Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

martes, 16 de mayo de 2017

Nací en París por casualidad

Lo que inevitablemente me dió pie para hacer las típicas bromas sobre tu dominío del francés. Pero lejos de enfadarte o de sentirte molesta, tímida o íncómoda, reaccionaste con espectacular frescura. Y me dijiste que te encanta el sexo oral. No sabes la que preparaste al hacerlo., Me encanta que compartamos aficiones.
Pagamos la cuenta del restaurante y ya fuera del local, encendimos un cigarrillo y nos dimos nuestro primer abrazo de camino al coche. La vida es así de complicada y tras dos horas maravillosas compartiendo conversación y un menú fantástico a precio más que asequible, tenías que rematar la faena. Laboral.
Decidí acompañarte a tu oficina, pues quería compartir contigo mis nuevos conocimientos en una materia que también te interesa y te gusta y nada tiene que ver con el sexo. La literatura.
En el coche, rumbo a tu lugar de trabajo, seguimos bromeando con el asunto de las felaciones. Y no te voy a engañar, durante unos segundos te imaginé practicándome una felación de concurso, en la que arrodillada frente a mi y entregada a la glotona lujuria necesaría para ello, me decías muchas cosas con tus dos ojos azules y grises a la vez. Normal, con la boca llena, no se habla y eres una mujer tan correcta y educada como atractiva y deseable. No pude contener una erección espontánea. Aunque para que engañarme, espontaneos son los toreros que saltan a la plaza. Esta erección mía, había presentado su solicitud por escrito y por triplicado.
Traté por todos los medios de cambiar de conversación y de hablar de algo sórdido y distante, como la política, los matrimonios fracasados o los gatitos de pocos meses. Pero fue imposible. Dentro de mi mente, seguías lamiéndome con maestría y jugando con las partes de nombre latino  de mi virilidad. Y joder, que bien lo estabas haciendo. Aunque no haya llegado a suceder, ha sido una de las mejores felaciones que me han practicado nunca. Y estabas completamente vestida, con ese aire entre virginal, travieso y prudente que define tu personalidad y tu estética.
Menos mal que la nuestra es una ciudad pequeña, donde todo está a tiro de piedra, por lo que en unos minutos llegamos a tu s oficinas y al entrar coincidimos con tu socio y una pareja de clientes de vuestra empresa. Y ahí terminó todo.
Ahora tan solo puedo escribir ese momento en el que al hablar contigo, te estaba imaginando entregada a otros menesteres. Que se le va a hacer, necesito escribir.
No suelo decir nunca "de este agua no beberé" "o agua que no has de beber, déjala correr". Si algo quiero que corra, no es precisamente agua. Además siempre he sido de naturaleza optimista y aunque el listón está muy alto, tengo la impresión de que terminarás por alzarte con el primer premio. De hecho voy a encargar que vayan grabando tu nombre en la placa del trofeo.
Lo que no sabes es que yo también he ganado varios premios nacionales e internacionales en la misma disciplina afectiva. Tiempo al tiempo, ya mediremos fuerzas. Y puede que lleguemos a firmar un empate tácitamente, buscando plantearnos el desempate de forma eterna.

No hay comentarios: