Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

miércoles, 30 de marzo de 2011

Dentro de mi coco.

Me gustaría viajar al interior de mi cerebro. Darme un paseito por las extensas praderas neuronales, las vacías avenidas del hipotálamo (hasta hace no mucho pensaba que era un animal gordo que vivía en los ríos de África) y tomarme unas cañitas en cualquiera de las tascas de mi cerebelo.
No se porque funciona de la manera en que lo hace, no se si tengo o tuve algún tipo de carencia de oxigeno o de minerales o de whisky de malta. El caso es que estoy deseando tomarme un cafetito con Punset (el tipo simpático que anuncia la Nintendo) y que me explique que cojones anda mal ahí dentro.
Ultimamente estoy haciendo un montón de fatigosos ejercicios de introspección y tras adoptar la postura número uno de relajación de mi libro de yoga, respirar profundamente tipo "pranayama" durante diez minutos y visualizar una caballo blanco, todo se viene abajo y aparece el señor absurdo que conduce mi vida. El caballo blanco, que corría por una playa extensa de arena blanca, comienza a practicar break dance y entra en el mar de espaldas, haciendo el paso lunar. Al tratar de volver a concentrarme de nuevo, se me presentan imágenes tan absurdas como la de un grupo de majorettes con brazaletes fascistas y bates de beisbol persiguiendo a Epi y Blas que tratan de escapar subidos en una Vespa morada o la de Zapatero vestido como un judio ortodoxo bailando "la cumparsita" con "Tinky-winky".
Algo me dice que eso no es muy normal.
El gran error, ha sido buscar información al respecto en internet. En menos de una hora, he llegado a la conclusión de que : A) Tengo síndrome de falta de atención. B) Sufro de obsesiones compulsivas. C) Me traumatice a los cinco años al descubrir que los teleñecos no eran seres vivo y D) Soy una mujer atrapado en el cuerpo de un hombre, que a su vez es un hombre atrapado en el cuerpo de un niño.
Jesús!!!
Lo que me sorprende es como he podido llegar a los treinta y seis años sin haber sido ingresado ni una sola vez. También me sorprende que me hayan concedido el estatus de ciudadano y que se me permita votar. Lo que más me sorprende (puestos a sorprenderme) es que una mujer como la que duerme conmigo se haya fijado en mi e incluso haya llegado a enamorarse. ¿Qué coño pasará por su cabeza al mirarme? ¿será nuestro amor un experimento de la Nasa? ¿Y mis amigos? Hombre...si me pongo a analizar, ahora me doy cuenta de que es algo sospechoso que cuando voy a tomar una copa a casa de un amigo, este guarde al perro y a los niños en la habitación del pánico y tenga siempre el 112 marcado en la pantalla del móvil.
Aún así sigo comprandome la ropa en tiendas para gente normal.
A lo mejor, mis padres eran los líderes de una raza interplanetaria que al ver que su planeta se iba al carajo, me envolvieron con una manta de Ágata Ruíz de la Prada y me enviaron a la Tierra buscando mi salvación. Luego fui recogido por unas adorables monjitas que me llevaron a un hospital de Cadiz donde el pediatra me vendió por siete mil pesetas y dos latas de aceitunas (rellenas) a un matrimonio de Valladolid. Seguro que dentro de unas semanas, este oscuro proceso de transición a la vida adulta que llevo sufriendo desde hace quince días, resulta ser un cambio evolutivo y de repente adopto una postura filosófica más cercana al existencialismo. Puede que tan solo descubra que Raphael canta bien (esto podría acabar conmigo). No se...pero me preocupa mi psique.
He tratado de experimentar con drogas, poniendo a prueba la resistencia de mi cerebro y lo único que he conseguido es balbucear expresiones como "papuchi" o " divino de la muerte" y desarrollar una afición desmesurada por el cine "dogma" de los años noventa.
A mi Lars Von Trier siempre me pareció un petardo prepotente y ridículo y al segundo canuto de marihuana me descubro con una cámara al hombro grabando a mi perra mientras restrega el trasero por el césped del vecino, para después cambiar el plano y registrar el suave vuelo de una solitaria bolsa del Mercadona. NECESITO AYUDA, POR FAVOR.

sábado, 26 de marzo de 2011

Demonio de Tasmania

Tengo un amigo que es un manitas...y le envidio.
El tipo debe de ser una especie de "equipo A" el solito.
Prueba de ello es que le hemos dejado en el garaje de su casa nueva, con unas cuantas herramientas y un cargamento de material y en tres meses (durante los cuales por cierto, siempre venia a tomarse las cañitas con ropa de faena y manchas de todo tipo, pero con una sonrisa de oreja a oreja)se ha fabricado en ese habitáculo una bodega con todo lo necesario para satisfacer nuestras ansias dionisiacas, un taller de trabajo y un pequeño garaje para guardar sus Vespas, que también como no, ha restaurado por completo con sus manitas y sus abalorios.
Además el jodio hizo un niño (esta vez con la ayuda de su señora) y también le salio niquelado.
Que cabrón.
No se si quiero que nos siga invitando a ir a su bodega, porque cada vez que vamos Laura me mira de una forma diferente.
Y es que yo siempre he sido un manazas espantoso.
Soy incapaz de construir nada que dure más de quince segundos.
En unas maniobras, en la "mili", me ordenaron que construyera un puesto de tirador con elementos del entorno.
Ahí estaba yo...en la sierra de Cáceres, rodeado de piedras y arbolitos y con el Leroy Merlín más cercano a setenta kilómetros.
Saqué mi bayoneta y corté unas ramas(de paso me corté media falange del dedo gordo de la mano derecha)cavé con la pala de zapador un agujero en el suelo y me metí dentro con el fusil.
Con las prisas y el dolor del dedo olvidé cubrir la posición con el ramaje y cuando vino el jefe del destacamento se encontró con un fulano sangrando, medio enterrado en el suelo y rodeado de ramitas esparcidas al rededor del agujero.
Se me veía perfectamente, según me comentó, desde la puerta del cuartel.
Lo más humillante es que me llevó con él a ver el trabajo del resto de mis compañeros.
Yo no me podía creer aquello...joder, si hasta el "carapijo" el más cazurro de la compañía había construido un tinglado acojonante, se había hecho un chamizo en la copa de un arbol, que además de estar completamente mimetizado tenia unas vistas preciosas.
Lo cierto es que si me remonto a mi más tierna infancia, me doy cuenta de que siempre fui un inútil.
Mientras el resto de los niños de la guardería hacían perritos y cochecitos con la plastilina, yo siempre hacia la misma puta bola roja y pegajosa, absolutamente irregular.
En los Scouts me mandaron poner la tienda de campaña de mi escuadra el primer día de acampada y esa misma noche sufrí un horrible correctivo físico por parte de mis compañeros al descubrir que tendrían que dormir a la intemperie, porque había rajado la lona de la tienda de lado a lado con uno de los mástiles.
Y lo peor es que creo que me pasa lo mismo en el plano emocional.
Soy bastante patoso, no se escoger las herramientas adecuadas y en muchas ocasiones, creo haber construido una relación de amor o de amistad bien cimentada y férrea y resulta que la construcción es defectuosa y todo se va al carajo.
Entonces me encuentro recogiendo los escombros de todo aquello y preguntándome que coño hice mal.
Quisiera ser un castor...o un pájaro carpintero y no soy más que un pequeño demonio de Tasmania.
Me he tragado todos los capítulos de "Bricomania" he leído todos los libros de Jorge Bucay, me he matriculado en Arquitectura y en la facultad de Psicología, pero mucho me temo, que toda mi vida seguiré siendo el patán que observa asustado como las cosas se vienen a bajo en medio de una gran polvareda y solo puede pedir perdón en voz bajita.
Puede que ahora esté empezando a construir con cabeza y con la argamasa adecuada, no lo se, por si las moscas no se arrimen demasiado.

viernes, 25 de marzo de 2011

Carámbano

Carámbano es un títere de calcetín.
Han tardado en darle forma menos de tres horas.
Carámbano tiene la nariz enorme y roja y los ojos tristes, el pelo azul y largo y un gorrito marinero.
Carámbano, como casi todos nosotros, tiene una misión en la vida.
La suya va a ser irse muy lejos, hasta Nicaragua, para ayudar como pueda en las terapias que allí se realizan con las niñas víctimas de violaciones, abusos sexuales y violencia física y psicológica.
Carámbano tiene cuerpo de nylon, ojos de botones forrados con tela y nariz de metal recubierta de gasa.
Pero su corazón es humano...muy humano.
Su creadora ha donado un poquito de su corazón, para que viaje hasta el otro lado del mundo, y me consta que ha sido un acto generoso, porque en estos momentos su corazoncito está pasando una mala racha.
Os necesitamos, os necesitan.
Aquí sufrimos cuando nos bajan un cinco por ciento del salario, o cuando nos suben tres céntimos el precio del litro de combustible.
Nos enfadamos si un sábado no podemos salir de copas porque "hay que ajustarse el cinturón".
En nuestro mundo, si haces tres comidas ligeras al día es que estas a dieta, y si alguien te levanta lo más mínimo la voz, te sientes maltratado y humillado.
En otros lugares, hay niñas de cinco años que no pueden dormir, porque creen que si cierran los ojos volverá ese monstruo que les arranca la vida y la infancia a través de "esa parte" de sus pequeños cuerpos sin formar.
En otros lugares, hay muchas personas que suspiran por conseguir algo de alimento, por escaso que sea, para llevar a sus hijos.
En otros lugares hay muchos bárbaros que en cuanto se han bebido sus miserias en la taberna, vuelven al "hogar", para "ajustarse el cinturón" sobre la espalda de su mujer, o de su hija, vomitando con cada golpe de correa la rabia que provoca la pobreza y la desesperanza.
En otros lugares, hay algunos sujetos que no dudan en pagar los tres céntimos de más en la gasolina, y después rocían con ella un cuerpo frágil y asustado, y arrojan una cerilla.

Podéis entrar, si os apetece, en el blog: www.titeresenruta.blogspot.com y pinchar en la ventana "tu títere y tu", allí iremos colgando las fotos que nos envíen aquellas personas que están manufacturando títeres para enviar a Nicaragua.
Os animo a aportar vuestro granito de arena, a informaros de esta iniciativa, que lleva el respaldo y el cariño de muchas personas, y a construir un títere, por sencillo que sea.
Desde aquí, os lo agradezco de corazón.

martes, 22 de marzo de 2011

Remar.


La vida es eso, un continuo remar.
En ocasiones las aguas están mansas y casi no cuesta trabajo. Uno podría tumbarse con la cabeza apoyada en la popa y dejarse llevar, contemplando las ondas que producen las gotas de lluvia al impactar contra el mar.
Así es estupendo, lo malo viene cuando se levanta el temporal.
El mar se revuelve y en la inmensidad de la vida, la pequeña chalupa que es tu persona se torna excesivamente frágil y es practicamente inevitable sentir terror.
Hay dos opciones, la primera es dejarse hundir, a sabiendas de que una vez que te sumerjas va a ser muy difícil volver a tomar aire y la segunda, agarrar con fuerza los remos y dejarte los brazos y las muñecas en cada palada.
Cuanto más te esfuerzas en llevar la barca a la seguridad de la playa, más ímpetu ponen las olas en darle la vuelta a tu existencia y arrastrarte hasta lo más profundo.
Remas y remas y las sienes parecen reventar, pero no te amilanas, porque sabes que por encima de todas las cosas quieres vivir.
Yo quiero vivir.
Ahora mismo estoy remando aferrado a este teclado, empapado y muerto de frío, asustado pero decidido a llegar a tierra.
Mi barca hace aguas, y siento como las corrientes tratan de hacerme perder el rumbo, pero no dejo de remar.
Un esfuerzo y otro y otro más y de nuevo esa ola que rompe contra la quilla haciendo que la embarcación pierda estabilidad, aprieto los dientes y cierro los ojos.
Remar, remar es todo lo que puedo hacer y aunque ya no sienta los brazos tengo que remar.
Al mirar a mi alrededor puedo ver un gran número de embarcaciones de todos los tamaños, esquifes, chalupas, motoras, pesqueros, canoas, petroleros, embarcaciones de recreo de todo tipo, barcos de guerra, cientos, miles, millones.
Algunos abandonan y se hunden, pero yo no, yo no voy a a abandonar, pienso remar mientras me quede coraje para ello.
Y tu...¿qué vas a hacer?

domingo, 20 de marzo de 2011

Amiga lectora


Este es un pequeño reconocimiento a una lectora de este blog.
La amiga Mirinda, tiene parte de culpa de que uno se siente ante el ordenador a vaciarse las entrañas, así que si tenéis que pedir responsabilidades a alguien, buscadla por Madrid.
Me consta, por su forma de escribir y las referencias que suele hacer, que es una persona culta e instruida y eso me aterroriza y me llena de orgullo al mismo tiempo.
El nacimiento de este blog, sucedió como la mayoría de las cosas que ocurren en mi vida, de forma absurda.
Me gusta leer y siempre me hubiera gustado escribir, pero uno es más perro que "Niebla" y jamas me he tomado nada demasiado en serio.
Laura (mi señora esposa) diseña páginas web y blogs para sus clientes y medio de broma le pedí que me hiciera uno, puesto que yo soy un absoluto inútil informático.
La muchacha se tomó su tiempo y desarrolló este espacio, con lo que no me quedó más remedio que empezar a escribir en él.
Rápidamente me enganché, porque entre otras cosas, escribir es una forma maravillosa de ahorrarse un pastón en psicólogos y poco a poco empecé a crearme la necesidad de plasmar lo que sucede en mi mente a través de este blog.
Para mi sorpresa, descubrí que hay personas al otro lado de la pantalla, que de vez en cuando entran y leen mis sandeces.
A algunos les parecen divertidas y algunos otros sencillamente no vuelven a entrar. Solo unos pocos han tenido fiebre alta y visión borrosa.
Mirinda lee y participa asiduamente, comentando muchos de los post y sinceramente se lo agradezco, porque de alguna forma hace que trate de superarme e incluso ha conseguido que en ocasiones pase el corrector ortográfico.
Gracias por estar ahí, espero no decepcionarte y si he conseguido que en algún momento, al leer este blog hayas pasado un rato agradable, me sentiré tremendamente feliz.
Un beso grande y mi más profundo agradecimiento.
Juan.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Haiku

Aunque jamás temió enfrentarse a la muerte, el samurai pensó que le hubiera gustado morir de otra manera, con honor.
Encaramado en el tejado de su modesta vivienda, Hiruto contempló en silencio la desolación que se extendía a su alrededor.
Todo estaba completamente arrasado.
Recuerdos de su infancia afloraron rápidamente, aquella gran explosión, los campos de arroz, la cosecha perdida, su aldea destruida, los millares de cadáveres calcinados y mutilados.
No había podido ayudar a su esposa. La gran ola llegó con asombrosa velocidad y no dio tiempo más que a cruzar una mirada, mientras el empuje del mar arrastraba a la anciana. Segundos después desapareció bajo el agua y tan solo tuvo tiempo para aferrar su katana y trepar a la parte más alta de su hogar.
Aquella espada había pertenecido a sus antepasados por generaciones, simbolizando el honor y el orgullo de una larga estirpe de Samurais.
El padre de Hiruto murió combatiendo a los duros guerrilleros vietnamitas, su abuelo cayó ante las tropas rusas una fría mañana de enero, cuando la Santa Barbara de su navío fue alcanzada por un obús.
La mayoría de los hombres de su familia había muerto en combate, y aquello le despertaba cierta sensación de impotencia, de rabia e incluso si su férreo código se lo hubiera permitido, de envidia.
De todas formas esto tenia que suceder más tarde o más temprano.
La tierra en Japón acostumbraba a quejarse, sacudiendo de vez en cuando aquello que le arañaba el lomo, pero todo tiene un límite y en la guerra feroz que enfrentaba al hombre contra el planeta, tenían que darse batallas como esta.
Hiruto cerró los ojos y respiró hondo.
Meditó su último Haiku:

"como el recuerdo,
mi vida se empaña,
por la desgracia"

Algo tétrico quizás, pero iba a morir y no estaba la cosa para hablar de pájaros ni de jardines.
Un alarido lo sacó de su ensimismamiento.
Al abrir los ojos aun pudo ver como la mano de un niño trataba de aferrarse al parachoques de un camión que era arrastrado por la fuerza del mar.
Que absurdo, pensó, los niños no deberían morir así, no han tenido tiempo de comprender.
El nivel del agua subía rápidamente y en breve sería engullido completamente por el mar.
Hiruto desenvainó la espada de forma solemne y adoptó la posición de ataque, con la vaina perpendicular a sus ojos y la hoja de la katana dirigida hacia el sol.
Un helicóptero del canal internacional de televisión NBC se aproximó hacia su posición.
El cámara observó impresionado la figura de un anciano que empuñaba una espada desafiante mientras el mar lo cubría por completo.
No se movió un ápice, no cambió un milímetro el rictus de su rostro.
Tan solo, desapareció.
El reportero quedo sobrecogido ante aquella demostración de valor, o de resignación ante el fin.
Pocos segundos después el tsunami había hecho desaparecer por completo aquella población, arrastrando embarcaciones, viviendas y vehículos en medio de un caos espantoso, pero los ojos de aquel anciano le habían transmitido serenidad.
El japones es un pueblo muy extraño, pensó para si, hizo un gesto al piloto y cambiaron la dirección de la aeronave, poniendo rumbo hacia la capital.
Mientras, una vieja espada samurai transportada por el agua se atoró entre las traviesas del tren y la fuerza del mar rompió su hoja.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Retales del pasado

¡¡Atiende que sujeto!!
Este señor, es el Padre Loring, Jesuita, predicador y autor de un Best seller que ha vendido más de un millón de ejemplares en sus cinco ediciones.
Es famoso por sus sermones en Youtube y por las polémicas apariciones en diferentes cadenas de televisión.
La primera vez que lo vi en acción, el pánico impidió el natural control de mis esfínteres y me oriné en los pantalones.
Cuando era pequeño, mis padres en su afán por darme la mejor educación posible, me matricularon en un colegio privado de jesuitas, donde pasé muchos años de mi infancia y adolescencia, hasta que los curas perdieron la batalla por la salvación de mi alma y claudicaron de la peor de las formas posibles: expulsándome.
Antes de que llegará aquél día, un 12 de septiembre de 1990, se emplearon a fondo conmigo para tratar de "enderezarme".
Podría contar cientos de miles de anécdotas de todo tipo, pero generalmente, yo escribo en este blog para pasarlo bien, y para tratar de que vosotros lo paséis bien.
Hasta octavo de E.G.B (lo que hoy equivaldria en edad a 2º de la E.S.O y en conocimientos a 2º de la L.O.G.S.E) fui un niño bastante normalito, yo diría que incluso "bueno" en el sentido más católico de esta palabra.
No me metía en problemas, aprobaba los cursos, ayudaba a mis papás y acudía a misa dos veces por semana, e incluso una vez al mes, oficiaba de monaguillo en la Eucaristía del colegio.
Además era un niño muy mono, muy educadito y muy limpio (también en el sentido más católico de la palabra).
No se que paso en mi interior al llegar a aquel curso, pero de una forma sorprendente, comencé a alterar mi conducta.
Suspendía, faltaba a clase, robaba a mis padres, me encaraba con los profesores y descubrí el fabuloso placer que ocultaba mi entrepierna.
Encararte con un jesuita de metro noventa y manos como palas, es un acto de heroísmo.
Los guantazos más dolorosos y potentes de mi vida los he recibido de manos de estos siervos de Dios (ciervos de Dios, como a mi me gustaba llamarlos).
En el colegio había al menos una docena de jesuitas navarros, hombres recios y severos, excedentes de la "reserva espiritual de occidente" que consagraron su vida a mantener ideales de un tiempo mejor (para ellos) y retales del pasado.
Fui encerrado, humillado públicamente, golpeado, castigado de todas las formas posibles e incluso, tratado con "mucho cariño" por parte de alguno de estos tipejos, que confundían los sentimientos y castigaban sus poluciones nocturnas a golpe de cilicio.
El encontrarme con los vídeos de este "Padre", ha despertado los fantasmas del pasado, y ahora, con treinta y seis años, el bigote blanco y los co...nes negros (bueno, en mi caso rubios) me gustaría plantarme frente a él y rebatir todos sus argumentos educativos uno por uno.
La letra con sangre solo ha dejado cicatrices imposibles de borrar en muchos de aquellos niños.
No voy a entrar a discutir si una bofetada a tiempo es o no una gran medida didáctica (puedo entender que un padre, en determinadas ocasiones tenga que darla) pero de ahí a que un desconocido, te golpeé hasta que no puedas resistirlo, hay un inmenso trecho.
En una ocasión, mi padre tuvo que acudir al colegio, porque el profesor de dibujo, me golpeo duramente ante toda la clase, por mi incapacidad para dibujar un caballo de su gusto.
Me arrastró de las patillas por el aula y me regaló una docena de aquellos famosos "capones" que tanto les gustaban.
Obviamente ante mi padre se vino abajo (seria porque es abogado) y el claustro presentó sus excusas.
Hoy, envidió la capacidad de mi mujer para dibujar cosas bonitas, a mi me mataron esa habilidad y soy incapaz de coger un lápiz o un pincel.
Espero que ese millón de personas que ha comprado el libro del "Padre Loring" , recapacite antes de poner en práctica sus consejos.
Insisto, no soy de los ñoños que piensan que puedes traumatizar a un niño por decirle que ha hecho algo mal, o por tratar de corregirle y ayudarle. El aprendizaje forma parte de la vida de todo ser humano y en ocasiones ha de ser duro.
Lo que detesto hasta a saciedad, es el abuso de autoridad, la imposición de ideas mediante la violencia y la prepotencia del fuerte sobre el débil.
Y lo peor de todo, es que quieran venderlo encima, como la palabra de Dios.
Ojo, porque primero despertarán sus ideólogos y después, y cuando ya no podamos evitarlo, vendrán de nuevo aquellas mentes confundidas, que te entregaran a la hoguera, te harán beber hierro fundido o te someterán al "potro" por afirmar que "sin embargo...se mueve".