Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

martes, 22 de marzo de 2011

Remar.


La vida es eso, un continuo remar.
En ocasiones las aguas están mansas y casi no cuesta trabajo. Uno podría tumbarse con la cabeza apoyada en la popa y dejarse llevar, contemplando las ondas que producen las gotas de lluvia al impactar contra el mar.
Así es estupendo, lo malo viene cuando se levanta el temporal.
El mar se revuelve y en la inmensidad de la vida, la pequeña chalupa que es tu persona se torna excesivamente frágil y es practicamente inevitable sentir terror.
Hay dos opciones, la primera es dejarse hundir, a sabiendas de que una vez que te sumerjas va a ser muy difícil volver a tomar aire y la segunda, agarrar con fuerza los remos y dejarte los brazos y las muñecas en cada palada.
Cuanto más te esfuerzas en llevar la barca a la seguridad de la playa, más ímpetu ponen las olas en darle la vuelta a tu existencia y arrastrarte hasta lo más profundo.
Remas y remas y las sienes parecen reventar, pero no te amilanas, porque sabes que por encima de todas las cosas quieres vivir.
Yo quiero vivir.
Ahora mismo estoy remando aferrado a este teclado, empapado y muerto de frío, asustado pero decidido a llegar a tierra.
Mi barca hace aguas, y siento como las corrientes tratan de hacerme perder el rumbo, pero no dejo de remar.
Un esfuerzo y otro y otro más y de nuevo esa ola que rompe contra la quilla haciendo que la embarcación pierda estabilidad, aprieto los dientes y cierro los ojos.
Remar, remar es todo lo que puedo hacer y aunque ya no sienta los brazos tengo que remar.
Al mirar a mi alrededor puedo ver un gran número de embarcaciones de todos los tamaños, esquifes, chalupas, motoras, pesqueros, canoas, petroleros, embarcaciones de recreo de todo tipo, barcos de guerra, cientos, miles, millones.
Algunos abandonan y se hunden, pero yo no, yo no voy a a abandonar, pienso remar mientras me quede coraje para ello.
Y tu...¿qué vas a hacer?

No hay comentarios: