Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 30 de enero de 2017

Respirando que es gerundio.

Necesito respirar, descubrir el aire fresco y decir cada mañana, que soy libre como el viento.
Aquel abril en el que se me permitió respirar, pude confirmar que después de nuestra voz solo se escucha el silencio.
"Has vuelto a nacer" me dicen continuamente y si, ha sido un parto doloroso y largo pero he vuelto a nacer y al médico divino que me azotó el trasero sujetándome por los pies, se le fue un poco la mano hasta que me hizo llorar y aún hoy a ratos, sigo llorando.
Nací después de treinta y nueve años de vivir a tope y consumir cada día como si fuese el último.
Aquel Juan que se quedó en el asfalto, era un buen tipo, pero extremadamente inconsciente. Su falta de responsabilidad y de sacrificio, le llevaron a donde le llevaron y lo realmente extraño es que no hubiese caído antes, durante una de aquellas juergas brutales con excesos sin mesura o víctima de un mal golpe en una pelea, una enfermedad venérea o reventado por la fuerza centrípeta de una vida acelerada.
Las cosas pasan porque tienen que pasar y si no frenas tu, te frena la vida. Y te enseña.
Ahora respiro y pienso, vivo y siento, lucho y venzo.
Ahora, soy un cachorrito de cuarenta y dos años que quiere jugar con todo y que mordisquea las zapatillas del destino. Ahora se me ha dado la opción de poder reinventarme y llegar a ser el que debería haber sido hace mucho tiempo. 
Se me ha regalado un tercer ojo en la frente o quizás con el golpe he podido abrirlo, pues debía estar cerrado a presión. Desde que volví a ver la luz, soy capaz de reconocer muchas cosas a las que hasta hora no daba la importancia necesaria. Veo el aura de amor que rodea  a los miembros de mi familia, el afán por ayudarme que emana  de mis amigos, el tremendo cariño que habita en el corazón de mis amigas y el amor. He aprendido a ver el amor, a reconocerlo y a no confundirlo con otras cosas mucho más vanales.
Por eso se va acercando el momento de olvidar el cambio, de dejar de sumerjirme en las peligrosas aguas del recuerdo y de agradecer esta oportunidad, de la única forma eficaz y consecuente: abandonando el rol de renacido.
Soy un nuevo Juan y creo que más maduro y un pelín mejorado, pero eso no me exime de cometer errores, de hacer cosas mal o de seguir equivocándome. La única diferencia es que ahora sabré cuando lo haga, cuando las cosas no sigan el camino correcto y cuando salpique a otras personas con el agua de los charcos en los que acostumbraba a meterme.
Y dicho esto, pienso hacer en mi vida real lo mismo que en mi vida literaria. Publicaré un nuevo libro para dar carpetazo al pasado. Un libro trabajado, reflexionado, corregido y del que podré sentirme orgulloso. Y lo demás no importa por muy divertida que pueda ser la trama. Y puede que aprenda a abstraerme de mi realidad cotidiana y ya no necesite ponerlo todo por escrito ni desnudarme en público constantemente.
Ese ojo que he conseguido abrir, me está permitiendo también reconocer lo excepcional de muchas personas y eso es genial, porque me abofetea el rostro con el guante de la certeza de que no soy nadie especial ni diferente. Hay muchos ángeles a mi alrededor, hadas preciosas y esforzados y valientes caballeros. Hay guerreras de la vida que a veces asustan al blandir sus espadas, pero que lejos de hacerlo para herirme con ellas, solo buscan defender el paso de sus puentes y asegurar la marcha en las encrucijadas del camimo polvoriento que es la existencia.
Vamos a por todo. Quiero que todos mis minutos sean minutos de minuto y medio. Quiero que todos mis momentos se conviertan en inolvidables.