Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

viernes, 22 de enero de 2016

Nunca estaré solo ante el peligro.





No, ya no.
Siempre llevaré conmigo el recuerdo de tu cuerpo desnudo concediéndome el deseo por el que cualquiera estaría dispuesto a morir y ese recuerdo me acompañará hasta el mismísimo infierno.
Al caer el sol me enfrentaré a quien ha jurado realizar a mi costa otra muesca en la culata de su revolver y aunque él no pueda verte, caminarás a mi lado por las calles del pueblo y desenfundarás con la rapidez de un rayo a través de mi mano izquierda
Desde aquella noche en la que reuní el valor suficiente para robarte un beso, supe que tu destino y el mio estarían unidos hasta el final.
No tengo miedo a lo que pueda suceder al llegar el ocaso, si he de morir lo haré satisfecho pues habré amado hasta quedarme sin munición y no hay pistolero en el estado que tenga el valor de tratar de acertar con un beso certero en el mismo centro del lunar que luces junto al escote.
Si no soy tan rápido como creo ser y él desenfunda primero, por favor, cuida de mi caballo. Ha sido un fiel compañero durante estos últimos años.
Enterradme con el chaleco y el sombrero negros, con las botas de piel de serpiente y el cinto con el revolver y munición, nunca se sabe que puede aguardar en la otra vida.
Esto no es un adiós, es un luego nos vemos. Siempre volveré a ti, de una forma o de otra.
El whisky y el tabaco no me han permitido dejar un bonito cadáver pero al menos conservo mi cabellera, muchos guerreros apaches trataron de colgarla en sus tipis y he tenido que privarles de semejante capricho a balazos.
No es necesario que te diga que te quiero, prometimos no decírnoslo nunca y siempre trato de cumplir mis promesas.
Vive libre, volveremos a vernos.


4 comentarios:

encarni castro dijo...

Un beso robado no vale una muerte, nada que cueste la vida merece tomar forma heroica. Y sin embargo jugamos sin remedio con cartas marcadas y un revolver sin balas, sabiendo de antemano que siempre hay otro más rápido o un beso que espera a ser soñado en la recámara de la ilusión. Me encantó ese duelo anticipado. Los pistoleros románticos se siguen llevando a la chica buena. Besos.

lacantudo dijo...

Puede que los pistoleros románticos se sigan llevando a la chica buena pero de momento no soy el más rápido a este lado del Misisipi por lo que tendré que seguir jugándome el tipo en cada duelo y aún tendré esperanza en que al repartir cartas, la proxima mano sea la que me saque de pobre.Besos.

encarni castro dijo...

Tenemos aprender la cara de poker ☺😊. En mi caso es casi imposible. De manera que seguiré retando con la palabra, pero siempre de mentira, con bromas y giros para sacar sonrisas. Un beso.

lacantudo dijo...

Nada tan desconcertante como la cara de un jugador profesional defendiendo un farol con una mísera pareja de treses. A lo largo de la vida uno se encuentra con demasiadas manos que podría haber ganado pero las ha dejado escapar intimidado por la expresión del resto de los jugadores.
Una sonrisa oportuna a veces es la mejor de las jugadas. Un beso.