Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

jueves, 7 de mayo de 2015

Tomando decisiones

En esas se encuentra Peter desde hace unos cuantos días.
Peter se ha dado cuenta de que hay que terminar creciendo tarde o temprano y que no se puede luchar contra el destino y mucho menos contra la vida.
Sus últimos vuelos junto a Lia le han enseñado que el amor tan solo cambia de nombre y formato pero el sentimiento sigue siendo el mismo y sobrevive a todas las historias rotas y a todos los fracasos.
Nunca olvidará a Campanilla ni dejará de amarla pero  Peter ha decidido tratar de madurar al menos en ese terreno y dejar de aferrarse al pasado.
Todos llevamos un niño dentro y esa inocencia y esa pureza del alma de un niño es lo único a lo que no le gustaría renunciar.
No hace mucho una preciosa sirena le dijo que tenía que tener bien claro quien era realmente y luchar por lo que quería hasta el final pero que para poder optar a la victoria primero debería saber bien quien es y quien quisiera ser el resto de su vida.
Peter sabe que ha sido un niño demasiado tiempo y aunque eso le encanta, ha llegado el momento de asumir responsabilidades.
Volverá a "Nunca Jamás" a visitar a los suyos y echará muchísimo de menos a los niños perdidos, a los indios, las sirenas, las hadas e incluso a Garfio y sus piratas.
Ha decidido buscar la estrella de "Siempre por siempre" y ver que se cuece allí.
Sus últimas vivencias le han abierto los ojos y a veces sale volando muy deprisa y termina cacareando en la cima de una montaña como queriendo asustar a la madurez y alejarla de él pero sabe que eso no le servirá de mucho.
Desde aquella vez que cayó de la nube y se hirió gravemente, ha cambiado su visión de la vida y ahora prefiere correr los riesgos que corren todos los humanos y aunque detesté poder llegar a convertirse en un tipo odioso, ha decidido vivir.
Una vez después de aquel accidente, cuando estaba sumido en un océano de miedos y terrores absurdos Campanilla le dijo que volviera a volar y así lo hizo.
Ahora para terminar de crecer Peter debe renunciar a los polvos de hada y entrenarse a diario para conseguir elevarse por sus propios medios.
De todas formas no para de darle vueltas, es un crío muy majete pero bastante indeciso.
A mi me tiene preocupado pero sé que hará lo mejor para él y desde luego siempre estará ahí para ayudar a los niños perdidos si le necesitasen.
To be continued.


No hay comentarios: