Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

martes, 31 de mayo de 2016

Años viviendo una mentira.

¡¡¡Dios mio!!!
Años renegando del fútbol y considerándolo la versión moderna e inocua del "pan et circus" para contentar a las masas y, que los nuevos Césares aplacaban la indignación popular a base de programar en televisión un partido tras otro y, ahora me doy cuenta de la verdadera función social de este deporte y todo lo que lleva aparejado.
El fútbol une. Al margen de los colores que defienda y ame cada aficionado, el fútbol une a la población, igualándonos entre nosotros.
¿Qué otra cosa podríamos tener en común Bárcenas, Pujol, Leo Messi, Neymar ,otros galácticos y yo? Está claro el futbol.  ¿Acaso Barcenas y Pujol no disfrutan como yo de un Barsa Madrid?
Lo de que ellos tampoco hayan hecho bien las cosas con el fisco y ahora tengan que ponerse al día con las sanciones, es una soberana chorrada y mera casualidad.
Está claro que siempre ha habido clases y que mis cientos de euros de error, nada tienen que ver con sus millones sin declarar o sin abonar a las cuentas de la hacienda pública pero es que ni yo remato de cabeza como ellos, ni sé hacer una chilena, ni corro la banda, ni esquío en Suiza.
Me he empeñado en considerar a estos nuevos gladiadores como unos afortunados y endiosados deportistas que ganan miles de millones de pesetas (sí, soy un anacrónico que sigue pensando en pesetas) por dar pataditas a un balón en pantalón corto, pero siempre he obviado que a ellos les queda mucho mejor el pantaloncito. No hay más que ver los gemelos y los abdominales de Cristiano Ronaldo.Su físico, esa aportación a la humanidad cuya sola visión, lleva al deleite a millones de mujeres y a cientos de miles de hombres.
Vale, ninguno de ellos destaca por su nivel cultural ni su cerebro privilegiado, pero esta afirmación es otro error como la copa de un pino. Lo que está más que claro es que no son de letras, son de ciencias puras, dada la maestría con la que manejan los números y hacen sus cuentas.
Me lo decían de pequeño: El que vale vale a Ciencias y el que no, a letras puras.
Soy un estúpido, un enano mental y lo he demostrado porque ni tan siquiera he sido capaz de engañar al fisco. Anda que no tengo que aprender.
Bien pensado igual que a la segunda división se la llamó "Liga BBVA", a la primera podrían llamarla "Liga Hacienda". ¡¡¡Joder, que Hacienda somos todos!!!
Voy a empezar a alternar las horas de lectura y los ratos al teclado del ordenador, con un severo entrenamiento y, hasta que no sea capaz de dar más de cien toques de balón no volveré a escribir ni a leer. Total, no va a pasar nada.
Igual con un poco de suerte me ficha el Madrid  y si me lo curro a tope, puede que incluso me fiche un equipazo como el Alcoyano, que no sé cómo jugarán, pero siempre se ha hablado de que tienen una moral de la hostia y eso me interesa bastante, porque es lo que realmente importa.
Pedir pido poco, con cuatro o cinco mil euritos al mes me doy por bien pagado y juro por el caballo de Ralph Laurent que lo voy a declarar todo.
En fin...¡¡¡Aupa Atleti!!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hombre, tan poco te queda tan mal el pantalón corto. El fútbol es un deporte y los deportistas son humanos. Habrá de todo como en todas partes, chorizos y gente decente.

lacantudo dijo...

Gracias, pero veo tan jodido ganarme la vida como modelo que como escritor.
Es cierto, de todo habrá como en botica y, estoy seguro de que la mayoria de los futbolistas son gente honrada al igual que la mayoría de la clase política y de los bancarios, inmobiliarios, adentes bursátiles y demás trabajadores que suelen estar bajoconstante observación pública.
Este texto era una forma metafórica de decir que el futbol va mucho más allá de los noventa minutos de cada partido.