Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

jueves, 28 de abril de 2016

Ligera de equipaje

Buen viaje cariño.
Al fin has despertado Blanca nieves. Tonto de mí, supuse que despertarías en mi mundo pero gracias a Dios has despertado en un lugar mucho mejor, sin sufrimiento y sin angustia, en el lugar donde mereces comenzar una vida nueva.
Estás llegando, te queda muy, muy poquito de viaje y seguramente te instalarás en una vivienda a la altura de tu corazón, con una inmensa parcela llena de flores casi tan bonitas como tú y donde corretearan ardillas y cervatillos, como en las películas de Disney. No te imaginas cuánto te voy a echar de menos, cuánto, te vamos a echar de menos. Esto no es un adiós, es un hasta luego cielo, nos veremos cuando toque, cuando cuadre, cuando ya no tenga más que dar a los mios.
No te voy a engañar, me muero por reencontrarme contigo, con mi padre y con todos aquéllos que habéis ido por delante. No sé porqué mi billete no debía de cubrir todo el trayecto y el revisor celestial me dio una tremenda patada en el culo y me devolvió a la casilla de salida.
Si sé porqué. Para conocerla a ella.
En mi vida he tenido la inmensa fortuna de conocer a mujeres tan increíblemente maravillosas como tú pero tan solo ella era la que me estaba asignada y las demás me ayudastéis a estar a la altura con vuestro cariño, vuestros consejos y vuestras indicaciones.
No sabes cuánto te he querido y cuanto te voy a querer siempre. No te olvidaré jamás. No podría aunque quisiera. En mis recuerdos siempre serás esa morenita pizpireta y guapetona que bailaba en mi boda y que compartió mis momentos de felicidad y me ofreció su hombro en los momentos de angustia. Fuiste una gran amiga, eres una gran amiga y por favor, desde donde quiera que este tu nueva residencia, sigue cuidando de mí. Cuida de nosotros y dale un beso enorme a mi padre. Dile que intento seguir su ejemplo, cuidar a mis amigos y no defraudar a nadie, por difícil que esto sea.
Quiero ser la mejor persona que pueda ser y ganarme mi billete para llegar hasta vosotros el día de mañana.Prometo esforzarme en ello y no dejarme tentar por tantas y tantas estupideces con las que pueden corromper el alma. Lucharé para que mi alma sea tan pura como la tuya.
Fuiste mi Blanca nieves, mi Bella durmiente y mi referente en un mundo de cuento en el que siempre ganaba el bien y derrotaba a los ejércitos de la sombra, aunque fuera como has hecho tu, dejando una estela de luz que ilumina todos y cada uno de los rincones oscuros de este puto planeta.
Perdona amiga, me conoces bien y sabes que me dejo llevar.
Nunca olvidaré nuestras conversaciones, nuestros ratos de asueto y nuestros momentos de comunión.
Vivirás en mi. Vivirás en muchos.
Hoy me despido de ti. Eras una de las más asiduas lectoras de mi blog y sé que de alguna manera leerás esta entrada.
Te quiero mucho, no lo olvides nunca. Siempre estaré contigo, sea de la forma que sea.
Descansa en paz, cielo. Descansa. Te mereces descansar y ser feliz.

lunes, 25 de abril de 2016

Resistencia

Que sepas que no te librarás de mí tan facilmente. Siempre viviré en ti. De una manera o de otra tendrás que responder de tu parte de la hipoteca contratada para afrontar el pago de la parcela que adquirimos juntos en Nunca Jamás.
Parece que el amor te calma, muy bien , cojonudo. ¿Te has parado a preguntar cómo me siento yo?
Durante años me convertiste en tu alter ego y no te privaste de escribir docenas y docenas de textos en mi nombre, de tratar de seducir a Campanilla y de acostarte con cuanta sirena y princesa india se te puso a tiro. Debería darte vergüenza.
vestías como yo, cacareabas como yo e incluso trataste de volar sin darte cuenta de que te habías pulido todo el polvo de hadas que me robaste y claro, te pegaste el hostión del siglo y casi la palmas.
Pero yo seguí ahí, a tu lado. No te abandoné nunca y es más, aporté cuanta energía y fuerza necesitaste para salir del pozo. Y así me lo pagas.
No te voy a mentir, entiendo lo que te esta pasando. Es una belleza y un encanto de mujer y además parece ser que realmente es la que estabas esperando desde los quince años. No te quedan más cojones que madurar y ofrecer la mejor versión de ti mismo y claro, ahí ya no entro yo, que antes quedaba guay con mi gorrito con pluma y mis calzas verdes pero ahora parece que ya no resulto igual de encantador. Si incluso llegaste a hacerte coleguita del Capitán Garfio y salir de pedo con él. A donde vamos a parar.
Te perdono, Juan.
Entiendo que ya vas teniendo una edad, que la vida se te puso difícil y te asustaste y que por fin has encontrado a quien estabas buscando. No soy rencoroso y te perdono .Siempre me tendrás aquí, aunque tendrás que buscar bien para encontrarme en el fondo de tu alma y convencerme para que vuelva a salir. La vida pasa y pesa y veo que te ha pasado de todo y te ha pesado demasiado. Entiendo que necesites tomar las riendas y apartarte un poco del eterno adolescente, del niño que soy, ese niño que se resiste a crecer. Al fin y al cabo esa resistencia es mi lucha, no tienes porqué arrimar el hombro.
Te deseo mucha suerte. Que Campanilla te cuide...y te guarde.


viernes, 22 de abril de 2016

Sequía.

Asustado e impaciente volvió a mirar el relój y le asaltó la desesperación cuando comprobó que quedaba menos de una hora hora para que terminase el tiempo que marcaban las bases del certamen, y que tendría que entregar el relato o abandonar el lugar del concurso con la detestable sensación de haber fracasado una vez más.
No entendía porqué pero estaba completamente vacío de inspiración y el tema sorpresa que había propuesto el director del jurado: "Paseando por el acantilado", no terminaba de evocarle más que sandeces romanticonas o diversas variaciones sobre un homicidio de lo más vulgar.
Ver como la joven escritora que se había sentado en la silla contigua a la suya, no paraba de rellenar un folio detrás de otro, le comenzó a despertar un sentimiento a caballo entre la envidia y el odio. Envidiaba esa inspiración latente en la premura con la que escribía sin detenerse apenas y odiaba la expresión de catarsis y climax creativo que evidenciaba su rostro, semioculto bajo unas enormes gafas de pasta. No estaba mal del todo, pese a no ser su tipo. Debería tener unos treinta años más o menos, el cabello muy corto y teñido de rubio platino y una ausencia casi total de formas femeninas. A él siempre le gustó la "mujer, mujer", con sus curvas y sus formas bien definidas. Parece que ahora la moda y los gustos sociales han impuesto una mujer de lo más andrógina, puede que para seguir rompiendo diferencias entre sexos.
Maldijo no poder encender un cigarrillo liberador y terapéutico, puta ley antitabaco. Su descomunal cabreo con el mundo y consigo mismo siguió creciendo y comenzó a rayar la psicosis.
Alguien de la organización del certamen, avisó que quedaban tan solo diez minutos para que finalizase el concurso. Dejó escapar un enorme suspiro que hizo que los participantes que aún permanecían en la sala se girasen a mirarlo, con lástima mal disimulada.
Aquello fue la gota que colmó el vaso.
 Agarró a su compañera por el pelo y le hundió en la nuca y la garganta su pluma estilográfica repetidas veces con extrema violencia. La sangre le empapó la camisa oxford azul que se ponía para los certámenes literarios, su "camisa de la suerte".
Los gritos de horror del resto de participantes le sacaron de la abstracción homicida y dirigió su rabia contra el escritor más cercano, que estaba encendiendo su teléfono móvil para seguramente llamar a la policía pidiendo ayuda. Le rompió la cabeza de un certero golpe con la silla de aluminio vacía de la concursante que agonizaba en el suelo con ambas manos tratando de cortar la hemorragía.
Rápidamente se colocó junto a la única puerta de la sala cortando la huida de los rezagados y tomando un paraguas del paragüero cercano, clavó su afilada punta metálica en el pecho de otro concursante.
El primer disparo efectuado por el guardia de seguridad le alcanzó en la cabeza, en plena vorágine asesina, mientras hundía una y otra vez el paraguas en la espalda de una escritora que al caminar con muletas no había conseguido escapar de aquella locura.
La bala del treinta y ocho le salió por la frente , reventando su cerebro y matándolo en el acto.
No fue premiado en el concurso, ni tan siquiera un accésit.

martes, 19 de abril de 2016

Bailar en sueños

Te gustaba bailar y te gustaba esta canción pero sigues dormidita y ahora mismo solo puedes bailar en sueños. Sabes que yo era más de quedarme en la barra por miedo a hacer el ridículo con mi torpeza pero si el destino nos concede otro baile, no dudaré en salir a la pista contigo y bailar hasta dislocarme la cadera.
Estás dormida desde hace ya demasiado tiempo pero no te preocupes, si consigues despertar estaremos aquí esperándote todos aquellos que hemos tenido la inmensa fortuna de conocerte.
En mala hora mordiste esa manzana envenenada, en mala hora sucumbiste a su hechizo y caíste en este letargo que te apartó de nosotros.
Somos muchos los que celebraremos tu regreso y somos muchos los que cada noche te dedicamos un recuerdo, una oración y una sonrisa. Te echamos de menos y aunque escaso, nos queda el consuelo de que allá donde estás ahora al menos no sufres. Ojala esto fuese un cuento y ojala apareciese de repente el príncipe azul que te despertase con un beso.
Eres una princesa, no te quepa la menor duda. Eres una mujer increíble y un Ser humano magnífico pero eso no hace falta que te lo recuerde yo. Eres mi amiga y se me hace muy dura tu ausencia aunque sé que de alguna manera necesitabas echar un sueñecito y desconectar un rato del mundanal ruido. Yo creo que ya has dormido lo suficiente, ya puedes abrir los ojos y volver a nosotros. Necesitamos verte sonreír y necesitamos abrazarte. El día que finalice el encantamiento, celebraremos una fiesta a la que invitaremos a todos los súbditos del reino y habrá bailes en tu honor en todos los palacios del planeta.
Te quiero, amiga. Te esperaré el tiempo que haga falta.

domingo, 17 de abril de 2016

Pide por esa boquita

En efecto, tienes lo que yo quiero pero prefieres que te lo pida y aunque desde pequeño me enseñaron que "contra el vicio de pedir, la virtud de no dar" no voy a callarme ninguno de mis deseos.
Estudié en un colegio de jesuitas y pese a ser cristiano, no consiguieron convencerme de que el sexo es pecado. No al menos el sexo tal y como yo lo entiendo y disfruto. Puede que sea pecado el sexo que se obtiene forzando, humillando o manipulando a otras personas y de eso sí que podrían darme lecciones aquellos miembros de la Iglesia que han confundido la manera de transmitir y enseñar el amor de Dios, deshonrando la memoria y el recuerdo de tantos y tantos religiosos que han dedicado su vida a la fe y a la educación, sin haber ensuciado en absoluto los ideales y creencias  que les llevaron a ello.
Mientras me desnudo y te espero en la cama, borro de mi conciencia cualquier tabú que pueda estropearnos el momento y me dispongo a entregarme a ti en cuerpo y alma. Entonces realizas una entrada triunfal en el dormitorio iluminado por la tenue luz de media docena de velas, al ritmo de una canción de mi rapera favorita.
Siempre me sugirió mucho contemplar una mujer hermosa capaz de conferir elegancia y belleza a la combinación de zapatos de tacón con ropa interior minúscula y en esta ocasión, tan erótica y fantástica visión me hace enmudecer en el acto pero tú, mujer tan inteligente como hermosa, al percatarte de ello, clavas tus ojazos en los mios y dices pronunciando cada palabra con gran  lujuria : "pide por esa boquita". Mi cuerpo reacciona de inmediato y un calor intenso se apodera de todo mi ser, secándome la  garganta. El corazón me late a mil por hora y parece que toda la sangre de mis venas acude a fortalecer la erección más intensa de mi historia. Creo que por la repentina y total ausencia de saliva, no seré capaz de pronunciar palabra pero entonces sucede el milagro y con voz alta y clara te pido que te pongas de rodillas. Tras unos minutos de éxtasis total en los que tu lengua y tus manos toman al asalto la parte más delicada de mi ser, consigo volver a articular palabra y complaces mi segunda petición adoptando una nueva posición amatoria en la que ambos disfrutamos al tiempo del sabor y de la calidez de nuestros sexos. Antes de terminar de perder el control sobre mi voluntad, consigo incorporarme y en cuestión de segundos cabalgo sobre ti agarrado a tus caderas. Puestos a pedirte cosas me inclino sobre tu espalda y te pido al oído que por favor me regales un orgasmo a la altura de la situación.A tenor de lo entrecortado de la respiración que acompaña cada uno de tus movimientos y de lo excepcionalmente húmedo de tu interior, creo que no soy el único que ha disfrutado de nuestra pequeña conversación durante este encontronazo. Te liberas de mi presa, me derribas y te decides por ser tú la que lleve las riendas de la situación a horcajadas sobre mi. Así nos encuentra un descomunal orgasmo que nos llega a ambos al tiempo finiquitando el combate, fundiéndonos en un amoroso y férreo abrazo.
Una vez más queda demostrado lo importante de una buena comunicación, si esta fuese mejor  entre los seres humanos, las cosas serían completamente diferentes.
El respeto, la confianza y la comunicación son elementos que al sumarse al amor  pueden sustentarlo todo. 

jueves, 14 de abril de 2016

Juntando letras

Así quisiera que me encontrase la parca, juntando letras. Se conoce que aquel 13 de abril de hace un par de años no había escrito nada que mereciese la pena aun y por lo tanto no era mi momento así que se me concedió una prórroga. Voy a tratar de aprovecharla. Estas oportunidades nunca son gratuitas.
Por lo que veo si que he sido capaz de escribir algo realmente bueno y oportuno: ni más ni menos que el mensaje de S.O.S. que llego hasta ella dentro de una botella de granadina (como no podía ser de otra forma) que conseguí lanzar con la fuerza que te confiere la desesperación y el oleaje del mediterráneo la hizo llegar hasta la playa de Málaga donde había ido a pegarse un baño.
Resumiré el contenido del mensaje en un "Me muero por quererte, y esto no es una frase hecha". Se conoce que algo se removió en su interior y me encontró a través de las redes sociales. Bendito Facebook.
La literatura nos unió, pues ella también escribe y es una gran lectora. La he saturado con mis historias impresas y ha saltado del "Historias para según que días" a una edición de prueba de "Temporada de setas"  y para rematar,está digiriendo mi "Juantierasmus". Y todavía me quiere.
El día que vuelva la pálida señora, que me pille con Gatete en el regazo, con una mano en el teclado escribiendo en este blog y con la otra acariciando a mi chica. Solo pido eso.
Mientras tanto prometo esforzarme a más no poder y escuchar las indicaciones de mi  genial editora, amiga  y consejera, que está sacando lo mejor de mí y está haciéndome trabajar muy duro para que todo esto no se quede en un sueño.
Cómo ya he escrito en muchas ocasiones soy luchador y no tiro facilmente la toalla. Mi idea de la felicidad absoluta, pasa por celebrar con la que espero sea mi futura y definitiva esposa, la publicación de una novela realmente buena. 
Nadie regala nada. Todo implica esfuerzo, ilusión y muchas, muchas ganas y, creo que de eso me sobra. Otra cosa es el talento y la calidad pero conseguiré desarrollar ambas cosas hasta dar con el resultado soñado. 
Siento haber convertido este blog en un campo de pruebas donde experimentar con diferentes estilos, al escribir relatos de todo tipo para ver si me siento suelto abordando todo tipo de temáticas, aunque el que nace lechón, muere cochino y renace más lechón que nunca y, el romanticismo es el leit motiv de la mayoría de mis textos.
Una de las labores diarias que más me aporta y más me gusta es leer. Leo a todo tipo de autores y trato de aprender de ellos. Me han descubierto a verdaderos genios literarios como Carver o Banville que me han enseñado que un relato puede contener en pocas páginas toda la intensidad y la fuerza de la novela más extensa y que al crear un personaje, te conviertes en su padre y en su Dios, modelándolo a tu propia semejanza si así lo quieres o escribiéndolo completamente diferente a ti pero dotándolo de  la credibilidad necesaria para que cale en los lectores.
Escribir no es fácil. Escribir bien es francamente difícil pero soy un amante de los retos.
También me dijeron que encontrar a la mujer perfecta era prácticamente imposible pero lo he hecho. Ahora me largaré en busca del Santo Grial y del Arca de la alianza, eso está chupado.
Tengo la fuerza. Lo sé, la siento en mí,
 Puede que se me esté yendo la pelota pero no os preocupéis, tengo bien claro que "poderoso el reverso tenebroso de la fuerza es".

lunes, 11 de abril de 2016

Ale gato

Con la venia de su señoría, llamaré a testificar al doctor Arriate, presidente del ilustre Colegio de Veterinarios de Valladolid.
Dado que el ministerio fiscal ha solicitado la pena más elevada para el delito del que se acusa al señor Gatete, mi defendido; esta defensa considera que deben tenerse en cuenta todos los eximentes que puedan atenuar su condena.
Si bien es cierto que Gatete actuó con  premeditación, alevosía y nocturnidad, el testimonio del testigo de la defensa que subirá al estrado para aportar credibilidad y fundamento científico a mi alegato, demostrará que Gatete no se encontraba en plena posesión de sus facultades mentales.
Como se expondrá ante este tribunal, ya ha sido demostrado con anterioridad y a continuación aportaré la pertinente jurisprudencia al respecto, que al combinarse la ingesta de comida para el control de bolas de pelo con productos lácteos, se producen una serie de alteraciones neuronales que pueden derivar en conductas psicópatas con el consiguiente peligro para la seguridad del paciente que sufre dichos trastornos y de su entorno.
Mi defendido confundió la realidad al estar bajo los efectos psicotrópicos de esta peligrosa mezcla y durante un periodo no inferior a siete días, creyó tratarse de un reputado cirujano ocular al que la familia que ocupa el domicilio contiguo al suyo, había encargado una complicada cirugía de las corneas de ambos ojos de su perrita cocker spaniel.
En un descuido del humano con el que vive, Gatete escapó de su control a través de un agujero en la valla que circunlimita la propiedad y si bien es cierto que se introdujo en  la caseta de la perra "Bora", al ser esta una construccíon prefabricada que no consta en el registro de la propiedad de Valladolid, no puede considerarse como domicilio particular y pedimos al tribunal que no proceda la acusación por el delito de allanamiento de morada. Una vez dentro encontró a la supuesta víctima en un profundo sueño producido por la ingesta de una cazuela llena hasta los topes de arroz cocido con pollo por lo que mi defendido renunció a la idea inicial de utilizar anestésicos y procedió directamente a operar.
En un momento de lucidez, Gatete esterilizo las uñas de su pata delantera derecha y tras comprobar lo aséptico de su filo realizó las incisiones con gran pericia.
A continuación el testigo de la defensa corroborará lo afirmado en este alegato.
Concluyendo. La defensa pide que se tengan en cuenta los eximentes y que se reduzca lo máximo la petición de pena por parte de la acusación particular y del ministerio fiscal.

viernes, 8 de abril de 2016

Parafraseando a Carver

Como reza el titulo de uno de los relatos de este genial autor, que da nombre a su libro: "De qué hablamos cuando hablamos de amor" ; voy a intentar explicar de qué llevo tanto tiempo hablando y de qué hablaré a partir de ahora.
El amor ha sido siempre un tema recurrente en mis textos, mis poemas e incluso es el verdadero hilo conductor de mis novelas, camuflado entre violentos crímenes,  conflictos políticos y batallas históricas. Desde que era un niño soñaba con amar y sentirme amado y muchas veces me convencí de estar disfrutando de ello, pero tan solo eran ilusiones, espejismos generados por mi mente caprichosa y mi corazón confuso.
Una cosa es que fuese un romántico empedernido y otra bien diferente, el que entendiese este sentimiento.
Durante muchos años disfracé de amor el enorme cariño que sentía por una persona que creció junto a mí, convirtiéndola en la abnegada sufridora de mi necesidad de que Cupido acertase de una puta vez con el jodido arquito, pero por lo que veo cuanto menor es tu tamaño, peor se lo debes estar poniendo al dichoso angelote que además de poca vista, le debe de costar un huevo acertar a los blancos en movimiento porque otra cosa no, pero quieto lo que se dice quieto nunca conseguí quedarme hasta que la vida decidió echarme el freno
Ese exceso de velocidad vital, me llevó entre otras cosas a no poder reducir marchas adelantando sin querer a todas las mujeres con las que compartí carretera, cuando debería haber puesto mi vehículo junto a los suyos, charlando a través de las ventanillas abiertas y decidiendo donde pararíamos a tomar algo, que desvío tomaríamos en cada cruce de caminos o si haríamos noche en algún motel de carretera.
Muchas veces me obcequé en que debía tratarse de amor cuando en realidad era deseo, amistad o incluso ni eso, pero nunca las  he culpado  a ellas de mis fracasos. De algún modo era consciente de que aquello no era amor pero prefería no reconocérmelo a mi mismo.
La vida es tan sabia como puñetera y un día y sin avisar , cuando ya te has planteado tirar la toalla y has comenzado a perder la esperanza, termina poniendo en tu camino a la persona adecuada.
La putada es que al principio te cuesta creer que al fin llegó y te escondes tras un robusto burladero de dudas, temiendo que te empitone destrozándote la femoral o atravesándote el pecho. Entonces los pasodobles crecen en intensidad y en sentido y sales a la plaza dispuesto a llenarla de pañuelos blancos, aplausos y ovaciones.
Es curioso esto del amor. No termino de entender si ha llegado ahora porque era el momento y todo lo demás ha sido una puesta a punto, o si simplemente es que estaba aguardando en toriles a que yo terminase de dar la vuelta al ruedo, me dejase de arrojar monteras al respetable y decidiera a esperar a portagayola con el capote extendido. Para amar de verdad hay que ser valiente y perder el miedo, eso si lo he aprendido.
Soy humano y temo, temo mucho pero también soy humano y quiero, quiero mucho.
Ya no soy un niño, ni  un adolescente. Precisamente mi padre, mi mejor maestro, me enseñó de joven, que adolescente viene de "adolecer": -echar en falta, -estar carente de.  Resulta que siempre la he echado en falta y siempre he estado carente de ella, pero ya llegó y por Dios que me colma.
Ya no corro, no tengo prisa y no me permitiré rebasarla en mi inconsciencia. Conduciré a la velocidad de crucero que  marque el cuenta kilómetros de su alma y llegaré hasta donde ella quiera que lleguemos. No es que me imponga su camino, es que mi camino es ella.
A lo mejor es que por fin he abierto los ojos a lo realmente importante de todo esto.
Seguiré documentándome con relatos de Raymond Carver, el saber no ocupa lugar.

martes, 5 de abril de 2016

"Bonica"

Es como el clásico número de magia, en el que el mago introduce a un voluntario en una caja y luego atraviesa esa caja con afiladas cuchillas y tremendas espadas.
Así me siento cuando clavas tus ojos en los mios y al igual que en los trucos de los ilusionistas, no se vierte una sola gota de sangre y saludo junto al prestidigitador mientras duran los aplausos y las ovaciones.
Pero esto es real y la única relación con el ilusionismo, está en que me has devuelto la ilusión.
Al sentir tu mirada sobre mí y devolvértela, me sumerjo en un estanque de aguas cristalinas donde sé que nunca correré ningún peligro porque hago pie y porque allí no hay cocodrilos, pirañas, anacondas, pozas, remolinos, rápidos o cualquier otro peligro, tan solo un corazón lleno de amor que me sirve de paradisiaco oasis en el desierto de lo cotidiano.
Una vez escribí un relato que presenté a un certamen en el que maldecia el agua, otorgándole multitud de cualidades humanas como la envidia, la crueldad y la traición.
Ahora puedo escribir metáforas sobre tus ojos, las espadas y el líquido elemento.
"Tu mirá, se me clava en los ojos como una espá" y eso sucede porque he decidido bajar la guardia y apartar el escudo con el que me cubría el rostro, sabedor de que esa mirada, aunque se clave hasta dentro no me hará ningún daño. De hecho cuentos los segundos hasta que vuelva a disfrutar del brillo de tus pupilas.
Como en una clase de combate escénico, la mejor maestra de esgrima del mundo ( y una perfecta actriz, como demostró con el tiempo) me enseñó muchos trucos para fingir estocadas y fintas de miradas dulces, amorosas, pícaras, canallas e incluso apasionadas, camuflando lo realmente sucio y traicionero de cada golpe pero esta vez he dado con la mejor espadachina y aquí no hay trucos que valgan ni guardias milagrosas, su espada siempre se clavará en mis ojos y necesito de lo cálido de su acero entrando en mis cuencas para sentirme vivo.
Esa espada debe de ser élfica y forjada por los mejores herreros de Rivendel o puede que incluso sea acero valirio, el imaginario humano es muy extenso en estas artes.
En cualquier caso espero que solo tenga ojos para mí durante el resto de su vida.
Como decis en "Graná": que "bonica" eres.