Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

martes, 5 de abril de 2016

"Bonica"

Es como el clásico número de magia, en el que el mago introduce a un voluntario en una caja y luego atraviesa esa caja con afiladas cuchillas y tremendas espadas.
Así me siento cuando clavas tus ojos en los mios y al igual que en los trucos de los ilusionistas, no se vierte una sola gota de sangre y saludo junto al prestidigitador mientras duran los aplausos y las ovaciones.
Pero esto es real y la única relación con el ilusionismo, está en que me has devuelto la ilusión.
Al sentir tu mirada sobre mí y devolvértela, me sumerjo en un estanque de aguas cristalinas donde sé que nunca correré ningún peligro porque hago pie y porque allí no hay cocodrilos, pirañas, anacondas, pozas, remolinos, rápidos o cualquier otro peligro, tan solo un corazón lleno de amor que me sirve de paradisiaco oasis en el desierto de lo cotidiano.
Una vez escribí un relato que presenté a un certamen en el que maldecia el agua, otorgándole multitud de cualidades humanas como la envidia, la crueldad y la traición.
Ahora puedo escribir metáforas sobre tus ojos, las espadas y el líquido elemento.
"Tu mirá, se me clava en los ojos como una espá" y eso sucede porque he decidido bajar la guardia y apartar el escudo con el que me cubría el rostro, sabedor de que esa mirada, aunque se clave hasta dentro no me hará ningún daño. De hecho cuentos los segundos hasta que vuelva a disfrutar del brillo de tus pupilas.
Como en una clase de combate escénico, la mejor maestra de esgrima del mundo ( y una perfecta actriz, como demostró con el tiempo) me enseñó muchos trucos para fingir estocadas y fintas de miradas dulces, amorosas, pícaras, canallas e incluso apasionadas, camuflando lo realmente sucio y traicionero de cada golpe pero esta vez he dado con la mejor espadachina y aquí no hay trucos que valgan ni guardias milagrosas, su espada siempre se clavará en mis ojos y necesito de lo cálido de su acero entrando en mis cuencas para sentirme vivo.
Esa espada debe de ser élfica y forjada por los mejores herreros de Rivendel o puede que incluso sea acero valirio, el imaginario humano es muy extenso en estas artes.
En cualquier caso espero que solo tenga ojos para mí durante el resto de su vida.
Como decis en "Graná": que "bonica" eres.

2 comentarios:

encarni castro dijo...

...Para ti y tu bondad que se desparrama a cada paso, abrazo, palabra y sonrisa. Porque ahora no necesito buscar respuestas sino que las encuentro dentro de esos segundos que faltan para hacer físico lo químico, para consumar el amor en perfecta comunión con la sinceridad. Y que sea por los siglos de los siglos...

Besos. Bonico mío.

lacantudo dijo...

Sea.
El amor pero también la sinceridad, el respeto y la confianzas son los valores imprescindibles para cimentar la perfecta relación. Creo que estamos construyendo la nuestra con primeras calidades (perdón trabajé durante años en el sector inmobiliario) y el resultado es de lujo y está tan bien cimentada que soportará terremotos y cualquier tipo de desastre natural, incluso es inífuga para no arder con el fuego de tanta pasión.
Besos. Bonica mia.