Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

jueves, 18 de diciembre de 2014

El misterio de todo esto

Igual el truco está en dejar de hacerse preguntas y disfrutar más de las cosas.
Igual todo funcionará mejor el día que me decida a interiorizar todo lo bueno que encuentro.
Lo voy haciendo, este vídeo que he colgado es de un grupo que me descubrió anoche un buen amigo y creo que ha pasado a formar parte de la argamasa que sustentará mi vida a partir de ahora.
Se que lo que no cambia ni cambiara es esa necesidad tan fuerte de sentarme a diario ante el teclado del ordenador para escribir, mejor o peor, pero lo necesito y aunque me he vuelto muy tímido necesito compartir con todo aquel que esté dispuesto a leerlo, todo lo que se me pasa por el alma.
Como en el libro que publiqué hace un par de años, necesitaría unas "tost-caras" o de unos emoticonos, para avisar del estado de ánimo por el que paso al escribir cada texto.
Supongo que al mundo le importa poco de que ánimo esté, pero sería más que nada por evitar malentendidos ya que es cierto que para cada texto, necesito relajarme y dejarme llevar por las emociones, casi siempre el buen humor, en muchas ocasiones el amor o el desamor y en algún caso incluso la ira.Muy de vez en cuando escribo "tremendamente sujeto a mis pasiones" como decía aquel personaje de la genial "Amanece que no es poco" y la lujuria teclea por mi.
En cualquier caso me gustaría descubrir el misterio de todo esto, pero supongo que no hay un manual para entenderlo todo y mucho menos para entenderse a uno mismo.
Me he escudado demasiado en ese "alter ego" que he encontrado en ese personaje tan ambiguo que es Peter Pan.
Que  veces me sienta un poco como él, no me excusa ante nadie de mis tremendas cagadas, además Peter es un eterno adolescente porque no permite crecer al niño que vive en él y yo ya me he dado cuenta de que muy a pesar mio, ese niño se hace mayor.
En cualquier caso estoy muy contento por muchas cosas, tengo más motivos para ser feliz que para estar triste y sentirme desgraciado. Sería una terrible falta de respeto para con el resto de la humanidad.
Y no me siento triste, quizá me angustia un poco no saber escribir mejor pero os juro que me esfuerzo a diario por aprender lo necesario para plasmar de forma cuando menos correcta mis ideas en los textos.
No se si se nace con una habilidad especial para esto, imagino que esa habilidad se adquiere con los años y el esfuerzo, como todo en esta vida.
Conozco a algunos escritores fantásticos y por lo bajito envidio la capacidad que tienen para transmitir emociones y para crear historias interesantes y al mismo tiempo cargadas de sensibilidad y realismo.
Todo llegará y por mucho que escriba que quiero que se me desvele el misterio de todo esto, seguirá siendo un secreto hasta que me gane con mis actos el derecho  a descubrir el secreto.
Mientras tanto prometo seguir intentándolo y hacer un esfuerzo para no aburriros con mis cosas.
Este no deja de ser un blog literario y no porque considere literatura  lo que escribo, si no porque en el se habla mucho de lo que significa escribir y como afecta el acto de sentarse a un teclado ya no a un escritor o a un literato (madre mía, sería muy pretencioso por mi parte considerarme alguna de las dos cosas) si no a un tipo normal que ha encontrado en la escritura la forma de dar rienda suelta a su mente y a su alma.
Escribir es una gran terapia y he perdido la cuenta de las veces que he dicho que para mi este blog es mi diván de psiquiatra particular.
A mi me hace mucho bien y animo a los demás a probar esta terapia al menos en alguna ocasión.
Te vacías y te limpias e incluso puedes convertir lo que te atormenta en algo que disfrutar.
¡¡¡Si al final escribir va a ser algo de lo más hedonista!!! Involuntariamente buscamos el placer y por muy negativo que sea mi estado de ánimo, al final tras un ratito al teclado comienzo a disfrutar y vale que nunca he llegado al orgasmo escribiendo, pero tampoco saboreando un plato exquisito o deleitándome con un tinto sensacional.
Digamos que aún así cuando termino un texto que me gusta y me ha servido de catarsis, experimento una sensación parecida (aunque menos intensa y placentera, of course) al orgasmo.
En fin...creo que voy a seguir con mi novela que al menos ahí no aprovecho para vomitar mis miedos y mis rayadas, simplemente trazo una linea argumental y unos personajes y le doy candela.

No hay comentarios: