Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

viernes, 26 de octubre de 2012

Ese punto de dulzor.

Solamente sucede muy de vez en cuando.
Se alinean los astros, cae una estrella, arde un planeta y entonces me miras con esa luz en los ojos.
Y me pregunto porque coño vas a alejarte de mi.
Pero te irás a otra vida dejándome más confuso que nunca para que viva la mía afrontando un día tras otro sin verte sonreír.
Y cuestionándome las reglas de todo.
A veces creo que alguien te puso en mi camino con alguna intención, a veces creo que esta costumbre tan mía de perderme entre palabras terminará por llevarme a una playa muy lejana donde estaré solo.
La soledad no me hace bien, por eso me echo a la calle.
Cuando estoy solo acostumbro a etiquetar los errores, les pongo una anillita en los dedos de los pies y un chip detrás de las orejas, así puedo saber cuando están cerca y salir corriendo.
También me delito recordando lo suave de tu piel y el sabor de tus labios.
Ahí es cuando me echo a la calle, para quitarme de la boca ese punto de dulzor que me dejaste.
Yo te he empujado a irte.
Siempre termino haciéndolo.
Del mismo modo que me doy la vuelta para saber si también tu vas a volverte, como en las comedias románticas.
Entonces se apaga la luz del portal y me doy cuenta de que vuelvo a estar solo, rodeado de gente.


lunes, 22 de octubre de 2012

Bailarines

Estaba sentado ante el ordenador, trasteando de una página en otra con la televisión encendida (me hace mucha compañía y a mi gato le encanta) redactando propuestas de espectáculos para colegios y centros cívicos y en general, matando las horas.
En  "La sexta3" estaban emitiendo " El hijo de la novia", la película que hace ya unos cuantos años hizo que me convirtiera en un ferviente admirador del cine argentino.
No se si la habéis visto, si no, os la recomiendo. Es una película de esas que cuando terminan, consiguen que abandones la butaca deseando ser mejor persona.
Los argentinos son especiales, tan pronto te revuelven las entrañas tocándote la fibra más sensible, como te nacionalizan una empresa a cara descubierta.
El caso es que aunque esta película la he visto en varias ocasiones, no he podido evitar ir centrando mi atención paulatinamente en la pantalla del televisor.
Unas cosas llevan a otras y esta vez, no he podido evitar pensar en mis padres.
Mi padre no prepara tiramissu y mi madre no tiene altzeimer, pero inevitablemente, ver a dos personas que llevan juntas más de cuarenta años, queriéndose como el primer día me evoca la figura de mis padres.
En las escenas finales, Ricardo Darín observa desde la distancia a sus padres en la ficción y comenta en voz alta: "es como ver bailar a Fred Asteire, parece tan fácil..."
Y es cierto.
Yo también les veo como  bailarines que se enfrentan a las piezas más difíciles con la habilidad de dos virtuosos.
Han tenido cinco hijos, algunos, les hemos dado más problemas que alegrías.
Han quemado cientos de cartuchos tratando de darnos lo mejor de ellos mismos.
Siempre bailando.
La semana pasada nos sentamos a su mesa para celebrar cuarenta y dos años de coreografías perfectas y al poner la tarta sobre la mesa, colocaron en el centro, entre nata y chocolate, las figuritas de los novios que decoraban otra tarta, cuarenta y dos años atrás.
Y yo no pude evitar pensar¿ porqué nunca aprendí a bailar?
Lo intenté, pero creo que pisé demasiadas veces a mi pareja de baile y al final encontró quien la llevara mejor.
Es cierto que en ocasiones mis padres pueden perder el compás, la vida es dura, pero enseguida marcan el ritmo mentalmente y vuelven a acompasarse con la melodía.
Y es muy bonito ver como se mueven, abrazados, la cabeza de mi madre en el hombro de mi padre, tan segura junto a él y el tan orgulloso de que ella siga elijiendole entre todos los hombres del salón.
Y nosotros tan felices, sabedores de que ya casi nunca se baila así, y tratamos de aprender, de seguir sus pasos.
Espero que la orquesta aún les reserve muchas piezas y que el día de mañana, sigan bailando en otra pista, una en la que bailando, siempre bailando, nos esperen a nosotros para seguir dándonos otra lección magistral.
Joder con los argentinos...le hacen a uno llorar.



viernes, 19 de octubre de 2012

Se te cae

el alma a trozos cuando ves como evoluciona esta mierda de mundo.
Cuando tienes miedo a preguntarle a un amigo ¿Qué tal te va todo? porqué sabes que seguramente se habrá ido al paro, o estará en un tris de perder su trabajo.
Cuando sabes que te has convertido en un puto número, en un esclavo sumiso, en un producto perfecto que generará beneficios a los hijos de puta de siempre hasta que dejes de hacerlo, y te aparquen en una esquina, en un cajero entre cartones, o en una botella de vino peleón.
Eso si no te ha dado por saltar desde la ventana del piso que te va a embargar un puto banco de mierda, o por abrirte las venas con el filo de la tarjeta de crédito con la que agotaste la última oportunidad.
Somos todos carne de cañón, todos ¿o es qué no lo vemos?
Está anunciado con neones de colores.
Nos despojan de cualquier medio de evasión, trabajamos para pagar techo,comida y facturas escandalosas a las compañías que aprovechan los recursos naturales (que son de todos) y nos venden sus excedentes a precios desorbitados con el beneplácito de los carroñeros que mueven los hilos.
Que por cierto...todos sabemos quienes son, no son entes abstractos, tienen nombres, apellidos, mansiones y deportivos de lujos, jets privados y cuentas en paraísos fiscales, mamporreros con siglas como CEE, ONU, FMI...
Nos roban la cultura, nos chulean el ocio, la diversión, la felicidad.
Nos imponen sus razones a golpe de extorsiones legales como los consabidos "Rescates".
Y seguimos tragando.
No se pueden tener hijos, no alcanza para mantenerlos ni podemos ofrecerles una mísera oportunidad para ser felices, porque nosotros mismos estamos dejando de serlo.
En el momento en el que nos unimos para alzar la cabeza, inventan rápidamente motivos para separarnos, confrontaciones absurdas que ni nos van ni nos vienen, pero saben perfectamente que el "divide y vencerás  es una máxima bastante acertada.
Yo no tengo problema alguno con mis vecinos, hablen la lengua que hablen, vistan como vistan, adoren a Dios, Alá, Tinky Winky o al trasero de Jenifer Lopez.
No necesito que me empujen a odiar a nadie, simplemente porque no creo que el odio sea la solución a ninguno de los problemas que esta calaña se ha entretenido en crear, para que no reparemos en el mayor de todos: ellos.
No comulgo con ninguno de los partidos existentes, ni con esta pseudo-democracia de cartón piedra que no es más que una dictadura encubierta.
No acepto que mi libertad de decisión pase por apoyar un programa electoral que fallecerá el mismo día en el que el partido que lo sostiene obtenga la victoria en las urnas, convirtiendo su cadáver en pasto de gusanos corruptos y prevaricadores, embusteros y ambiciosos.
No creo que el progreso pase por crear monstruos nucleares y exterminar la naturaleza, envenenar los océanos y deforestar los continentes o por ampliar las redes de comunicación creando autopistas virtuales para degenerados, delincuentes y fanáticos.
No me siento con derecho a erradicar ninguna especie y al paso que vamos, conseguiremos terminar con todas, una detrás de otra.
¿Y nosotros?
Relegan a nuestros mayores a pudrideros donde terminar sus días entre pañales y largas tardes mirando pasar la vida por un ventanal sucio.
Convierten a los jóvenes en autómatas carentes de motivación, de ilusión, de esperanza, enganchados a una vida virtual paralela, porque la real, aquella en la que se sufre, se ama y se lucha, ya no vale la pena.
Nos asfixiamos con la soga de la hipoteca, de la nómina cada vez más ridícula, del horrible "fin de mes".
Poco a poco exterminan el teatro, la música, la literatura, la danza, la pintura, la poesía...todo lo que simbolice una mirada más allá de los barrotes que han fabricado con tanto esmero.
Mantenemos burócratas sin escrúpulos y perros de presa.
Yo, ya estoy más que harto, harto hasta un extremo que empieza a ser peligroso.
Y me niego a ser un indignado, porque no quiero serlo, quiero ser feliz.
Quiero trabajar y ganarme el pan honradamente y acostarme cada noche con la certeza de que estoy viviendo, no sobreviviendo.
No quiero que me roben, ni que me fuercen a tratar de recuperar todo lo que me están robando.
Porque me están robando la vida.
La mía, la vuestra, la de todos.
Y no quiero veros llegar a perder los nervios, ni perderles yo.
Pero algo tendremos que hacer.
Digo.














martes, 16 de octubre de 2012

No se por que

hay días en los que uno se sienta ante el teclado y se descubre completamente incapaz de escribir nada coherente, o nada de lo que sentirse orgulloso.
Y no creo que sea un asunto de inspiración o de musas.
La verdad es que no tengo ni la más remota idea de porqué sucede esto.
Creo que en mi interior hay dos vasos divergentes, en uno fluye lo que considero hermoso en la vida y en el otro la realidad.
En ocasiones por azar o por motivos que también desconozco una gota de un vaso salta al otro y al llorar la mezcla  brotan hadas, días de sol y mundos repletos de oportunidades.
Como un alquimista desesperado trato de entender el secreto y pruebo nuevas pociones que ensombrecen las probetas con distorsiones de todo, de lo hermoso y de lo real.
También creo que estoy muy cerca cuando me pincho con una de las espinas que me tienen reservadas, porque si sangro, me acerco a lo que quiero crear.
Pero enseguida retrocedo.
No puede salir nada hermoso en esencia a raíz del dolor, por mucho que algunos se empeñen en que a partir de la miseria se pueda crear belleza.
Lo siento, pero eso tampoco funciona.
En cualquier caso será caduca y terminará rompiéndote el corazón, aunque la plasmes en un texto, un lienzo, una partitura o un beso.
Tampoco puedo crear vida a partir de la nada y me empeño en vivir a través de algo que aún no está formado.
No se si seré capaz de escribir lo que quiero escribir.
No he sido capaz de vivirlo, tan solo lo he soñado y me mantengo a sorbos de lo que recuerdo al despertar.
Hay días en los que uno se sienta ante el teclado y se descubre aborreciendo lo que más le gusta hacer.
En días así, es mejor renunciar.
Por hoy lo dejo...mañana será otra vida.




Con sumo gusto

me hubiera subido en la capsulita blanca y hubiera cortado los amarres a dentelladas.
Para subir tan alto como él, a la estratosfera, o a cualquier otro lugar ahí arriba desde donde contemplar el mundo como si fuese el hacedor.
Y al llegar a lo más alto que soportase mi organismo enfundado en un traje mega chulo y extra resistente,sacar la manita por la ventanilla a ver que tal hace fuera y luego saltar.
No me hubiese importado caer dando vueltas.
Total...vivo dando vueltas, así que unas poquitas más, la verdad, no habrían de suponer una gran diferencia.
Caer...
También vivo cayendo.
Y callando.
Seria genial caer durante casi seiscientos segundos dando berridos y sacándolo todo fuera.
Igual despertaría a Dios, que debe de andar dormido ahí arriba, porque si no está dormido es que es una gotica cabroncete y al verse de nuevo en "modo activo on", le podría dar por bajar a poner orden entre todo este caos de miseria programada.
O igual no existe...y no despierto a nadie.
Pero bueno, caer, de cualquier forma caer.
Y caer porque a mi me sale de los cojones, no porque a algún hijo de puta se le haya metido entre ceja y ceja que es divertidísimo hacerme perder el equilibrio.
Treinta y nueve mil metros no son nada, me he levantado de ostias mucho más gordas (aunque a menos altura) y aquí estoy.
Así que si a alguien le apetece financiarme una excursión a lo más alto para verme saltar después, que no se lo piense dos veces y vaya preparando la pasta, pero si lo que quiere es tratar de derribarme aquí, en la tierra, en el puto suelo de mi ciudad, que se ande con cuidado, porque no será fácil.
Ya no.
Y dicho esto, me voy a preparar una ensalada, a abrir una botella de Ribera y a ponerme un disco de Los Pecos.
Y a preguntarme como coño se hace para viajar en el tiempo y conocer a una princesa Azteca.







jueves, 4 de octubre de 2012

Era todo

terriblemente extraño, demasiado extraño incluso para un sueño o incluso para un capítulo de Tween Peaks.
Muy surrealista y tal.
Al fondo de la sala, entre sombras, un pianista cantaba "A quien le importa" con la misma voz de Alvin (el de Alvin y las ardillas).
Imagina si era surrealista que en el tugurio donde se desarrollaba todo, se podía fumar.
Del otro lado de la barra, Jesús Gil  preparaba huevos fritos con puntillas mientras Carmencita Polo, encaramada al mostrador vestida de Cat-woman, emulaba a Jessica Alba contoneándose lujuriosa al compás de la música.
El caso es que ahí estaba yo, de lo más animado pidiendo "otra, otra" a voz en grito, mientras apuraba a grandes sorbos un whiskazo tras otro.
De repente dos agentes de la Stassi deribaron las puertas del local a patadas y precedida por un coker spaniel sin apetito (y eso es muy raro) entró ella.
Ella.
La melena lárguisima, muy larga y rubia, tan larga que al avanzar por la pista de baile se la pisó en dos o tres ocasiones y en una de ellas llegó incluso a perder el equilibrio.
Pero daba igual, porque de inmediato me cautivó por completo.
Unas hechuras de "real hembra", con las formas más redondas y turgentes que mi inconsciente pudiesen dibujar, embutidas en un skyjama de esos de los de toda la vida, gris y rojo.
Fumaba en pipa, como Holmes y de la cazoleta emergía un humo azul que al ascender dibujaba formas absurdas en el aire: un cohete, un solomillo de buey, un espárrago de Tudela (sin cocer), una tricotosa...
Claro, no me quedó más remedio que tumbarla en el suelo y tratar de besarla.
En el preciso instante en el que mis labios se posaron sobre los suyos, comenzaron a caer globos del techo y Mercedes Milá, conteniendo la orina a duras penas, como Concha Velasco, dió paso a la publicidad.
Barak Obama se acercó muy correcto y yo diria que hasta cordial a saludarme y hubo barra libre para todos.
Pero yo no quería más whisky, yo la queria a ella y trataba de de encontrarla entre las largas filas de guerreros de terracota que un repartidor de telepizza colocaba a lo largo del establecimiento con precisión de cirujano, uno detrás de otro, absolutamente centrados, en hileras simétricas.
Al final di con ella cuando estaba al borde del llanto y con un gesto a un tiempo sexy y rudo, me invitó a acercarme.
De pronto estabamos solos allí, todos habian desaparecido como por arte de magia, incluso los guerreros de terracota y una cosa llevó a la otra.
Fue uno de esos polvos que no se olvidan nunca, no se como se puede medir el tiempo en un sueño, pero a ojo, calculo que debimos estar haciendo el amor durante más de diez minutos.
Hay que ver...como es esto de soñar.
Succionar uno de esos pezones era como degustar el helado más sabroso y refrescante del mundo (pero sin oblea) y su boca era una mezcla de lechazo churro y lechazo merino asados en horno de leña.
Absolutamente erótico todo.
Entrar en aquel producto de mi imaginación me supuso una de las penetraciones más placenteras de mi vida y verla arquear la espalda  como una contorsionista nepalí, me transtornó los sentidos hasta la locura.
No nos dimos tregua.
Al terminar todo, sudorosos y extenuados y como colofón surrealista, decidimos casarnos en una ceremonia civil oficiada por Jose Luis Moreno.
Y tener setenta y cuatro niños, la mayoria de ellos rubios y con los ojos azules, alguno moreno y siete u ocho muy altos.
Me desperté muy excitado, obviamente.
Y aquí estoy, planteándome volver a soñar con ella aunque conociendome como me conozco y ante semejante perspectiva de familia numerosa, saldré corriendo a soñar con eternas estepas heladas y vacias de cualquier cosa que no seamos mi gato y yo.