Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

sábado, 8 de noviembre de 2014

Ok Corral

Siento ponerlo todo perdido de sangre, pero no pude esquivar ese cabezazo en la nariz que casi me tumba, espero que no me termine de afear el rostro.
En mala hora decidí enfrentarme a ellos, aunque era tan necesario para mi como el amarte.
Nunca he soportado a los abusones y ellos abusaron constantemente de mi negativa al enfrentamiento.
La violencia solo engendra violencia y cuanto más se alimenta de si misma más grande se termina haciendo y hoy se ha dado un banquete excepcional, su última cena espero.
Ellos me esperaron en el callejón que hay junto a tu bar y con la excusa de mostrarme un "interesante hallazgo" aprovecharon la cobarde intimidad de aquel rincón que apestaba a orines y a basura para comenzar a golpearme a traición entre insultos y escupitajos
Al más alto de los tres pude propinarle un certero puñetazo en la nuez, que le dejó inmediatamente fuera de juego.
En aquel momento el más canalla me sujetó a traición para que el mayor del grupo pudiera golpearme impunemente.
Su primer puñetazo me alcanzó de lleno en el costado, con la precisión de un boxeador profesional, haciéndome tiritar de dolor.
Al cuarto golpe, antes de perder el conocimiento pude propinarle al canalla que me sujetaba un golpe con la parte de tras de mi cabeza en plena boca, notando como se rompían algunos dientes del impacto.
Libre ya de tan cobarde pero eficaz llave de presa decidí que solo saldría de allí vencedor o con los pies por delante.
Adopté la "guardia inglesa" y bajando la barbilla y protegiéndome con los codos y antebrazos los costados comencé a lanzar una serie de directos a la mandíbula y las cejas de aquel hijo de puta.
El también sabia pelear y consiguió detener la mayoría de mis golpes y regalarme un gancho directo al mentón que me hizo ver las estrellas.
Todas preciosas, pero ninguna brilla como tu.
Lance una patada a su entrepierna. Esto de tener las patitas cortas es un poco putada, no le alcancé y casi pierdo el equilibrio.
El muy cabrón entonces cometió un grave error al agacharse a por un trozo de tubería de metal que asomaba entre varias bolsas de basura y restos de alguna reforma cercana arrojados entre los contenedores.
Al verle doblar el espinazo le metí un buen rodillazo en las costillas haciéndole perder el resuello y gritar de dolor al notar como un par de ellas se rompian
Entonces me volví completamente loco y comencé a patear su cráneo en el suelo.
No disfruto con este tipo de cosas pero si sacan al animal que vive en mi, no puedo detenerlo.
Noté como tiraban de mi brazo y al girarme el canallita me obsequió con un cabezazo en plena nariz, haciendo brotar una barbaridad de sangre de mis fosas nasales y de la raja que se abrió en mi tabique.
La diosa fortuna peleaba conmigo y él mismo se hizo daño al golpearme porque al llevarse las manos a la frente en un gesto de dolor, dejó al descubierto su plexo solar, cosa que aproveché inmediatamente con un buen zurdazo.
Ahora estaban todos en el suelo y tuve que organizarme para repartir de forma equitativa patadas y pisotones entre aquellas cabezas vacías.
Solo me detuve al reconocer las convulsiones de la muerte en el cuerpo de uno de ellos.
Salí de allí asqueado y dolorido, pero con la satisfacción del deber cumplido y la sensación de que aquello que durante años me había amargado la vida, terminó en aquel callejón, entre restos de sangre y de huesos fracturados.
Yo había quedado con ellos para tratar de encontrar una solución pacífica, pero esta gentuza solo entiende el palo, como algunos animales en cautividad.
No estoy orgulloso de lo sucedido, pero la vida es así y ahora solo quiero que me cuides y me cures con tus besos.
La vida pasa y pesa como escribía aquel, y en efecto, pesa mucho.
No podré soportar mucho más peso a mi espalda amor, quiero olvidar todo esto.
Desnúdate y hazme olvidar con tus caderas.


Queridos lectores, esto es literatura (o pseudoliteratura) no todo lo que escribo en este blog esta fundamentado en hechos reales.
No preocuparse, odio la violencia, pero de vez en cuando hay que sacar a ese monstruo a pasear.
Estoy bien, muy relajado tras vomitar estas lineas.


No hay comentarios: