Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

martes, 11 de abril de 2017

Acreditada ESV







A fuerza de acompañar a María y Guille a visitar exposiciones en bares, conciertos en la calle,  espectáculos del TAC y presentaciones literarias, Flandis había desarrollado un excelente criterio artístico y había conseguido una cultura musical que ya quisieran muchos animales de dos patas.

Esta perra no lo tuvo demasiado fácil en el pasado, podría decirse que la vida fue muy perra con ella, valga la “rebugnancia”. Pero Flandis no se rindió ante la adversidad y a base de fuerza, de ganas y del cariño y los cuidados que la dispensaron los demás miembros de su manada, no solo salió adelante, sino que a fecha de hoy es una de las periodistas mejor consideradas de Valladolid. Vale que la ciudad es pequeña y que los miembros del quinto poder no abundan en ella pero teniendo en cuenta el alto nivel cultural y artístico de esta provincia castellana, conocida mundialmente por sus vinos y por sus nieblas y por la gran oferta de ocio de calidad que se puede encontrar en ella, este reconocimiento es un gran honor. Sobre todo, si dicta sus crónicas periodísticas a base de ladridos y gruñidos.

Flandis ha conseguido cambiar la correa por los lanyards de las acreditaciones que cuelgan de su cuello y ahora en vez de que María y Guillermo la introduzcan de tapadillo en el teatro o en las salas de exposiciones o conciertos, los encargados de seguridad de todos estos lugares, la conocen y la respetan, pues saben que está acreditada por los más importantes periódicos nacionales. Muchos han sido los actores y músicos que al actuar en la capital del Pisuerga, se han emocionado al escuchar los aullidos de placer de la canina periodista. De hecho, el mismísimo Macaco bajó del escenario después de un concierto en el estadio José Zorrilla y se acercó a rascarle detrás de las orejas. Pero claro, es que Macaco es Dios y Manu Chao su profeta. Los Delincuentes se marcaron unas bulerías en honor de la mejor crítica periodística que habían recibido nunca y Flandis les acompañó a las palmas con las patas delanteras y manteniendo a duras penas el equilibrio sobre las traseras, porque precisamente ella es muy de bulerías y no podía parar de bailar.

Gracias a Dios el famoso “intrusismo” que está minando la profesión desde dentro (véase Sálvame de luxe y demás joyas del periodismo) a veces sirve para enriquecer un oficio que se ha ido desvirtuando con el paso de los años.

Flandis, María y Guille, se han abierto muchas puertas y se han ganado muchos amigos, al haber sabido extraer lo positivo de la vida. Para lo demás, Mastercard.



No hay comentarios: