Entrada destacada

Milagro de primavera que gusta ser otoño

Los versos de Machado me han acompañado desde que era muy pequeño. Mi padre, utilizó este poema de Machado cantado por Serrat, para explic...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

miércoles, 30 de marzo de 2011

Dentro de mi coco.

Me gustaría viajar al interior de mi cerebro. Darme un paseito por las extensas praderas neuronales, las vacías avenidas del hipotálamo (hasta hace no mucho pensaba que era un animal gordo que vivía en los ríos de África) y tomarme unas cañitas en cualquiera de las tascas de mi cerebelo.
No se porque funciona de la manera en que lo hace, no se si tengo o tuve algún tipo de carencia de oxigeno o de minerales o de whisky de malta. El caso es que estoy deseando tomarme un cafetito con Punset (el tipo simpático que anuncia la Nintendo) y que me explique que cojones anda mal ahí dentro.
Ultimamente estoy haciendo un montón de fatigosos ejercicios de introspección y tras adoptar la postura número uno de relajación de mi libro de yoga, respirar profundamente tipo "pranayama" durante diez minutos y visualizar una caballo blanco, todo se viene abajo y aparece el señor absurdo que conduce mi vida. El caballo blanco, que corría por una playa extensa de arena blanca, comienza a practicar break dance y entra en el mar de espaldas, haciendo el paso lunar. Al tratar de volver a concentrarme de nuevo, se me presentan imágenes tan absurdas como la de un grupo de majorettes con brazaletes fascistas y bates de beisbol persiguiendo a Epi y Blas que tratan de escapar subidos en una Vespa morada o la de Zapatero vestido como un judio ortodoxo bailando "la cumparsita" con "Tinky-winky".
Algo me dice que eso no es muy normal.
El gran error, ha sido buscar información al respecto en internet. En menos de una hora, he llegado a la conclusión de que : A) Tengo síndrome de falta de atención. B) Sufro de obsesiones compulsivas. C) Me traumatice a los cinco años al descubrir que los teleñecos no eran seres vivo y D) Soy una mujer atrapado en el cuerpo de un hombre, que a su vez es un hombre atrapado en el cuerpo de un niño.
Jesús!!!
Lo que me sorprende es como he podido llegar a los treinta y seis años sin haber sido ingresado ni una sola vez. También me sorprende que me hayan concedido el estatus de ciudadano y que se me permita votar. Lo que más me sorprende (puestos a sorprenderme) es que una mujer como la que duerme conmigo se haya fijado en mi e incluso haya llegado a enamorarse. ¿Qué coño pasará por su cabeza al mirarme? ¿será nuestro amor un experimento de la Nasa? ¿Y mis amigos? Hombre...si me pongo a analizar, ahora me doy cuenta de que es algo sospechoso que cuando voy a tomar una copa a casa de un amigo, este guarde al perro y a los niños en la habitación del pánico y tenga siempre el 112 marcado en la pantalla del móvil.
Aún así sigo comprandome la ropa en tiendas para gente normal.
A lo mejor, mis padres eran los líderes de una raza interplanetaria que al ver que su planeta se iba al carajo, me envolvieron con una manta de Ágata Ruíz de la Prada y me enviaron a la Tierra buscando mi salvación. Luego fui recogido por unas adorables monjitas que me llevaron a un hospital de Cadiz donde el pediatra me vendió por siete mil pesetas y dos latas de aceitunas (rellenas) a un matrimonio de Valladolid. Seguro que dentro de unas semanas, este oscuro proceso de transición a la vida adulta que llevo sufriendo desde hace quince días, resulta ser un cambio evolutivo y de repente adopto una postura filosófica más cercana al existencialismo. Puede que tan solo descubra que Raphael canta bien (esto podría acabar conmigo). No se...pero me preocupa mi psique.
He tratado de experimentar con drogas, poniendo a prueba la resistencia de mi cerebro y lo único que he conseguido es balbucear expresiones como "papuchi" o " divino de la muerte" y desarrollar una afición desmesurada por el cine "dogma" de los años noventa.
A mi Lars Von Trier siempre me pareció un petardo prepotente y ridículo y al segundo canuto de marihuana me descubro con una cámara al hombro grabando a mi perra mientras restrega el trasero por el césped del vecino, para después cambiar el plano y registrar el suave vuelo de una solitaria bolsa del Mercadona. NECESITO AYUDA, POR FAVOR.

5 comentarios:

Olga Sope dijo...

Tranquilo, Juan, que todo pasa. No sé qué ocurre que a algunas personas la famosa crisis de los 40 se nos adelanta, como la regla,aunque en tu caso debe tratarse de otro tipo de desequilibrio hormonal ;)

En fin, que los 36 también fueron para mí muy malos y marcaron el inicio de una crisis que duró unos dos o tres añitos. Pero una vez he llegado a la madurez,y ya pasados los cuarenta, vivo un momento muy dulce y tranquilo. Así que no desfallezcas que todo es transitorio.... Peter Pan abandonará por fin tu cerebro y te dejará tranquilo jejeje (pero, ojo, seguirás gozando de las buenas cosas, como siempre)

Por cierto, a mí tampoco me acabó de convencer este Lars Von trier, es más, veo su nombre y tiemblo, pues creó en mí un trauma con su película "Rompiendo las olas". Tuve que marchar del cine ante la situación final tan desagradable que allí se preveía que iba acontecer (¡valiente hijo de puta!!) Si viste esta pelí sabrás de lo que hablo.

En fin, Juan, que ánimo y un abrazo.

Criticon Verbenero dijo...

No te rompas más el coco, piensa que en un mundo abnormal, ¿quién es normal?, todo está al revés, has de pensar que cuando una puerta se cierra, es porque no tenías que entrar, centrate o mejor concentrate en pasar un rato agradable con amigos o más que amigos, mira a tu alrededor y disfruta.
Aprovecho para decirle a Olga que si tiene algún problema, abrace al calvo que tiene al lado suyo (^_^)

Y Juan, de paso no veas mas peliculas del Von Trier que solo es apto para limpiarse el culo con la caratula.
PD por el canto no, que corta.

lacantudo dijo...

Así que era eso...el canto es lo que producia las incisiones.
Tomo nota y cambiaré de sistema pulidor.
Espero que no sea la crisis de los cuarenta, no quiero adelantar etapas.
Desgraciadamente vi "rompiendo las olas" aunque despues del visionado la bauticé como "rompiendo las bolas".
Lo siento, pero fracasé en mi intento de ser un auténtico y molongo "gafapasta", primero porque no soy capaz de hablar con cariño de Lars y segundo porque no uso gafas y claro...tenía todas las de perder.
Para que engañarnos, yo soy más de "Los bingueros".

mirinda dijo...

Pero cómo no nos has explicado antes los síntomas que tenías??!!!
Haberlo dicho, si todo esto se arregla con escuchar del reves un vinilo de Raphael!! (hay que ver la manía que tenemos de meternos con el pobre Rafita....)

¿tú has probado a mirar la fecha de caducidad de los alimentos que consumes? a ver si todo va a venir de ahí y estamos aquí echándole la culpa a una prematura crisis de los 40 (chicos, no me digais que se adelanta, que no hace ni un mes que he cumplido los 35 y como quien dice, acabo de pasar la de los 30!!)

Creo que lo mejor es pensar que todo es a causa de la astenia primaveral y como una estación que es acabará pasando, para dejar un espléndido verano.

Por cierto si consigues tomarte un cafe con Punset, me apunto...

Yo veo menos que un topillo yyyyy......yyyyyy.....y tengo gafas de pasta...aichh....unas cuantas por cierto (son muchos años de gafas) y aunque me he tragado cosas infumables, tampoco soporto al sr Von Trier...es que no se puede ser un gafapasta de verdad si te gustan las pelis que ponen el sábado al mediodía en antena 3...


ÁNIMO y no dejes que Peter Pan se vaya del todo...

lacantudo dijo...

Que va Mirinda, Peter y yo hacemos la declaración conjunta, compartismos el bono del gimnasio y dormimos con Laura cada noche.
No creo que se marche nunca, en casa se come muy bien (y con alimentos dentro de su fecha, directamente importados de Japón).
Al final Lars me va a dar mucha pena...no lo soporta nadie.