Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

domingo, 6 de septiembre de 2015

Hasta que baje el telón por última vez.

Trató de enjugar sus lágrimas al tomar la firme decisión de que el espectáculo debería continuar.
Sabia que iba a serle muy difícil lograr devolver la sonrisa a su expresión pero su público se lo merecía.
Aquella mujer fue durante décadas su perfecta compañera de reparto, la actriz que le daba sentido a la obra, la madre de sus hijos y la abuela de sus nietos.
No concebía salir a escena sin ella. Durante demasiadas temporadas habían sido las estrellas de aquel teatro peleando por mantener la función en cartel contra viento y marea, superando crisis, reformas estructurales y el maldito IVA cultural. 
Al llevársela  de repente aquella enfermedad que siempre fue una espada de Damocles (pues ambos sabían que en cualquier momento el acomodador echaría el cierre a la sala) aquel actor sintió que su mundo se derrumbaba y hubiera querido acompañarla para formar parte de la troupe del más allá pero aún no era su momento y aunque se había tenido que presentar a varios castings, siempre le habían rechazado.
El libreto de su espectáculo dificilmente podría adaptarlo para sacarlo en solitario y aunque el público fiel y los críticos le dijeron que podría conseguir tantos éxitos como con ella, no se atrevía a volver a pisar el escenario.
Al ver como sus hijos arreglaban a los nietos para acudir a por las entradas de aquella noche, decidió tomar la decisión de seguir adelante.
Habían construido aquella obra juntos y ahora era su responsabilidad el que no decayese la calidad y mantener al equipo técnico que dependía por completo de su esfuerzo.
Planchó con esmero el chaqué, lustro los negros zapatos y seleccionó un sombrero para la función.
Al llegar a camerinos sintió que su vida se había ido con ella pero sabedor de que tuvo la inmersa fortuna de que expirara en sus brazos y diciendo su nombre, el actor hizo de tripas corazón y sacó fuerzas de flaqueza.
Malditas las ganas de cantar y bailar las suyas pero debería hacer el titánico esfuerzo de cantar sin el acompañamiento de su voz (magistral en los coros) y claquear el doble de rápido para evitar los silencios.
Se habían querido tanto que ahora todo estaba vació sin ella.
Nunca dejaría de amarla y sabía que allí donde estuviera, estaría pendiente de su actuación y haría de "cla" iniciado los aplausos y la ovación al finalizar cada pase.
Al término de la función de aquella noche sonrió a sus familiares y saludó con una lágrima asomando desobediente e incontrolable.
The show must go on.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso.

lacantudo dijo...

No tan bonito como su espectáculo al que asistí cada día, ensayos incluidos.