Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

martes, 31 de mayo de 2016

Años viviendo una mentira.

¡¡¡Dios mio!!!
Años renegando del fútbol y considerándolo la versión moderna e inocua del "pan et circus" para contentar a las masas y, que los nuevos Césares aplacaban la indignación popular a base de programar en televisión un partido tras otro y, ahora me doy cuenta de la verdadera función social de este deporte y todo lo que lleva aparejado.
El fútbol une. Al margen de los colores que defienda y ame cada aficionado, el fútbol une a la población, igualándonos entre nosotros.
¿Qué otra cosa podríamos tener en común Bárcenas, Pujol, Leo Messi, Neymar ,otros galácticos y yo? Está claro el futbol.  ¿Acaso Barcenas y Pujol no disfrutan como yo de un Barsa Madrid?
Lo de que ellos tampoco hayan hecho bien las cosas con el fisco y ahora tengan que ponerse al día con las sanciones, es una soberana chorrada y mera casualidad.
Está claro que siempre ha habido clases y que mis cientos de euros de error, nada tienen que ver con sus millones sin declarar o sin abonar a las cuentas de la hacienda pública pero es que ni yo remato de cabeza como ellos, ni sé hacer una chilena, ni corro la banda, ni esquío en Suiza.
Me he empeñado en considerar a estos nuevos gladiadores como unos afortunados y endiosados deportistas que ganan miles de millones de pesetas (sí, soy un anacrónico que sigue pensando en pesetas) por dar pataditas a un balón en pantalón corto, pero siempre he obviado que a ellos les queda mucho mejor el pantaloncito. No hay más que ver los gemelos y los abdominales de Cristiano Ronaldo.Su físico, esa aportación a la humanidad cuya sola visión, lleva al deleite a millones de mujeres y a cientos de miles de hombres.
Vale, ninguno de ellos destaca por su nivel cultural ni su cerebro privilegiado, pero esta afirmación es otro error como la copa de un pino. Lo que está más que claro es que no son de letras, son de ciencias puras, dada la maestría con la que manejan los números y hacen sus cuentas.
Me lo decían de pequeño: El que vale vale a Ciencias y el que no, a letras puras.
Soy un estúpido, un enano mental y lo he demostrado porque ni tan siquiera he sido capaz de engañar al fisco. Anda que no tengo que aprender.
Bien pensado igual que a la segunda división se la llamó "Liga BBVA", a la primera podrían llamarla "Liga Hacienda". ¡¡¡Joder, que Hacienda somos todos!!!
Voy a empezar a alternar las horas de lectura y los ratos al teclado del ordenador, con un severo entrenamiento y, hasta que no sea capaz de dar más de cien toques de balón no volveré a escribir ni a leer. Total, no va a pasar nada.
Igual con un poco de suerte me ficha el Madrid  y si me lo curro a tope, puede que incluso me fiche un equipazo como el Alcoyano, que no sé cómo jugarán, pero siempre se ha hablado de que tienen una moral de la hostia y eso me interesa bastante, porque es lo que realmente importa.
Pedir pido poco, con cuatro o cinco mil euritos al mes me doy por bien pagado y juro por el caballo de Ralph Laurent que lo voy a declarar todo.
En fin...¡¡¡Aupa Atleti!!!

sábado, 28 de mayo de 2016

No matarás, si puedes evitarlo.

Pero no había podido hacerlo. Una cosa llevó a la otra y aquel sábado de finales de mayo, en el que las calles de la capital del Pisuerga estaban hasta arriba de gente, deseosa de disfrutar de una edición más del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid, los acontecimientos se terminaron precipitando.
Llevaba tiempo madurando su vuelta a la ciudad y pensando que si todo se pusiera difícil, sabría perfectamente lo que hacer. Y lo hizo.
Cuando sentado en uno de los graderíos instalados en la plaza mayor para ver los espectáculos programados allí, descubrió a uno de sus ex socios pasando papelinas entre el público, supo que el final de todo estaba cerca. No tardó en descubrir a dos integrantes más de la banda merodeando por la inmediaciones, controlando que la policía no desbaratase su negocio. Tanta gente joven venida de toda España al festival, con ganas de fiesta y de quemar la noche, era un verdadero filón para aquellos hijos de puta. 
A él nunca le interesó el tráfico de drogas. Robar también era un delito, pero una cosa era atracar un banco, donde el dinero estaba asegurado y con su método nunca había resultado nadie herido y otra cosa muy distinta, vender muerte blanca en polvo, que arruinaba vidas y destrozaba familias.
Su camarada, su supuesto hermano, su compañero de fatigas, había cambiado mucho en la cárcel y cuando salió tras haber compartido celda durante más de dos años con un narco gallego, dejó bien claro que los tiempos de butrones y cinematográficos planes de robo, se habían terminado.
La coca  comenzó a llegar por kilos y, tras fichar a unos cuantos descerebrados para que la pusieran en la calle, les terminaron doliendo los dedos de contar billetes.
Él, decidió quitarse de en medio, asqueado del giro que habían dado las cosas. A Cesar, su veto al cambio de actividad no le pareció sensato y no le permitió abandonar así por las buenas, por lo que tuvo que forzar su salida, amenazando con entregar a la policía ciertas pruebas de la implicación de aquel capo de tres al cuarto y de su pareja ,en el nuevo apogeo del tráfico de drogas en la  comunidad autónoma de Castilla y León.  A Cesar, aquello le resultó demasiado peligroso y, aunque en un principio se contuvo, terminó poniendo precio a su cabeza; confiado en que muerto el perro se acabaría la rabia, pero el perro no tenía prevista una muerte inminente y no creyó sus amenazas, que nunca pasaron de que un par de macarras lo increpasen por la calle, de llamadas amenazadoras, mensajes en el teléfono móvil desde números desconocidos y correos electrónicos, que metafóricamente le indicaban que a todo cerdo le llega su San Martín y como si se tratase de un mal estudiante de colegio de jesuitas, "lo invitaban a cambiar de centro" y de no hacerlo, le seria "abierto expediente" de lado a lado de la garganta. Aquello le terminó convenciendo para "cambiar de centro" y se marchó a vivir a Granada.
Vio que uno de los nuevos estaba enviando un whatsap a alguien mientras no le quitaba ojo, seguramente  avisando al resto de su vuelta a la ciudad y preguntando que hacer con él.
Aguantó en tensión los pocos minutos que quedaban de espectáculo y aprovechó la salida del numeroso público para escabullirse tras el escenario y por la entrada de artistas sin ser visto.
Tan solo llevaba un cuchillo de gaucho (regalo de uno de sus mejores amigos tras un viaje a Argentina) en la bota izquierda, no portaba más armas. Tenía previsto como solucionar aquello. Siguió su plan de emergencia, que lo llevo hasta el vecino Corte Ingles de la calle Cosntitución, donde con  mal disimulada torpeza, robó un reloj ante uno de los seguratas uniformados, que lo siguió hasta las escaleras avisando a los compañeros por radio. Lo esperó oculto junto a los escalones y antes de que se diese cuenta, lo golpeó con un extintor en la cabeza haciéndole perder el sentido y rápidamente le arrebató el revolver Astra de 38 cm y la munición que portaba.
Espero unos segundos a que llegase otro guardia de seguridad, lo encañonó y tras arrebatarle su arma reglamentaria,  lo esposó a la muñeca del compañero caído y a la barandilla de la desierta escalera (gran invento los ascensores) y los amordazó a ambos con las corbatas del uniforme.
Comprobó que las dos armas estuviesen  cargadas y sabiendo que los sicarios de Cesar estarían buscándolo por las inmediaciones de la plaza mayor, salió a la calle por la puerta principal. 
Cuando hubo comprobado que lo habían localizado entre el gentío, enfiló la calle Santiago en dirección al Campo Grande. La muchedumbre le servía de escudo humano. Ninguno de aquellos desgraciados estaba tan loco como para intentar algo ante cientos de testigos.
Al llegar a la fuente junto a la estatua del insigne poeta vallisoletano José Zorrilla, se detuvo unos segundos para hacer un recuento de enemigos y para su sorpresa,se alegró al ver que eran cinco, entre los que se encontraba el mismísimo Cesar, que no habría querido perderse la captura o la ejecución de su ex amigo.
Enfiló el paseo central del parque desde la puerta de acceso más cercana y se rió al verlo abarrotado por igual de personas y escandalosos  pavos reales . Llegó hasta el estanque central donde recordó su paseos siendo niño en la barca del "Catarrro" y con rapidez se ocultó en la frondosa vegetación del jardín vallado tras unos árboles y, decidió esperar a que terminase de ponerse el sol.
Desde su escondite, con el cuerpo pegado al suelo entre hojarasca y mierdas de la variada fauna de aquel edén urbano, se entretuvo observando como sus perseguidores se desesperaban buscándolo y poco a poco los vecinos y paseantes abandonaban aquel lugar.
Era el momento. Frente a él se encontraba Cesar con Paulino y Arturo, dos de sus más fieles secuaces. Amartilló con cuidado ambos revólveres , se puso en pie y como Burt Lancaster en Ok Corral, se encaminó hacía ellos abriendo fuego. Paulino recibió dos disparos en el pecho sin haber llegado a sacar su arma, Arturo pudo montar su automática antes de que la bala del 38 especial le atravesase el cráneo y Cesar, que no solía ir armado al no considerarlo necesario y, por precaución de cara a sus continuas reuniones en edificios oficiales, donde trataba de conseguir que autoridades civiles y cargos políticos se apuntasen a sus trapicheos y le concediesen sus favores en forma de licencias especiales, se arrojó al suelo suplicando clemencia por los viejos tiempos.
Ignorando los lloriqueos de su cobarde ex amigo, sacó el cuchillo de la bota y se lo hundió en el pecho varias veces, asegurándose de haberle atravesado el corazón en al menos un par de ocasiones.
Al oír los disparos algunas personas se habían acercado a ver que sucedía y cuando extrajo la hoja del cuchillo del pecho de Cesar y hubo limpiado el arma en la coleta del cadáver para  guardarla de nuevo en la bota, escuchó los aplausos y las ovaciones de los testigos que creyeron que aquello formaba parte del teatro de calle.
Entre el grupo de gente que se había concentrado allí encontró a los dos narcotraficantes que pensaron que con tantos testigos nada podría pasarles, se acercó saludando como un actor y al incorporarse tras una reverencia hecha junto a ellos, sacó uno de los revólveres del cinturón, colocó el cañón en la cara de uno de ellos y bajo la atónita mirada de su compañero y del público asistente, le disparó dos veces convirtiendo su rostro en una pulpa sanguinolenta y esparciendo sangre, huesos y trozos de carne entre su compañero y aquel grupo de confundidos y horrorizados testigos. Acto seguido disparo al último criminal vivo en el estómago y en el abdomen y retrocedió paso a paso hasta volver a ponerse frente al público que no paraba de gritar. Saludó, se llevó el arma a la sien y evitándose la detención, el juicio y decenas de años de condena, apretó el gatillo.
Gran éxito de crítica y público. Estreno internacional y única función.
 

viernes, 27 de mayo de 2016

Mola mazo.

Pues aunque suene de lo más chorras hasta en esta canción he encontrado algo que me ha hecho sentarme a escribir y no, no pienso contaros cómo he terminado escuchando este temazo, no os lo creeríais.
" No quiero ser, sombra ni reflejo del ayer.No le tengo miedo al mañana de hoy, si me dejan ser quien soy."
Vale, puede que así no hablara Zaratrusta, ni que ningún filósofo griego o alemán haya dado pie a estas palabras pero no sé que coño me pasa ultimamente, que todo lo analizo, todo, hasta la canción de "Los mundos de yupi" (Madler tenía razón, la verdad está ahí fuera).
Esta paranoia mía de tratar de descifrar  todas las canciones, dio lugar en su momento al espectáculo "Canciones para una noche en vela", que puse en escena junto al maestro Oscar Lobete y aprovecho la ocasión, para comunicaros que en septiembre u octubre, estrenaremos una segunda parte titulada "Canciones para una vida nueva" en la que Oscar al piano, presentará su interpretación personal de las partituras de los temas seleccionados, cuyas letras y significados que arañan mi subconsciente reconvertiré en textos y relatos.
Ayer me encontré por la calle con una mujer a la que respeto y admiro mucho como persona y como artista: La actriz vallisoletana Mayte Ríos, quien al saludarme y detenerse a hablar conmigo, no escatimó en palabras bonitas sobre mi persona. Obviamente me halaga tanto como me sorprende, pues y sin que parezca falsa modestia (prometo que no lo es) nunca me he considerado un tipo especial y mucho menos merecedor de tanto cariño y tanto afecto y reconocimiento, como el que me están brindando muchas personas con las que no me atrevo siquiera a compararme.
"Mola mazo, ser tal como soy, en cada paso que doy" Esta fabulosa oda al egocentrismo es en realidad un canto a la felicidad que supone el sentirse bien con uno mismo, a tener la conciencia tranquila y a acostarse cada noche satisfecho, al saber que no has jodido a nadie con tus actos.
Necesitaba subir la autoestima, que me la habían dejado bastante tocadita y entre unas cosas y otras, me he dado cuenta de que aunque no soy ningún superheroe, ni nadie digno de admiración, he sabido cuidar de mi gente, estar ahí siempre que alguien me ha necesitado y soportar las injusticias de forma tan estoica que incluso los de Bizak, van a sacar un juego de mesa inspirado en mi persona y  llamado "Dale otra que no va a pasar nada", de tanto poner la otra mejilla.Ahora, aviso de que todo tiene un límite.Incluso y aunque muchos no se lo crean, mi paciencia también lo tiene.No quiere decir esto que vaya a ir por la vida volviendo la cara o negando el saludo a nadie, ni mucho menos, yo la cabeza bien alta. Lo que quiere decir es que de todo, absolutamente de todo se aprende y, me he visto "La matanza de Texas"  cuatrocientas veces, por si algún día me hacía falta. He llegado incluso a hacerme un curso intensivo de manejo de motosierras con la casa de herramientas Sthil.
Le estoy muy agradecido a la vida y aunque me sigo encontrando con sustos y putaditas, tengo cada vez más claro que eso también es parte del juego, por lo que se acabó lamentarse. Es mucho mejor salir a la calle, colocarse los auriculares y poner a tope el volumen  del mp4 con temazos como este de Camilo Sesto (joer...nunca me había parado a pensar que tiene nombre de Papa).
De aquí a escribir sobre canciones de "Sonrisas y lágrimas" hay un paso. No sé si lo sabéis pero la cantante que dobla a Julie Andrews cantando en español, es la madre de mi idolatrado Macaco, por lo que aunque sea por respeto y admiración a este catalán entrañable, no descarto terminar haciéndolo cualquier día de estos. Además siempre he querido parecerme al capitán Von Trap.
Bueno, creo que por hoy ya me he purgado lo suficiente el cerebro. Gracias por estar ahí y gracias por hacerme sentir parte de algo bonito.

martes, 24 de mayo de 2016

Lo prometido es deuda

Siempre trato de cumplir mis promesas y yo no te prometí que te fuera a escribir la canción más bonita del mundo, solo que te escribiría una vida perfecta si no podías con la tuya.
Atendiendo a tus indicaciones y a aquellos elementos que consideras que te aportarían la mayor de las felicidades, he de incluir una playa paradisiaca en el Caribe y un cocotero. Además incluiré algún elemento de los que pienso que son imprescindibles para alcanzar la felicidad absoluta, pero como esos ya son de mi cosecha aceptaré con resignación que pidas el libro de reclamaciones.

Abrió el libro por la página señalada con un trozo de alga seca, a modo de marca páginas improvisado la tarde anterior y, se entregó al placer de la lectura, puede que uno de los placeres más grandes a los que puede aspirar el ser humano.
Todo comenzó un mes atrás, cuando al comprobar de forma rutinaria el boleto de la primitiva en una administración, descubrió para su asombro que había resultado premiado con cerca de cincuenta millones de euros. Tras recuperar el aliento y salir corriendo a ingresarlo en su banco,llamó a la familia y les garantizó que sus problemas habían terminado y que poderoso caballero es Don dinero.
Tras finiquitar con hacienda la parte correspondiente del estado, pagar las hipotecas de sus seres queridos y echar un cable a algunos amigos con el agua al cuello, aún le quedaban más de veinticinco millones de euros solo para ella y sus sueños.
Sopesó con calma las ventajas e inconvenientes de todo aquello que se le presentaba tan necesario como idílico y tras barajar diversas opciones se decidió por viajar hasta una isla del Caribe donde se establecería en una cabaña junto a la playa. Semanalmente recibiría la visita de algún miembro del resort de lujo de la gran isla vecina que le surtiría de lo necesario para la subsistencia, sin grandes lujos aunque con algunos caprichitos pero sin pasar estrecheces. De paso y aunque tenía una emisora de radio y teléfono móvil con la suficiente cobertura para hacer y recibir llamadas, esa visita semanal que le aprovisionaba de víveres, le serviría también de contacto con la humanidad.
Además de pareos, bikinis y ropa cómoda y veraniega, se llevó una maleta enorme repleta de libros y su ordenador portátil, para escribir siempre que le apeteciese dejarse llevar por la inspiración de las cristalinas aguas del pacífico, los arrecifes de coral y el radiante sol. También se llevó unas cuantas fotografías de familiares y amigos para contemplarlas siempre que le entrase algo de nostalgia por los suyos.
La primera noche en la isla, al desplegar las fotografías sobre la mesa del porche de la cabaña, reparó en la de él. Él, mucho antes de que el destino le sonriese con aquel boleto premiado, le había ofrecido un futuro común donde la literatura también tendría un lugar muy importante, pues compartian pasión tanto por leer como por escribir, habiendo publicado ya alguno de sus textos pocos años antes y estando de nuevo en proceso editorial para publicar algunos más. Él tenía muy claro que la literatura nunca le daría de comer, pero sentía una enorme necesidad de transcender a través de lo escrito y de perpetuar su recuerdo en la cubierta de algunos tomos. Era un buen tipo, un amigo que siempre había tratado de estar cerca y que de alguna manera le había dado a entender su interés en ella, aunque al ser muy prudentito nunca se había declarado, más por miedo a asustarla y perderla, que por ganas.
Bromeando, en ocasiones se venía arriba y le ofrecía matrimonio y sugería que ella podría ser la madre de tres o cuatro pequeños rubitos y parlanchines como él y con los ojos intensamente azules como los de ella, que son más azules y más bonitos que los suyos. Nunca le dio demasiada importancia a esas proposiciones y el día que se despidió de él en el aeropuerto de Madrid, al besarlo de soslayo, intuyó que hubiese matado o vendido su alma al diablo por irse con ella, pero francamente, en su ideal de felicidad absoluta no entraba semejante compromiso.
Ella tenía muy claro que en la pareja no se encuentra la solución. La felicidad debe llegar primero en solitario porque si no eres feliz y no te sientes en paz contigo misma ¿qué coño vas a ofrecer a los demás? Las relaciones ya llegarán, siempre termina llegando y a veces son maravillosas y a veces un fraude. De todo hay en la viña del señor.
Lo que tenía más que claro es que tal y como había gestionado su dinero, podría vivir en aquella isla unos cuantos años y cuando se cansase, dispondría aún de una renta garantizada que la permitiría vivid de forma desahogada en la propiedad que había dejado ya escriturada y pagada a tocateja en su ciudad. Tenía el futuro completamente asegurado. Ya tendría tiempo para enamorarse y casarse o no, e incluso ya tendría tiempo para decidir si le daba una oportunidad a él, o no. Sabía perfectamente que él, la esperaría siempre.
Enfrascada en la lectura a la sombra de un cocotero, encendió un pitillo,se puso una copa de "Flor de Pingus" de la Ribera del Duero, de los de quinientos euros la botella y se concentró en la trama del libro, sonriendo.

domingo, 22 de mayo de 2016

Ya no compro más humo



Tras terminar la última porción de la pizza que habían subido del local de una famosa franquicia, que hacía dinero a espuertas lo fines de semana, a escasos doscientos metros de la casa de su hada particular, el eterno adolescente encendió un cigarrillo y aspiró profundamente el humo de la primera calada.
-¿Me vas a contar ya qué te pasa?- preguntó ella antes de apurar la última copa de vino que se había concedido esa noche.
-Simplemente que me he dado cuenta de que ya no creo en el amor. Llevo años obcecándome en creer que el amor está al  alcance de cualquiera, incluso de un tipo como yo.-
-El amor existe, no lo dudes, pero me parece a mí, que  lo que no existe, es el amor ese de las películas y de las novelas románticas. Nos empeñamos en creer que las cosas tienen que ser blancas o negras y olvidamos el amplio abanico de grises que despliega la pantonera de la vida.
-Podían entregar un libro de instrucciones o un manual de uso con la primera historia de amor; esa en la que caemos todos sin esperarlo al descubrir un día que sientes algo mágico y muy intenso por otra persona.-
-Ya, pero no hay libro de instrucciones ni nada parecido. Las instrucciones tenemos que irlas descubriendo a base de ensayo-error. El amor es empirismo puro y duro y, en muchas ocasiones disfrazamos de amor el cariño, la simpatía, la afinidad e incluso la atracción sexual.-
Mientras apagaba el pitillo en el cenicero, entendió cómo había podido confundir sus sentimientos hacia ella durante tantísimos años, llegando a creer que ella era el único y verdadero amor de su vida. Escuchándola descubrió que lo que sentía por ella era el mayor de los cariños y una amistad tan grande que al sumarse a la innegable atracción física, dada su belleza, lo convirtió en su ideal del amor, equivocando por completo la esencia de su relación.
-Me he pasado la vida comprando el humo que me han querido vender todas y cada una de las parejas con las que he compartido proyectos, sueños y cama.- 
-No majo no te confundas, el humo te lo vendías a ti mismo. Ese humo lo creabas tu porque no eras capaz de ver la realidad de las cosas y al ocultarlo en la neblina que nacía de tu falta de acierto, disfrazabas de amor cualquier pulsión que te llevaba a compartirlo todo con ellas.-
-Pero siempre he sentido algo muy especial al hacer el amor con mis parejas.- Enfurruñado como un niño con rabieta, al ver que no tenía razón y que sus argumentos carecían de peso, cometió el fallo de entrar en un terreno donde sabía que terminaría resbalando.
-Los tipos como tú, os creéis que esto es como la pelis de Disney, que va a sonar una musiquita empalagosa, el viento va a alborotarlo todo levantando las hojas del suelo y Pocahontas te va a llevar  detrás de un árbol, donde oculta de la vista del resto de la tribu, se pondrá de rodillas y te practicará una felación de ensueño. No sé que ha hecho más daño a los hombres de tu estilo, si las pelis de Disney o el cine porno. En el amor no todo es cantar, sonreír, chupar y abrir las piernas hasta lo imposible.-
-Perdona pero a mi no me gusta el porno.-
-¿Te excita?
-Mucho , soy un tío. Lo malo es que siempre me espero hasta el final para ver si los protas de la historia se terminan casando.Soy así de romántico.-
-Eres así de gilipollas.Si te excita será porque te gusta y al margen de la coñita con que si se casan o no, las ves para tratar de aprender posturas, técnicas y demás, o simplemente para darte un gustazo a solas. Perdona que te lo diga pero el porno es al sexo lo que los gusanitos a la cocina de autor.-
-Pues mira, a estas alturas de la vida, que me quiten lo bailado, lo bebido y lo follado. ¿Tú podrías decir lo mismo?.-Estas palabras las pronunció con cierta rabia contenida al ver que la conversación se le estaba yendo de madre y que ya tan solo podría huir hacia adelante y morir matando.
- Bueno cariño, me parece que esos vinitos que te has bebido no te han sentado demasiado bien. Te recuerdo que estás tomando antidepresivos y esas pastillas no combinan nada bien con el tinto.-
-Puede ser, no sé que me pasa pero últimamente estoy bastante patoso en cuanto me tomo un vino o una caña, con lo que yo he sido. Perdona. me conoces y sabes que no soy tan sobrado y que lo último que querría, es decir algo que te molestase.-
.-Pues lo estás bordando-
Ella se levantó del sofá y con la excusa de ir al baño, consiguió ganar unos minutos de intimidad para que él no notase en su gesto que había estado a punto de mandarlo a la mierda. Sin embargo él no era tan tonto como acababa de dar a entender con la torpeza de sus palabras.Encendió otro pitillo y fumando compulsivamente, decidió cambiar de tema y tratar de llevar la conversación a buen puerto. La quería, la quería tanto que no iba a permitir que su debacle emocional y psicológica terminase estropeando una amistad de tanto tiempo. Cuando ella regresó del baño, habilmente propuso ver una película de las que se había descargado de Internét y llevaba en una llave usb en el bolsillo de los vaqueros.
-Me voy  a ir a la cama, ha sido una semana muy intensa en el curro y estoy agotada. Te he preparado la habitación de invitados. Si quieres otra almohada o un cojín ya sabes donde están las cosas. Buenas noches cielo y trata de relajarte, estás muy revuelto y a veces no es bueno darle tantas vueltas a las cosas. Intenta no engañarte a ti mismo pensando que cada mujer que conoces es el verdadero amor de tu vida. Seguramente llegará pero lo hará el día que no lo andes persiguiendo. Aprende de la experiencia, de lo vivido, de lo compartido y quédate solo con lo bueno y lo que merece la pena. El amor no es algo tan importante como para que su búsqueda anule el resto de tus actos. Me da mucha pena verte así de confundido pero yo no puedo hacer otra cosa que tratar de apoyarte en todo en lo que te embarques, siempre y cuando fijes bien el rumbo y te pongas el chaleco salvavidas. Tienes toda la vida por delante y a veces las cosas se pondrán difíciles pero eso no debe desanimarte. Nadie dijo que fuera a ser fácil.-
-Gracias amiga, descansa. Mañana será otro día. Te prometo que ahora estoy tratando de hacer bien las cosas. Mi última relación me ha enseñado mucho y la estoy realmente agradecido. No pudo ser por las circunstancias, que nos lo ponían excesivamente difícil y, ya no tenemos veinte años. Quizás lo mejor ha sido descubrir la importancia de la comunicación, el respeto y la sinceridad como base de todo.Lástima que hubiera tantos factores en contra. Lo que creo que he aprendido, es a no volcar toda la ilusión y toda la esperanza en una mujer. A partir de ahora dejaré que lleguen las cosas que tienen que llegar sin forzar los acontecimientos.-
-Bueno mira, al menos has aprendido algo importante, Buenas noches, mañana te despertaré con un café pero te aviso de que solo tengo leche de avena.-
-No te preocupes, sabes que soy un tipo muy agradecido y no pongo pegas. No he sido demasiado exquisito nunca, así que seguro que me sabrá a gloria. Buenas noches.-
Él se acostó en el cuarto de invitados y ella en su habitación y, aunque los separaban unos cuantos metros y un par de tabiques, al cerrar los ojos tratando de conciliar el sueño, se encontraron más cerca que nunca.

viernes, 20 de mayo de 2016

Redimirse de uno mismo.

Aparcó la moto junto al camino y tras atar el casco al manillar, quitó las llaves y se las guardó en el bolsillo interior de la chupa de cuero. 
En apenas dos docenas de pasos llegó hasta la orilla donde se sentó a contemplar el reflejo de la luna sobre el mar en calma y, comenzó a liar un canuto de hierba auto cultivada, hidropónica y de calidad superior. La marihuana no es es la solución, ni siquiera es el camino hacia a ella pero tras haberse planteado seriamente dejar de fumar, decidió despedirse a lo grande.
Se quitó las botas y los calcetines y permitió que sus pies acariciasen la arena mojada. La noche no era particularmente cálida pero hacía la temperatura idónea para tomar decisiones sin sudar en exceso. Antes de encender el cigarrillo "aliñado" se quitó la chupa y la  dejó en la arena junto a él, con la intención de utilizarla como almohada para tumbarse a fumar contemplando las estrellas de esa noche de verano en la cornisa cantábrica.
Las cosas han cambiado.Todo cambió en el momento en el que optó por coger el toro por los cuernos,  agarrar a la vida por la pechera y practicar boxeo con el destino. Nada está escrito. Ya se encargaría él de escribir su futuro. Lo que tenía más que claro es que no volvería a escribir con renglones torcidos. Eso se lo pensaba dejar a Dios, a Supergato o a quien coño fuese el que maneja los hilos. 
Aspiró una fuerte calada, se recostó apoyando la cabeza en la chupa y trató de identificar las constelaciones. En alguno de esos puntos brillantes del firmamento puede que hubiese otro tipo como él, pasando página a lo vivido y deseando demostrar de lo que es capaz. Puede que tuviera antenas verdes y en vez de moto una astronave, pero el deseo de redimirse de si mismo y de perdonarse los errores del pasado, sería el mismo, o parecido.
Mañana buscaría un bar donde encontrar a la primera mujer de su nueva vida; a la que le serviría de demostración de que se puede follar sin prometerse amor eterno y de que hay que dejar de buscar medias naranjas. Las han debido utilizar todas los de Don Simón para rellenar sus cartones de zumo. Se acabó ser un romántico, se acabó suspirar por las migajas de amor con las que algunas mujeres alimentan en los parques palomas famélicas y soñadores como él. 
Nunca fue un ligón de barra de bar pero aun no siendo particularmente atractivo, digamos que había tenido mucha suerte con las mujeres, aunque  nunca supo rentabilizarla. Llevaba demasiados años empeñándose en construir la perfecta historia de amor verdadero en lugar de vivir el momento y disfrutar de lo que pudieran ofrecerle, fuese ridículamente  escaso o se lo administrasen con cuentagotas.
Sacó su teléfono móvil y comprobó que tenía la batería suficiente para escuchar algunos de los temas que almacenaba en la carpeta "Música". Sonaron los Guns  and Roses y el bueno de Axel le dio la bienvenida a la jungla.
Estaba siendo un momento muy especial, cuando le llegó el turno a Bob Marley, pensó que si así vivían los pobres, cómo vivirían los ricos. Se dio cuenta de que era un momento de tal perfección, que no echó de menos absolutamente a nadie. En todo caso a su gato.
Bajo las estrellas, arrullado por el sonido del mar, extasiado por los efectos del THC y convencido de la plenitud del momento, decidió perdonarse y encontró la redención.

martes, 17 de mayo de 2016

El rey

Vale, no tengo trono ni reina pero si mucha, mucha gente que me comprende y sigo siendo el rey. O eso creo. A veces llega un momento en el que hay que rebuscar entre los bártulos del trastero y volver a ceñirse la corona y sacar a pasear el cetro pues  la actitud es la que te aporta lo necesario para superarlo todo y subir hasta el inifinito y más allá. Si no me siento un rey nunca pasaré de plebeyo, ninguna princesa casadera querrá bailar conmigo y seguramente los monarcas vecinos quieran conquistar mi reino,someter a mis súbditos, destruir las tradiciones y apropiarse de las cosechas. Mira que he rodado, rodado y rodado, pero ya toca levantarse y dejar de llorar, llorar y llorar. Como dice la canción lo importante es llegar y estoy a tan solo unos pasos de mi meta.
Son muchas, muchas las personas que me han tendido su mano para que no tropiece y vuelva a caer y sacaré a excalibur de la roca donde está atrapada y la blandiré ante quien haga falta.
Años deseando a los amigos "salud y república" y ahora he descubierto que llevo un rey dentro y que quiero recuperar mi trono.
De pequeño me gustaba imaginar que era un príncipe azul (por eso de ser rubio y tener los ojos azules, como en los cuentos, aunque me fallaba lo del metro noventa de puro músculo) y de mayor viendo como les iba a los príncipes europeos se me fueron quitando las ganas y decidí que antes muerto que decirle a mi Camila Parker particular, que quisiera ser su tampax. Viendo como está el tema de la casa real en España con los jaleos de juicios y demás, lo cierto es que se le quitan a uno las ganas de cambiar el color de la sangre. Roja mola bastante y azul va a ser que en caso de necesitar una transfusión, me pueden pegar cualquier cosa desde Mónaco u otro de esos sitios de ensueño con príncipes y princesas.
El caso es que abandonando ya las metáforas (me gustan más que un voto a un político) he decidido volver y poner otra vez toda a carne en el asador.
He aprendido mucho de todo lo vivido y vamos a ver si puedo aplicar los conocimientos adquiridos.
Lo bueno llegará si vas a buscarlo. Lamentarse y esconderse no sirve para nada. 
A por ello, por mi que no quede.

domingo, 15 de mayo de 2016

Pues igual no es tan bonita.

 Bailar "My way" de Sinatra, versionada de forma admirable por mis queridos  paisanos "Los pichas" en un concierto de hace ya media docena de años, dio lugar a una entrada terriblemente tierna y emotiva que titulé "La canción más bonita del mundo" y que seleccioné para su publicación en mi primer libro de relatos, junto a otros veinticinco textos. Cada vez que he escuchado esta canción, ya sea cantada  por mi amigo Javier Carballo acompañado de los suyos; en la versión original en boca del gran Franky o en otras románticas y dulces versiones, me ha costado horrores contener las lágrimas. He llorado recordando aquella noche en la que la bailé y sufrí pensando en lo estúpido que fui cuando la seleccione como el tema para bailar con mi recién adquirida esposa en mi boda, en lugar del típico vals o algo más propio de semejante fecha, supuestamente única e irrepetible. Igual debería haber pedido que sonara esta versión de "Sid Vicius", mucho más acorde con todo lo que vendría después.
Convertí este tema en el principal de la B.S.O de mi vida y tras superar una hemiplejía (secuela de vivir demasiado deprisa y mirando siempre hacia otro lado) volví a bailarla con la misma pareja de baile que aquella noche dio origen a mi texto y en un nuevo concierto de Los Pichas. Esta vez las lágrimas tenían un significado muy diferente, lo que con el tiempo dio lugar a una nueva entrada de este blog, titulada "Sigue siendo la canción más bonita del mundo".
Realmente no sé si el haber hecho todo "A mi manera" ha sido algo positivo o si por el contrario, debería haber escuchado los buenos consejos de quienes me advertían de que debía cambiar el enfoque y mi forma de proceder.
Me considero un buen tipo, nunca he buscado hacer daño a nadie y he tratado de ayudar y de cuidar a mis amigos, pero lo que sí que es cierto es que llevo demasiados años dejándome llevar por ese músculo con aurículas y ventrículos, que me late de forma febril en el pecho y que antepongo a cualquier otra cosa, incluso al cerebro.
No se puede ser tan jodidamente romántico. No puedo creer que la vida es un cuento de hadas. No puedo ni debo buscar el amor a cualquier precio porque en ocasiones mi corazón extiende cheques que mi bolsillo no puede pagar.
He tenido la suerte de conocer y amar a mujeres maravillosas que me han dado mucho más de lo que podía esperar un tipo como yo. He buceado en un mar de sentimientos increíblemente hermosos y mi última inmersión (puede que la mejor, en los arrecifes más impresionantes y entre las aguas más cristalinas) ha sido la más peligrosa, porque aún sabiendo que se nos estaban consumiendo las bombonas, he preferido seguir el descenso y si no llega a ser porque ella me permitió respirar de su oxigeno y me convenció para volver a la superficie, hubiese terminado formando parte del pecio de algún barco hundido..Por eso ahora quiero intentar aprender de todo lo vivido. Aprendo deprisa pero tiendo a dispersarme y a volver a caer en los errores del pasado.
Aunque sé que no es mi estilo y no sabré bien como hacerlo, trataré de no permitirme más errores ni más fracasos. Nunca he sido un tipo duro de esos de las películas americanas, pero he demostrado que soy luchador y que puedo resurgir de mis cenizas las veces que haga falta. No quiero despojarme de mi sensibilidad natural, ni renegar de ella. Únicamente deseo aprender a controlar ese caudal de emociones que surge en forma de torrente arrastrándolo todo en cuanto abro la espita del alma.
Tengo un objetivo en mente que me hace trabajar con mucho empeño y tratar de mejorar cada día: el ferviente deseo de ser un buen escritor me ha llevado a dedicarle muchas horas al día a leer y a escribir, buscando si no cierta perfección (no os preocupéis, soy realista y muy consciente de mis limitaciones) al menos el dar lo mejor de mi mismo. Trabajo mucho con mi editora que me está enseñando la verdadera e impagable labor de un buen profesional de la edición, que no es otra que saber guiar a un escritor en su aventura literaria, ayudándolo en el recorrido y corrigiendo sus errores, no permitiendo que se decida por la senda equivocada apartándose del camino.
La vida me esta enseñando muchas, muchas cosas, cómo que por ejemplo esta no es la canción más bonita del mundo sino una canción muy especial que puede convertirse en un himno vital llegado el momento, pero que no por ello va a ser el mapa para llegar al destino deseado. Que las cosas no siempre salen como uno quiere pero que no por ello hay que rendirse y tirar la toalla. Que todo lo que sube tiene que bajar y que las cosas nunca pasan porque sí, sino porque tienen que pasar, aunque duelan.
La vida pasa y pesa pero también enriquece al que prefiere disfrutar las vivencias a derrochar la existencia.
Comienza una nueva etapa y en esta ocasión parto solo, no voy a pedirle a nadie que viaje junto a mi.
Deseadme buen viaje y si por lo que fuera me he equivocado al elegir el destino, permitidme que vuelva a casa.

martes, 10 de mayo de 2016

Para los animalitos y las plantas.

Buenos días queridos lectores y amigos. Hoy la misión de este blog ha tomado un cariz diferente, por desgracia.
Para los que no me conozcan, bajo el seudónimo de "Lacantudo" escribe Juan Pizarro Nogués. El blog nació como soporte de mis continuas ganas de compartir por medio de textos, relatos, cuentos, e incluso poemas, todo lo que me llena el alma pero esta entrada que escribo ahora tiene un carácter meramente informativo.
He sido seleccionado por el movimiento internacional "Beautiful World" (partido de la última generación) para comunicar a mis lectores y seguidores en Internet y distintas  redes sociales de la acción global que se ha tomado esta misma mañana y que afecta por entero a la humanidad.
Hartos de los desmanes de la especie humana y de la degeneración moral que ha experimentado la sociedad, un grupo de intelectuales, científicos, filósofos, médicos y demás mentes cultivadas y racionales de todo el planeta, han decidido que hasta aquí hemos llegado y que alguien tiene que detener las atrocidades que lleva a cabo la especie humana que inmersa en una vorágine destructiva, está terminando con cientos de especies y con el propio planeta. Las armas nucleares, bacteriológicas y químicas, desarrolladas por ambición de poder desmedido, han convertido este mundo en una olla a presión y encontramos ejemplos de la inestabilidad a la que se le ha sometido en las continuas y cada vez más numerosas catástrofes naturales, expresiones de agonía de La Tierra.
Esta misma mañana y con la excusa de tratar de impedir el crecimiento del agujero en la capa de ozono, científicos de Beautiful World con el soporte de ingenieros de distintas agencias espaciales internacionales, han irradiado el planeta con unas ondas fotovoltaícas que en el acto han esterilizado a todos los espécimenes humanos, respetando por lo medido de la frecuencia de la radiación, al resto de especies animales y vegetales.
A partir de hoy ya no habrá más embarazos ni naturales ni inducidos en los laboratorios, pues agentes de Beautiful World repartidos por todos los hospitales y centros médicos de los cinco continentes, han destruido óvulos y espermatozoides para fecundaciones in vitro.
Cuando se extinga esta última generación humana, el planeta quedará por entero para los animalitos y las plantas y con mucha seguridad, para aquellas especies extraterrestres que llevan años observándonos y que por nuestra demostrada belicosidad, no se han atrevido a establecer contacto.
Cómo Ser Humano siento mucho que esto termine así pero hace casi dos años que entré en la "cuarentena" y como digo a menudo: "a estas alturas de la vida, que me quiten lo bebido, lo bailado y lo follado".  Mi gato no creo que me sobreviva pero sé que su especie agradecerá mucho librarse de la supuesta "especie superior".
Desde este mismo instante, si sintonizáis la radio o la televisión, encontrareis comunicados oficiales de Beautiful World anunciando de forma más completa y exacta lo que acabo de escribir aquí.
Larga vida al planeta, larga vida a los animales y las plantas. 
Os dejo que tengo mucha gente querida de la que despedirme. Tenemos lo que nos merecemos, ni más ni menos.

domingo, 8 de mayo de 2016

Tanto en comun.

Creo que lo que más me ha gustado de esta película (que me ha gustado una barbaridad) es la cantidad de similitudes que encuentro entre los protagonistas y nosotros.
Cambia la música por la literatura y verás que no es una pretensión demasiado descabellada.No puedo dejar de identificarme con el personaje de Glen Hansard y cuanto más lo pienso más te relaciono con el personaje al  que da vida Marketa  Irglova.
Once me ha conquistado por completo,, tanto  por la interpretación sincera de sus protagonistas como por su increíble banda sonora y lo tierno y tremendamente humano de su argumento.
Es una película tan bonita como tú y me morderé la lengua y me sujetaré los dedos por no hacer "espoiler" de ese, que tanto hace rabiar a la gente, y con razón.
Este blog es un blog literario al que suelo acompañar con temas musicales que me han inspirado los textos, o que les aportan un sentimiento especial si se escuchan durante la lectura. No acostumbro a escribir  reseñas  cinematográficas, para eso están mis amigos de "Tu blog de cine" o mi querida Monidala Jones de "Monidala´s Blog".  No pienso permitirme semejante intrusismo, lo que pasa es que me siento cada día más escritor y creo que hay películas como esta, que pueden inspirar los textos más hemosos a otros muchos amantes del negro sobre blanco. Además tu también escribes...y muy bien.
Solo quisiera seguir viviendo nuestra propia película juntos, prometo arrimar el hombro para escribir el mejor guión, te lo mereces y conociendo lo delicado  y especial de tu estilo, no dudo lo más mínimo que me haría una ilusión loca protagonizarla junto a ti.
Al igual que el protagonista de Once, vomito mis penas y mis sueños en todo lo que escribo, él los convierte en canciones, yo en relatos. Vaciar las entrañas en las manifestaciones artísticas, sean del tipo que sean, es algo natural entre los que quieren que sus alegrías y sus sufrimientos sirvan para algo más que para reír y llorar en la intimidad del hogar y terminen tomando forma y viendo la luz.
Escribir es algo francamente liberador. Si leer te transporta a otros lugares, otros tiempos y otras vidas, escribir te puede llevar al paraíso  o al infierno más terrible.
Ya no tengo miedo a nada, escribir me ha hecho fuerte y me ha devuelto mucho, por lo que lo considero mi primer paso hacia ese tan ansiado paraíso en la tierra. Si quieres caminaremos juntos.

sábado, 7 de mayo de 2016

Literatura exprés

Este es el relato que presenté al Certamen de Literatura exprés 2016. No resultó seleccionado así que hoy lo subo al blog tal cual lo presenté, copiado del original que me devolvió anoche la organización.
En cualquier caso la experiencia fue realmente bonita:cuarenta y seis escritores de entre diecinueve y setenta y un años, concentrados en la Casa de José Zorrilla desde las nueve y media de la noche y hasta la hora tope de la una de la mañana, armados tan solo con un bolígrafo. La organización extrajo ante todos los presentes un tema al azar que debía inspirar el relato. Cinco folios en blanco, con el sello de la organización para evitar tretas, aunque aquí se suele competir en buena lid. Un espacio de relax donde poder tomar un café, un te, agua o zumos. Este año incluso ha habido una zona para fumadores por si en la vorágine creativa te entraban unas ganas locas de fumar. Muy muy buen ambiente. El tema: "El rufián viudo" (título de una obra de Cervantes) 
Espero que os guste.

Para ser completamente sincero, he de reconocer que desde hacía ya algunos años, la deseaba la más atroz de las muertes. Cuando la conocí no me cayó nada mal, es mas, incluso llegó a gustarme y todo. Siempre fue una mujer atractiva, aunque su atractivo era únicamente físico. Ella no era en absoluta inteligente ni culta, al contrario, él era un tipo intelectualmente muy superior a la media y esto no lo digo porque él fuese mi mejor amigo, qué va. Marcos terminó la carrera con una media de matrícula de honor pero sin ser el típico empollón o la clásica rata de biblioteca. De hecho Marcos debió hacer un máster en Mus y Julepe en la cafetería de la Facultad. Iba completamente sobrado. Podía haber estudiado cualquier carrera pero algo que desconozco, le llevó a estudiar Ciencias Políticas.
Yo que soy algo más normalito, estudié Derecho.
Marcos siempre evitó definir su ideología o posicionarse con ningún partido hasta haber terminado la carrera y ya con el título en la mano, se afilió a un partido nacionalista de extrema derecha. Todos los amigos nos quedamos muy sorprendidos, incluso Cesar, que era el más "perroflauta" de la pandilla, le dejó de hablar. Yo entre bromas, le agradecí a Marcos que se convirtiese en mi primer cliente en potencia. No tardó en comenzar a hacer de las suyas. En menos de un año consiguió arrebatarle la presidencia del partido al anciano Guardia Civil golpista que ostentaba el cargo y su nombre apareció en todos los diarios, revistas y en general, en todos los medios de comunicación Y por nada bueno.
Bien es cierto que Marcos siempre ha tenido mucho carisma y era capaz de venderle arena a un beduino.
En el tablero de la política de este país, tan dada  a los escándalos y la corrupción, supo jugar magistralmente sus piezas, sacrificando maquiavélicamente cuantos caballos y peones hicieron falta.
Convenció a los nostálgicos de regímenes pasados, de que España necesitaba mano dura y un líder a la altura de las circunstancias y, de que él, era el nuevo Caudillo por la Gracia de Dios. Cerró las fronteras a todos aquellos que llegaban escapando de la miseria o de la guerra en sus países. Torpedeó habilmente el empleo y la inserción social de los inmigrantes y en menos de lo que canta un gallo millones de compatriotas comenzaron a arrepentirse de que las últimas elecciones, hubieran aupado a la presidencia a semejante energúmeno.
Entonces anunció su inminente enlace matrimonial con la hija del líder de la oposición. Su proceder recordaba al de algunos monarcas de la antigÜedad, aunque aquellos fanáticos de la serie "Juego de tronos" trataron de advertir de las consecuencias de haber dejado el trono  a tal vendedor de humo y de "pan y circo".
La "marca España" se hizo cada vez más presente al favorecer con dinero y medios ilimitados a los deportistas de élite, directores de cine, escritores y todo tipo de artistas en general.
A sus esponsales, por la Iglesia  como no podía ser de otra forma, acudieron los mandatarios de medio mundo.
Las arcas del estado financiaron la asistencia gratuita a los campos de fútbol durante toda la temporada liguera. El Ministerio de Cultura contrató una gira maratoniana del "Circo del sol" y las entradas para sus espectáculos se regalaban previa presentación de la tarjeta de la Seguridad Social.
"Marcos del pueblo" como le gustaba ser llamado por todos, prohibió las franquicias de comida rápida y en su lugar, inundó las ciudades de locales donde se despachaban por cantidades ridículas, bocadillos de tortilla de patatas y raciones de jamón serrano.
Cuando desde Bruselas trataron de advertir de la futura debacle de la economía nacional, directamente ordenó cerrar el paso del Estrecho y comenzó a a cobrar aranceles y tasas a todos los mercantes y barcos de pasajeros.
Un día su "queridísima" esposa hizo unas declaraciones algo ambiguas sobre su marido a la B.B.C. Al cabo de una semana sufrió un accidente esquiando en Suiza y la pobre se rompió el cuello, muriendo en el acto. No dudé en absoluto que aquella desgracia fue en realidad un trabajito de los servicios secretos. Mucha gente desaparecía de sus localidades y con el tiempo iban engrosando la cada vez más abultada lista de fallecidos en accidentes de tráfico, catástrofes naturales y por último ya, directamente aparecían degollados en los descampados y polígonos industriales de las poblaciones.
Así apareció el bueno de Cesar, con el cuello cortado de lado a lado y la lengua asomando por la abertura. Pobre gilipollas idealista. Trató de hacer valer su vieja amistad con Él ante los sicarios que se ocuparon del encargo.
Yo fui al funeral de su mujer, lo abracé y le dí mi más sentido pésame. Traté de consolarlo en su dolor. Mi amigo es un rufián, pero un rufián viudo y eso no deja de apenar a la gente de buen corazón.
Ahora ya no puedo hacer nada. Solo me queda rezar mi última oración y maldecir por siempre su nombre y mi falta de valor para haberle parado los pies cuando pude.
Arrodillado junto a la tapia de la estación, escucho como un sub oficial de las fuerzas de asalto amartilla su automática. Apoyando el cañón de su nueve milímetros sobre mi nuca, silba una cancioncilla de moda. Al menos me iré con música de fondo.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Deberían quedar dos.

Esta canción acompaña la parte de la película "Los inmortales" que siempre me emocionó y me dió mucho que pensar. Mientras mis amigos disfrutaban con los combates y las cabezas cercenadas, yo me estremecía con la historia de amor del protagonista. Igual es que soy un rarito.
¿Quién quiere vivir para siempre? Desde luego yo no, porque la eternidad sin ti se me presenta más como un castigo que cómo cualquier otra cosa.
La vida me ha enseñado que sobrevivir a la persona amada debe ser lo más parecido a un infierno. Lo veo cada día en la persona de mi madre que perdió a su amor tras cincuenta años de vida en común. Si ese medio siglo le ha dejado tal dolor, no quisiera imaginarme el pasar toda una eternidad recordando y, saber que por mucho que se desee, no le podrás reencontrar en ningún lugar.
No soy un escocés melenudo y desde luego no soy inmortal, aunque he tenido mucha suerte pero creo que ya no me quedan más rascas de esos de "sigue jugando". 
Una cosa es que considere vivir plenamente a vivir enamorado y que ese sentimiento sea el motor que hace que se mueva no solo mi corazón, sino también mi cabeza, mis músculos y mis cortas patitas y otra, el que me vaya a morir cuando se me rompa el corazón. Lo tengo lleno de remiendos y el bueno de Alejandro Sanz ha dejado sin existencias de "tiritas pa este corazón partio" a las farmacias de toda España. En cualquier caso he aprendido esgrima con el mejor maestro y nunca volveré a rendirme sin plantar batalla. Lo bueno, lo que realmente merece la pena, siempre supone un esfuerzo. Nadie regala nada.
Menos mal que al menos no me toca pelear con la típica faldita escocesa, fijo que me la terminaría pisando y al final me cortarían la cabeza con el culo al aire.
Yo no quiero vivir para siempre. Mi único sueño de inmortalidad se basa en lograr trascender con alguno de mis textos y en dejar el mejor de los recuerdos en aquellos que me conocieron.
De todas maneras si por lo que sea me vuelvo inmortal, que también se lo concedan a ella.


lunes, 2 de mayo de 2016

El color de las lágrimas.

Necesito dormir una media de al menos ocho horas diarias para poder colmar de bendiciones en mis sueños a tantas y tantas mujeres que pasaron por mi vida y de las que creí estar enamorado.
Aunque la mayoría me han echado en el abandono, yo siempre conservaré un recuerdo hermoso de lo que me confundió hasta el extremo y me llevó a pronunciar esas palabras tan devaluadas y desvirtuadas hoy en día: Te quiero.
Creo que ya he llorado toda mi reserva de lágrimas negras y ahora tiendo más a sonreír y cuando mis ojos se empañan por el motivo que sea (eso no dejará de suceder nunca), lloro lágrimas a juego con el color que ella ha elegido para sus uñas ese día.
De pequeño me enseñaron que los chicos no lloran y por si no me había quedado claro, un poco más tarde me lo cantó con mucho ritmo Miguel Bosé, añadiendo que no solo no lloran, sino que tienen que pelear. Soy de naturaleza pacífica y más dado a las emociones y a la sensibilidad que a los cabezazos en la nariz o a los rodillazos en la boca, aunque llegado el caso no seré yo el que rinda mi espada sin sacarla de la vaina.
Es curioso este proceso de aprendizaje al que llamamos vida. De lo mucho que estoy aprendiendo ( y prometo que aprendo deprisa) lo que más me ha impactado es descubrir que las cosas nunca pasan porque sí, sino porque tienen que pasar. Que todos los actos llevan aparejados una consecuencia y que de esa consecuencia puedes correr pero no esconderte. Que a veces se produce un repentino y extremadamente violento oleaje y la nave en la que surcas el océano de la existencia se escora a uno y a otro lado bruscamente y algún compañero de viaje cae por la borda sin que puedas apenas despedirte ni lanzarle un salvavidas. Cuando consigues arriar el bote de emergencia ya es demasiado tarde y entonces vuelven a teñirse de negro todas tus lágrimas.
He aprendido que el amor duele. Bueno, más que el amor, lo que duele es ese sucedáneo que solemos adquirir a precio asequible pero que obviamente es de menor calidad. Cuando pruebas el amor verdadero, no solo es que no duela, es que te sirve de bálsamo para muchas otras dolencias y lo único que puede llegar a doler o a molestar intensamente, es el miedo a perderlo.
Me estoy especializando en el relato, aunque trabajo otros géneros pero siempre, en todos mis textos, el amor está muy presente. Da igual que escriba sobre el fin del mundo, los crímenes de un asesino en serie o la guerra de secesión americana. Siempre hay de fondo una historia de amor. Esto me ha llevado a recibir críticas e incluso a ser blanco del sarcasmo y la ironía de muchos pero me vais a perdonar la expresión, "me la bufa". Yo soy como soy y, escribo como escribo y sobre lo que me apetece escribir y no sé porqué el amor es tan importante y tan recurrente en mi.
Quizás ese aprendizaje tan exhaustivo me ha llevado a donde estoy ahora y sin mis continuos fracasos no hubiera podido alcanzar esta cima. Todo es necesario y de todo se aprende y fracasar termina enriqueciendo. Tan solo espero no volver a hacerlo. Ha llegado el momento de aplicar los conocimientos adquiridos. Ha llegado el momento de estar a la altura.