Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

miércoles, 1 de junio de 2011

Miro los pepinos de la patria mia...



Decía un amigo de la infancia que a los alemanes no les rulan bien las ideas en la cabeza, porque las tienen excesivamente cuadradas y se les quedan atoradas en las esquinitas.
Generalizar es de necios, pero es más de necios morir matando, en vez de pronunciar una excusa a tiempo.
La ministra germana que dio la rápida voz de alarma, cargando las tintas sobre la verde hortaliza española, se encontró con un gran dilema,dado que a ella siempre, desde que era adolescente, le encantaron los hermosos pepinos españoles.
Los descubrió por vez primera en Mallorca, en ´su viaje de fin de bachillerato con el colegio.
En aquella ocasión, no pudo resistirse y dio buena cuenta de tres de ellos (aunque según compañeras de clase, se avalanzaba golosa sobre todo pepino que veía).
Con la edad, se aficionó salvajemente a nuestros grandes y deliciosos pepino, porque aunque en Alemania también se encuentran, lo cierto es que son bastante sosos y no le satisfacían lo mismo.
Su marido la plantó a los pocos años de matrimonio, harto de que en cuanto surgía la oportunidad, la buena señora se desplazará a la vieja España, a hincharse de su manjar preferido.
Aquello era cuasi orgiástico, en la cama, con las carnes sueltas y el típico color cangrejo de los guiris que se pasean por nuestras playas sin broncearse con factor tres millones, la ministra se agarraba con glotonería a cuanto pepino español se acercara a su boca anhelante.
Por eso ahora, al reafirmarse en culpar de la muerte de varios ciudadanos europeos a sus hermosos amigos cilíndricos, no pudo evitar que una lágrima le resbalara por la mejilla.
No se preocupe señora, porque siempre habrá un caballero español dispuesta a satisfacer sus desmesuradas ansias por amarrarse a un buen pepino.

4 comentarios:

Macu dijo...

Si me queréis no perderse esto: http://www.ondacero.es/audios-online/la-brujula/reverso25052011/rever_2011060200023.html

Lacantudo dijo...

Me encanta el final: "te espero con el pepino...en la mano"
Grande Taboada.

Anónimo dijo...

je je muy bueno. En relación al anterior lo siento por tu amigo. Pero a ver si te acuerdas de los que te quedan aqui pedaz....Un beso

Lacantudo dijo...

Supongo que "pedaz..." querrá decir "pedazo de cabrón".
No creas que no me acuerdo de los amigos, pero por suerte o por desgracia,estoy a tope y no tengo un rato libre.
Supongo que en unas semanas, cuando termine de diseñar los tres espectáculos que me van a coincidir al mismo tiempo, podré relajare e invitarte a unos mojitos, o a unos whiskies irlandeses con hielo.
De momento date un beso de mi parte.