Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

domingo, 17 de abril de 2016

Pide por esa boquita

En efecto, tienes lo que yo quiero pero prefieres que te lo pida y aunque desde pequeño me enseñaron que "contra el vicio de pedir, la virtud de no dar" no voy a callarme ninguno de mis deseos.
Estudié en un colegio de jesuitas y pese a ser cristiano, no consiguieron convencerme de que el sexo es pecado. No al menos el sexo tal y como yo lo entiendo y disfruto. Puede que sea pecado el sexo que se obtiene forzando, humillando o manipulando a otras personas y de eso sí que podrían darme lecciones aquellos miembros de la Iglesia que han confundido la manera de transmitir y enseñar el amor de Dios, deshonrando la memoria y el recuerdo de tantos y tantos religiosos que han dedicado su vida a la fe y a la educación, sin haber ensuciado en absoluto los ideales y creencias  que les llevaron a ello.
Mientras me desnudo y te espero en la cama, borro de mi conciencia cualquier tabú que pueda estropearnos el momento y me dispongo a entregarme a ti en cuerpo y alma. Entonces realizas una entrada triunfal en el dormitorio iluminado por la tenue luz de media docena de velas, al ritmo de una canción de mi rapera favorita.
Siempre me sugirió mucho contemplar una mujer hermosa capaz de conferir elegancia y belleza a la combinación de zapatos de tacón con ropa interior minúscula y en esta ocasión, tan erótica y fantástica visión me hace enmudecer en el acto pero tú, mujer tan inteligente como hermosa, al percatarte de ello, clavas tus ojazos en los mios y dices pronunciando cada palabra con gran  lujuria : "pide por esa boquita". Mi cuerpo reacciona de inmediato y un calor intenso se apodera de todo mi ser, secándome la  garganta. El corazón me late a mil por hora y parece que toda la sangre de mis venas acude a fortalecer la erección más intensa de mi historia. Creo que por la repentina y total ausencia de saliva, no seré capaz de pronunciar palabra pero entonces sucede el milagro y con voz alta y clara te pido que te pongas de rodillas. Tras unos minutos de éxtasis total en los que tu lengua y tus manos toman al asalto la parte más delicada de mi ser, consigo volver a articular palabra y complaces mi segunda petición adoptando una nueva posición amatoria en la que ambos disfrutamos al tiempo del sabor y de la calidez de nuestros sexos. Antes de terminar de perder el control sobre mi voluntad, consigo incorporarme y en cuestión de segundos cabalgo sobre ti agarrado a tus caderas. Puestos a pedirte cosas me inclino sobre tu espalda y te pido al oído que por favor me regales un orgasmo a la altura de la situación.A tenor de lo entrecortado de la respiración que acompaña cada uno de tus movimientos y de lo excepcionalmente húmedo de tu interior, creo que no soy el único que ha disfrutado de nuestra pequeña conversación durante este encontronazo. Te liberas de mi presa, me derribas y te decides por ser tú la que lleve las riendas de la situación a horcajadas sobre mi. Así nos encuentra un descomunal orgasmo que nos llega a ambos al tiempo finiquitando el combate, fundiéndonos en un amoroso y férreo abrazo.
Una vez más queda demostrado lo importante de una buena comunicación, si esta fuese mejor  entre los seres humanos, las cosas serían completamente diferentes.
El respeto, la confianza y la comunicación son elementos que al sumarse al amor  pueden sustentarlo todo. 

2 comentarios:

encarni castro dijo...

Excitante, pimienta y chocolate, fresas y canela. No quiero dar detalles pero lo imagino todo y creo que llegaremos aún más lejos. Intuición, experiencia y atracción, resultado = insieme.

lacantudo dijo...

A estas alturas de la vida he aprendido que el sexo puede ser una expresión del amor de lo más divertida e interesante pero siempre desde el respeto y la tolerancia.
La parte animal de estas prácticas es también muy necesaria y estimulante pero sin que desplace o suplante la humanidad que las enriquece.
Todo suma y ambos buscamos el mismo resultado. Insieme es una de mis palabras favoritas.