Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

miércoles, 14 de junio de 2017

Generación confusa

Un día abrió los ojos a la evidencia y al haber estado tan jodidamente confundido, decidió rebelarse.
Desde que era muy joven, ha crecido viendo en la televisión anuncios, programas de moda, de esos que llaman "del corazón" y películas y series donde las mujeres han ido perdiendo masa corporal a medida que él ha ido cumpliendo años.
¿Donde quedaron las modelos y las actrices que le acompañaban en sus deseos y "sueños pecaminosos" durante la adolescencia?
Parece ser que ahora esas curvas que le indicaron el camino a seguir en la juventud y en la madurez y que le llevaron a descubrir la felicidad en un cuerpo de mujer, han caído en desuso. 
Y se había dejado convencer por las absurdas modas y convenciones sociales, de que el modelo "palo de escoba" es el recomendado para la mujer actual. La fijación con la delgadez, con la extrema delgadez, con la ausencia de curvas, ha conseguido crear un mundo rectilíneo  plagado de muchachas enfermizas y depresivas, que al luchar contra su condición natural tratando de embutirse en una talla solo apta para niños y efebos condenan su felicidad y se pierden algunos de los mayores placeres de la vida. Pero ya está bien. Basta ya, que a suficientes horrores tienen que enfrentarse las mujeres de hoy en día atrapadas en una sociedad machista y retrógrada, donde cada día muere alguna mujer a manos del descerebrado de turno, como para encima auto castigarse por tener un pecho turgente, unas caderas hipnóticas  y un trasero llamativo.
No sabe de que forma podrá convencer al resto de los de su género de que la humanidad se está encaminando a la destrucción de la especie con esta sinrazón pero se ha propuesto hacerlo y lo hará.
Y no será fácil, porque tratando de compensar esa desigualdad en los salarios,en las responsabilidades y en los reconocimientos, los listos de turno se han sacado de la manga un montón de estupideces donde si no hablas en femenino es que no eres paritario y si requiebras elegantemente y con respeto a una mujer hermosa, eres poco menos que un acosador y un pervertido.
De momento, comenzará por su entorno más cercano, aplaudiendo las maravillosas curvas de sus amigas y cocinando para ellas recetas tradicionales que no tienen porque conducir a la obesidad si se emplea la mesura y que aportaran los nutrientes, los minerales y las vitaminas necesarias para que no se conviertan en esos cadáveres andantes que nos pretenden vender como el sumun de la belleza.
Y se ha prometido a si mismo no renunciar jamás a decirle con prudencia, educación , respeto y estilo a una mujer, lo bien que le sientan los pantalones o la falda; la blusa o la camiseta, cuando realcen esas formas que desde niño despertaron su pasión.
Tiene mucho que explicarle a esta generación confusa.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,
Hace unas semanas que te he descubierto por casualidad. Estaba merodeando por diferentes blogs.
Decirte que realmente me gusta lo que públicas, como te expresas.
Es un placer haberte encontrado y es seguro que te seguiré.
Saludos :-)
Fdo: Zeroide en el espacio.

lacantudo dijo...

Hola querido (o querida) anónimo (o anónima) Puestos a ser paritario(aunque parezca un poco imbecil al hacerlo) tendré que escribirlo así.
Me alegra mucho y me enorgullece sobremanera, que hayas decidido leer este blog y que te guste lo que en él escribo. Hay muchos blogs y muy buenos y la red está llena de gente que quiere contar historias, aunque algunas de esas historias ya se hayan contado millones de veces y muchas de ellas de mejor forma. Pero me honra que te haya calado algo mi manera de escribir y lo que quiero transmitir al hacerlo.
Cómo soy consciente de que al margen de premios y publicaciones, aún tengo muchísimo que aprender, estoy matriculado en un curso de escritura creativa y en otro de microrrelatos. El saber no ocupa lugar (hasta que haces la mudanza y tienes que cargar con setetnta cajas llenas de libros).
Bienvenido/a, pasa y ponte cómodo/a. Estás en tu casa.

Anónimo dijo...

Anda! qué genial! Me has contestado!
Más me alegra a mí leer tu blog. Sí, hay muchos blogs buenos pero muy recargados y el tuyo es especialmente especial, sencillo y natural. No he podido leer todas tus entradas ya que llevas muchos años en él y bueno, necesitaría mucho tiempo para ponerme al día de todas tus entradas. He leído algunas salteadas y ya llevo como unas 3 semanas siguiéndote, leyendo las últimas publicadas.
Bueno, pues decirte que soy anónima jajja, querida anónima aún no creo pero con el tiempo y las lecturas, seguramente que me tendrás como una querida lectora y seguidora tuya.
Firmé con ese mote de "Zeroide en el espacio" porque se me ocurrió en ese momento y bueno, pues me gustó!
Nada, pues eso, saluditos.
Zeroide.

lacantudo dijo...

Por supuesto que te he contestado. Si tu has dedicado tu tiempo a dejar un comentario, lo mínimo es contestar y agradecerlo.
De todas las entradas que hay en el blog una de las que más me gustan por lo que simboliza, es "La canción más bonita del mundo". En 2012 publiqué mi primer libro, con la editorial vallisoletana Cuatro y el gato, de una profesional que me ha enseñado el verdadero significado de la palabra editor y me ha hecho crecer como escritor, orientándome y ayudándome a depurar el estilo y corregir fallos, aunque aún tengo mucho que qprender. En "Historias para según que días", hay una selección de textos cortos e ilustrados por un angelito con pincel. Entre las muchas entradas del blog, necesitaba publicar en papel "La canción más bonita del mundo". Esta entrada describe el momento en el que le confesé a una persona muy especial, que mi mujer me estaba engañando con el que yo creía mi mejor amigo.
Al fin y al cabo somos lo que leemos y escibimos lo que vivimos, nos gustaría vivir o no quisieramos haber vivido nunca.
Gracias por estar ahí, Zeroide.