Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

domingo, 31 de enero de 2016

Carne de probador.

Pasé toda la mañana de una tienda a otra .Lo que prometía ser una jornada de compras de lo más anodina terminó convirtiéndose en algo excepcional.
Era ya esa hora en la que muchas personas abandonan las compras para tomar un vermut en los bares que ha nacido como setas junto al Corte Inglés y yo me decidí por unos tejanos pitillo azul marino y tras pedir mi talla a la dependienta de la sección de moda vaquera, me dispuse a probármelos y entré con ellos en los probadores más cercanos.Eran mi talla, al parecer los excesos navideños no habían causado demasiados estragos en mis medidas por lo que me entró un momentáneo subidón de autoestima.
Estaba quitándomelos cuando alguien llamó a la puerta y contesté con un escueto y rotundo "ocupado". Para mi sorpresa volvieron a insistir por lo que entreabrí la puerta lo justo para asomar el rostro y decirle al pesado o pesada de turno que debería esperar a que terminase de cambiarme y abandonase el probador para utilizarlo. Al abrir aquella puerta y asomarme en busca del impaciente usuario me encontré con la sonrisa de la dependienta que me había atendido.
Era una atractiva pelirroja que tras colocarme el índice de su mano derecha en los labios sugiriéndome  silencio, me empujo hacia dentro del probador con su mano izquierda y entrando de forma sigilosa y sorprendentemente felina tras de mi, cerró echando el pestillo.
Era tan solo unos tres o cuatro centímetros más bajita que yo por lo que no le costó lo más mínimo recorrer la distancia hasta mi boca y en cuestión de segundos sentí su lengua buscando la mía.
Mientras me besaba con ardor, terminó de desabrocharme los pantalones de los que yo mismo había comenzado a despojarme antes de abrir la puerta e introdujo sus manos en ellos acariciándome allí donde las caricias son más placenteras.
No podía creerlo. Había oído hablar de sexo en los probadores de los grandes almacenes y en alguna ocasión me había servido de ellos para besarme con compañeras de clase con las que había faltado a las horas de las materias más aburridas pero aquello se escapaba a mis sueños más húmedos.
No soy feo pero tampoco soy Brad Pit por lo que no terminaba de creerme aquello, aunque  cuando se arrodilló ante mi poderosa y rápida erección para regalarme una impresionante sesión de sexo oral, busqué inconscientemente la cámara oculta pensando que era objeto de alguna terrible broma de mis maquiavélicos amigos.
Nada de cámaras. Aquella sugerente dependienta de acento andaluz y sonrisa pícara se despojó de la falda y de la ropa interior, me sentó en el típico taburete que hay en todo probador que se precie y comenzó a cabalgarme enterrando mi cabeza entre sus pechos.
Doy fe de que aquello ha sido hasta la fecha lo más impresionante que he vivido nunca y es que , como dice la canción, la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.
Desde entonces me he convertido en un comprador compulsivo y me he dejado los ahorros en la sección donde trabaja esta señorita, acudiendo puntualmente  lunes, miércoles y viernes a las dos de la tarde al probador número cuatro.
Y yo caí, enamorado de la moda juvenil, de los chicos de las chicas de los maniquís, enamorado de ti.


miércoles, 27 de enero de 2016

El rey en el norte.


Soy de Invernalia y estoy acostumbrado a vestir de negro como el resto de los guardianes del muro y me viene fenomenal porque ya de paso, guardo un encubierto luto por todas las historias de amor que murieron y que tuve que sepultar en el fondo de mi alma.
Mientras hago mi ronda en el muro, me subo la capucha de la capa en previsión de que el viento helado del norte se adueñe de todo mi ser y vuelva a congelarme el corazón.
No quiero  tiritar y no lo haré si me puedo arropar con sus besos y entrar rápidamente en calor. Sé que conseguirá mantener mi sangre caliente con sus palabras precisas.
Cubriré el lecho de páginas repletas de pensamientos cálidos y confortables y me ocuparé de que nunca falte un leño en la chimenea para que pueda sentarse junto a ella y calentarse las manos, si  llegase a transmitirla el frío que en ocasiones me congela el espíritu, pero no será necesario.
Vive  bajo un sol radiante y besa en la distancia y con acento pero no escatima en besos ni en palabras incandescentes que colocar entre las sábanas para hacer las noches plácidas.
A veces mientras me encomiendo a los dioses antes de entrar en combate con los caminantes blancos, oigo el sonido de su cuerno a lo lejos y entonces desenvaino mi espada con la certeza de que no será mi cabeza la que terminará clavada en una pica al llegar el ocaso.
Ella me ha ayudado a vencer muchos temores, entre ellos el peor y más salvaje, que anidó en mi pecho y crió docenas de pequeños temores que me estaban empezando a devorar por dentro.
Soy un guerrero vestido de negro dispuesto a vender cara mi vida y ya no permitiré que nadie me inoculé su helado veneno.
Soy el rey en el norte y ella es mi reina allá donde quiera que esté, por muy lejos que sea. 
Conseguiré que los dragones nos despejen el camino hasta el trono de hierro y desde allí gobernaremos los siete reinos.
La historia la escribiremos nosotros y la escribiremos juntos. Nos gusta escribir.



domingo, 24 de enero de 2016

Terminando la partida

Anoche disfruté de una fiesta en casa de uno de mis mejores amigos, quien reunió allí a muchos de "aquellos chalados en sus viejos cacharros" miembros del club de Vespa al que pertenezco y en el que ahora ejerzo de flamante peatón y ejemplo vivo de que hay que ser lo más prudente posible.
De las horas que compartí con los "vesperdidos", tan agradables como siempre, quizás me quedo con el momento en el que uno de ellos, buen amigo y cabal persona, me regaló el disco de este joven cantautor vallisoletano.
Esta mañana lo he escuchado mientras me tomaba un café calentito y ha sido un placer haberlo descubierto, ya que tenía ganas de escuchar letras escritas desde la realidad cotidiana y no desde los topicazos que han impuesto los adolescentes americanos al mundo de la música.
Este "Bob Dylan" pucelano me ha hecho pensar muchas cosas sin tener que salir de mi provincia, aunque fuera de forma metafórica.
Cada uno comparte su mundo interior como mejor sabe, bien con una guitarra o bien en negro sobre blanco.
Agradezco inmensamente las continuas referencias literarias en sus canciones y lo inteligente y humano de sus letras que como rítmicos relatos, nos transportan a lugares comunes por los que todos hemos transitado en alguna ocasión.
Me enorgullece pertenecer a una ciudad que cuenta con buenos cantautores que van más allá de cuando llueve es que ella no me quiere" o " ayer se montó un buen cisco dentro de la disco".
Tengo la suerte de haber creado lazos de amistad con alguno de ellos, como Santi Iglesias, que durante mi hospitalización a raíz de aquel fatídico accidente de Vespa, tuvo el hermoso detalle de sacar una foto mía al escenario del teatro donde estaba dando un concierto y dedicarle una canción, como si yo mismo estuviera allí con él y pudiese hacerle los coros.
La literatura y la música siempre han sido compañeros de trinchera en la guerra contra la mediocridad y en ocasiones comparten pitillos y vino antes de lanzarse juntos a la carga.
Tengo la costumbre de encabezar muchas de las entradas de este blog con temas musicales que o bien me inspiran un texto o bien cuadran adecuádamente con el texto escrito.
Espero haberos descubierto algo interesante hoy.

viernes, 22 de enero de 2016

Nunca estaré solo ante el peligro.





No, ya no.
Siempre llevaré conmigo el recuerdo de tu cuerpo desnudo concediéndome el deseo por el que cualquiera estaría dispuesto a morir y ese recuerdo me acompañará hasta el mismísimo infierno.
Al caer el sol me enfrentaré a quien ha jurado realizar a mi costa otra muesca en la culata de su revolver y aunque él no pueda verte, caminarás a mi lado por las calles del pueblo y desenfundarás con la rapidez de un rayo a través de mi mano izquierda
Desde aquella noche en la que reuní el valor suficiente para robarte un beso, supe que tu destino y el mio estarían unidos hasta el final.
No tengo miedo a lo que pueda suceder al llegar el ocaso, si he de morir lo haré satisfecho pues habré amado hasta quedarme sin munición y no hay pistolero en el estado que tenga el valor de tratar de acertar con un beso certero en el mismo centro del lunar que luces junto al escote.
Si no soy tan rápido como creo ser y él desenfunda primero, por favor, cuida de mi caballo. Ha sido un fiel compañero durante estos últimos años.
Enterradme con el chaleco y el sombrero negros, con las botas de piel de serpiente y el cinto con el revolver y munición, nunca se sabe que puede aguardar en la otra vida.
Esto no es un adiós, es un luego nos vemos. Siempre volveré a ti, de una forma o de otra.
El whisky y el tabaco no me han permitido dejar un bonito cadáver pero al menos conservo mi cabellera, muchos guerreros apaches trataron de colgarla en sus tipis y he tenido que privarles de semejante capricho a balazos.
No es necesario que te diga que te quiero, prometimos no decírnoslo nunca y siempre trato de cumplir mis promesas.
Vive libre, volveremos a vernos.


martes, 19 de enero de 2016

Graduando la espoleta a cero

Así es como disparaban los artilleros cuando el asalto a sus posiciones era incontenible y el enemigo se cernía sobre ellos con la bayoneta calada.
Solo se debería amar así, con la espoleta graduada a cero y asumiendo que la explosión de tan brutal sentimiento te alcanzará con la misma fuerza que a la persona amada repartiendo metralla que impactará en ambos corazones en  forma de besos, caricias, noches de pasión y proyectos comunes.
Es cierto que  muchos amantes temen que semejante estallido derribe sus defensas pero hay que amar a pecho descubierto, sin miedo, sin casco ni chaleco antifragmentos.
Por desgracia lo que debería ser una explosión de comprensión y ternura a veces y por la escasez o el mal estado  de la munición, se convierte en todo lo contrario y la onda expansiva termina destruyendo lo hermoso que pudiera haber entre ambos.
A veces también el amor implosiona y no se le permite expandir su potencia de alcance fuera de uno mismo y ese egoísmo termina por destruir a quien siente así y la unidad de artificieros del alma tan solo puede certificar el desastre.
Algunas personas contravienen las disposiciones de la comunidad internacional de románticos empedernidos empobreciendo uranio con el que revestir sus declaraciones de amor, generando tras pronunciarlas a la luz de la luna, daños irreparables y radiaciones alfa y beta que provocan la muerte celular de las sonrisas o que terminan alterándolas genéticamente hasta convertirlas en lágrimas.
La industria "amamentística" ha avanzado mucho y hoy en día se ha especializado en los drones, esos aparatos no tripulados con los que se puede amar a distancia sin exponerse a ningún riesgo, pero eso no es amor, es tan solo un bellaco sucedáneo que aunque te mantiene a salvo en el refugio te impedirá alcanzar la gloria en el combate y ser condecorado por ello.
De todas formas y pese a que me tachen de cobarde, me declaro no beligerante.
Los cascos azules también somos necesarios para ayudar en los campos de batalla escribiendo finales felices o si eso no es posible, abriendo una botella con la que servir el trago portuno para brindar por lo que no pudo ser.

sábado, 16 de enero de 2016

El que pierde halla.

Eso es lo que afirma el refranero pero permitanme que lo dude. Nunca Jamás está lleno de niños perdidos y cada vez hay más, sin embargo nadie los reclama, no quieren encontrarlos.
Puede que yo sea uno de ellos. Puede que perdiese la ilusión, las ganas de crecer y la fe en la condición humana, que todas las pérdidas me llevaran a ignorar de paso la madurez, confundiendo mi natural desarrollo y anclándome a esta eterna juventud tan perseguida por algunos sin saber la terrible maldición que conlleva ese acné perpetuo.
Rumio la desesperación  antes de mezclarla con aguardiente mientras acaricio la empuñadura de la daga y me imagino hundiéndola en el pecho de un desafortunado pirata con la guardia baja.
Me he acostumbrado a volar solo, ya no necesito la compañía de ninguna de aquellas hadas que me destrozaron el corazón antes de abandonarme a mi suerte.
Puede que pase demasiado tiempo en la laguna de las sirenas pero me niego  a pagar su compañía con collares de cuentas o con espejitos, como acostumbraba a hacer durante aquellas noches en aquel poblado indio plagado de neones y luces rojas.
Nadar siempre me gustó mucho, aunque el agua esté fría. Nado sabiendo que me aguarda el fuego más ardiente junto a alguna de esas criaturas en la orilla.
¿Niños perdidos? lo siento pero lo único que se ha perdido aquí es la esperanza. Esperanza en un futuro digno, esperanza en el amor verdadero y en la felicidad que te quieren vender adulterándola con mil sustancias cancerígenas.
Mi nombre es Peter Pan pero mucho me temo que ya no me pertenece a mi solo, creo que desde hace unos años el mio es un nombre con el que firman demasiadas personas que han descubierto la gran mentira que se oculta tras sus vidas.
Volaré hasta la estrella más alta y desde allí me lanzaré en picado sobre la primera oportunidad para recuperar la inocencia y volver a creer en que todo es posible.
Solo necesito que alguien me convenza y me regale unos polvos de hada.


jueves, 14 de enero de 2016

Cachorros




No entiendo que está pasando con este mundo pero cada vez me gusta menos.

Llevo semanas tratando de llevar a mi familia a un lugar seguro donde establecernos lejos de los bombardeos y en este viaje he descubierto que para aquellos que llevan una vida normal, como la que yo mismo disfrutaba antes de la guerra, nos hemos convertido en un problema que prefieren ignorar mirando para otro lado.

Tengo dos hijas  pequeñas que mi mujer y yo llevamos en brazos o a hombros durante cientos de kilómetros y  han sido muy pocas las personas que nos han ofrecido ayuda.

Hoy he visto como el mismo europeo orondo y rubicundo que ayer se alejó al vernos llegar por si le pedíamos limosna, lloraba ante la visión de dos cachorritos que trataban de amamantar de su madre atropellada por un coche. Mi mujer se arrodilló y  los alimentó con el biberón que había preparado para la más pequeña y entonces pude ver como aquel hombre enrojecía de vergüenza  y se llevaba la mano a la cartera para limpiar su conciencia.

Solo pareció capaz  de afligirse ante la desgracia de unos cachorritos y al arrojar un billete de cinco euros a los pies de mi mujer, parecía estar alimentando así a nuestras cachorritas aunque evitando ensuciarse las manos.

Somos tan humanos como vosotros pero con peor fortuna y aviso, la vida da muchas vueltas, ojalá no os alcance la guerra.


Este relato lo presenté a un certamen internacional donde había que escribir sobre la temática de los refugiados.
Una vez que he comprobado que no se encuentra entre los finalistas ya lo puedo publicar.
Espero que os guste. 


sábado, 9 de enero de 2016

Con el billete en la boca

Y corriendo por el andén porque el tren ya está partiendo y no quiero perder ninguno más.
No llevo equipaje, tan solo una pequeña mochila a la espalda cargada de sueños e ilusiones y si es necesario, me despojaré de ella para poder correr más ligero.
Ya he perdido demasiados trenes y entre eso y que no termino de pillarle el punto al arroz y siempre se me pasa, va siendo hora de que afine con las medidas de agua, el tiempo de cocción y los horarios de Renfe.
Puede que el famoso expreso a Nunca Jamás se me termine escapando otra vez y en vista de que no hay manera de conseguir más polvo de hadas (después de haber despilfarrado todo el que me cedió Campanilla) no encontraré otra manera de llegar hasta allí.
A lo mejor es que no debo ir. Va siendo hora de instalarme de una vez por todas y para siempre en el mundo real y dejarme de sueños y fantasías.
Va siendo hora de aceptar lo complejo de la existencia, lo peligroso del día a día y lo cálido y maravilloso de cada mano que se tiende en mi ayuda.
Lo mejor será que me siente un rato en el andén y me relaje, que me abrace a esa mochila de sueños e ilusiones y que vuelva con ella a la estación de "Villa cordura".
Mis ilusiones pueden ilustrarse, encuadernarse  e imprimirse en ejemplares de bolsillo y mis sueños más hermosos tienen  rostro y cuerpo de mujer.
Creo que he soñado demasiado, con y en distintas mujeres. He creado multitud de personajes a raíz de mis sueños y luzco algunas marcas en el cuerpo, resultado de los besos, mordiscos,caricias y golpes que allí olvidaron sus propietarias.
Antes de regresar a "Villa cordura" me despojaré del cuchillo que guardo en la bota izquierda porque además de molestarme un montón para correr, pertenece a otro de los seres que me ha poseído desde su entidad de personaje de novela queriendo cobrar vida.
Los perros que tiran del trineo con el que soñaba con conquistar mi polo, ladran al otro lado del muro de la estación, impacientes porque sabían que al final, yo no habría de ir a ninguna parte y me esperan para llevarme hasta casa, a la seguridad de mi ordenador.
Agarrado al ordenador, puedo bucear dentro de las oscuras y gélidas aguas de mi cerebro sin quedarme sin oxígeno. Respiro a través del alimentador enchufado a la red.
Bucear y nadar, dos grandes placeres.
Cada mañana nado en mi piscina de ideas climatizadas porque además de disfrutar con ese ejercicio, me relaja sobremanera sumergir la cabeza con cada brazada y sentirme a salvo del mundo.
Los íncubos y los súcubos no saben nadar y sé que allí no podrán darme alcance por lo que aguardarán a que caiga la noche pero durante la noche cuento con la ayuda de un espíritu protector con cuerpo de gato que duerme junto a mí y se asegura de que nada malo pueda sucederme. 
Diseño historias, soy un arquitecto de vidas paralelas adosadas, pareadas o independientes y  las construyo con las primerísimas calidades de los finales felices y las soluciones a todos los problemas.
Lo que vienen siendo calidades de lujo que no encontramos en la vida real.
Financio cada promoción con el crédito constructor concedido por el banco de mi alma pero tiene un alto interés y las comisiones de amortización son excesivas.
Puede que abandone de  una vez por todas el diseño exclusivo de vidas "segunda residencia" y me centre en esmerarme en el diseño de mi vida habitual a efectos de notificacíon. En ella no podré reparar injusticias,decapitar al malvado, despertar a Blancanieves con un beso ni encontrar a mi media naranja pero al menos podré afirmar como Neruda  "confieso que he vivido".



 

miércoles, 6 de enero de 2016

Conquistar mi polo.




Desde pequeño me explicaron que los polos opuestos se atraen irremediablemente pero por muchas vueltas que le doy, no encuentro esa oposición más que en el que tú seas una  mujer y yo un hombre, por lo demás tenemos muchas cosas en común igual demasiadas, empezando por aquel pasado que ya compartimos y que siempre vivirá en mi cabeza y en mi corazón.

Para mí seas opuesto o no, eres el polo hacia el que me siento irremediablemente atraído.

Sé que ahora mi misión en la vida es comparable a la de los excepcionales e intrépidos Amundsen y Scott, quiero conquistar este polo aunque muera en el intento.

No tengo miedo a perderme en la ventisca, tan solo a congelarme con el frío desolador de tu rechazo.

Puede que no merezca alcanzar mi objetivo, puede que como explorador de los rincones más recónditos de tu alma y como conquistador de tu corazón sea también un fracaso.

Puede que los perros de mi trineo se desorienten al seguir tu rastro y lo confundan con el de otros polos más cercanos o más fáciles de alcanzar pero yo solo quiero llegar hasta ti.

Tengo la impresión de que la nieve aún no ha sepultado las señales que dejaste en el pasado para que te encontrase si me perdía, aún no pero  el blanco manto de la vida comienza a taparlas, volviéndolas irreconocibles

La nieve comienza a acumularse también sobre mí, pero tu recuerdo no tarda en derretirla permitiéndome avanzar en la que creo que es la dirección correcta.

Necesito distinguir la luz de ese impresionante faro que es tu sonrisa y dejaré descansar a los animales, me calzaré las raquetas y correré hacia tus brazos.

No temo sumergirme en el hielo de los acontecimientos, no voy a ahogarme entre los millones de motivos en contra de que conquiste mi polo ni a acobardarme por la distancia que nos separa.

Tardaré en llegar hasta ti pero me enfrentaré a la tempestad con paso firme y decidido.

Solo habrá algo que de inmediato podrá hacerme desistir de intentarlo, que el viento me traiga el eco de tu voz  pidiéndome que no vaya, o descubrir que ya puso su bandera en tu cima un aventurero  más afortunado.

Al preparar el equipo y calentar café cada mañana de este viaje, rezo para que mi nombre sea recordado junto a los de aquellos que consiguieron alcanzar sus aparentemente inalcanzables metas  arriesgándolo todo
Solo te pido que apuestes por mi, a caballo ganador. Tú de eso entiendes. .
 

martes, 5 de enero de 2016

Capitán del equipo.





Me he acostado muy prontito. No quiero que los Reyes decidan no entrar en casa para evitar ser sorprendidos por un niño despierto.

Este año he sido muy muy bueno y estoy seguro de que por fin me traerán la Nintendo y el balón del Real Madrid.

Mi abuela me había dicho que tengo que irme pronto a la cama y dormirme enseguida porque si no los Reyes no entrarán en  casa. Al parecer lo reyes cuentan con un eficaz servicio de pajes de información que les chivan hasta la última trastada y si duermes o no y como presenten un informe negativo sobre un niño, este se queda sin sus regalos.

Aprovechando un descuido de mamá le he quitado de la mesilla de noche unas cuantas pastillas  de esas que toma para dormir desde que  papá se marchó de casa con aquella señora tan simpática de ojos azules y me he tomado media docena con el colacao. Empiezo a tener sueño, mucho sueño.

Mi plan es perfecto, en casa no hay más niños, soy hijo único así que nadie espantará a sus majestades de oriente. Mamá también se ha acostado y no se la oye, eso es que ya debe de haberse tomado la pastillita pero en vez de con colacao con esa guarrada que le gusta a ella y que tiene nombre como de cantante folclórica,  Martirio, Maritrini, Martini o algo así. Todas las noches  se sacude un par de copas escuchando música y disimulando las lágrimas pero se debe pensar que soy ciego o gilipollas porque aunque disimule, me doy cuenta perfectamente, lo que pasa es que no la digo nada porque a mí tampoco me gusta que me vean llorar, es humillante y luego los demás se ríen de ti.

Voy a ser el capitán de mi equipo en el patio, que para algo pienso llevar el balón al cole, con uno del Real Madrid me hacen capitán fijo.

Ya veré si invito a alguien a jugar con mi Nintendo, que igual juegan mal y me la estropean, que mis amigos son muy burros.

Que sueño, me estoy quedando frito, ya casi estoy dormido, cuando lleguen los Reyes todo estará correcto y dejarán sus regalos junto a los zapatos, se comerán las galletas y se irán. Fijo que este año también se beben media botella de la guarrada esa que le gusta a mamá, como el año pasado, que el día de Reyes a la pobre se le puso dolor de cabeza del disgusto y todo.

Un chico de primero de la ESO me ha dicho que los Reyes son los padres, pero no tiene ni puta idea. Mi padre se fue de casa hace casi dos años ya y si fueran los padres tendría que venir a casa por lo menos a traer los regalos y por aquí no ha asomado el hocico, dice mamá que ni siquiera le ha pasado la pensión o no se qué.

Además ¿cómo haría mamá para fingir el dolor de cabeza del disgusto por  lo de la media botella del año pasado? No es tan buena actriz.
Seguro que ese chico se lo ha inventado o lo ha dicho para fastidiar, que la gente es muy mala.

Me duermo, huele a humo, está entrando humo por debajo de la puerta, eso debe de ser que ya están aquí y que se han colado y han traído incienso de ese cómo el que llevaron al portal de Belén. Mientras no se hayan olvidado de lo demás bienvenido sea que a mamá le gusta poner incienso a veces, aunque no huele tan mal ni suelta tanto humo, se conoce que este debe de ser de oriente y aquí no lo conocemos.

Tengo sueño, mucho sueño. Me duermo…



Cuando los bomberos alertados por los vecinos llegaron a la vivienda ya era demasiado tarde.

Las llamas, presuntamente originadas por la mala combustión de una caldera se extendieron rápidamente por toda la casa y lo que les había llamado poderosamente la atención es que encontraron ambos cadáveres, el de la madre y el de su hijo, en sus respectivos dormitorios, como si no se hubiesen percatado del incendio.

Tampoco habían respondido a los gritos de los vecinos ni siquiera a las llamadas al teléfono móvil de la madre.

Seguramente se hubiesen intoxicado con el humo pero tendrían que esperar a los resultados de la autopsia.

Es horrible que ocurran tan trágicos sucesos en una noche como la de Reyes pero la vida nunca dejará de sorprenderme.

A veces es mejor no ver las noticias. Ojos que no ven…








viernes, 1 de enero de 2016

Compañeros de armas

El teniente Dumas detuvo el galope de su yegua al llegar al punto del camino que le indicaba que ya había entrado en territorio mexicano.Sus compañeros de la denominada "vieja guardia" se detuvieron junto a él, preocupados por lo que había hecho detenerse al jefe de la misión.
-¿Algún problema John?- pregunto el sargento Guere llevándose instintivamente la mano a  la culata de cachas de nogal de su revolver LeMat modelo "caballería" fabricado en Francia ,que portaba en la funda sobaquera que ocultaba bajo la chaqueta de ante.
-Ninguno Patrick, solo me he detenido aquí para recordaros que a partir de este momento entraremos en territorio de nuestros siempre belicosos vecinos y que si surgiese algún problema y fuéramos descubiertos se nos consideraría espías y seríamos tratados como tales y os garantizo que no tardarían en llevarnos ante un pelotón de ejecución.-
-Lo sabíamos cuando accedimos a acompañarte John y creo que hablo por todos al decir que ninguno vamos a abandonarte ahora, ni ahora ni nunca. La misión que hemos emprendido es de vital importancia para el futuro de nuestra causa y no será un pelotón de ejecución mexicano el que nos haga cambiar de idea.-
El que así habló fue el sargento O´brien, suboficial de origen irlandés al igual que Guere que también había luchado junto a Dumas en Gettysburg y que como el resto de sus compañeros de armas, no dudó un segundo en presentarse voluntario para acompañar a Dumas en esta misión.
El teniente Dumas agradeció con una sonrisa  las palabras de O´brien y dirigió su mirada hacia su último compañero en esta aventura, el teniente Ortega.
-¿Y tú Ortega? ¿Algo que añadir a lo dicho por estos dos locos irlandeses?-
El teniente Ortega era un joven bien parecido, con rostro aniñado y rasgos latinos, dado su genética española.  Su dominio del idioma español, su aspecto físico que le sería muy útil para pasar desapercibido si se diera el caso y su bravura en combate, hacían de él un miembro fundamental en el equipo.
Ortega se irguió en la silla de montar y escupió sobre un crótalo de gran tamaño, que a pocos metros de su alazán había comenzado a agitar los anillos córneos del extremo de la cola que producían aquel sonido característico por el que su especie recibía el sobrenombre de serpiente de cascabel.
El gargajo alcanzó al crótalo en plena cabeza terminando de soliviantárlo  por lo que adoptó una posición muy amenazadora, lo que hizo que Ortega dirigiese  su montura  a unos cuantos metros de distancia de aquel venenoso y ofendido animal.
-Para mi llevar esta misión a buen término, será como escupirle en el rostro a Lincoln, por lo que no pienso privarme de ese placer. Iré con vosotros hasta el final John y si está de Dios que muera en el intento, alimentaré con mi cadáver a los buitres de México que imagino que no le harán ascos.-
- No voy a consentir que ninguno de vosotros se convierta en pasto para los carroñeros, Ortega, en cuanto nos encontremos con Boyance trataremos de agilizar el trabajo todo lo posible y regresar a casa lo antes que podamos y con la cabeza bien alta por la satisfacción del deber cumplido.-
El cielo se había comenzado a cubrir de oscuros nubarrones que presagiaban tormenta, confiriendo a la situación cierto ambiente de dramática reunión. más propio de una representación de teatro clásico que de un alto en el camino de estos cuatro valientes camaradas.





Este texto es un extracto de la novela "Colgado de la cuerda oportuna" , en la que llevo unos cuantos meses trabajando y que está ambientada en la guerra de secesión americana, donde el protagonista, un alumno de último curso de West Point, nacido y criado en la plantación familiar de Carolina del norte, se une al ejército confederado y participa en diferentes acciones durante la guerra en compañía de varios hombres con los que crea un fuerte lazo de amistad y camaradería.
Aunque no lo parezca.  lo fundamental de esta novela es la historia de amor entre el joven oficial y su prometida, historia que peligra con los trágicos sucesos que se desencadenan en el país meses antes de su enlace y con la aparición de una atractiva viuda abolicionista capturada por el regimiento del protagonista, cuando trataba de liberar esclavos en territorio de la confederación.
Este fragmento pertenece al capítulo que lleva por título el mismo de esta entrada.