Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

sábado, 28 de marzo de 2015

Maridando, que es gerundio.

Pues en efecto sigo con esta pequeña serie de textos escritos para aquellas catas en las que se maridaban (sé que mucha gente aborrece esta palabra, pero es la adecuada en esta ocasión) vinos de Emilio Moro, tapas de autor de Alberto Soto (chef de Cepa 21 y mejor cocinero del año de Castilla y León) y textos mios escritos para la actividad.
Este en concreto está dedicado al restaurante de Alberto que lleva el mismo nombre de la bodega donde se encuentra y decidí darle un toquecito de humor, puesto que los escritos para acompañar a los otros vinos eran algo más seriotes.
Sorpresita final, que siempre mola.
Espero que os guste.



Lo tengo todo pensado:
Por la mañana un ramo bien gordo, que se lo lleven a la oficina, que se lo entreguen delante de todos los compañeros, de los de 60eurazos, con una tarjeta bonita, dos o tres frases, sin ser ñoño, pero yendo al grano.
Quedaré con ella sobre la una del mediodía y me la llevaré a comer a Cepa21, es una apuesta segura si la quiero impresionar.
Antes un brindis, que nos descorchen una botella del roble, así para abrir boca, barricas  francesas y americanas, denota clase y acierto.
Entre plato y plato una conversación frugal pero animada, sin espacios en blanco, que vea que soy un tipo resolutivo, cultivado e inteligente, aunque se de buena tinta que no debo resultar cansino, si lo hago saldrá corriendo y lo echaré todo por tierra.
Tengo que buscar la manera de introducir miraditas cómplices y alguna sonrisa canalla.
A ellas les encantan los canallas, pero sin pasarme, que no piense que soy un vividor o un sinvergüenza…descubriría el pastel.
Tengo que irla seduciendo poquito a poco, con aplomo, con suavidad también, he de ganármela antes de los postres, entonces, cuando la tenga completamente entregada llegará el gran momento.
¡¡¡Tiemblo al pensarlo!!!
Otra botella, esta vez un rosado, el rosado invita a la cercanía, es atrevido y juvenil y va estupendamente con los postres.
Que beba, que los efluvios del vino la desnuden de esa seriedad tan suya.
He hablado con Alberto, el chef, es coleguita mío y me va a echar un cable.
A una señal, la maitre nos invitará a pasar a un reservado donde estará todo dispuesto: la iluminación perfecta, una música suave, la intimidad y el ambiente que requiere la gran pregunta.
Que nervios.
¿Y si me dice que no?¿Qué hacer?
No quiero ni imaginarlo, no podría vivir sin él Si.
Me armaré de valor, la agarraré de la mano y clavaré en sus pupilas mis pupilas azules, a lo Becker, con un par.
Aprovechando la magia del momento, y con la mejor de las pronunciaciones soltaré la gran cuestión, la que marcará durante muchos muchos años el devenir de mi vida:
"Señora directora, si accediera a concederme la hipoteca, me haría usted el hombre más feliz de este planeta".
No puedo fallar.
Aunque manda cojones…a lo que hemos tenido que llegar.






No hay comentarios: