Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 15 de febrero de 2016

Aguja y tinta.

Tarareando un tema del último disco de Macaco, su cantante de cabecera, se acercó hasta el estudio de tatuaje donde le habían dibujado la piel en las últimas cinco ocasiones.
La de anoche se convirtió en su víctima número seis y pensó sonriendo que se le iba a terminar el espacio en el cuerpo para conservar estas historias.
La había conocido por el facebook a través de una amiga común que vivía en Logroño y al ver su foto no dudó en solicitarla amistad, solicitud que fue aceptada en menos de dos horas.
Pilar, era una mujer bastante popular dado el número de "amigos" con que contaba en esta red social.
En la información de la página aparecía como divorciada y locutora en una radio local. Era más joven que él pero apenas un par de años, por lo que encontró muchas cosas que supuestamente tenían en común.
No le costó demasiado esfuerzo engatusarla con disimulo, halagando su profesionalidad y su voz. En una semana diseñó la cita perfecta a la que ella accedió de inmediato sin saber que con esa buena disposición, estaba firmando su sentencia de muerte.
Tras cenar en un conocido restaurante de las afueras de Soria, apenas tuvo que insistir en que le acompañase a la casa de turismo rural de un amigo para pasar una noche romántica y al desviarse de la carretera principal y entrar en el camino que les conduciría hasta el alojamiento ella no sospechó nada. Detuvo el coche en una zona muy arbolada con la excusa de haber visto un cervatillo y al bajarse y acercarse a abrir su puerta para que le acompañase a ver al animal ella agradeció su caballerosidad.
No se habían alejado ni cien metros del coche cuando decidió que se encontraba a salvo de cualquier testigo inoportuno y amparado por la espesura del pinar y por la noche cerrada, colocándose tras ella la tapó la boca para ahogar gritos con la mano izquierda y tras sacar el cuchillo con la mano derecha se lo hundió en el costado hasta la empuñadora por lo menos una docena de veces.
Dejó el cadáver en el suelo del pinar, entre níscalos que comenzaban a brotar y piñas caídas.
Sentado en el sofá del estudio le pidió a su tatuador que le dibujase un cervatillo en el hombro derecho.
El ecosistema de su piel se componía de una fauna muy variada, perros, gatos, tiburones, loros, caballos y ahora un cervatillo.
La red era el lugar ideal para hacerse con mujeres que purgaran con su sangre todo el dolor que aquella hija de puta le causó tras mentir ante Dios y los testigos, prometiendo que estaría con él en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza. Solo acertó consintiendo que fuese la muerte la que los separase.
Murió agarrada a las riendas de su caballo y fue el único crimen que pasó directamente por un accidente, otorgándole de inmediato un oportuno  estatus de afligido viudo. 
Mientras la destrozaba el cráneo con la culata de su pistola, Iván agradeció todos los conocimientos que había adquirido durante sus veinte años en el cuerpo de policía y pensó en como disfrazar aquello como un accidente de equitación, producido al caer de cabeza su queridísima esposa, impactando contra el muro de piedra de una acequia durante el galope.
Untando con Bepantol la herida de su nuevo tatuaje, acarició la idea de tatuarse un nuevo animal en el hombro izquierda, un zorrito podría ser perfecto. Una zorra, como ella.



2 comentarios:

encarni castro dijo...

Impactante, incluso diría que tiene un toque intimista que te acerca al asesino por unos segundos para intentar ver su mirada de cerca. Muy bueno.

P.D. Da miedo, es decir, cumple perfectamente la función de permitir que nos adentremos en el bosque y espiar la escena sin emitir un solo sonido.

Besos.

lacantudo dijo...

Gracias por tan excelente crítica. Sabes que soy usuario activo del caralibro e incluso hice de la difusión en redes sociales mi medio de vida pero detesto esa impunidad que da el anonimato de un perfil ficticio, cosa que ha llevado a que nazca el "depredador de la red", un personaje miserable y por desracia cada vez más común.
Lo triste es que esta historia perfctamente podría estar basada en hechos reales.
Besos.