Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

sábado, 27 de febrero de 2016

Que dificil es pedir perdón

No me gusta buscar culpables, no me veo capacitado para ser el Sherlock Holmes de mi vida.
Lo que está claro es que ni tu ni nadie puede cambiarme y que en mi corazón llevan demasiado tiempo repicando mil campanas con un ruido ensordecedor tal, que si no cesa de una puta vez terminará volviéndome loco.
Como dice esta canción atormentarse después es muy fácil y pedir perdón es muy difícil.
He tenido relaciones que yo creía maravillososas y he amado siempre idealizando lo que más me gustaba de cada mujer que ocupaba mi corazón pero me he encontrado con que en demasiadas ocasiones tras exprimirlo hasta el final, terminaban arrancándomelo y arrojándolo al contenedor de basura más cercano, sin importar si era de orgánico, vidrio o papel.
He tenido que escribirme renaciendo de las cenizas una y otra vez. He aprendido el valor de un beso, de una caricia y de una noche de pasión y quizás he llegado a pagar demasiado por cualquiera de estas cosas porque hubo quien se empeñó en elevar mi tensión y en aplastar mi ambición y a fuerza de buscar el origen de ese error sin solución, llegué a la conclusión de que yo mismo terminaba precipitando los acontecimientos así que no voy a ser tan miserable como para achacar todos mis fracasos a la persona amada por error.
Es cierto que ha habido de todo y algunos íncubos trataron de apuntarse mi alma en sus listas de victorias pero también he amado y me han amado mujeres realmente increíbles y no he sabido o no he podido estar a la altura.
Un día de repente y sin buscarlo resulta que das con la persona adecuada y sientes que el pasado no ha sido más que el aprendizaje correcto para llegar hasta ella y para saber y poder estar a la altura de una vez por todas.
Siento horrores haber sufrido tanto pero sobre todo siento mucho más el haber hecho sufrir a alguna mujer, que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, arroje al fuego  la primera alianza y llame al encargado.
A mi no me cuesta tanto pedir perdón y sirva esto como mi más sincera disculpa hacia aquellas florecillas que ayudé a marchitar, aquellas hadas que perdieron su polvo confundiendo el vuelo y a aquellas sonrisas perfectas que terminaron desapareciendo.

No hay comentarios: