Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

domingo, 28 de diciembre de 2014

En un tintero

Una vez más la genial ilustradora Estela Labajo captó a la perfección el estado en que se encontraba Peter y lo plasmó en este dibujo.
Peter está encerrado en un tintero, dada su desmesurada afición por la literatura,y su falta de contención, terminó sintiéndose encerrado en un tintero y ahora os contaré como sucedió.
Tras despedirse de Campanilla, Peter se obcecó en encontrar la manera de acercarse más a Lia, el hada que conoció unos meses antes y que le cautivó completamente.
No consiguió averiguar cuales eran los sueños de esta hadita tan especial y al preguntarla por ellos, Lia le dijo que era una chica normal, con unos gustos y sueños normales.
Lejos de leer entre lineas y darse cuenta de que al ser un chico tan diferente a la normalidad, no entraba en los gustos de Lia, Peter se esforzó aún más en descubrir como podría alegrarla el corazón.
Volando junto a ella, se percató de que Lia siempre llevaba consigo algún libro y pasaba gran parte del tiempo leyendo con avidez un tomo tras otro.
Entonces se le iluminó una bombillita en la cabeza y una tarde primaveral de esas tan especiales y agradables en Nunca Jamás, Peter la tomó de la mano y la pidió que le acompañara volando a un lugar que seguro habría de gustarla.
Lia accedió, no sin reparos, porque aunque aquel muchacho le caía bien, tampoco quería implicarse en exceso con un ser tan lleno de inseguridades y tan aferrado a sus necesidades de cariño, a su entender, aquello no era más que miedo a crecer, cosa que le hacia a un tiempo muy especial y muy preocupante.
Volaron durante horas, dieron la vuelta casi completa a Nunca Jamás y tras sobrevolar muchos lugares inexplorados por Lia, llegaron a unas grutas en los acantilados junto a la playa de las sirenas donde ella no se había aventurado nunca.
Peter la guió por dentro de una de las grutas y cuando llegaron al final, Lia no pudo creer lo que vio allí.
Ordenados por orden alfabético y protegidos de cualquier tipo de inclemencia, Peter le mostró todos los ejemplares de la famosa biblioteca de Alejandría.
Hacia cientos y cientos de años, una sirena evitó que se perdieran durante el incendio que asoló la ciudad y con mucho esfuerzo consiguió ponerlos a salvo en aquella gruta de Nunca Jamás.
Aquello era el paraíso, Lia se emocionó tanto que sin darse cuenta siquiera, comenzó a elevarse muy deprisa y a punto estuvo de golpearse contra el techo.
Peter evitó aquel golpe interponiéndose entre la rubia cabecita del hada y el techo y cuando Lia iba a golpearse, él, la puso a salvo y aprovechando la confusión del momento, depositó en sus labios un delicado beso.
Lia se enojó y tras darle las gracias por haberla revelado aquel lugar, se marchó de vuelta a su casa.
Entonces Peter se dio cuenta de que en su romántico arrebato, había roto aquel momento tan bello y maldijo su suerte y aquel formidable tesoro.
Las maldiciones son caprichosas y siempre peligrosas y de repente, el maleficio cobró forma de tintero atrapando a Peter en su interior.
A partir de ese momento Peter sintió que siempre tendría la necesidad vital de escribir su historia y desde aquel día, no podía pasar ni una jornada sin sentarse en solitario a poner sus aventuras por escrito.
A fecha de hoy las cosas no han cambiado y aunque Peter sigue disfrutando de su vida, cada atardecer medita un rato sobre lo que va a escribir y como va a hacerlo.
Con suerte quizá un día escriba una historia tan hermosa que conquiste el corazón de Lia.
Peter no ha perdido la esperanza, es un niño que nunca creció y eso le hace ser tremendamente optimista y valiente ante la adversidad.

No hay comentarios: