Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

domingo, 20 de marzo de 2016

Podría estar basado en hechos reales.



Erika lo había conseguido. Tras un año de esfuerzo continuo, miles de folios llenos de apresurados apuntes,noches a base de cafés y maratonianas jornadas de estudio en la biblioteca de la facultad, consiguió aprobar todas las asignaturas de su último curso de la licenciatura en Derecho.
Sus padres quisieron premiar su esfuerzo y su constancia en los estudios con el regalo que ella quisiera pero rechazó la recompensa, explicándoles que tan solo había aprovechado la oportunidad de formarse y poder aspirar a las mismas oportunidades que sus hermanos mayores para plantarle batalla a una vida ya de por si muy difícil para ella, solo por el hecho de haber nacido mujer.
Pasó julio y agostó dando clases particulares a alumnos que debían presentarse a las pruebas de selectividad en septiembre y tras esperar a que sus pupilos le comunicasen que habían conseguido pasar la criba pre universitaria, decidió hacerse un viajecito con el dinero ganado durante las vacaciones estivales.
Erika quiso conocer la tierra de Banville, su escritor favorito y compró por internet billetes de ida y vuelta a Irlanda, aprovechando la oferta de una compañía de esas low-cost, a la que solo faltaba pedirte que fueras dando pedales durante las más de dos horas de vuelo.Viajaría sola, Erika no necesitaba compañía en esta aventurita y además sus amigos  no habían corrido su misma suerte y debían emplear su dinero en las matrículas de las asignaturas que tendrían que repetir y en el nuevo curso académico.
Su madre llegó a pedirle que no viajase sola, porque le asustaba que pudiese sucederle algo pero su padre fue quien consiguió quitarle los temores, recordándole lo cabal y prudente que ha demostrado siempre ser su hija y las excelencias de un país que está social y culturalmente tan bien posicionado como España o más.
Al llegar a Dublín Erika pudo comprobar que el norte de España, sobre todo Galicia y Asturias, le deben mucho de su cultura y sus tradiciones a aquellos celtas que desembarcaron en sus costas hace muchos siglos ya.
Irlanda tiene mucho que ofrecer y se come y se bebe de escándalo, no como España, pero casi.
Tras unos días en la capital visitando museos y lugares emblemáticos, optó por darse una vuelta por la Irlanda más auténtica y desconocida  y eligió el norte y sus hermosos paisajes costeros, con enormes acantilados y playas muy distintas de las que conocía en la costa mediterranea, atestadas de turistas.
Paseando al caer el sol por una de estas playas de Donegal, incluidas en las rutas del atlántico que promocionaba la Oficina de Turismo de Belfast,Erika tuvo la mala fortuna de encontrarse con Patrick, el menor de los dos hermanos O´Donell, que había sido puestos en libertad dos semanas antes tras haber pasado más de seis años entre rejas condenado por abusos y el intento de violación a una jovencita, vecina de su mismo pueblo.
El hombre, ligeramente ebrio y atraído por la racial belleza andaluza de Erika, de cabello y ojos negros, herencia del mestizaje de su tierra, se dirigió hacia ella sonriendo y tratando de atraer su atención con chascarrillos y piropos en gaélico y al comprobar que ella no lo entendía, se envalentonó y dio por sentado que al ser una mujer extrajera que caminaba sola por ese paraje, estaría buscando un apuesto irlandés para añadirlo a su lista de conquistas por el mundo. Al ver que ella apretaba el paso asustada, el pequeño de los O´Donell la alcanzó de media docena de veloces zancadas, sujetandola por los hombros al llegar hasta ella pero con lo que no contaba era con la reacción de la joven española, que al sentir las fuertes manos de aquel desconocido sobre ella, se giró rápidamente zafándose de él y le propinó un puñetazo directo a la nuez, como había aprendido en el curso de defensa personal que hizo en un centro cívico de Granada.Aquello hizo que el muchacho se llevase las manos a la garganta durante unos segundos tratando de recuperar el resuello y al conseguirlo, echó mano del cuchillo que portaba en la funda del cinturón. Erika al ver el arma se abalanzó sobre él tratando de arrebatársela y durante el forcejeo ambos cayeron al suelo. Al caer, el joven irlandés tuvo la mala fortuna de hacerlo sobre el cuchillo atravesándose el corazón y muriendo en el acto.
Erika trató de reanimarle aplicándole un masaje cardiaco y tras ver que no lo conseguía, sacó su teléfono móvil y marco el número de emergencias.
La policía y la ambulancia no tardaron demasiado en llegar y Erika lejos de ser reconfortada, sufrió la humillación de uno de los agentes que sin saber que ella entendía el ingles, le dijo a su compañero que seguramente habría provocado a su agresor con esos pantaloncitos tan cortos y la blusa que lucia, dejando intuir el comienzo de sus pechos.
Tras recibir asistencia del personal de la embajada, prestar declaración ante la justicia irlandesa y haber sido asquerosamente prejuzgada por la prensa y la sociedad local, Erika pudo regresar a España con su familia.Decidió no cometer el error de juzgar a todo el cesto por una manzana podrida y pasados unos años regresó a aquellas playas para exorcizar el fantasma de los recuerdos siniestros y desagradables. Arrojó una flor al mar frente al lugar donde sucedió todo pero no en memoria de aquel muchacho, si no en el de la  de todas las mujeres que no habían tenido tanta suerte como ella.
Al terminar las cortas vacaciones y volver a su despacho, Erika comenzó a estudiar el expediente de otro caso del tribunal de violencia de género, donde ejercia como abogado del turno de oficio.



3 comentarios:

encarni castro dijo...

Un día más te has superado. Gracias por tratar el tema con rigor y humor, por darle la importancia necesaria y dotar a Erika de valor y sentido de la justicia.

Besos. Apuntemos Irlanda en la lista.

lacantudo dijo...

Intento seguir avanzando y aplicar todo lo que aprendo para que llegue un día en el que mis libros se agoten en todas partes nada más salir a la venta, como el de Belén Esteban.
Soñar es gratis pero alcanzar los sueños requiere de trabajo diario, muchísimo esfuerza y toda la voluntad del mundo. Puede que tenga algo de talento natural pero con eso no es suficiente, no se puede vivir de las rentas en esto de la literatura y tengo los objetivos muy claros.
Irlanda será un viaje maravilloso que realizaremos juntos, despues del que haremos por Italia.
Besos.

encarni castro dijo...

Te esperan grandes éxitos en tus dos facetas, la profesional y la personal. Besos.