Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

domingo, 23 de octubre de 2016

Siempre juntos.

Te fuiste en medio de la noche, sin dar un ruido. Fuiste siempre tan discretito y tan comedido, que hasta en tus últimos momentos, no quisiste montar jaleo y preferiste no llamar la atención.
Que diferentes éramos en eso.
Cuando llegué a este hogar, ya estabas allí. Era tu territorio y tu manada y con gran hospitalidad, me permitiste instalarme junto a vosotros. Los gatos somos muy territoriales. Si yo hubiese tenido tu tamaño y tu fuerza y alguien de mi tamaño hubiese tratado de meterse en mi territorio, habría salido corriendo con un par de recuerdos en el lomo y un poco de cirujía ocular.
Eras un perro y yo soy un gato, pero me abriste tu corazón y por encima de las diferencias entre especies, fuiste el mejor de mis amigos, mi protector y mi guia.
Me enseñaste a respetar a los miembros de la manada, a obedecer las decisiones del líder, a proteger y ayudar a la hembra madre y a cuidar de los cachorros.
Me enseñaste también, cual era mi lugar en el grupo y favoreciste siempre mi presencia en él, disculpando mis errores y camuflando mis carencias sociales.
Los humanos se empeñan en que los perros y los gatos tenemos que ser enemigos pero la verdad es que no tienen ni puta idea.  Muchas veces en la variedad está la diversión y las diferencias lejos de ser un problema, nos enriquecen.
Aprendí mucho de ti, Sinva. Compartiste conmigo el amor de tu manada y me hiciste sentir el gato más feliz del universo.
Ahora ya no estás y el líder trajo esta jarrita con tu olor, donde introdujo tu collar y parte de las cenizas que son tú y que huelen a ti. El resto las dispersó en tu árbol del jardín, donde te tumbabas siempre a relajarte después de la dura jornada.
Me gusta dormir al lado de tu recuerdo, respirar tu olor y sentirte junto a mi. Al líder, a la hembra madre, a los cachorros y al resto de los humanos les asombra que haya trepado hasta el lugar donde descansas y les resulta curioso lo tranquilo y lo a gusto que duermo junto a ti. Lo que ellos no saben, es que tu y yo, nos prometimos estar siempre juntos.
Tu manada no te olvidará nunca. Siempre te recordaremos y te querremos.
Volveremos a vernos, pero aún no. Aún no.

No hay comentarios: