Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

martes, 14 de julio de 2015

Escapando del escaparate

Aquella mañana al despertar, la agente del cuerpo nacional de policía, Elena Ayuso, supo que el día sería particularmente activo.
Estaba a punto de solucionar un caso en el que llevaba meses trabajando. 
Desde que la destinaron a la brigada de antivicio de aquella  provincia castellana la investigadora intuyó que tendría que demostrar a sus rancios compañeros que ella no estaba allí por su cara bonita, si no que tras salir de la academia había trabajado duro para medrar y el ser mujer seguía siendo casi un lastre hoy en día.
No solo había tenido que esforzarse más que sus compañeros varones, si no que además se pasaba el día ignorando las insinuaciones y los comentarios y actitudes machistas de muchos compañeros.
De un tiempo a esta parte se habían intensificado los robos con fuerza, los asaltos a establecimientos y el menudeo de drogas en el entorno de la Calle Varillas.
Ayuso dedujo que la crisis había derivado en que muchas personas honradas tuvieran que intentar salir adelante al precio que fuera y que además, los delincuentes de toda la vida aprovechaban las circunstancias para escudarse en la falta de oficio de los nuevos en el equipo.
Eligió con cuidado la ropa con la que saldría a tratar de cerrar el caso esa noche. En días como aquel añoraba aquellos tiempos de agente uniformada, el uniforme ya de por si es un elemento disuasorio.
Introdujo la Gl Glok de 9mm en su bolso tras comprobar que estaba municionada correctamente y se encaminó hacia la brigada.
Tras un día tenso y particularmente caluroso en el que tuvo que realizar la parte más tediosa de su trabajo ( escribir informes, solicitar ordenes de registro al juzgado, comprobar las fichas de los sospechosos) llegó el momento de echarse a la calle.
Según su informante, esa noche habría una importante transacción de cocaina para el menudeo entre el jefe del clan merchero de la zona y el líder de una pandilla de delincuentes juveniles que escudada tras señas de identidad neo-fascistas aprovechaban el miedo que despertaban entre la población para hacer de las calles su propia red de distribución al por menor.
Apoyada sobre el escaparate de uno de esos comercios de proximidad en los que podías encontrar de todo, la agente Ayuso vio llegar a los dos traficantes o como se decía ahora pese a tener pruebas más que válidas y concluyentes "presuntos traficantes".
El joven neofascista intuyó algo en la forma de mirar de aquella rubia de vestido negro, a la que habría tirado los tejos en circunstancias normales pero algo le olía a podrido en su pertinaz fijación.
Shackespeare hubiera escrito "algo huele a podrido en Salamanca" pero no es el caso, así que me ceñiré a la realidad de los hechos.
El "hermano ario" desenfundó un revolver Astra del 38 y encañonó directamete a la agente Ayuso quien al percatarse de las aviesas intenciones de aquel muchachote rubio de cabeza rapada tuvo tiempo de sacar su arma y tirarse al suelo antes de que le alcanzara la primera bala del 38.
El merchero también saco su arma, una escopeta de cañones recortados y en cuestión de segundos se desató un infierno en la calle.
Los cartuchazos del merchero reventaron el cristal del escaparate, ofreciendo a la agente Ayuso una vía de escape de la situación y tras saltar hacia dentro del local mientras disparaba su Glok, aún pudo escuchar el estruendo de las sirenas de los coches patrulla que prevenidos se acercaban a toda velocidad.
Una vez se sintió cubierta del fuego y a salvo, Ayuso busco un lugar desde donde responder al fuego sin demasiado riesgo y cuando tuvo al merchero en el punto de mira disparó.
Aquella noche el trabajo policial terminó con dos "presuntos narcotraficntes" muertos por arma de fuego, un agente de policía herido y una valiente defensora del orden público propuesta para condecoración.
Cuando llegó a casa la agente Ayuso pensó que aquel vestido que había elegido era bastante mono, pero altamente incómodo para participar en un tiroteo aunque le había servido para escapar de aquel escaparate con cierta dignidad al llegar la prensa.

No hay comentarios: