Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

miércoles, 31 de mayo de 2017

Justicia ESV

Esta perrita de tierna mirada, orejas gachas y un agujero en la garganta, se llama Vida.
A Vida, el humano con el que compartía oxígeno y espacio vital, le disparó un tiro a bocajarro con la única intención de quitársela de en medio y apropiárse del espacio y el oxígeno compartidos.
Y me vais a perdonar la expresión, pero hay que ser hijodeputa  (con perdón de las putas y de la madre de este hombre, que seguramente sea una santa y no creo que tenga la culpa de que su retoño se haya convertido en un monstruo).
Vale que no soy objetivo. Por circunstancias, llevo año planteándome cuanto hay de cierto en eso de que somos la especie superior y casos como este me ratifican en mis dudas al respecto. Y ya no hablemos de las guerras, la violencia de género, la pedofilia, el proxenetismo y demás lindezas con las que uno se encuentra al abrir cada mañana el periódico mientras se le indigesta el café del desayuno. Si bien es cierto que desde que era apenas un niño, yo era de los que podía ver docenas de muertos en una película sin pestañear siquiera pero siempre, siempre, lloraba cuando moría o mataban al animalito que aparecía en la pantalla.
El próximo martes día seis de junio, el autor de esta heroicidad se va a sentar en el banquillo de los acusados, ya que la justicia española ha tomado cartas en el asunto por las denuncias que contra él se han interpuesto y será juzgado por maltrato animal. Y sinceramente espero que el peso de la justicia caiga sobre él con aplastante  resultado.
Vida ya está bien. Una asociación que se dedica a ayudar a  perros, gatos y demás seres vivos necesitados, se hizo cargo de ella y le encontró un hogar de adopción provisional, donde se han ocupado de que no solo se recupere físicamente, sino de que vuelva a ver al ser humano como un amigo, no como la más sanguinaria de las fieras.
Al ver las fotos de Vida en la página de esta asociación en una conocida red social, la sangre me ha comenzado a arder, llegando casi a ebullir y quería aportar algo, lo que estuviese en mi mano, para ayudar a que se haga justicia Pero desgraciadamente ni soy policía,ni soy juez. Soy escritor...o al menos eso intento cada día.
Lo único que puedo hacer es contar su historia y tratar de que llegue a todos mis lectores y el día que se publiquen estos textos en un libro impreso, que su foto y mis palabras, sirvan de denuncia en esta sociedad acostumbrada a las aberraciones y a la crueldad humana.
Ánimo, vida. Bienvenida de nuevo. Estoy contigo.

No hay comentarios: