Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

domingo, 13 de marzo de 2016

Genio y figura

No hace mucho publiqué en el blog una entrada que llevaba por título "Mejor decir las cosas, más aún si las sientes" que según las estadísticas de blogger es de las más leídas de Laespinilla y sinceramente, se ha convertido en algo que trato de llevar a rajatabla como parte de mi código moral.
Y en ello estoy.
Ayer mi hermana Elena sufrió una seria lesión jugando al rugby, el deporte en el que ha descubierto la felicidad y una nueva pasión. Sufrió una severa fractura de tibia y peroné que la mantendrá alejada del campo puede que de por vida porque para su desgracia ya no tiene veinte años y estas lesiones son de las que no puedes obviar y si yo he aprendido algo en esta vida es que no se puede mirar hacia otro lado ante las cosas importantes y duras. Si lo haces te la terminas pegando.
Elena se ha lesionado porque estaba jugando, si no juegas no te lesionas. Si no vives no sufres ni te haces daño, pero tampoco disfrutas o amas.
Elena se entrega en todo lo que hace y eso la supone correr riesgos pero también llevarse inmensas alegrías y cosechar cariño y admiración en todos los que compartimos nuestra vida con ella.

Siempre ha sido un poco cabra loca y siempre ha antepuesto sus ganas de vivir y disfrutar a todo lo demás pero ha llegado el momento de sentar la cabecita y creo que está recibiendo una señal detrás de otra. Ahora toca echar un poco el freno porque ante todo es una madre feliz y una amantísima esposa.
Puede que al ser todo corazón, no tenga espacio físico en su cuerpo para demasiado sentido común pero se le perdona todo.
Elena vale su peso en oro y cualquiera que la haya tratado lo sabe.
Yo tengo la inmensa fortuna de ser su hermano pero además he sido su jefe, su compañero de curro, su compañero de reparto y su socio en muchos proyectos.
Cuando la vida se ocupó de ayudarme a frenar en mi vorágine, ella me sujeto fuerte la mano y no dudó en demostrarme lo que significa la palabra familia, una palabra que simboliza algo mucho más fuerte y hermoso de lo que podemos imaginar porque damos muchas cosas por sentadas.
En los momentos difíciles es cuando aprendemos a valorar las cosas en su justa medida.
Elena es valiente y muy sacrificada y muchas veces ha antepuesto la felicidad de los demás a la suya propia pero el destino la recompensó con un marido a su medida, con una persona válida y dispuesta a apoyar a su mujer en todo lo que acomete, aun no compartiendo algunas de las inconscientes empresas de mi hermana. El santo Job es un mierda al lado de mi cuñado en cuanto a paciencia y consideración.
Para mi fue un orgullo saber que mi hermana había recibido el premio del certamen de cuentos de igualdad de género convocado por el Ayuntamiento de Valladolid y, que ese cuento al ser publicado se convirtió en el top-ventas de la última edición de la Feria del libro de Valladolid, agotándose los ejemplares editados y puestos a la venta.
Escribe como hace todo lo que emprende, con corazón, valentía, mucho arte y puede que con exceso de energía, ella es así.
Está trabajando en otros proyectos literarios y hace unos meses formó parte del elenco que estrenó la que quizás haya sido su mejor obra teatral, cosechando un gran éxito de crítica y público.
No lo voy a negar ni a intentar disimular, la quiero mucho y aunque a veces le daría una collejita por su exceso de ímpetu, me hace sentir muy orgulloso y muy feliz. Soy un tipo muy afortunado, en el reparto me han tocado unas hermanas maravillosas, cada cual a su estilo y tengo la suerte de disfrutar de ellas y de compartir con ellas mis proyectos vitales.
Ahora tan solo puedo estar a su lado apoyando y ayudando en lo que necesite y lejos de hacerlo como una obligación, lo haré como un placer.
Mañana la operan, tendremos que estar al loro porque como se descuiden fijo que se hace con el bisturí y por no molestar se termina operando ella.


 

2 comentarios:

encarni castro dijo...

Cada día me sorprendes más, para bien por supuesto. Muy hermoso, digno de Elena y de un hermano como tú.

lacantudo dijo...

Abrí la espita y dejé que fluyera. Volveré a utilizar el blog como campo de pruebas para mis proyectos literarios pero te agradzco que consideres este texto digno, digno de mi hermana que como dicen los inleses, ya es tu "sister in law". Welcome to our family.