Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 24 de marzo de 2014

Desde Arriba.

Todo se ve diferente.
Me observo desde el techo de la habitación, con la espalda pegada a las molduras de escayola.
Ahí abajo estoy yo, tirado en el sofá del salón.
No he tenido siquiera la delicadeza de quitarme las zapatillas de deporte y me tengo que estar destrozando las cervicales en esa postura, con el cuello retorcido como no queriendo ver más allá de los grandes cojines blancos.
Sobre el pecho, una manta naranja llena de pelos de gato y sobre la manta, un gato blanco y negro que me lame los nudillos y aprovecha para seguir regalandole pelos a la manta.
Me he quedado dormido con un cd sonando en el equipo y con la lamparita de lectura encendida, se nota que esta ha sido una noche dura, en una semana dura de un mes duro.
Debería cortarme el pelo, cuando me levante no va a haber quien lo devuelva a su posición natural.
Tengo ojeras, se me juntan con las arruguillas de los ojos.
Imagino que el cenicero lleno de colillas tiene algo que ver con los ronquidos que acompañan la música, despuntando en los espacios en blanco, entre canción y canción.
Tomo nota: cortarme el pelo, comprar contorno de ojos y dejar de fumar de una puta vez.
No se como coño soy capaz de estar aquí arriba y allí abajo al mismo tiempo, pero tampoco me preocupa demasiado, es una sensación algo extraña pero para nada me está resultando desagradable.
Es cuando menos estimulante, me permite observar lo que los demás ven cuando me miran, lejos de esas imágenes ideales que todos nos formamos sobre nosotros mismos.
Ya voy peinando canas, aunque lo de ser rubio es una ventaja en estos casos.
Es gracioso como se aprecia de lejos la simetría perfecta del bigote bicolor. Es como lo de las dos Españas, conviviendo, pero tan diferentes. Y la una sin la otra no tienen sentido alguno.
"Españolito que vienes al mundo, te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón", que escribió el poeta.
Imagino que esa ausencia de pigmentación en el bigote es mi mayor sello de identidad, eso, y los ojos tristes de perrito pachón que se ha pasado la vida lamiendo rostros y meneando el rabo y que aunque le muelan a palos, se empeña en tumbarse al lado de la persona equivocada.
Vaya, si que estoy adelgazando deprisa. Mira que estupendo, no hay mal que por bien no venga.
Durante toda mi vida, las depresiones me han despertado el apetito y ahora no se por que, pero no me apetece demasiado comer. Sera porque siento que la comida me alimenta, pero no me satisface.
Como el resto de las cosas.
Respiro, pero no vivo.
Camino, pero no llego.
Hablo pero no converso, escribo pero no transmito, abrazo pero no siento.
El gato se ha cansado de mi estado inerte, de los nudillos y de los ronquidos y ha decidido que es mucho más divertido mordisquear el cable del cargador del móvil, condenado a cumplir cadena perpetua en el enchufe de la pared.
Que cabroncete, ahora me explico muchas cosas.
Un gesto brusco de mi "yo durmiente" está apunto de hacerme caer de las alturas.
Una pesadilla supongo, últimamente tengo muchas, imagino que por estar en un momento convulso en el que decidí enfrentarme de una vez por todas a esas cosas de la vida que no terminan de solucionarse.
Y por todo lo demás.
Vale que no ahora mismo no estoy para ir al Carranza, a cantar tanguillos de Cadiz, pero hay momentos, en los que hay que ponerse serios.
Las chirigotas volverán, los carnavales volverán y volverán también los días de vino y rosas.
Me están entrando unas ganas horrorosas de bajar y darme un par de ostias, para que nos vamos a engañar.
La movida es que este "yo etéreo" es incorpóreo y no iba a conseguir gran cosa.
No obstante este paseito fuera de mi me ha venido estupendamente para darme cuenta de algunos detalles que hasta la fecha desconocía.
Como por ejemplo que estoy vivo.
Que a un día siempre le sigue otro y hay que tener cojones para aceptar que unos nos gustarán más y algunos bastante menos, pero son muescas en la culata todos ellos.
Que soy un tipo afortunado, aún rumiando las desgracias y revolcándome en el dolor.
Si duele, es que sigues en la brecha.
A los cobardes no les duele nunca nada, excepto su cobardía.
Voy a ver si me realojo en este cuerpo mio que ha tenido a bien desahuciarme por unos minutos.
Espero recordar todo esto con la primera luz de la mañana.








.








jueves, 20 de marzo de 2014

Primavera

Precisamente tenías que llegar hoy.
No estoy preparado aún, no puedo recibirte como mereces, lo siento.
Dentro de mi es invierno, y nieva, y hace mucho frío y está muy oscuro otra vez.
Así que vamos a esperar un poco para tomarnos la primera caña juntos, tu, con tu vestido de sol y de flores y la sonrisa perfecta de pajaritos cantando, gatas en celo y muchachas con minifalda. Yo con el depósito de ilusión a cero, tratando de repostar, buscando una estación de servicio donde alguien me de crédito.
Te aseguro que lo estoy intentando con todas mis fuerzas, pero creo que de momento no te voy a abrir la puerta, no quiero que me veas así.
Soy más de sonreír, ya me conoces, y ahora mismo se me ha corrido el rimel y tengo unas ojeras espantosas y me estoy quedando muy flaco.
No creas que no quiero verte, al revés, lo estoy deseando, pero no te voy a amargar tu fiesta de pastores y campesinos bailando, sacrificando hímenes y corderos y bebiendo a tu salud.
Dame un poco de tiempo.
En cuanto reúna las fuerzas necesarias saldré a buscarte.

martes, 18 de marzo de 2014

Despacito.

Mi madre ha dicho toda la vida, que las prisas son malas compañeras.
Hay que ver, las madres...siempre lo clavan.
Desde que era un renacuajo me han perdido las prisas.
Supongo que es mi naturaleza inquieta, o simplemente esa pulsión del "aquí y ahora", tan inmadura y que tantos problemas acarrea.
Y lo cierto es que eso de tener prisa es un coñazo, cada vez que empezaba un libro que me apasionaba, leía compulsivamente con el único fin de alcanzar lo antes posible el desenlace, y en más de una lectura, hice trampas y llegué a saltarme algún capítulo.
En más de una relación también me he saltado algún capítulo, en vez de sentarme tranquilamente a disfrutar de cada una de las páginas.
La vida se me antoja a cámara lenta, pienso rápido, actuó rápido y la termino cagando casi siempre.
Creo que estoy en pleno proceso de frenado, aunque he de hacerlo con mucho cuidado, reduciendo velocidades y no pisando el pedal hasta el fondo, porque si no, derraparé y terminaré dando una barbaridad de vueltas de campana.
No es un ejercicio fácil, de verdad.
Cuando se ha vivido tan deprisa como he vivido yo, cuando tu trabajo te obliga a estar alerta constantemente y en· todos los  "fregaos", cuando confundes calma con tedio o relax con angustia, no es fácil.
Pero vive Dios que me lo estoy currando.
Y se puede, cuesta, pero se puede.
El problema aparece cuando al reducir, no consigues detener la inercia de forma inmediata y como siempre he sido un jodido agonías, tengo prisa hasta para frenar.
Voy aprendiendo.
Creo que de manera sorprendente, mi mente y mi corazón se han puesto a cero y han comenzado a contar de nuevo desde el pasado domingo y la vida me ha presentado una nueva oportunidad para ser plenamente feliz, a raíz de una conversación tan deliciosa como transcendental.
Así que aquí estoy. Me he puesto el cinturón de seguridad y estoy agarrando el volante con todas mis fuerzas, porque tengo la sensación, de que si no consigo frenar, pasaré junto a la mujer más increíble que he conocido nunca y la dejaré atrás y no tengo la más mínima intención, porque la quiero con toda mi alma.
Espero saber detenerme justo a su lado, abrir la puerta del copiloto e invitarla a subir.
Y conduciré despacito, que despacito, también se llega al destino, pero disfrutas más del paisaje.





domingo, 16 de marzo de 2014

Revelaciones con gaseosa y una corteza de naranja.

La temperatura perfecta para charlar con un tinto de verano en la mano y una mujer bonita en la silla de enfrente.
El puente romano muy cerquita, recordando que cuando la estructura es sólida, el tiempo no puede dañar nada.
Ciclistas de domingo, caminantes de domingo, parejas de domingo.
Es curioso, porque hasta hoy los domingos siempre me han parecido días de saldo, de esos que no valen para nada, que nadie quiere.
Un día para pasar resacas, ir a misa o graparte el mando del televisor a la muñeca y reconcomerte por dentro, jurándole a la virgen que no vas a volver a beber, no vas a volver a acercarte a las mujeres malas, las sustancias malas y a las malas novelas.
Cualquiera de esas cosas te pueden arruinar la vida.
Pero este domingo se ha convertido en un sábado sorpresa.
Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto de una mañana de sol.
He de decir que mi gato ha tenido la culpa, porque de no ser por él, ni sol, ni tinto, ni mujer bonita.
El caso es que hemos estado charlando durante horas, y la conversación se ha ido adentrando en temas cada vez más profundos, hasta llegar a la puerta blindada que da acceso al almacén de recuerdos que me asustan.
Pero he aquí que ella ha sacado la llave, ha abierto la puerta y ha encendido todas las luces, como si hubiera entrado ahí setecientas veces, como si supiera en que estantería y en que balda están colocadas todas esas cosas que decidí guardar por miedo a que me destruyeran.
Con mucho cuidado ha bajado alguna de las cajas y ha vaciado delante de mi su contenido.
Al principio yo no quería mirar (me daba miedo, para que voy a engañaros) pero ella hace que me sienta seguro y he abierto los ojos.
Ahí estaban, esparcidos sobre el césped, como juguetes viejos, libros sin tapa, con el lomo reventado por la humedad y las páginas mordisqueadas por las polillas.
Capítulos de mi vida que decidí arrojar a la oscuridad.
Me propuse volver a escribirlos, pero con el tiempo, cada vez que empezaba a hacerlo, descubría que los reescribía exactos, palabra por palabra.
No se si es que perdí la inspiración, o simplemente me rendí.
Si de verdad quieres crecer, me ha dicho, debes comenzar trabajando de dentro a fuera.
Esa ha sido la primera revelación.
Acostumbro a vivir de fuera hacia adentro, absorbo experiencias, y me nutro de ellas, pero no genero demasiados contenidos, por miedo a que no sea lo que se espera de mi.
Quiérete, querer a los demás es estupendo, pero si no te quieres a ti mismo, el amor que ofreces nunca será completo.
Segunda revelación.
Siempre he dicho que tengo mucho amor que dar, y me he esforzado por envolverlo con el papel adecuado y ponerle un lacito para que resulte más atractivo, para que todos me pidan una, dos o catorce unidades.
Hoy he descubierto que necesito que me quieran, porque hace tiempo que deje de quererme.
Alguno dirá: ¡¡pero si tienes más ego que Cristiano Ronaldo!!
Error.
De un tiempo a esta parte me he creado la necesidad de recibir la constante aprobación de todo el mundo.
Supongo que eso viene de la inseguridad que me generó alguno de esos capítulos del pasado.
Soy un tipo con mucha energía, con ciertas habilidades sociales y con desparpajo, cualidades estas que suplen a la perfección la falta de seguridad en mi mismo.
Por eso, cuando veo tambalearse una situación, me obceco en tratar a toda costa de solucionarlo, porque me aterra no haber estado a la altura y que todo se venga abajo por mis carencias.
Error también, las cosas son siempre mucho más sencillas, si algo tiene que morir, morirá y no será más culpa mía que de cualquier otro, a no ser que yo haya tratado de asesinarlo conscientemente.
La tercera revelación nacida de esta conversación, es aquella que más me está haciendo pensar, pero que más luz ha aportado a esta cabecita mía, que se empeña en pasarse la vida dando vueltas, como los pollos asados del Hipercor.
Si no perdonas a los demás, nunca podrás perdonarte a ti mismo.
Hasta la fecha, he pasado por muchos estados a la hora de mirar hacia atrás y recordar los episodios más duros de mi vida.
 Es cierto que hay  personas a las que nunca les he perdonado el daño que me hicieron.
Por su culpa, me convertí en pequeñito, en "el niño rubio que llora" de mis relatos.
Por su culpa me sigo despertando en medio de la noche con un volquete de pena y angustia aparcado en el medio del pecho.
Jamás me he planteado siquiera perdonar aquello. Ignorarlo, olvidarlo, vengarlo...pero jamás perdonarlo.
Puede que haya llegado el momento, si realmente quiero avanzar, de plantearme el perdón como la vía para alcanzar la verdadera felicidad.
Y eso no quiere decir ni con mucho, que apruebe sus actos, simplemente me despojaré de la carga emocional que supone arrastrar una mochila llena de reproches y de odio.
Ha llegado el momento de andar más ligero.
Tranquilos, no me va a dar por escribir un puto libro de autoayuda.
Cada uno tenemos nuestras miserias, nuestros problemas y nuestras taras y desde luego, nadie maneja las soluciones perfectas para las vidas ajenas, a veces ni siquiera para la propia.
Pasa, que el día menos pensado te pides un tinto de verano, con poco tinto y mucho verano, y una rodaja de naranja y te sientas a hablar con alguien a quien quieres y que te quiere y te planteas muchas, muchas cosas.
Como por ejemplo que quiero volver a dormir del tirón, a perderme en sus ojos y a pasear con ella por la ribera del Duero.
Eso si, más ligero.













lunes, 10 de marzo de 2014

A solas con mi gato.

Aún hay personas que cuando saben que vas a cumplir los cuarenta y vives con la única compañía de un gato, se piensan que eres un rarito, o que eres gay.
Y no te digo nada, cuando averiguan además, que eres español y no te gusta el futbol, prefieres pasar el rato leyendo antes que machacándote en un gimnasio y sabes mencionar al menos tres variedades de uva y tres poetas de tu tierra.
No soy un rarito, simplemente me gusta la vida que me ha tocado vivir y he preferido llenarla con libros y discos, en vez de con quinielas y posters del Madrid, sin querer por ello, denostar la afición por el futbol o por cualquier otro deporte.
No soy Gay, lo siento. Tampoco pasaría nada si hubiese elegido esa opción (que para mi es tan válida como cualquier otra) para que les quede claro a aquellos que se han tomado la libertad de insinuar eso sobre mi.
Trato de cuidarme y por ello no me inflo de comida basura, utilizo contorno de ojos y me gusta combinar la ropa (cosa que para muchas personas de ideas estereotipadas, son identificadores claros de homosexualidad).
De hecho, es mi tremenda devoción por las mujeres lo que me ha llevado siempre a escribir, desde que siendo un mico descubrí que las sensaciones más hermosas, las experimentaba junto a una fémina.
Ello me ha costado decenas de relaciones, un divorcio, varias lesiones (metafóricas) en el corazón y la sensación de que aún con mi prodigiosa capacidad para enamorarme, terminaré solo, hablando con mi gato.
El amor viene y se va, aparece y desaparece, a veces se instala junto a mi y a veces y para mi desgracia, se consume rápidamente, como la mecha corta de una carga de dinamita.
Al estallar, me revienta por dentro y hay que volver a empezar el proceso: levanta-descubre-emociónate y sueña.
Puede que por circunstancias, reclame más atención de lo normal, puede, que necesite de un grado de cariño que la mayoría de las mujeres no están dispuestas a conceder.
Puede que necesite saberme enamorado para sentirme completo y que sea el amor el combustible que pone a andar mi cuerpo y mi alma.
En cualquier caso, tan solo le pido a la vida, la oportunidad de equivocarme y cuando todo vuelva a irse al carajo, poder contárselo a mi gato, mirándonos a los ojos y acariciándonos el lomo.
No me rindo, cada historia de amor es un capítulo fantástico que aunque duela al terminarse, marcará la novela de mi vida.
No me resisto a tratar de encontrar la persona que me colmará, ya que seguro que estará en alguna parte, preguntándose donde cojones me he metido y porque tardo tanto en aparecer.
Llegaremos, mi gato, mis rarezas y yo, llegaremos.
Mientras tanto, me programo el cerebro con mil setecientas razones para empezar un nuevo día y para que lo que escuece, deje de hacerlo.
Hoy sigue luciendo el sol en mi ciudad y ese es ya un motivo perfecto para escurrir las lágrimas de la almohada, encender otro pitillo y salir a la calle sonriendo.
Continuo con mi cruzada, y mi gato me anima a ello.
Por cierto, la mayor parte de mis amistades homosexuales, me entienden mucho mejor que las heterosexuales.
Y bien que se lo agradezco.