Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 26 de octubre de 2015

Todo cambiará para que nada cambie.

En efecto hay que moverse.
Cuando las cosas vienen torcidas es responsabilidad de cada uno intentar enderezarlas y sobre todo no tirar la toalla.
No es fácil, Conozco a muchas personas que han optado por tirar la toalla y respeto esa decisión, tan válida como cualquier otra pero yo soy más de encajar un golpe detrás de otro y tratar de aguantar, hasta que la vida deje al descubierto el mentón y pueda sacudirle el gancho de izquierda que reservo para los momentos de apuro.
Si me paro a pensarlo soy un privilegiado. No me va a faltar ni techo ni un plato de comida caliente, gatete y yo hemos hecho un master en situaciones complicadas pero ni nos persigue nadie ni hay una guerra a nuestro alrededor.
Al margen del gato más cariñoso, más comprensivo y más bueno del mundo, no tengo ninguna carga familiar ni vidas a mi cargo. 
Confío en mis habilidades y en mis posibilidades y ha llegado el momento de sacar todo lo que llevo dentro para dar lo mejor de mi mismo.
Lo he escrito en diversas ocasiones, la madre es el único tesoro que tenemos los pobres y entre mis riquezas las mayores se computan en todos los amigos que me han demostrado ya lo mucho que me quieren y en una familia maravillosa.
Si a eso le sumo mi natural optimismo es normal que acepte los cambios como una evolución y una temporada esperanzadora. Cuando se cierra una puerta se abren varias ventanas y soy pequeñito así que entraré por cualquier sito.
Juego con la ventaja de que si no me llegara a gustar mi vida, siempre podría escribirme una a medida y al menos sería el príncipe del reino que conquistaría a su princesa encantada y se atiborraría a perdices junto a ella.
Es lo que tiene esto de escribir, igual no puedes vivir de ello en cuanto a las necesidades materiales pero si en cuanto  a las espirituales.
Ya lo canta Macaco: "Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber" .
Y puestos a parafrasear a mi ídolo musical : "Nunca una ley fue tan simple y clara: acción reacción , repercusión" .
Puede que ahora al sentarme ante un teclado me inunde de ideas estupendas y sea capaz de concebir una historia a la altura de mis sueños, unos personajes a la altura de mis deseos y un final a la altura de mi esperanza.
Si lograse escribir algo así me convertiría no en el mejor escritor, ni mucho menos pero si en el más realizado personalmente.
La literatura se me antoja como mi jardín secreto en pleno esplendor y con un banquito de piedra donde sentarme a escribir sobre un cuaderno repleto de versos acertados y de textos emocionantes; solo o en el mejor de los casos junto a ella, a la que no descarto que termine por hacerse un hueco junto a mí y quiera compartir mis sueños colocando la banqueta en mi esquina del ring y refrescándome con una esponja tras limpiarme la sangre del rostro con la toalla de sus besos y sus caricias.
Sé que no se me dio esta oportunidad de forma gratuita y pienso hacerme con el cinturón de campeón de mi categoría en  mi mundo.
Soy tan afortunado que incluso cuando los jueces me puedan arrebatar el combate a los puntos, conseguiré que se confundan al sumarlos y sea mi brazo el que levanten al sonar la campana del final del último asalto.
Mi padre no me educó para que me rindiese así por las buenas y aunque no sea capaz de hacerlo por mi mismo, apostó demasiado cariño y esfuerzo por mi como para permitir que pierda lo apostado.
Intentaré rentabilizar todo lo aprendido y lo experimentado y todos los entrenamientos, la comba, la sombra,las horas de saco y de punching ball.





domingo, 18 de octubre de 2015

Llena mi vida de magia

¿Qué más puedo decirte ya?
Que te quiero querer más que a mi propia vida. Que necesito saber que existes más allá de la imagen ideal que me he creado de ti. Que aunque suene algo prepotente e incluso un poco condescendiente, quisiera hacerte feliz.
Sé que seguramente no me necesitarás para ser feliz pero me gustaría aportar todo lo que esté en mis manos para ayudarte a conseguirlo.
Decídete y aparece de una vez. Mueve tu barita mágica y golpéame con ella hasta quedarte sin fuerzas si esa es la única manera de que tu magia funcione. No me importa, no me va a doler o al menos me va a doler menos que tu ausencia y tu distancia.
Por favor creeme, concede una oportunidad a este corazón que ha vuelto a latir de nuevo gracias al desfibrilador de la ilusión de tu existencia.
Sé que aunque te he dibujado con mil textos y te he dedicado las palabras más hermosas que soy capaz de plasmar golpeando con impaciencia el teclado del ordenador, sin morirme de vergüenza mientras lo hago, aún te resistes a  formar parte de mi presente y de mi futuro.
Tengo el pasado saturado de intentos fracasados.
Ya lo he escrito antes, conozco mis limitaciones y la mayoría de mis defectos pero me resisto a renunciar a ti. Puede que no te merezca pero te aseguro que estoy dispuesto a todo para conseguirte, a todo.
Te he imaginado y te he bautizado con montones de nombres y ninguno ha sido el acertado.
Es cierto que he confundido hasta la saciedad el cariño y la atracción con el amor pero eso es porque no me has permitido nunca demostrarte lo que siento y me das continuos esquinazos cuando estoy cerca de encontrarte en el laberinto de setos y azaleas donde te ocultas de mi.
Sé que eres preciosa y te prometo que no mentiré cuando consiga decírtelo mirándote directamente a los ojos sin que me deslumbren. Sin duda para mí eres la mujer más bonita del mundo, de mi mundo, de todos los mundos.
He leído diversas leyendas sobre artistas que esculpían, dibujaban o tallaban en los más valiosos materiales a sus mujeres ideales y enloquecían tras enamorarse de sus obras y descubrir que carecían de vida, de alma, de calor,de humanidad. Eso no va a sucederme a mi porque nunca llegaré siquiera a aproximarme con metáforas y demás recursos literarios a lo que espero de ti.
Por favor, llena mi vida de magia, de tu magia.
Mientras te decides a hacerlo renunciaré a todo lo demás.No quiero nada de lo que no formes parte, no quiero nada que no pueda asociar contigo.
Estoy dispuesto a renunciar a mis ideas, a mis recuerdos a mis aspiraciones, a todo menos a ti.






martes, 13 de octubre de 2015

Los blogueros somos aliados, no competencia.

Igual que me he hartado de repetir que el teatro aficionado es un aliado del teatro profesional y seguramente una buena cantera donde formarse los futuros profesionales de la escena, los blogueros literarios o simplemente aquellos blogueros que utilizan la tecnología blogger para compartir sus aventuras literarias son compañeros de trinchera de los escritores reconocidos puesto que con sus relatos, cuentos, poemas, artículos, ensayos y demás, están facilitando a los usuarios de la red el que la afición por la lectura llegué también o se consolide si acaso, a través de la pantalla de un ordenador, de una tablet o incluso de un teléfono móvil.
Durante años he formado parte del encuentro de blogueros de la Feria del libro de Valladolid, donde además de vivir grandes experiencias, he conocido a otros blogueros y blogueras que me han reafirmado en la idea de que la pasión por escribir y por que el público pueda acceder a lo que escribes es algo universal y se aleja de la idea de que uno es algo "rarito" por necesitar escribir y alimentar su blog.
Desmitifiquemos ese concepto tan arcaico del joven escritor como un ratón de biblioteca, tímido y retraído o bien como un alocado vividor que poseido por el camino del exceso, termina siendo la semilla del tan supravalorado "escritor maldito", estereotipo del que siempre he huido y que más que despreciar, temo.
Conozco a blogueras y blogueros que ya han publicado o que están a punto de publicar sus propios libros. Gracias al cielo me puedo incluir entre ellos puesto que todos los que escribimos utilizando las nuevas tecnologías, somos grandes amantes del libro impreso y perseguimos de alguna manera transcender a través del negro sobre blanco en una o varias ediciones.
Admiro a todo aquel que es capaz de escribir sus sueños, sus deseos, sus vivencias, sus errores o los productos de su imaginación y de su mente, del mismo modo que admiro y respeto a todo aquel que se atreve a salir a un escenario, por muy mal que pueda llegar a hacerlo después. Lo importante y lo valorable es atreverse a dar ese primer paso que te coloca ante un público que puede encumbrarte o destrozarte por completo.
Hay muchos escritores reconocidos que sabedores del éxito de algunos blogs, han abierto los suyos propios donde además de contarnos sus citas con los medios de comunicación o donde podremos encontrarles firmando ejemplares, a veces se deciden a regalarnos unas lineas de proyectos  y futuras publicaciones.
Desde aquí y como es lógico van mis mejores deseos y todo mi apoyo  para aquellos que han decidido abrirse un blog donde lanzarse al fabuloso pero sumamente duro mundo de la literatura.
Sé que es practicamente imposible que llegue el día en que pueda vivir de mis textos, pero el hecho de escribir ya de por si me mantiene vivo.
Escritores de prestigio, amigos y compañeros blogueros, caminemos juntos.
 

sábado, 10 de octubre de 2015

Nunca estuviste varada.

De un extremo la argolla y del otro tu corazón pero en cualquier caso da igual, el caso es que he echado el ancla a babor hace ya mucho.
Has vuelto al mar y cuando el cielo parecía no escuchar, se me ha dado otra oportunidad para que trate de esquivar mejor las pesadillas en este laberinto de incertidumbres,
Creo que lo que te alejó de mi fue el miedo a traspasar la frontera.
Ayer crucé los ojos contigo y se levantó un temporal en mi alma con olas de más de doce metros.
Volverte a ver siempre se señaliza con muchas rayas en el mapa de mi corazón, donde se alerta a la tripulación de la inminente fuerte marejada.
Llevo años navegando y he sufrido diversos motines, deserciones, e incluso alguna vez he encontrado polizones escondidas en la bodega junto al pecho pero hace ya tiempo que decidí izar la bandera de cuarentena y colocarla en el mástil junto a la nacional, pues aunque mi nave es española, he amarrado en tantos puertos por todo el mundo que ahora prefiero que se sepa que hay una misteriosa y desconocida enfermedad a bordo antes de fondear en cualquier costa y poder contagiar a sus habitantes.
Fuiste la sirena más hermosa con la que me he topado y la más dulce.
Tu canto consiguió confundirme y enamorarme y al seguir tu voz mi velero se estrelló contra los arrecifes encallando primero y, luego y por el tamaño de la impresionante vía de lágrimas que se abrió en la quilla, terminó hundiéndose.
Me convertí en un naufrago de ti. Nadé pero eres una sirena y no estuve nunca a la altura en el agua, tu elemento. Al final agotado y triste opté por consentir que me arrastrara la corriente y aún pude ver como te alejabas más y más con poderosos movimientos de cola.
La vida me llevó a una isla habitada por una indígena maravillosa que me ayudó a construir una nueva embarcación con la que echarme  a la mar y tras haber encontrado un enorme tesoro gracias al mapa que me regaló mi padre, he vuelto a ser el capitán de un poderoso buque.
Ayer al cruzar la vista contigo pude reconocer en tus ojos todo lo que escuché en tus canciones. En la lista de éxitos de mi cabeza siempre serás número uno.
No he dejado de quererte y aunque lo intenté a base de grog, las penas no se ahogan, nadan mucho mejor que yo.
Sigues siendo la sirena más bonita y la más dulce, por ende la más peligrosa.


lunes, 5 de octubre de 2015

Ampliando mi espacio.

Voy a considerar el bucear en nuevos géneros donde no suelo prodigarme, como una ampliación del espacio literario donde tratar de desenvolverme para evitar llegar a sentir la claustrofobia de estar atrapado entre los cuatro cristales de aquellos géneros y temáticas en los que acostumbro a pasear.
Aquí la gravedad es muy parecida a la que rige el espacio de mi zona de trabajo habitualmente y ni tengo que anclarme al sillón para evitar flotar, ni tengo que conectarme a un aparato que me permita respirar con normalidad ese oxígeno que me alimenta los pulmones y que acostumbro a viciar con nicotina y alquitrán, entre otras sustancias cancerígenas.
Estoy escribiendo un relato para presentar al certamen de relatos de ciencia ficción que convoca la Universidad del País Vasco pero aunque está siendo algo divertido para mi, por lo inusual de la temática en mis textos, no puedo evitar incorporar a la historia muchos sucesos vividos en mis propias carnes como suelo hacer, pues aunque intente la abstracción, me resulta muy difícil alejarme de mi mismo.
Será que pese a todo me caigo bien o puede que me asuste perder mi esencia, no lo sé.
Casualmente en este relato, un extraterrestre enviado a la tierra para estudiar las costumbres de los terrícolas y como han sido capaces de degradar así su entorno natural, adopta la apariencia física de un gato casero, un minino de compañía que termina por dejar que aflore su verdadero yo, para asombro y terror del humano con el que vive.
Al igual que he hecho en alguna ocasión, cuando se falle el premio del certamen colgaré el texto en el blog, ya que debe ser inédito y el haberlo colgado en un blog para su lectura se considera algo así como una autoedición y lo importante es que no se haya difundido previamente al certamen.
Yo, que soy un tipo que gusta de escribir historias románticas o al menos historias en las que las emociones se reflejen constantemente, llegando a haber sido considerado el "superñoño" hecho carne (aquel personaje de "Muchachada Nui" marcó mi vida, en efecto) llevo ya mucho tiempo trabajando la novela negra, la novela histórica y de un tiempo a esta parte el cuento clásico, de esos de  "y fueron felices y comieron perdices" y ahora la ciencia ficción.
Por supuesto uno está muy influenciado por lo que ha leído, ha visto en el cine o incluso ha vivido y no es casual que haya pasado de "Love story" a "Alien".
Las circunstancias personales influyen y mucho a la hora de escribir y creo que para considerarme un buen escritor debería trabajar la capacidad de abstracción pero digamos que mi vida se ha visto sacudida por un sunami espantoso de un tiempo a esta parte.
Imagino que volveré a los orígenes, nunca he renunciado a ellos y de hecho me gustan pero hoy por hoy quiero aprovechar esa inestabilidad emocional y ese aprendizaje de nuevos conocimientos para tratar de sacarlos partido desde mi necesidad de escribir. No he podido evitar deslizar en este relato una historia de amor también pero prometo que el gato y otros animales que en ella aparecen no sufren ningún acoso por parte del protagonista ni de otros humanos.
Creo que aunque pueda resultar algo forzada le aporta un toquecito diferente a los relatos habituales de ciencia ficción. Igual hasta gusta.
Todo se andará.
Cuando pase el tiempo y pueda hacerlo, este relato lo colgaré aquí bajo el título de "Tan felino" que es el que le adjudiqué al comenzar el texto.