Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

viernes, 31 de marzo de 2017

Vuelta la burra al trigo.

Y vuelta la burra al trigo.
No termino de entender lo que me pasa por dentro, lo que me revuelve el alma y lo que me inflama el corazón, llevándolo a cotas de deformación desmesuradas.
Me prometí que no volvería a enamorarme. Me prometí no caer de nuevo en la terrible incertidumbre del que espera una respuesta que no llega nunca, una caricia que se queda tan solo en el conato del gesto inconcluso y unos labios que dibujan besos en el aire pero no atinan a llenar con sus húmedos bocetos, el lienzo de los mios. La terrible incertidumbre deja paso a la más jodida de las certezas al darme cuenta de que  es un ángel, es muy especial y yo no pertenezco a este mundo, soy un tipo raro y bastante idiota, que sueña con tener un alma perfecta y se machaca a diario tratando de conseguir un cuerpo perfecto.
No está hecha para mi. Realmente no está hecha para ningún mortal, por suave y cuadrada que sea su mandíbula, grande y potente que sea su moto y duro que sea su trasero. Ninguno de entre nosotros la merece, ni siquiera los mejores y al ser consciente de ello, me retrotraigo en mi desesperación y asumo que al no poder optar a ella, no me atrevo a optar a nadie. Pero quiero amar, necesito amar, no puedo evitar amar. El amor me da y me quita la energía que mueve mi cuerpo, que alimenta mi cerebro, que dirige mis dedos sobre el teclado y que convierte en palabras el fuego que me abrasa el pecho.
He aprendido a disfrutar de las dosis del cariño que como la metadona, sustituyen al opiáceo del amor verdadero y me permiten abandonar la adicción y superar el mono que no deja de invitarme a realizar las más absurdas locuras, como descolgar el teléfono y marcar su número, salir corriendo hasta su puerta o enviarle una legión de palomas mensajeras con desesperados S.O.S en versos dodecasílabos y en rima asonante, atados a sus patas. 
Soy un jodido yonki de las noches perfectas que acompasan los jadeos con  abrazos intensos y lágrimas de satisfacción, al sentir que no se puede ser más feliz. Un yonki del puto subidón que  produce el inyectarte algo así en el alma o absorvelo por los poros de la piel al recorrer su cuerpo de arriba abajo. Esto es física pura: todo lo que sube tiene que bajar. Y cuanto más suba, más dura será la caída. Y estoy más que cansado de arrastrarme en chándal, con la mirada perdida y sin afeitar, por las calles que conducen a sus ojos.
He decidido abrirme otra vez y probar sustancias desconocidas. Puede que mi droga perfecta aún esté por descubrir y cuando la descubra, su recuerdo se quedará en simple y vulgar THC.
Lo que está más que claro es que soy un declarado adicto a las emociones fuertes, a los sentimientos profundos y a las despedidas que saben a cicuta.
No hay clínicas, terapias o medicamentos capaces de desintoxicarme. Y esto a la larga, va a terminar conmigo. 
Y mientras tanto los Radiohead, seguirán cantando la canción que me hubiese gustado escribirle y que tan bien nos describe a ambos.
Me han dicho que soy un tipo muy intenso. Es cierto, lo soy y no quisiera serlo. Quiero ser un tipo normal que no sufre mas de lo necesario con cada despedida.

No hay comentarios: