Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

martes, 17 de mayo de 2016

El rey

Vale, no tengo trono ni reina pero si mucha, mucha gente que me comprende y sigo siendo el rey. O eso creo. A veces llega un momento en el que hay que rebuscar entre los bártulos del trastero y volver a ceñirse la corona y sacar a pasear el cetro pues  la actitud es la que te aporta lo necesario para superarlo todo y subir hasta el inifinito y más allá. Si no me siento un rey nunca pasaré de plebeyo, ninguna princesa casadera querrá bailar conmigo y seguramente los monarcas vecinos quieran conquistar mi reino,someter a mis súbditos, destruir las tradiciones y apropiarse de las cosechas. Mira que he rodado, rodado y rodado, pero ya toca levantarse y dejar de llorar, llorar y llorar. Como dice la canción lo importante es llegar y estoy a tan solo unos pasos de mi meta.
Son muchas, muchas las personas que me han tendido su mano para que no tropiece y vuelva a caer y sacaré a excalibur de la roca donde está atrapada y la blandiré ante quien haga falta.
Años deseando a los amigos "salud y república" y ahora he descubierto que llevo un rey dentro y que quiero recuperar mi trono.
De pequeño me gustaba imaginar que era un príncipe azul (por eso de ser rubio y tener los ojos azules, como en los cuentos, aunque me fallaba lo del metro noventa de puro músculo) y de mayor viendo como les iba a los príncipes europeos se me fueron quitando las ganas y decidí que antes muerto que decirle a mi Camila Parker particular, que quisiera ser su tampax. Viendo como está el tema de la casa real en España con los jaleos de juicios y demás, lo cierto es que se le quitan a uno las ganas de cambiar el color de la sangre. Roja mola bastante y azul va a ser que en caso de necesitar una transfusión, me pueden pegar cualquier cosa desde Mónaco u otro de esos sitios de ensueño con príncipes y princesas.
El caso es que abandonando ya las metáforas (me gustan más que un voto a un político) he decidido volver y poner otra vez toda a carne en el asador.
He aprendido mucho de todo lo vivido y vamos a ver si puedo aplicar los conocimientos adquiridos.
Lo bueno llegará si vas a buscarlo. Lamentarse y esconderse no sirve para nada. 
A por ello, por mi que no quede.

No hay comentarios: