Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

viernes, 19 de mayo de 2017

Pequeño.

La vida había conseguido hincharle los cojones hasta un punto más que insoportable y Pequeño decidió que todo tenía que cambiar de una puta vez. En primer lugar se prometió cuidar un poco más su vocabulario y dejarse de tanto taco y tanta vulgaridad. Él no era precisamente una persona vulgar pero la impotencia y la frustración le llevaban a perder las formas. Necesitaba volver a tomar el control. Necesitaba volver a sentirse grande y poderoso, útil y necesario. Pequeño siempre había sido un tipo fundamental entre los de su entorno y desde no hacía demasiado, se había convertido en poco más que un lastre. También se prometió cuidar más su imagen. No era Brad Pit pero siempre había tenido su público y había disfrutado de cuantas flechas le otorgó Cupido. Ahora sentía que había perdido su encanto y su presencia y había descubierto que un hombre inseguro, no resulta en absoluto atractivo. Puede que en el pasado fuese precisamente esa seguridad en si mismo y su más que bien alimentado ego,  lo que le hacía interesante entre las mujeres. En cuestiones amatorias fue siempre un tipo de recursos y le dolía hasta lo indecible, ver que había pasado de ser el eterno enamoradizo que fracasaba una y otra vez pero disfrutaba con cada intento, al cobarde que prefería ver los toros desde el burladero. Había recibido tantas cornadas en el corazón, que le aterraba volver a saltar a la plaza.
Pero se acabó eso de esconderse y aplaudir a novilleros, banderilleros y espontáneos.
Todo estaba en su mano. Todo. No necesitaba seguir dependiendo de los demás. No tenía sentido seguir reprochándose tanto mal y tener tanto miedo a no gustar a los que pululan por su mundo.
Pequeño había decidido volver a gustarse y a gustar y, a encender de nuevo su luz. Una luz que ya había demostrado que podía iluminar la noche más oscura, que podía deslumbrar a quienes le dedicaban miradas de odio y envidia y guiar el vuelo de esas pilotos con problemas que necesitaban realizar un aterrizaje de emergencia en la pista de su pecho.
Pero el destino no se lo quería poner fácil y se dedicaba a hacerle traviesas y juguetonas zancadillas. Y Pequeño aunque cansado, dolorido y muy magullado, volvería a ponerse en pie.Una y otra vez. Las veces que hiciera falta. 
Y ganaría. Pequeño era un ganador que por circunstancias había perdido demasiado y a demasiados pero aún no había sonado la campana y como el prudente luchador que era, todavía reservaba algunos de sus mejores golpes.
¿Qúe el destino hacía que perdiese el autobús que lo llevaría hasta ella? Pequeño escribiría lo delicioso de haberla encontrado al final de un imaginario viaje.
¿Qué el destino cruzaba en su camino a mujeres para las que no sería nunca, nada más que un buen amigo? Pues disfrutaría de su amistad y se enriquecería con la sola presencia de cada una de ellas. Aquella que llevaba buscando desde que descubrió el amor, terminaría llegando en el momento más inesperado, como las mejores cosas de la vida.
El amor. A pesar de todo lo vivido y lo sufrido, a pesar de todos los desengaños, las mentiras y traiciones, las lágrimas y los silenciosos gritos de desaparición, seguía creyendo en el amor y no pensaba renunciar a él.
Pensaba en como se enfrentaría al futuro mientras se arropó  en la cama con folios llenos de sueños, de deseos y de esperanzas, en forma de versos, relatos y cuentos. Porque la vida es literatura y Pequeño había aprendido a escribirse su propia vida y a vivirla, leyéndola con sus nuevas gafas junto a la lámparita de su mesilla de noche.
Y nada más importa.

No hay comentarios: