no un defecto ni un síntoma de debilidad.
Me alegro muchísimo de que hayas visto lo que quiero transmitir y esta entrada, dedicada a mi amigo, el pianista internacional Oscar Lobete con el que he etenido la suerte de actuar, está escrita desde el corazón y basada en la historia de nuestra amistad, de más de 25 años, en la que ambos hemos compartido mucho sufrimiento por amor.
Siempre escribo dede el corazón o desde el alma, no sé hacerlo de otra forma y todos mis textos nacen del interior del pecho.
Habrá muchos más y espero escribir el texto que narre el día que encontré a la mujer de mi vida.