Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

miércoles, 9 de abril de 2014

Caótica amante

Como un haz de luz penetrando en los rincones más oscuros de mi interior, poniendo en evidencia los desconchones que jalonan las paredes del alma.
Como un torbellino elevando hasta el techo de la habitación los papeles donde trato de plasmar lo que me gustaría escuchar de tu boca.
No quiero más paz que la del día de la despedida, ese día en el que uno no se atreve a romper el silencio con palabras, porque se pueden escuchar a kilómetros de distancia los gritos mudos de desesperación que emiten dos pares de ojos vidriosos.
Ya he perdido la cuenta de las veces en que nos hemos dicho adiós y volveremos a hacerlo al menos en una cantidad absurda de ocasiones más.
Al fin y al cabo no sabemos hacer otra cosa que tratar de alejarnos.
De esa manera se supone que quedamos libres de todo sufrimiento.
Más líbrame del mal, amén.
Pero se que pasará el tiempo y volveré a comulgar en ti, porque uno ha nacido para comer tu carne y beber tu sangre, en diferentes cuerpos, en distintos labios, pero siempre tú.
Tú, con infinidad de nombres, con miles de variantes en la sonrisa,  en el color de los cabellos y en la forma de gemir cuando estás a puntito de arquear la espalda por última vez antes de derrumbarte extenuada.
Tú, con miles de excusas acertadas para firmar la orden de ejecución y yo, que sigo esperando como un gilipollas la llamada del gobernador del estado mientras le pido al sacerdote que se largue por donde ha venido.
Tú que me has traicionado con otros, que me has abandonado en pos del futuro del fruto de tus entrañas, que me has supeditado a tu trabajo, te has ido del país, te has enamorado de un imbécil o simplemente, no encontraste el neceser donde guardabas el polvo de hadas.
Siempre hay un motivo, siempre hay un billete que te saca de mi vida.
Siempre hay una estación en ruinas cubierta de hiedra y musgo, donde tumbarme desnudo a contemplar como arrastras la maleta sin darte la vuelta, sin ocasión para retenerte al menos por otra noche.
De nuevo ha comenzado la partida y en breve habrá otro jaque a la reina, que se despojará de los pantalones en mi dormitorio y me jurará que jamás ha querido así, aunque ambos sabremos que es mentira porque nos llevamos queriendo así, toda la vida.
Nuestro bucle particular, donde por mucho que te disfraces termino siempre por reconocerte.
Y cuando todo sea perfecto, desaparecerás.
Entonces volveré a seguir tu rastro y te descubriré y te reconquistaré y te amaré y todo seguirá el orden establecido hasta que decidas que ya no más.
Por los siglos de los siglos.











domingo, 6 de abril de 2014

Azules

Abro los ojos y en cuestión de segundos las sienes me hacen el listado de las consumiciones de anoche.
Cada punzada de dolor es un chupito de whisky que me podía haber ahorrado.
De repente los recuerdos comienzan a llamar a la puerta, llegan borrosos y maltrechos, pero terminan llegando.
Giro la cabeza y no estás, en tu lugar, el gato me contempla socarrón.
Te has ido en silencio, mientras dormía.
Las mujeres de hoy en día sois tan prudentes como discretas.
Enciendo un cigarro y me arrastro hasta la cocina, buscando agua fría desesperadamente. Vacío la botella en cuestión de segundos, mientras me pregunto como coño llegamos a casa y si estuve a la altura.
Imagino que no, a tenor de la resaca, pero conseguir que te decidieras a acostarte conmigo en semejantes circunstancias, es ya un mérito lo suficientemente grande como para sentirme satisfecho.
Aunque bueno...tu también ibas bonita, no se quien se llevó a la cama a quien, imagino que fue un acuerdo tácito que establecimos en silencio, a la tercera copa.
Ahora que me doy cuenta, ni tan siquiera tengo tu número, pero supongo que eso no es casual.
No valgo para este tipo de cosas, la verdad. Yo soy más de enamorarme como un quinceañero y escribir poemas, lo de las noches de pasión sin compromiso me queda grande.
Siguen llegando recuerdos, ahora algo más nítidos.
Se me mezclan con otros recuerdos similares, no acierto a descifrar cuales de ellos dibujan la realidad de tu cuerpo desnudo y cuales pertenecen a otras noches, otros momentos, otras mujeres.
Consigo a duras penas prepararme un café y el primer trago me recuerda que anoche no cené nada, que son las tres de la tarde y que en cuestión de segundos, mi estómago me va a pasar la cuenta de lo de ayer y en el mejor de los casos, vomitaré hasta la primera papilla.
Acabo de recordar tu nombre y el color de tus ojos. Son bonitos, azules. Más azules que los míos.
No hay ningún mensaje escrito con carmín en el espejo del baño, debo de dejar de ver películas de Sandra Bulloc, o como coño se escriba.
Media hora exacta debajo del chorro de agua, que voy alternando de caliente a frío, de helada a hirviendo.
Trato de hacer mis ejercicios diarios y estoy a punto de romperme la cabeza al caer de la barra de dominadas que instalé en el marco de la puerta.
Hoy como mucho, flexiones desde el el sofá.
Bueno, supongo que debería estar contento, esto era lo que quería, lo que me recomendó todo el mundo, hasta mi psicóloga:  "matar la esperanza" se llama, o en argot de la calle "volver al mercado".
El caso es que de alguna manera, hoy me siento mucho más solo que ayer.
No he matado la esperanza, con suerte la he infligido una herida superficial, aunque si lo analizo mejor, a mi es que lo de matar lo que sea, no me va demasiado.
A lo mejor es que no soy ese tipo de persona. Follar está genial, pero aporta más bien poco.
Seguramente más de un amigo ponga el grito en el cielo cuando comparta estas reflexiones, pero chicos, que se le va a hacer, os juro que lo intento, pero de esta forma no siento nada.
El sexo mola, es un desahogo físico cojonudo y además sirve para favorecer el ego, ya que sentirse deseado es estupendo y aumenta la secreción de endorfinas y todo eso. Mi problema es que aún no le he cogido el punto a los intercambios fugaces.
Poco a poco voy construyendo la película de anoche y comienzo a recordar detalles más concretos.
Me caes bien, eres una mujer interesante y te agradezco el rato que me regalaste ayer, de verdad, me siento en deuda.
Prometo hacerme con tu número y llamarte a ver como estás y si regresaste a tu casa sin problema.
De momento, hoy me quedaré aquí con mi soledad y mis recuerdos y trataré de entender que cojones me pasa en la cabeza y por qué me siento así de vacío, cuando debería estar contento.
Creo que añoro despertar y encontrarme con una sonrisa, con una caricia, con algo de conversación.
Igual es que ya estoy demasiado mayor para seguir jugando al eterno adolescente, o que soy un caso perdido.
Igual, es que prefiero lamerme las heridas a matar esperanzas.
Igual es que no quiero sacar de mi vida a más personas maravillosas que hoy te adoran y mañana no te responden los wasaps y me da pánico que me vuelva a pasar.
Cada momento tiene su canción y rebusco entre mis discos hasta que doy con el LP indicado.
Kurt Cobain canta desde la tumba "tell me where do you sleep last night", mi gato le hace los coros y yo me quedo mirando fijamente el techo.
Azules, más azules que los míos.











martes, 1 de abril de 2014

Con las manos en los bolsillos

de los tejanos y la cremallera de la chupa de cuero subida hasta arriba.
La brisa despeinando este cabello mio que crece como se le pone entre las susodichas y unas docenas de gotas insolentes cayendo de cualquier forma y en cualquier parte.
Nubes grises y barrigonas, el mar amenazando con perder los nervios y la luz del día escapándose por la última esquina de una playa de Barcelona.
Me quedé ahí plantado un rato, con la mirada fija en las olas que rompían bien cerquita, muriendo una y otra vez y volviendo a nacer una y otra vez. Esas olas que se empeñan en embestir aún a sabiendas de que con cada golpe de espuma se les va la vida.
Pero no les importa una mierda.
La arena artificial, traída de cualquiera de las graveras cercanas, se fue acumulando en mis botas,esculpiendo pedestal, invitándome a permanecer allí.
Supongo que cuando uno necesita plantearse las preguntas adecuadas, o encontrar las respuestas oportunas, busca un espacio donde la naturaleza deje de ser un ente abstracto para presentarse como la proyección real de la conmoción interior.
Playas, acantilados, montañas, cuevas, cañones...cada uno se acerca a lo que más le representa en cada momento, para tratar de vivir una comunión de sensaciones en la que el intercambio de belleza salvaje por dudas y miedos, pueda darse en igualdad de condiciones.
Así que allí estábamos los dos, el mar y yo.
Recurro mucho al mar, quizás por que soy de secano y la grandiosa presencia marina, llena de misterios y peligros, pero también de belleza y serena destrucción, me atrae como atrae un enchufe a los dedos de un niño.
-¿Y ahora qué? - Le pregunté al mar.
Obviamente no escuché ninguna voz, ni interior ni exterior, que me dijera :"mira majo, ahora tira por aquí".
Simplemente me recreé observando las olas que cogían velocidad para estrellarse una y otra vez contra el mismo punto, sin conseguir otra cosa  que terminar desapareciendo.
Quizás era esta la metáfora que me estaba regalando el mar, la respuesta a mi pregunta delante mismo de mis narices.
"Cómo una ola" que cantaba la tonadillera. Soy como una de esas olas, que se van volviendo cada vez más fuertes, mas altas, más llenas de espuma, hasta que terminan reventándose en la escollera.
Cuando se han desintegrado, vuelven de nuevo a coger impulso, se levantan otra vez y cargan como un husar de caballería, inclinando el cuerpo sobre el cuello del caballo, con el sable curvo por delante, gritando y blasfemando, buscando sangre.
Si te desmonta una bala enemiga, buscas una montura sin jinete, te encaramas y sigues galopando hacia adelante.
Si te estrellas contra la escollera, te repliegas, coges fuerzas y te apoyas en el resto del agua para volver a embestir.
Si descubres que todo se ha terminado, no es más que la corneta llamando a reagruparse para cargar de nuevo.
Así que cuando el salitre terminó de secar la última lágrima, me pareció que había llegado el momento de limpiar la sangre, abrocharme de nuevo la casaca y buscar una montura sin jinete.
Mis vivencias a veces, son vestigios del pasado, herencia de Balaklava que recogió aquél Lord y poeta británico, maravillado ante la gesta de una brigada de héroes.

"Hacia el valle de la muerte,
cabalgaban los seiscientos (...)
Cabalgaron con bravura,
hacia las fauces de la muerte,
hacia la boca del infierno,
cabalgaron los seiscientos."

Imagino que no se puede matar el amor, o más bien las ganas de amar. Simplemente cuando hiere, te levantas, y cargas de nuevo.